Crónica Lekeitio 2011.

El sábado tocaba Lekeitio. Uno de los clásicos, y por recorrido, de los triatlones que mejor me van, con pendientes constantes y bajadas sencillas.

La semana previa no fue mal, salvo que mi jefe me tuvo que mandar a Getafe el viernes, en viaje de ida y vuelta, yo solito en coche de alquiler. A pesar de llegar bastante cansado, me armé de valor y monté la bici para salir a las 20.15… me dio bastante pereza pero me vino muy bien. Una hora suave, que me colocó el cuerpo en su sitio.

El sábado todos en la furgo de Borja. Llegamos bien y me voy a mi bola a por mis acoples que los tiene Javi. Un rato más tarde llega Borja “melón” Jubera, que dice que se le ha roto la rueda delantera porque se le ha metido la bolsa del neopreno entre los radios… (se ve que era el día). Esto nos altera un poco a todos la rutina habitual, pero al final Bizkarra le deja una y todo vuelve a la normalidad. Entramos en boxes, un poco más tarde de lo habitual, pero bien.

Superviso todo, cojo referencias y para afuera. Calentamos bien, no demasiado, y me coloco en la línea de salida, al lado izquierdo, con toda la marabunta, porque hay una más que clara corriente de izquierda a derecha. Me coloco en tercera fila, detrás de gente buena, que me abran camino. No veo a nadie de mi equipo cerca, pero creo que la situación es bastante clara. Tras 20 minutos de espera (de verdad que esto no se puede cambiar???) en la línea de salida, por fin se da la salida. Salgo relativamente bien, pero antes de llegar a la boya alguien me pega en la mandíbula.

Aquí me voy a parar y a ponerme  serio. Normalmente, siempre hay golpes, en la salida, en las boyas… pero este año en el circuito vasco, está siendo exagerado. Se puede dar a alguien en los pies, en el brazo.. pero vamos a ver, cómo es posible que nadando recto alguien te pegue en la base de la mandíbula? Yo no he pegado nunca a nadie en la cabeza, y no es que destaque por una flexibilidad brutal de hombros. Sólo me limito a llevar los brazos hacia delante, no hacia los lados. Por no hablar de los agarrones (continuos) en el hombro..  Mi paciencia en este sentido está empezando a acabarse. No suelo reaccionar a estas agresiones, pero me da que en la siguiente ya no me voy a contener.

En la boya, visto el berenjenal previo, intento abrirme lo máximo posible y sacar la cabeza para dejarme llevar por la corriente. De camino a la segunda, vamos justo contra las olas. Unos cuantos tragos de agua, pero sin demasiados problemas. Por fin llega la boya, y me centro en nadar recto y largo, para aprovechar las olas al máximo.

Tengo la sensación de no haber nadado mal a pesar de todo y me noto fresco (al final, 11.56, posición 55).

En la T1 veo a Solis, así que las cosas van según lo previsto. Salto de la rana, sin problemas, a pesar del pavés, y a tirar a muerte. Sin pensar. Veo que Borja está algo más adelante, mirando para atrás, así que parece que le cogemos. En el grupo también viene Guz y un par del Antxintxika que pasan bien. Vamos cogiendo gente, y empieza la subida a Milloi. Dejo que tiren. Voy bien aunque no sobrado. Hacemos un grupo grande, que de repente, se corta… Y claro, para variar no estoy en el sitio. Así que me veo obligado a cambiar de ritmo para enganchar antes de que acabe la subida. Lo consigo por los pelos (creo que es el rato de 425w que se ve en la gráfica), sin que venga nadie detrás (Guz y Solis se han quedado), pero en lugar de progresar, me quedo el último para intentar recuperar. (subida: 7.10 a 315w, 175 ppm)

 

Error, comienza la bajada, el grupo se estira demasiado, y al llegar al giro de 180º,  llego a unos 10 metros del último y para variar con el plato metido, me cuesta arrancar y para cuando levanto la cabeza les tengo a 30.

Solis me ha cogido en la bajada. Si no es el mejor bajador del circuito le faltará poco. No hace falta que nos hablemos. Yo tiro en la subida, él me hará la bajada, y haremos lo que podamos en  la zona llana que sé que va pegar el viento de lo lindo.

 

Subida, 4:50 a 345w, 173 ppm.. que no sirven, porque no enganchamos.

Así lo hacemos, pero Solis va bastante castigado y en el llano me toca trabajar demás. Otros 6 minutos a 300 watios.

Ya da igual. La he vuelto a cagar, y nos han sacado más de un minuto, que va a ser prácticamente imposible de recuperar corriendo. (parcial 41, 37:44)

Me relajo un poco antes de la T2, llegamos los dos solos, así que por lo menos no nos han enganchado por atrás y no lo hemos hecho mal del todo. Llegamos a boxes, y me meto en el carril de las chicas. Genial. Unos metros para atrás, y solucionado, pero me jode.

Solís me ha sacado unos metrillos en la transición, pero le recupero enseguida, le paso, me da un cachetito en el culete y para adelante. Voy bien, pero no como en Hondarribi.

Tengo pocos objetivos a la vista, así que mentalmente se hace más difícil. En el giro veo a Ciro, a Borja y a Etor Mendía. A Etor sí que le voy a poder coger (me hace ilusión, primera vez en mi vida que consigo cogerle) pero los demás están demasiado lejos.. Una pena.. podía haber sido hoy, pero otra vez no va a ser. Veo un par de objetivos más.., para uno tengo fuerzas, pero no voy súper. Me pongo un rato a rueda, para cambiar de ritmo en el puerto, que siempre me animo. Lo hago, pero para el siguiente, ya en las escaleras, no tengo ni fuerzas ni muchas ganas, así que me limito a mantener posición.

media (3.3o/km, a 175 ppm), marcando el parcial 19 (bueno, pero lo puedo hacer mejor) y el 35 en la general.

 

Las sensaciones son que he ido más fuerte que el año pasado, pero he quedado en un puesto parecido. También creo que había algo más de nivel, pero sabiendo cuáles son mis puntos débiles, no acabo de estar atento del todo en carrera para intentar solventarlos. De todas formas, haré un análisis algo más objetivo en breve.