Q-Rings aero. Montaje y primeras sensaciones.

Llevaba un par de años detrás de este artilugio, surgido de la cabeza de unos ingenieros españoles, y por fin lo tengo. De toda la gama que tienen, el escogido el 53-39 Aero.
Hasta ahora llevaba un 52×39 en la cabra, que combinado con un piñon de 12, y 11 en situaciones extremas, (Pálmaces con viento de culo), iba bastante sobrado. El caso es que mi combinación de piñones favorita es el 12-25, más que nada porque tiene el 16 (que es con el que mejor ruedo) y un 25 “por si acaso”. ASí que suponiendo y esperando que el año que viene consiga un poco más de fuerza en las piernas y me habitue a la larga, el paso natural es coger un 53.
El 54-40 me parecía ya demasiado para mi fuerza y para mi forma de pedalear (con cadencias altas).
Y aero… pues porque ya puestos a mejorar la aerodinámica y sobretodo, la estética, porque 15€ de más, ¿no?

Hasta ahora nunca me había ni planteado cómo se cambian unos platos. Montarlos es muy sencillo. Hasta yo pude… otra cosa es cómo ajustar el desviador.
1.- Desmontar los platos anteriores. Sólo es cuestión de quitar los 5 tornillos de las bielas (con cuidado de no perder las tuercas que caen por el otro lado).

Plato 105:

Plato 105 sin tornillos:

Y así quedan las bielas. Montadas en el eje, pero sin platos:

Ahora toca montar los platos. Tienen 5 posiciones, marcadas con varios agujeritos alrededor de los agujeros correspondientes. Recomiendan utilizar la posición 3, que es la neutra. Yendo hacia los extremos, se puede buscar más cadencia, o más fuerza. De momento, empezaremos por lo neutro.

Posición 3, y en ese taladro es en el que enganchamos el tornillo que sale de la araña (en este caso, dejando el pedal hacia abajo).

Tema importante y que a mucha gente le está dando problemas por no leer bien las instrucciones: Los platos Q-RING interiores tienen unas cajeras para alojar las cabezas de las tuercas, este lado del plato debe quedar mirando hacia el cuadro.

Hasta aquí, todo bastante fácil. El problema surge ahora. Al ser los platos ovalados, la distancia que había con desviador ahora desaparece cuando pasa el lado largo del plato… Hay que levantar el desviador, lo que supone destensar el cable, y que todo el cambio se descuadre. Momento de rendirse e ir a la tienda.

Resultado final:

Sensaciones:

La gente dice que hay que hacer algunos kilómetros para acostumbrarse. A mí me pareció que para el segundo ya iba andando normal. Sí que se nota que los puntos muertos, esas veces que la biela suena porque se te ha quedado “parada” arriba y le pegas un golpe para bajar, han desaparecido. El pedal pasa mucho más fácil por la parte de arriba, y entre que es 53 yen el lado del empuje casi 55, ahora me sobran piñones por todos lados. Pero bueno, espero que entre el gimnasio que empezaré a hacer en septiembre y horas de bici (ahora estoy hecho un asco), le pueda sacar partido de verdad. Creo que he acertado con la compra.

3 comentarios en “Q-Rings aero. Montaje y primeras sensaciones.

  1. yo ya hace años que los llevo y no puedo vivir sin…

    En la cabra 52/36 y en la de carretera 50/36

    Por ceirto, considérate afortunado, a mi en la argon el pequeño no me entra sin sacar la biela 😦

    Que difícil acertar el código de seguridad!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s