45 km de "rodaje"

Hoy tenía una sensación rara, que ya no es tan rara porque me pasa bastante últimamente. Llega el viernes y tengo ganas de coger la bici, sobre todo porque no la tocaba desde hace 10 días, pero después del viaje de vuelta de Canarias y la vuelta al trabajo estaba bastante cansado y con dolor de cabeza.
Así que he salido a entrenar pero sin demasiado convencimiento. He dado la vuelta al pantano con un viento asqueroso (el de siempre, NW 24 km/h) peeero, he descubierto (más bien comprobado) una de las ventajas del sensor de potencia. Que confirma las sospechas de que cuando vas con viento de cara, aunque no lo parezca, también haces algo… Por lo menos metes watios. Así que aunque el velocímetro no marque más de 30 km/h, no pasa nada… estás entrenando.
Como no tenía muy buen cuerpo, me he propuesto hacer la vuelta a buen ritmo y ver qué watios medios me salían. (198w-151ppm, incluyendo el enfriamiento). Con el Polar tengo algunos entrenos con potencia, y en ningún caso pasaba de 200w de media (noviembre 2007). Andaba entre 170-195w, aunque se supone que estos datos son menos fiables.
Y como siempre, antes de terminar me he hecho la serie desde la presa a Durana: 266w-161ppm.  Con la sensación de que podía haber ido más fuerte…  
En esta series, con el Polar tengo medidos 281 w en noviembre.
Parece que el chisme va a dar juego… Estoy planteándome correr en Lekeitio con él. Más que para la carrera en sí, para sacar datos “de verdad”. Son unos 300 gramos de más, que no creo que influyan demasiado.