Semana de DESCANSO.

La primera semana de febrero la dediqué a descansar. Las dos salidas en bici no me provocaron una mayor inflamación de las amígdalas, pero sí una sensación de cansancio extrema.

El martes fui al gimnasio, a pasearme más que nada, y me hice 300 metros en la piscina. Y al día siguiente sí que las tenía más inflamadas. Así que decidí que el descanso pasara a ser DESCANSO.
El miércoles fui a ver entrenar al equipo, y por primera vez, no me dieron ni ganas de meterme al agua.
El sábado, ya algo mejor, hice 20 minutos de bici estática y algunas pesas.. Iba a ir a la piscina a probar.. Pero fue ver el agua y se me quitaron las ganas… A la ducha!
El domingo, parecido, pero con más intensidad en las pesas, y mejores sensaciones…