Triatlón de Lekeitio 2012. Análisis.

Natación:
La peor natación del año con diferencia (parcial 65). Menos con Bizkarra, que otra vez volvió a salir delante de mí en un sprint, con el resto de referencias clásicas, perdí entre 30 y 45 segundos más de lo habitual este año, que en 750 metros es una barbaridad. La mayoría de ese tiempo, probablemente esté en la salida, donde además de reaccionar tarde (no oí la puñetera bocina, si es que llegó a sonar), me equivoqué poniéndome detrás de los re-buenos. Para cuando encontré el hueco que quería, ya había pasado casi un minuto, porque se me había metido gente por todos lados. Ahí prácticamente terminó todo.

Bici:
Ya sabía que iba mal colocado, así que tiré a muerte desde el principio para intentar recuperar o enganchar con algún grupo. Pero yo sólo (o con alguno de mi nivel), no voy a conseguir coger a los de delante. Si estoy con ellos, les puedo aguantar (creo, porque todavía no se ha dado la ocasión), pero no les voy a recortar tirando yo. Así que cuando vienen buenos ciclistas por detrás, luego se me escapan porque estoy fundido (310 w normalizados en los primeros diez minutos).

En amarillo, 2011. En rojo, 2012.

Pero tampoco puedo esperar a que vengan por detrás a llevarme en carroza, porque la diferencia se puede volver insalvable, y porque puede que en algún repecho me suelten, así que habrá que estar un poco más atento y estar más pendiente de todo, que no todo es meter watios.

Con la caída, cuando creo que estaba bajando bien, definitivamente se terminó la carrera. Aún así, saqué los mismos watios normalizados que el año pasado.

Correr:
Sin más. Tenía dolor y de nuevo rabia, pero ésta vez más tirando hacia la frustración, así que tampoco corrí como en Hondarribi porque no tenía ninguna aspiración, más que la de coger a Guz cuando le vi en el giro (que no es poco).

Conclusión.
Creía que en los sprints, con lo que había mejorado la nataciónen la piscina este año, podía hacer algo, pero por una cosa o por otra, no estoy saliendo del agua donde pensaba que iba a salir. Exactamente igual que lo que me pasó el año pasado. Además, de nadar, hacen falta otras cosas, que probablemente a mi me falten, y ésta no sea mi distancia. Me queda otro en Tudela dentro de semana y media, con agua dulce y sin bajadas. Si ése ya no sale bien, para el año que viene me replantearé si me merece la pena correr estas carreras.
Pero antes, este domingo el olímpico de Donosti, donde hace 10 años debuté en este deporte. A ver si en un poco más de distancia se me da mejor la cosa.

2 comentarios en “Triatlón de Lekeitio 2012. Análisis.

  1. No soy estratega, pero…. Está claro que lo tuyo no son las masas.
    En donosti hay unos metros hasta la orilla. o
    a) te pegas un sprint, pero de los de verdad y entras al agua y nadas los primeros 100m en 1’20”
    b) si asumes que a) no va a poder ser te buscas un hueco muy a la esquina, entras sin tanto fervor, pero te cascas los primeros 300 m a cañó hasta pillar al grupo bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s