Vuelta a la carga… de entrenamiento

Después de 3 semanas de valle, la semana pasada volví a subir el volumen y la intensidad de entrenamiento.

El martes hice con Eukeni e Iker una vuelta en bici suave, de 55 km, pero con algunas series explosivas (piques en toda regla con Eukeni en las cuestas de Marieta y Maturana, incluidas en el DO de Vitoria, y donde salí derrotado) y unas más “largas” de 3 minutos. 

  • En los Fartlek de los piques, pasar por primera vez de 1000 W no me sirvió para doblegar a Eukeni.
  • En las cortas  intenté rodar a los watios previstos. Y esto no es nada fácil. Primero quise hacer a 225 w durante un rato y me costó lo suyo. Después intenté la primera de 3′ a 250 W y esta sí que la clavé, y para terminar, hice una progresiva, en la que me salieron 304 W.

El miércoles, 2300m. Me metí al agua con bastante dolor de hombros, y bastante miedo, pero tuve buenas sensaciones, incluso el dolor desapareció.. hasta las últimos 200.

El jueves otros 2200, esta vez con series: 4x (100+150) en Ae2. No me llevé el pulsómetro, pero me da que no llegué a 160 ppm y los tiempos no fueron malos para ser piscina de 50m. Los de 100 estuve en 1.33 1.35 , y los de 150 en 1.38.. Bueno, estos sí que se me fueron un poco, para ser Ae2, pero no me preocupa demasiado.

Y el fin de semana llegó el plato fuerte: 2 salidas en bici con la cuadrilla…

Tengo una suerte tremenda de que en mi cuadrilla haya el nivel de bici que hay. 

El sábado salimos Mikel, Gorka (que afortunadamente reflexionó y vio a tiempo con quién tenía que salir), Iván, Aitor, Lucía (la triatleta revelación del circuito vasco de esta temporada y ya veremos qué pasa en la que viene) y yo.

Recorrido: Barazar-Untzilla-Kruzeta-Landa. 85 km con 1100 m de desnivel positivo.

Fuimos bastante a gusto. A ritmo muy constante salvo los ataques de siempre: como el de la subida de la presa: Gorka enseguida quiso poner las cosas en su sitio y marcó territorio. L oque me sirvió a mí para hacer un nuevo record de pico de potencia (1112 W).

En la bajada de Barazar hice uno de los descensos más segurolas de mi vida. Tracé todas las curvas bien (me lo pareció, y Lucía que fue frenando detrás mio todo el rato me lo confirmó), pero freno demasiado, y según Gorka demasiado pronto.

Luego llegó  la subida a Untzilla. Son 3,8 km bastante traicioneros: 4,1%-6,0%-5,2% y el último al 11,4%.

Esta vez ya me lo sabía, empecé fuerte desde el principio, yéndome del grupo, pero en cuanto quisieron, Mikel y Gorka salieron a por mí. Hice un amago de seguirles, pero era ya el último km y era imposible. Bastante tenía con no caerme hacia atrás. 

Después tocó Kruzeta: 7,8 km, con los primeros 3 al 2%, luego uno al 5,3% y luego 9,1%, 6,8%-8,6% y 7,5% con un montón de rampas al 12%. Empezamos más suave, hablando y todo, pero luego empezaron los hachazos. De nuevo, Mikel y Gorka contra mí. Era una batalla completamente desigual e hicieron conmigo lo que quisieron, pero el entrenamiento valió la pena y nos lo pasamos bien. 

A la vuelta, ritmo constante y vivo. Tras la bajada de la presa hice mi serie habitual de 5 km. Me salieron 304 W, mi segunda mejor marca, que tras 85 km creo que están bastante bien.

El domingo repetimos. Se cayó Gorka de la lista por motivos laborales y entraron Gorka Uribe y Kalamotxa. Hicimos la vuelta de Montevite, con Zaldiaran para terminar. Salvo un rato, del kilómetro 50 al 70, en el que me sentí bastante fatigado y con algunas molestias en las rodillas, la subida la hice detrás de Mikel (hasta que me quedé), que la hizo en plato y todo el rato de pie.

Me di cuenta de una cosa, a la que le estoy dando bastantes vueltas. Cuando me pongo de pie en una subida tengo que bajar dos piñones, en lugar de uno que suele ser lo habitual. No sé si es porque no meto la suficiente fuerza sentado o porque de pie noto de verdad la ligereza de la bici.

El caso es que al final otros 85 km, a 156 W de media. En todo el año no había encadenado dos salidas tan largas.En Kilojulios (otra forma de medir más para la colección) 1776+1540. Desde que tengo el Powertap, las dos salidas de más trabajo y encima, seguidas.