Triatlón de Bilbao. NP.

No va a poder ser. Mi espalda no se ha recuperado tan rápido como hubiera querido. Ni los antiinflamatorios, ni los estiramientos, ni las manos de las fisios de Igaro han servido para que pueda agacharme sin que me tire la zona lumbar, y si no soy capaz de cortarme las uñas de los pies sin dolor, no creo que sea razonable correr un medio Ironman por muchas ganas que tenga de darle caña a mi nuevo pepino…

Casi seguro que hubiera sido capaz de terminar, pero no me iba a servir ni de entrenamiento y hace tiempo que el objetivo dejó de ser terminar carreras. De hecho, creo que nunca lo ha sido. Siempre es ir lo más rápido posible. Y si no soy capaz de ir rápido, no voy. Punto final.

Quiero dar las gracias a los que me habéis mandado mensajes de ánimo, a toda la gente de IDEC que ha estado metiendo horas para ayudarme a tener unas tapas que entraran en las super-aerovainas traseras de la Blue, y sobre todo a los que han aguantado mi mala leche de estos días…

Y como siempre, toca mirar hacia adelante. Hondarribi y Zarautz.  Si empiezo poco a poco, y viendo los tiempos de recuperación de la vez que me pasó lo mismo (http://www.donostri.net/blogs/wallace78/2010/07/otra-vez-ko/, esto del diario está pero que muy bien para este tipo de cosas), para Hondarribi tengo que estar y para Zarautz, esto tiene que ya estar olvidado. Tenía 3 oportunidades de hacerlo bien en Medio Ironman este año, y dos ya se han esfumado. Así que irá todo a una carta.

Suerte a los que corráis mañana. Lo siento, pero no iré a veros.