Despacio, pero avanzando (2)

No voy a aburrir con más entrenamientos, pero quiero compartir una foto del kilómetro más bonito de Álava. Esta vez he vuelto a pasar por ahí con Lucía (buena compañera de viaje en mi estado), en una vuelta de 105 km, disfrutando de una mañana increíble por Valderejo y completamente despreocupado de los watios (140w).

El domingo, pequeño test corriendo por Salburua. Bien de ritmo, sin mucho dolor de cabeza. No es muy agradable ir así, pero supongo que se irá pasando. Si no pasa nada raro, mañana me apunto a Tudela.

Despacio, pero avanzando.

La recuperación de mi golpe en la cabeza va mucho más lento de lo que me esperaba y muchísimo más lento de lo que me gustaría pero, por lo menos, avanza.

Tras renunciar a participar en el Onditz (al final no me dio ninguna envidia, pero supongo que porque, al final,el cuerpo no me lo pedía), allí estuvimos megáfono en mano, a 38ºC, animando a la gente del equipo y a todo el que conocíamos por allí… Madre mía que cansado es ver un triatlón. Y qué desastre de carrera. Colas interminables para entrar en boxes, confusión en el circuito de natación, colisiones entre grupos salidas que libraron por los pelos, boxes apretados, falta de voluntarios capacitados, falta de avituallamiento, confusiones en el número de vueltas que había que dar… Para olvidar, o mejor, para tomar nota, y escoger bien las carreras en las que se participa, que para eso ahora hay la oferta que hay.

Bueno, al tema. El lunes volví a la piscina. 2000 m, tranquilo. Sin forzar y con sensaciones mejores de las que esperaba, aunque en el segundo viraje ya me di cuenta de que mejor si la cabeza seguía por encima de los pies..

El martes repetí. Algo más fuerte, nadando relativamente fácil a 1.32, aunque si intentaba bajar de ahí, me mareaba un poco.

Y el miércoles, tercer día consecutivo de agua, para hacer 3000 m, con buenísimas sensaciones de agua, nadando largo, que no quiere decir que la mano del agarre llegue muy lejos. Eso es una consecuencia de que la de empuje ha llegado muy atrás. Notad que he escrito sensaciones, unas cuantas veces.. Soy amante de lo objetivo, de lo cuantificable, pero creo que en este caso, es más importante notar que lo estoy haciendo bien. De todas formas, es una pasada la mejoría que se nota cuando haces tres días seguidos de piscina. Si lo hiciera más a menudo…

Parecía que todo iba muy bien, hasta que llegué a casa y me empezó a entrar un dolor de cabeza importante.. El mismo con el que amanecí el jueves. Pero ya me había hecho a la idea de andar en bici, y salí con Borja. 40 km, a 145 míseros watios, con dolor. Menos que la semana anterior, pero desagradable. Hoy viernes me he levantado mejor, y después de la siesta, he hecho 2 horas sin alejarme más de 10 km en línea recta de casa. 17ow. Bastante mejor.  Si paso de 145 ppm noto como que me aumenta la presión en la cabeza y hay que aflojar. Pero bueno, por debajo de ese pulso se pueden hacer muchas cosas: posición, fuerza. Y sobre todo kilómetros, y disfrutar de la sensación de ir en bicicleta.

 

 

El sábado que viene quiero correr en Tudela. Pero de momento, no puedo. No me veo soportando el impacto de cada zancada rebotando en la cabeza, pero espero que este fin de semana, la cosa mejore.