Mi primera cabra.

El destino ha querido que el post #200 de este blog, sea uno de los que más ilusión me hacen. Espero que os guste.

Historia

Toda mi vida he querido tener una cabra. Desde los tiempos en los que Induráin destrozaba a sus rivales en las cronos del Tour, época de la mítica “Espada”, desde que vi mis primeras cronos por equipos con Manolo Saiz dirigiendo a la ONCE..

Sin embargo, mi querencia por las distancias cortas en triatlón no hacía factible esta opción. Un poco de desahogo económico después de 8 años trabajando,  la tendencia natural a pasar a LD según pasan los años, la proliferación de carreras por equipos, el “descubrimiento” de las ganancias aerodinámicas por mi parte y el impulso de un pedido conjunto en el equipo, han hecho que por fin tenga mi ansiada bicicleta de contrarreloj.

Geometría

Al sumergirse en el marketing de las bicicletas de contrarreloj, uno se encuentra de todo. En mi opinión, la diferencia entre ellas, aparte de la estética y ¡el precio!, es muy pequeña. Lo más importante es escoger la geometría adecuada a cada uno, y dentro de las posibilidades físicas de cada uno, la más agresiva posible. Tengo muy serias dudas de que la aerodinámica del cuadro influya nada en el conjunto bicicleta+ciclista, pero una buena geometría sí que lo hace, si se consigue una reducción de la superficie frontal, y que en la posición de pedaleo seamos capaces de meter más fuerza.

Las dos características que  una cabra tiene que tener:  una angulación grande y un manillar bajo.

cervelo vs Opal

Mi referencia era la P3C de Cervelo.  Pero estaba claro que no iba a gastarme 3000€ en otra bicicleta, así que me busqué el sucedáneo que más se pareciera a ella. Así que me la dibujé en la talla que tras consultar a mucha gente me correspondía: 56.

Buscaba por lo tanto un tubo de dirección de 120 mm, ángulo de 76º o 78º

Como se ve en la figura el cuadro de Razesa, que es un cuadro importado en Europa por Deda, se parecía bastante, y sobre todo era mucho más barato.

P3cvsRazesa

Un grupo sencillo, con el Shimano 105 voy que chuto, y un manillar ajustable, cómodo y bonito (al final es lo que se ve cuando vas montado en ella): Deda Kronos, y las ruedas HED C2 60 que compré en R&A  Cycles en Brooklyn con el  PT 2.4 montado, y sillín Fizik Arione para poder ir bien en la puntita gracias a sus 300 mm de longitud, con lo que el ángulo de 76º se aumenta bastante.

RAZESA tt

Ajustes

Tras las primeras pruebas he hecho algunos ajustes:

-he puesto una potencia de 90 mm en lugar de la de 110 mm que llevaba de inicio, para conseguir llevar los codos apoyados en su sitio con un ángulo recto de antebrazos .

Vídeo: configuración inicial

Vídeo: Posición Final: potencia 90+ sillin 81.5

-Altura del sillín: 82,5 exactamente igual que en la de carretera, aunque estoy dudando en bajarlo a 82,0. En el vídeo está a 82.0.

-Manillar: completamente horizontal. (en el vídeo todavía no lo están)

-Los apoyacodos movidos hacia el exterior, y los acoples ligeramente girados hacia dentro para minimizar el dolor de antebrazos.

www.dedaelementi.com_DedaElementi1809Crop372x229

Práctica.

Lo que ya he visto es que lo peor de todo es el dolor cervical.. Aunque no se mire completamente al frente,  esa zona sufre bastante, pero supongo que es cuestión de entrenamiento.

Ya cojo bastantes curvas sin soltar los acoples y voy cogiendo confianza:

-Hoy, para acabar el entreno tras 2 horas a 170w,  serie en la presa, 6’45”,  a 296 w de media, velocidad de 46 km/h con picos de 53 km/h… con 24 km/h de viento de culo, que todo hay que decirlo 🙂

Aerodinámica

La postura me la estoy trabajando bastante, aunque ya sólo quedan dos meses y no sé si voy a ser capaz de acostumbrarme lo suficiente como para pasarme 3 horas así.  Estoy ansioso por ver datos del velódromo, pero para eso, todavía habrá que esperar un poco. Aunque viendo las siguientes fotos, creo que van a ser bastante buenos.

Así corrí en Zarautz:

IMGP0482

Y así pretendo ir en Elche:

81_5