Vuelta de vacaciones

Acabo de llegar de Gran Canaria, donde he pasado una estupenda semana de descanso…
Con 2-3 kilos de más ( lo que tiene el Todo Incluido y eso que me he intentado controlar) , un dolor en el sóleo que no se me acaba de pasar (según Iñigo, consecuencia de andar todos los días con chanclas) y eso sí, más morenito.
Como no podía ser de otra forma, he hecho mis largos en la piscina del hotel, (un día con 15 series de 55″, que es lo que me costaba ir y volver). En breve pondré videos para comparar con los de Ibiza del año pasado.  También he hecho un par de días con neopreno en el mar, para intentar recuperar sensaciones (aunque estaba muy movido). Otro objetivo era comprobar si el pulso lo llevo igual de alto que el año pasado, pero no sé por qué, con el neopreno no acaba de cogerme bien el pulso.
También salí un día a correr. Fue una lástima, porque me notaba que iba como un tiro, pero entonces fue cuando se me empezó a cargar el sóleo, hasta hacerse insoportable y obligarme a llegar al hotel andando.
Este finde, DONOSTRI, donde espero que todo el esfuerzo que llevamos haciendo durante este año se note, y nos salga una carrera mejor aún que la de años anteriores…

La altura del sillín, qué importante!!

Llevaba unos cuantos días sintiéndome incómodo en la bici, con dolores puntuales en las rodillas y notando que no era capaz de meter la potencia que quería sobre todo en las series, sobre todo si no iba acoplado.
Ayer salí con las allen en el bolsillo y a mitad de camino paré a subirme algo el sillín. No más 5 mm, pero suficiente para ver que iba bajo. 
Llevo la tija llena de rayas marcando la altura a la que debo ir… Espero que ésta sea la definitiva.
Sin embargo, lo que no hice fue girar el manillar del todo, sigo llevándolo algo bajo desde el bache del Onditz… O sea que todavía puede cambiar.

Memorial Onditz, El Diluvio

El otro día leí en un foro, que algún novato preguntaba que si llovía podía suspenderse un triatlón… Pues no, y si no, te vienes a Euskadi y lo compruebas…
En junio, hay días que llueve, pero también es mala suerte que el día de mayor tromba de agua, del mes más lluvioso de los últimos años tenga que tocar con la carrera más importante (distancia olímpica) de Euskadi…
Pues ahí estábamos nosotros, ya empapados una hora antes de la carrera, 36 horas después de la celebración de la boda del presi del equipo,…Mi madre llamándome por teléfono para ver si llovía en Donosti… “sí ama, jarrea…” Vamos, que la motivación brillaba por su ausencia.
Pero ya que estamos allí, habrá que hacerlo lo mejor que se pueda, ¿no? Me marco un par de objetivos:
-nadar a gusto, intentando encontrar de nuevo las sensaciones que no tuve en Madrid,  a poder ser entre los 100 primeros
-No caerme en la bici, y subir fuerte al Faro.
-Correr por debajo de 37.30.
En la salida me coloco en la primera fila, y en el medio, con Fuente y Solís. El año pasadao me fue bastante bien ahí. En el último minuto me doy cuenta de que llevo las gafas al revés ( he optado por las Speedo speedsocket, tras la mala experiencia en Madrid con las Zoggs.)
El pulsómetro no me coge el pulso, genial… no sé que puñetas pasa en esta carrera que nunca me funciona bien.
Salida!!! Solis sale como un cohete, yo me lo tomo con más calma y Fuente se queda dormido.
Hay bastante follón en la entrada del agua, pero no sé muy bien cómo, de repente me encuentro en el costado izquierdo, que es donde me gusta y sin nadie que me moleste… Me centro en estirar bien el brazo delante y coger bien agua, sobre todo con la mano izquierda que es la que peor suelo llevar. Tras la primera boya, veo que Solis está a mi lado: voy bien. Cada vez más a gusto y con la sensación de que no estoy forzando nada, aunque sí que noto los hombros cansados.. Ese gimnasio que no he hecho…
Transición. Falta la bici de Beto, normal, pero están todas las demás… Bien… Van llegando Fuente y después Solis… lo previsto… Saltito y a la bici… 
Como de costumbre me pasa Fuente como un obús y me dice: ponte a rueda…ja. Lo intento pero en la primera curva se me escapa…Comienza la subida al Faro y voy en clara progresión, pasando a gente y manteniendo a Fuente a la vista…pero en el descenso no me la voy a jugar así que le dejo ir…
Bajada con menos problemas de los previstos, pero frenando muchísimo, hasta en las rectas para probar que las pastillas hacen su efecto…que les cuesta lo suyo. 
En la Avenida Tolosa se forma el grupo habitual. Sin embargo, en el repecho de Añorga se produce un corte y me quedo en el grupo malo… Oportunidad perdida. Nos quedamos unos 10-12, de los que sólo pasamos 4… Y no es que vayamos demasiado rápido.
Zona rápida chupando agua del de delante… razón de más para pasar a tirar de vez en cuando.
Comienza la última súbida, y desde luego que no tengo las sensaciones de mi subida de hace 15 días con Beto, pero tampoco es que vaya mal. Intento mantenerme a 170 ppm. (tal vez conservador).

Coronamos y la en la dichosa zona de cemento (es una vergüenza que un triatlón pase por esa “carretera”) cojo un bache y se me gira el manillar.. evito la caída por los pelos, pero si sigo con el manillar así, me caigo seguro. Así que paro, y le doy un par de golpes hasta que lo corrijo. Sigo bajando y hasta la T2.
Transición normal, y a correr, con Mikel metiéndome presión detrás mío.. Una motivación más. Me cruzo con Beto, al que ya veo que no voy a coger… Fuente no está lejos, pero va bien… Voy progresando y subiendo el ritmo…metiendo el cambio fuerte (paso de 170 a 178)en el 4, cuando ya noto que las piernas están en su sitio. Hay que sufrir lo que no sufrí en Madrid… 
Paso a Fuente en el 9, y compruebo que he hecho menos de 37 sin ir a saco..Bien.
 y al final, puesto 76. No está mal.