Triatlón como terapia.

Mi vida ha cambiado bastante en las últimas semanas… Para nada quería que fuera así, pero ahora tengo mucho más tiempo para entrenar… En realidad, no es que sienta que tengo más tiempo, es que necesito entrenar para cubrir el vacío que se me ha quedado en mi interior. Si no fuera por el triatlón, (entrenos+competi+rollos de material+amistades surgidas a través de él) ahora mismo todavía estaría dándome cabezazos contra las paredes.

La consecuencia deportiva de esto es que he acabado febrero con 30500 m de natación (record mensual) y 535 km en bici (sólo por detrás de abril 2007), y que esta semana llevo ya 12900m..