San Silvestre 2011. Crónica.

Durante la mañana había decidido no salir de casa para estar lo más descansado posible. Error 1. Estar sin hacer otra cosa que jugar al F1 2011 en la Xbox360 no hizo más que ponerme nerviosísimo. Comí nada menos que 4 horas antes de la carrera para evitar la pesadez de barriga durante la carrera, pero además del clásico arroz integral, no pude resistirme también a un filete de ternera (de primera categoría, eso sí). Error 2.

Así que con estos condicionantes me eché una ridícula siesta de 20 minutos y me levanté porque ya no podía dormir más de los histérico que estaba.

Fui corriendo tranquilamente, hacia la zona de salida, pero no me encontraba nada bien… El filete seguía en el estómago y me notaba bastante hinchado. Además de una sensación de sudor frío… Poco a poco fue llegando la gente, pero vamos que había menos participantes que en el Cross de Iduia.. Y por supuesto, menos gente viendo.

Se hizo un emotivo homenaje a Gontzal Sanz, que se lo merecía eso y bastante más, y se dio la salida. Estábamos colocados atrás, lo que no quiere decir mucho, porque estábamos todos en 4 filas y todo el mundo salió muy rápido. Demasiado. Intento encontrar mi sitio. Desde el principio me parece que me voy a cagar (literal), lo que me parece imposible después de la mañana que he pasado en el baño en casa. Pero bueno, ya se pasará.

Adelanto a  los Borjas bastante rápido y me voy hacia el grupo de Iván Gil.  Primer kilómetro en 3.08. Una pasada, pero como que me lo esperaba.

Sigo remontando puestos y veo que en la calle Los Herrán es donde tengo que coger mi grupito pero tengo que apretar. Los demás ya están demasiado lejos.  Al comienzo de Portal de Villarreal (km3: 9.34),  veo que eso ya es insostenible, y no creo que los demás vayan muchísimo mejor que yo pero recuerdo las palabra de Aitor: “como te atufes mucho, al final igual llegas el último”, así que decido levantar algo el pie (tampoco me quedaba más remedio) e intentar coger un ritmo más sostenible, con el que hacer los últimos 3 kilómetros, que son los más bonitos, a pesar de que hay muy poca gente viendo la carrera. Un chico del grupo se marcha, y me quedo tirando del resto (no tengo ni idea de cuántos son), porque no tengo fuerzas ni para mirar, pero por los ánimos calculo que 4  ó 5.

Portal de Rey con algo más de fuerza, ayudado por los ánimos de la gente de la curva con Francia, y nos adentramos en Pinto. Voy tan pegado a la pared izquierda para recortar metros que pienso que como salga alguien de un portal la lío parda, pero bueno.

Giro en Aldabe, entramos en Herrería: veo a Zuriñe, Alex y Lucía, que me animan… pero creo que se asustan de verme el careto. Se pone a mi par la chica que creo que ganó el año pasado. Me tomo un pequeño respiro en Diputación, para afrontar la cuesta de la Virgen Blanca con lo último que me queda. Ahí dejo clavada a la chica, pero noto que alguien viene por detrás…

Así que cierro los ángulos de la chicane de Correos todo lo que puedo.. Veo el arco… que NO es la meta… mierda… 50 metros más e Iván se pone a la par y me dice ” a cara de perro”… A cara de perro? Que eres 10 años más joven que yo!! Doy media zancada de sprint, pero ya veo que no voy a poder ni de coña.. Así que me conformo con no perder más puestos y entrar en meta como puedo.

Nada más cruzar la meta, no puedo ni tenerme en pie. Me dejo caer de rodillas, y monto un numerito importante mientra viene mi padre a taparme con su abrigo y mi compañero de curro Fernando a descojonarse de mi:). Cuando consigo levantarme, lo primero que hago es mirar el GPS. 19:09, a 3.17 de media y 190 ppm de mulso en meta. Ésta vez sí que estoy seguro de que lo he dado absolutamente todo. Clasificación

 

Respecto a la innovación de las dos carreras (élite y popular), creo que es evidente que la criba ha sido demasiado grande. Se puede hacer perfectamente una carrera seria de 300 participante. 70 son muy pocos.

Y tampoco hace falta separar las dos carreras una hora. Con 20-30 minutos y un poco de control en la zona de salida, es más que suficiente.

Acabado el ciclo de carreras populares, estoy más que contento. Me han salido las mejores carreras de mi vida, pero hay que mirar hacia adelante. Visto que no he esquiado ni un día todavía, creo que voy a darle alguna vuelta a lo del triatlón de invierno, y voy a empezar a ponerme serio con la bici. De molestias de tendones y psoas, de momento ni rastro, así que…ATOPISMO!!!