Copa de Rey de Gijón. Crónica.

Sin casi tiempo para recuperarme de Zarautz ( y tan que sin casi), llegaba la Copa del Rey de Gijón. Uno de las fechas marcadas en rojo en el calendario, no tanto desde el punto de vista competitivo como por el hecho de pasar un finde con todo el equipo y supporters.

Durante la semana había recuperado bastante mal: estar en la organización de un triatlón a la mañana siguiente (6.00 a.m) de competir en Zarautz no creo que se recomiende en ningún manual de triatlón y vaya que si lo pagué.

El martes 1800 de natación suave, el miércoles 30 km de bici con algún fartlek. El jueves, clásico viaje a Madrid, levantándome a las 5.40, reunión, vuelta, con plato de alubias en boceguillas, y llego a las 5 de la tarde a Vitoria y no se me ocurre otra cosa que ponerme a entrenar: por cierto, los tiempos bien:

2×150 ae1 en 2.17, 2x100Ae2 en 1.27, 2x100ae3 en 1.21en la piscina de 50 sin neopreno. Pero al salir me empiezo a encontrar mal, me mareo y todo apunta a un corte de digestión…

El viernes, algo mejor pero flojera general. Y a las 21.30 salimos de Vitoria en la “nueva” furgoneta roja de Borja, que va bien pero no es la Viano de kalamotxa y no llegamos a Gijón hasta la 1.15.

Encontramos el hotel a la tercera, y tras esquivar a unos cuantos borrachos, alguna tángana y dos o tres chavales potando, conseguimos meter la furgoneta en el garage, comunicarnos con el recepcionista y su irregular uso de los tiempos verbales, y a la cama.

Duermo mal, para variar, me despierto cansado y ahora además me duele la garganta. Como una rosa. Corremos a las 16.00 así que decido desayunar bastante a las 10.00 y cogerme cosas para comerme un sandwich a la 13.00.

Tras un paseito para ir a ver la charla técnica, vuelta al hotel a descansar un poco. Intento dormir pero no puedo, a pesar de que estoy cansadísimo. El equipo B corre a las 14.00 y los del A hemos decidido ir a verles desde el principio, aunque eso supone que vamos a estar dos horas y media allí dando vueltas.

Nos lo pasamos bien viéndoles. Lo hacen bastante bien a pesar de la pseudopostura “aereo”dinámica de Gorkus, al que no le vamos a dejar volverse a poner la ropa del equipo hastaq ue baje el manillar. En cuanto acaban manos a la obra.

Como de costumbre, tarde. Parece mentira. En esto, en boxes, saludo a Clemente, uno de mis ídolos desde la carrera de Copa del Mundo de Madrid del año pasado, donde le vi sufrir como un perro mientras algunas supuestas estrellas se retiraban porque llovía…Un tío muy majo, con el que luego echamos algunas risillas en la salida.

Tras calentar 100 m (no sé si llegaron), nos colocamos en la salida. Como sólo somos 4, hacemos formación en rombo (con Beto en punta, Solís y yo en los lados y Mikel detrás). Hemos observado cómo entra bastante corriente desde la derecha, así que tomamos una referencia exterior (un pivote que está más a la derecha) en lugar de una boya para intentar zigzaguear lo menos posible.

Empezamos bien, pero enseguida Beto se nos escapa. Nos saca unos 10-15m que no somos capaces de recuperarle (me noto sin fuerza en los brazos), a pesar de que a ratos nada a espalda para ver cómo vamos. Mikel se coloca inmediatamente tras mis pies, y veo a Solis a mi lado, así que con Alberto de referencia pero sin sus pies vamos avanzando intentando nadar largo y bien. Tras ir bastante rectos, salimos del agua en 12.15, que creo que tal como estaba el mar está bastante bien (1.38/100).

Llegamos a boxes y no encontramos nuestras bicis. Las habíamos dejado en una barra prácticamente abandonadas, y ahora está todo lleno de bicicletas… El 28!!! el 28!!!! grito como un loco pero estamos los 4 como idiotas mirando la barra durante unos segundos (5??) que se me hacen interminables… Por fin las encontramos. Nos lo tomamos con calma y salimos.

A Mikel le cuesta lo suyo cerrarse las zapatillas, pero cuando lo consigue, se pone a tirar y me saca de punto. Pego un grito (menos mal que me dolía la garganta) para pedirles que me dejen calentar un poco. Me hacen caso y enseguida empezamos a darnos algún relevo.

En la tercera vuelta tenemos ya a dos equipos a tiro, pero Beto empieza a flojear..Bajamos un punto y cambiamos la táctica. Solis y yo tiramos y Mikel se queda para ayudarle a Beto a enganchar en los tirones de las salidas de las curvas. En la última vuelta le diho a Solis que no pase y se reserve para el tercer sector, pero a los dos minutos me arrepiento (no he ido cómodo en todo el rato) y le pido que me dé un último relevo.

T2: con calma,

pero se me olvida quitarme las gafas y salgo con ellas. Pienso en dejárselas a los supporters, pero la verdad es que tampoco molestan y me las quedo. Según Solís vamos a 16… 4.16??? No, 16 km/h…Ahh. Y eso a cuánto es?? Me paso la primera vuelta calculando. Mikel salen demasiado fuerte y le digo que baje un pelín. Solís va constante y Alberto pega unos arreones que lo flipas cada vez que pasamos por la zona de público… Vamos por debajo de 4, voy bastante cómodo, pero miro el pulsómetro (primera vez en toda la carrera) y veo 176 ppm!! que para nada es la sensación que llevo, sino una señal de que algo no funciona en mi cuerpo…

Llegamos a meta los 4 juntitos y de la mano (como Dios manda y no esprintando como en Hondarribi). A falta de las clasis, puesto 33 que para ir 4 y no con el equipo deluxe está pero que muy bien, y una experiencia más para la mochila.

 

Buff, cada día me enrollo más…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s