Objetivo natación: eliminar el punto muerto.

Durante mis primeros años de triatlón, he metido tantas horas de técnica, sobre todo de punto muerto, que parece que me he quedado con el gesto, y ya lo hago de forma inconsciente.

 

Se puede ver cómo, cuando llevo el brazo de fuera a la altura de la cabeza, todavía tengo el de delante en posición horizontal (es decir, sin agarrar agua, es decir, perdiendo tiempo!!). Esto hace que mi cadencia sea muy lenta, a pesar de que a mí me parece lo contrario dentro del agua.

Añado una foto del test de 20 minutos de diciembre, en la que se ve cómo las manos casi se tocan:

 

Así que mis esfuerzos en los próximos meses en la natación irán encaminados en este sentido. Aplicarme la receta de agarrar el barril (metáfora de Oskaroto); que viene a ser imaginar que mi brazo agarra un barril, que en cuanto llega adelante, no sigue deslizando aprovechando el impulso que me está dando el brazo de atrás, sino que enseguida tengo que empezar el agarre (y por tanto la tracción), envolviendo el barril con el codo bien alto.

El lunes de momento, ya volví a sentir el agua en mi antebrazo y cómo, gracias a esa inercia que llevaba desde el principio, me costaba mucho menos sacar el brazo de agua bien atrás (mi otro gran fallo, sobre todo el brazo izquierdo).