Triatlón de Tudela 2011. Análisis.

De las malas carreras es de donde más conclusiones se puede sacar, así que aquí dedico una entrada exclusiva al análisis de esta carrera.

Previo:

comí demasiado y pasta en lugar de arroz. Que no, que no lo digiero bien. O como menos, o como arroz.

Natación:

A pesar de que tanto las sensaciones como los tiempos de los días anteriores en la piscina (1.36/37 en piscina de 50 en series largas) eran horribles, se ve que el traje Velocity funciona, aproximadamente los 2seg/100 que medí en piscina el verano pasado. Salí por delante de Solís y Bizkarra (que efectivamente, no sabe nadar sin neopreno:)) y a 45 segundos de Iván, que nada bien de cualquier manera..

Bici:

pues 260w de media en circuito llano algo antes de llegar a la T1 y  255 al final con 269 normalizados. Sólo un 5.4 % de diferencia, señal de que apenas dejé de dar a los pedales y que fue bastante constante todo el tiempo.

No es más que otros datos de carreras sprint de este año con puertos (Hondarribi: 265/303; Lekeitio 276/300),  pero cuando me bajé de la bici salí mucho más petado de piernas. Independientemente de que estuviera mejor o peor preparado para la carrera, creo que esto confirma algo que vengo barruntando desde hace tiempo, y es que en distancias cortas, a efectos comparativos es más significativa la potencia media que la normalizada. Para distancias largas, todavía tengo dudas.  En cualquier caso, son watios bajos. Algo parecido me pasó en el Rasillo el año pasado: corto de preparación, y asfixiado desde el principio en la bici, (aunque ahí fue por nadar muy fuerte), y sólo en la bici: watios más bajos.

Curiosamente que al día siguiente, salí a las 8 de la mañana a quemar mala leche, y cuando me tocó luchar contra el cierzo camino de Corella, hice 30 minutos a  prácticamente los mismos watios que en carrera, 253w/258norm sin demasiado esfuerzo (151 ppm, aunque está claro que no llevaba la natación por detrás)

Otro dato importante, es que saqué una media de cadencia de 96 pedaladas/minuto. Para ir en llano, probablemente demasiado. Es mi forma de pedalear, pero tal vez con algo menos sería más efectivo. Otra cosa más para estudiar.

Correr:

no hay demasiado que analizar. Bajé tostadillo, pero con el paso de los kilómetros fui yéndome arriba. El análisis es parecido. Prácticamente no he hecho series en todo el año, así que no se puede pedir más.

Conclusión:

Aparte de la cagada del dorsal, piernas sí que tenía, pero en el intento de coger al grupo cuanto antes, algo que creo lógico por otra parte, me aceleré demasiado (en cadencia y pulso) y no fui capaz de dar todo lo que tenía.

Supongo que haré un resumen de la temporada: pero 3 sprints, 3 cagadas. Por una cosa o por otra, no he llegado a estar donde creo que podía estar. También es cierto que con más entrenamiento específico para estas carreras, probablemente habría tenido más chispa en las piernas para solucionar las cagadas. Pero este año no tengo arreones de 350watios en 4minutos, por decir algo, que podrían haber ayudado.