Triatlón de Deba 2012. Previa.

Este año voy a competir bastante durante los meses de mayo y junio. El objetivo es puntuar por primera vez en el circuito vasco-navarro, pero haciendo sólo las pruebas que me gustan, y a la vez hacer dos medios ironman con muy buena prensa al lado de casa, Bilbao y Zarautz. Ya veremos cómo gestiono los descansos entre carreras, que creo que va a ser lo más complicado. De momento, empezamos con Deba. Un triatlón sprint, aunque con bici más larga.

Siguiendo la tónica de esta temporada, llego mejor que el año pasado, sobre todo en el agua. Me ha costado unos cuantos madrugones, pero por fin he conseguido volver al ritmo que tenía en febrero, y he conseguido hacer un 2×1000 por debajo de 1.30/100, que era uno de los retos que tenía desde hace varios años. No sé si seré capaz de trasladarlo a la carrera, con el estrés, los golpes, salida desde el agua… Si sale, creo que tendré una carrera bonita, en la que tocará sufrir en la bici. Si no sale, pues ya habrá más oportunidades, y sobre todo, me quedaré con la satisfacción que me ha dado ver lo que he sido capaz de mejorar este año.

Ayer fui a Estíbaliz a probarme en 4 subidas. Hacía tiempo que no iba, pero creo que es un buen test para este tipo de carreras. Resultado: 377/381/373/355. También mucho mejor que otros años, pero sintiéndome rarísimo en la bicicleta de carretera. Hasta el domingo queda tiempo para terminar de hacerme a la bici. La parte dura del circuito está al final. Habrá que intentar llegar con fuerzas, y no perder en la bajada desde Itziar a Deba.

Y para terminar, el martes cambié de emplazamiento para hacer otro clásico: 6×1000, pero en lugar de en el Prado, en la menos bucólica recta de Cegasa. (3.12,3.14,3.15,3.16,3.19,3.20). También contento. Me sentía poco fluido, pero espero que el GPS no estuviera mal… Así que 5 km en los que habrá que dar todo lo que me quede e intentar ganar algún puestillo.