Empieza a oler a renuncia.

Después de las buenas sensaciones del fin de semana en Jaca, se repite la historia: 5 días después de terminar con la “ración” prescrita de antibióticos, se me vuelven a hinchar las amigdalas. Esta vez es menos molesto que las anteriores, pero así no puedo competir. 

Ayer las pulsaciones en el entrenamiento de natación ya estaban de nuevo por las nubes: 160 en Ae1 y 167 en Ae2, y sin hacer tiempos espectaculares.

El lunes visité a la otorrino. Me dijo que probablemente la inflamación (algo hinchadas ya las tenía ayer) sea de origen vírico y no bacteriano.. Me cogió una muestra para intentar determinar el virus y ayer me hice análisis de sangre. Tendré los resultados el día 27…

Hoy todo huele a renuncia: así no puedo irme a Ansó para meter dos días más de esquí con el equipo, y aunque se me baje, me parece una temeridad competir con un virus en el cuerpo… Así que o para mañana me desaparece la inflamación milagrosamente (estoy tomando ibuprofeno otra vez),  o digo adiós al triatlón de invierno hasta el año que viene…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s