Cpto España Media Distancia. Valencia 2012. Crónica.

Los que ya sepáis cómo me ha ido en Valencia y me conozcáis un poco, supongo que os haréis idea de las ganas que tengo de escribir crónicas, análisis, etc.. pero hay que estar a la duras y a las maduras y sobre todo, aprender, y seguir aprendiendo de los errores, así que lo dejo escrito en mi diario, y así igual se me quedan las cosas en la cabeza… aunque ésta me parece que me va a costar olvidarla.

Fuimos a Valencia el viernes. Buena paliza de viaje después de salir de trabajar aunque con buena compañía estos viajes siempre son más agradables. Ele y María nos acogieron en Alcasser como si estuviéramos en un hotel de 6 estrellas de Abu Dabhi.. Muchísimas gracias!!

El sábado, paseíto por el circuito con todo el material de carrera. Una hora, con unas sensaciones muy malas para sólo 150w. Lo habitual en víspera de carrera y después de un viaje. Ya no me preocupo por estas cosas.
Durante el reconocimiento, vimos que andaba bastante aire cruzado, pero ni me planteé cambiar de rueda para la carrera, porque me pareció que era bastante aguantable.
En ese momento ya fue cuando empecé darme cuenta de que al día siguiente había carrera. Hasta entonces, no me había hecho a la idea.

Después, visita turística por Valencia, mascletá (estos valencianos están majaretas)

y arroz a banda en Picassent.

Tras descansar un rato, vuelta a Valencia y a boxes, para atender a clientes (vaya estrés) y dejar la bici en su sitio.

El domingo, me levanto bastante nervioso. Llegamos a boxes con tiempo, pero necesito buscar un baño, sólo hay una asquerosa letrina y una cola en los baños inasumible. Así que busqué una solución de emergencia que no voy a detallar aquí..

Me pongo el neopreno y busco unas manos amigas que me pongan la cremallera. Le toca el turno a Iván Gil, que no mete bien el inicio de la cremallera y al bajarla… Momentazo!! “Uy, Diego, se te ha abierto la cremallera…” Sudores fríos en ambos, aunque decimos que no, que estamos tranquilos. Menos mal que está Rober por ahí, que con nervios de acero, consigue soltar la cremallera y ya volvemos a ponerla, esta vez bien.

Hay bastante caos en los momentos previos a la salida y al final, decido a tirarme al agua antes para ver lo fría que está. Fría de cojones. Duele la cara… Así que salgo rápido, ya que no voy a ser capaz de calentar.
No se llama por dorsales ni nada. Todo el mundo se tira al agua, se suben encima de la corchera que marca la línea de salida y sin dar aviso, bocinazo.

Para variar, me pilla en Babia, aunque tampoco tenía intención de salir en primera fila. Arrancamos sin saber muy bien a dónde hay que ir, porque no se ve la boya por ningún lado.. Así que nada, a pies, darle caña para entrar rápido en calor y a demostrar que he mejorado nadando.
Voy nadando más o menos en grupo, pero abierto para evitar golpes. Bastante relajado. Cuando se hace el giro de 180º por fin me hago una idea de por dónde hay que volver. Veo que tengo un grupo delante, pero que van siguiendo a una piragua haciendo el recorrido más largo, así que me arrimo al muelle para recortar y les adelanto. Ahora que se ve la salida, meto algo de pies y aprieto un poco para salir calentito del agua.

Salgo de la rampa con bastante más agilidad y fuerza de lo habitual y subo como un tiro.

Hay un montón de bicis!! Llevo los pies bastante fríos y había pensado en el agua ponerme los calcetines en la T1, pero al llegar a la bici me doy cuenta de que estoy bastante mareado y voy a perder un montón de tiempo, así que me pongo el casco, cojo la bici y salgo.
Sigo mareado así que el salto de la rana es bastante torpe, las gomas se sueltan, pero consigo ponerme las Specialized de tri “nuevas” sin ningún problema reseñable (mucho mejor que las Diadora).
Llevo el pulso alto, como siempre, así que intento ir cogiendo un ritmo cercano al objetivo, pero esperando a que poco a poco me baje el pulso. Empieza a pasarme gente. Era lo esperado así que no me pongo nervioso.

El circuito es feo, no, lo siguiente, por polígonos mal asfaltados, con baches.. Hasta llegar a la recta que va hacia Silla, donde el asfalto mejora. Entonces me pasan Agirretxe, Jubera y Bizkarra, entre otros. No hago amago de seguirles, porque yo voy en mis watios, pero sí que no quiero perderles de vista. Vamos, una carrera con estrategia, watios, pulso, referencias…

Hasta que de repente salimos a la zona de los arrozales y todo se viene abajo. Cada vez estamos menos protegidos y el viento pega con muchísima fuerza, de costado y además racheado. Me doy el primer susto y me desacoplo y me cojo del manillar. Confío en que al meternos en los arrozales el viento pegue de culo y la cosa se arregle. Pero al contrario. Es todo curvas y cambios de dirección, mal asfalta y cada vez más expuesto al viento. Me cuesta controlar la bici hasta agarrándola del manillar. Busco encunetarme pero no hay manera. Me empieza a pasar gente acoplada. A algunos les conozco y sé que no andan más que yo… Pero me pasan y no puedo hacer absolutamente nada. He andado muchísimas veces con aire. En la Llanada estamos acostumbrados a eso, pero nunca me había ocurrido con la rueda de palos ni en carrera… Siento una impotencia tremenda, más, sabiendo que tengo la Hed6 en el maletero del coche a 100 m de boxes. Y que al llegar a boxes me he fijado en que las banderas se movían más que ayer, pero no he tenido la capacidad de reaccionar y cambiar la rueda.

Me dan ganas de abandonar, tirarlo todo y esperar a que alguien venga a buscarme. No he entrenado, cuidado tanto la posición, para ir a 20km/h, desacoplado y sin ser capaz de dar a los pedales con fuerza a pesar de no ir incorporado porque el viento me va a tirar. En uno de los bandazos hasta se me salió el pie del pedal.

Intento mentalizarme para sacar algo positivo y llegar a boxes y por lo menos, marcarme una buena media maratón, que para algo hemos pagado 115€ y hemos hecho 600 km para llegar hasta allí. Así que pienso que al llegar a la carretera general, todo mejorará.
Pero tampoco. Así que paro a mear. Respiro, cojo aire, intento tranquilizarme y echo isotónico al bidón de delante (llevaba más de una hora sin poder ni siquiera echar mano al bidón). Total, por un minuto más, ya me da igual.

En el kilómetro 80, por fin puedo acoplarme, 50 km después. No está mal. Empiezo a pedalear con rabia, para por lo menos disfrutar lo que me queda de bici. Noto que llevo piernas de sobra, pero que sólo he podido hacer 215w. Más leña para la hoguera de la impotencia.

Llego a boxes y veo que hay un huevo de bicis. Por esperado, no deja de ser otro pequeño mazazo, después de haber hecho la mejor natación de mi vida.

Así que salgo a correr, pero estoy demasiado tocado de la cabeza. Sé que ni aun haciendo la mejor Media en un triatlón voy a conseguir remontar apenas, así que por lo menos me fijo en intentar hacer a 4’/km y que esto termine cuanto antes. Me cruzo con Borja, que va muy delante, con Gil y con Bizkarra. Todos corren más que yo y están a distancias inalcanzables, así que al 4’/km, cuidar lo que pueda la técnica y acabar.

Clasificación Final.

Ha sido uno de los días más duros de mi vida en el triatlón. En carrera no suelo fallar. Creo que conozco muy bien mi cuerpo y mis límites. Esto, acompañado de cierto conservadurismo propio de mi personalidad, hace que casi nunca pete y casi siempre todo sale según lo previsto. Esta vez he fallado y mucho, y lo peor es que no ha sido por arriesgar en carrera en plan “voy a jugármela para sacar 240w y a ver si aguanto corriendo”. Ha sido por una estúpida decisión de material y por no ser capaz de reaccionar a tiempo. La gente me dice que es mala suerte, pero la suerte se busca y yo me la he jugado innecesariamente.

Una vez pasado esto, toca levantarse e intentar quedarme con lo positivo. Aunque analizaré los datos de la carrera más adelante con más detalle, sé que he nadado muy bien, lo que me da fuerzas para seguir (aunque en las carreras de MD está visto que no sirve de demasiado), que he hecho 215w en 2h45 casi “sin esfuerzo” y que he corrido en 1h24 sin demasiados problemas. Tengo unas ganas locas de volver a entrenar y sacar la mala leche que llevo dentro, pero hay que ceñirse a la planificación y descansar esta semana para que la temporada no se me haga eterna.

Anuncios

Un comentario en “Cpto España Media Distancia. Valencia 2012. Crónica.

  1. ¿Cómo puede ser que todavía no tengas comentarios? Ay…

    Bueno, lo importante es que toca levantarse, olvidarse de lo que pasó y ya sabes para la siguiente vez que hay que mirar el tiempo sobretodo cuando vayas a ir con las “Laminar Cover”. ¡¡Cuando vayas a Hawaii o Lanzarote no las pongas!!

    Esta semana de descanso desconecta y no le dés más vueltas que ya verás como en el siguiente sales con más fuerza aún.

    ¡Un abrazo y a por la próxima!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s