Duatlón San Adrián 2008

El sábado 19, corrí el duatlón de San Adrián.
Lo que pensaba que iba a ser un entreno de calidad se convirtió en una carrera como Dios manda.
Para empezar, dos subidas a los Altos de Peralta, 4 km con zonas bastante lasrgas al 7%, que no está mal, teniendo en cuenta que me apunté pensando que sería plano.
Un viento lateral y frontal de espanto.40 km/h con ráfagas más fuertes, (menos mal que miro los partes meteorológicos y dejé las karbona en casa), chubascos torrenciales… Vamos, una maravilla.
Comienza la carrera, salgo en segunda fila, pero se sale rapidísimo y enseguida pierdo a los primeros. Cojo a Ciro como referencia en intento no perderle de vista. En realidad son 6 km( y no 6,5 ) a lo largo de una recta, a la que se dan tres vueltas, o sea, 6 rectas de 1 km. Enseguida me coloca a 180 ppm, (creo que a unos 3.30) y voy pasando a gente hasta colocarme el 17 (según referencias que me da Haritz cuando me lo cruzo), aunque al final entro el 19.
Cojo la bici, (mi pedazo de bici nueva, bueno, de segunda mano) pero empieza el tramo con viento de cara y veo que es imposible coger a los que me preceden, así que decido esperar a los que vienen por detrás para hacer la subida. Me cogen, pero nadie se decide a tirar , así que lo hago yo (cómo noto que llevo 2,5 kilos menos bajo mis piernas).
En lugar de meter cuneta como me enseñó Beloki, dejo que se protejan a mi izquierda, pensando que encontraría colaboración algo más tarde. Nada. Para más inri, bajando me asusto con los meneos que me mete la rueda delantera y me descuelgo un poco, lo que me obliga a hacer un esfuerzo extra en el llano para reenganchar.
A pesar de ello, al comenzar la segunda subida, se vuelve a repetir la historia. Yo a tirar, y el resto a mi izquierda, ocupando todo el carril…Pichón. Me propongo arriesgar un poco más en la bajada, aprovechando que ha dejado de llover, y bajo casi sin frenar.(50.30, transiciones incluidas, parcial 27).
Al comenzar a correr, noto calambres en los gemelos, a pesar de las medias Medilast, pero no me paro. Sigo. Me cuesta 2.30 minutos que se me estabilicen las piernas, y meto ritmo de nuevo, pero sin llegar a que me suba el pulso. Esto hace que haga peor puesto que en el primer sector (37, con 10.34)
Al final, termino en el puesto 24 (bastante lejos de Ciro 8º, como me habían dicho durante la semana) que con el nivel que había creo que está bastante bien.
La conclusión principal es que tengo que seguir entrenando la T2 para evitar los calambres.
En el triatlón siempre lo acuso menos, pero tengo que llegar casi perfecto para marcar diferencias, al menos con la gente con la que llego en bici a la T2.