Causas de mis problemas lumbares y adyacentes.

Desde hace un par de años, la zona lumbar me está dando bastante guerra. Desde entonces estoy empezando a aburrirme de oir un nombre de un músculo que antes no me sonaba de nada: psoas-ilíaco. Un “peazo” de músculo que abarca un montón de zonas y que últimamente me duele por delante, por detrás…

psoas

Las causas probablemente sean varias. Hay dos bastante evidentes:

1.- Lordosis lumbar, que evidentemente siempre he tenido. Desde antes de hacer triatlón, cuando pasaba mucho tiempo de pie, enseguida se me cargaba esa zona.

2.-Debilidad de la faja abdominal. Mi famosa barriguilla, que da igual lo delgado que esté, siempre parece que estoy fondoncillo.

A esto probablemente se une unos isquiotibiales cortos (esto parece que es de familia) que hacen que unido a los puntos anteriores, se me crea un estado tensional bastante cañero:

Los isquios tiran hacia abajo, la lordosis hacia arriba y adelante, y como mi abdomen y mis lumbares no tienen fuerza, todo lo tiene que soportar el psoas-ilíaco. Y claro, se cansa.

Por otro lado, vienen unos problemas digestivos, que hacen que suela tener el colon bastante inflamado… Y dicen que hay bastante relación entre el aparato digestivo y los músculos colindantes. Hoy me han dicho que el psoas es la bolsa de basura a la que va todo lo que el intestino no puede filtrar. Y si no hago digestiones como Dios manda, pues eso.. Que tampoco ayudo. Casualidad o no, el miércoles que me lesioné, estaba bastante hinchado. Menos casual es que mis digestiones van peor después de las carreras… O sea, que no me siento como José Coronado hasta el jueves o viernes.

Así que conocidas las causas (eso creo) empiezo a ir a por los remedios.

1.-Fisioterapia, en Igaro hasta que todo vuelva a su sitio. Ya he empezado y voy bastante bien. Si me hubieran dado este año puntos para la travel, ya tendría las vacaciones gratis.

2.-Abdominales y lumbares. No me gustan nada, pero tengo que convencerme de que si no lo hago puedo quedarme sin hacer lo que más me gusta.

3.-Estiramientos de isquios. Idem.

4.-Rehidratarme mejor después de las carreras y entrenamientos duros del fin de semana.

4.-Modificar mi alimentación. Siempre he llevado una dieta bastante equilibrada, lo que tiene comer en casa de mi madre, pero creo que ha llegado el momento de intentar cosas diferentes, así que voy a probar la dieta ortomolecular.

Básicamente, consiste en eliminar de mi alimentación productos que no van bien para el intestino: lácteos, trigo (que está por todas partes), azúcares y alcohol.

Quitando lo del trigo, lo demás es bastante fácil. No pierdo nada por intentarlo (un poco de dinero, porque las alternativas no son precisamente baratas) y me parece una dieta bastante razonable (ni pastillas milagro, ni dejar de comer carne ni pescado,  ni mezclas raras de alimentos, etc…)

Veremos si funciona.

De momento, tras una semana de parón, he nadado 1000 y 2000 sin demasiados problemas y mañana vuelvo a andar en bici. Toca cabra para preparar Pálmaces. Y vuelvo a tener ganas.

Anuncios

Un comentario en “Causas de mis problemas lumbares y adyacentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s