Triatlón de Zarautz 2012. Análisis.

Toca el análisis de una de las carreras más difíciles que conozco, si no la que más, a nivel de control y saber regular el esfuerzo.

Natación.

De los que repiten de Valencia, estaban Aimar, Rozas, Amatriain, Agirretxe y Bizkarra entre otros. Aimar, Rozas y Amatrian, me sacaron un 3% en Valencia y un 7% en Zarautz. A Bizkarra le saqué menos que en Valencia, y salí con Agirretxe. Así que está bastante claro, que nadé peor que en marzo, cosa que es bastante lógica viendo cómo han ido los entrenamientos del último mes con los problemas de la espalda. He perdido 3 seg/100, que es más o menos lo que tenía controlado en la piscina. Aún así, salí bastante entero del agua.

También se aprecia que en Euskadi, no sabemos nadar. Salí en el mismo puesto que en Valencia (43) pero con 1.33/100….

Bicicleta.

Mi objetivo eran 240w.  Alrededor de un 10% más de lo que movía el año pasado, que es más o menos la diferencia que estaba sacando en los entrenamientos, aunque nunca había hecho esos watios entrenando, lógicamente. El pulso objetivo también era llevarlo algo más alto de los 150 ppm habituales del año pasado en esta distancia.

En un recorrido como el de Zarautz, con tanto sube-baja, (el que se crea que sólo se sube Meagas, Orio y Aia, está equivocado), es muy fácil cebarse en los repechos y terminar pagándolo, sobre todo con Aia y este año Orio, al final.

Creo que fui bastante constante. Empezando algo fuerte al principio, y creo que pagándolo (o tal vez reservándome) en la última media hora. Cuando te pasa todo cristo en la primera subida de Meagas, hay que mantener la cabeza fría. A muchos les conocía y sabía que eran mucho mejores que yo, pero malos nadadores. Y otros, pues tenía mis dudas, pero confiaba en que la carrera duraba mucho, y la gente sale a tope después de ver a todo el público agolpado en la curva de la iglesia.

Hice las dos subidas a Meagas a los mismos watios, 280w, pero con menos pulso en la segunda (168 vs 161).

El primer “llaneo”, (35minutos) lo hice a 256w y 159 ppm, mientras que el de la segunda vuelta lo hice ya más flojo, a 240w y 156 ppm.

Luego llegó Aia… A ver quién lo encuentra en la gráfica del par de torsión…

Hasta ahí, 2h, 242w, 158ppm, y 260 normalizados. Lo previsto. Posteriormente, también el recorrido incitaba a ello con la peligrosilla bajada de Aia, que no conocía, hice la última media hora a sólo 168w, lo que me “falsea” un poco la media, y la baja a 230w, con 157 ppm. La segunda subida a Orio la hice a sólo 263w.

Carrera a pie.

Me bajé muy bien de la bici. Salí bastante rápido. No tengo registrados los 3 primeros kilómetros, pero fui seguro por debajo de 3.45. Luego, paré a mear y ya me estabilizé en 4. Correr en Zarauz tampoco es fácil. Hay mucho giro, rampa, cambio de dirección, traviesas en el golf, arena… y luego el acelerón en el paso por el pueblo que es absolutamente imposible de controlar.

En la segunda vuelta bajé un poco el ritmo. Me asusté un poco cuando me empezó a molestar la espalda, pero en la tercera mantuve bien, y todavía pude acelerar bastante en los últimos kilómetros.

Alimentación en carrera.

Era la gran novedad, junto correr con la Blue (pero esto no era ningún riesgo), y creo que me salió bien. No comer barritas no hizo que pasara nada de hambre, tampoco me sentí vacío en ningún momento y corriendo tuve la mitad de gases que otras veces que me paso la carrera eructando. Con bidón y medio de Energy Drink (el de 500cc y medio del aero) , más agua en los avituallamientos de Meagas, y tres geles en carrera, y dos en bici tuve suficiente. Sí que me pareció que el gel de cafeína daba más chute que el normal.

RESUMEN

Acabé en el puesto 37º. No tenía mucha idea de por dónde podía terminar. Entre los 100 primeros sí, pero acabar entre lso 50 primeros me parecía complicado, y realmente no tenía ni idea durante toda la carrera de dónde estaba…Tampoco sabía cuánto tiempo llevaba en ningún momento, hasta la recta final y cuando vi el 4.35 entonces ya terminé de convencerme de que lo había hecho bien.

Después de ver los parciales, con el puesto 118º en bici y que todos los que están delante de mí tienen mucho mejor parcial que yo… pues hombre, pienso que sí, que seguro que tengo más bici que algunos de lo que me adelantaron en la bici, pero al final, esto es un deporte, no tres, y lo que cuenta es el resultado de la última columna de la clasificación. Hay muchos ejemplos de gente que se pasó en la bici, y luego o se retiró o petó. Tal vez 3 o 4 minutos menos sí podría haber hecho,pero son número de watios que no hago en series de más de 30 minutos, luego hay que correr, y llevaba un mes con 3 días de carrera a pie, para 24 km en total, así que creo que acerté.

Y salgo en la primera hoja de la clasificación!!! que me hace una ilusión bárbara, después de haber salido en la última hoja en mi primera participación en 2006 (5h38′)

Triatlón de Zarautz 2012. Crónica.

El día de la carrera fue el primero en meses que no me dolía nada al levantarme. ¡¡Qué sensación!! Desayunamos lo de siempre, recogemos a Fuente y aparecemos en Zarautz, más o menos sobre el horario previsto. Enseguida nos pusimos a hacer todas las cosas que teníamos pendientes: montar las laminar cover de Fuente, ajustar las mías, recoger dorsales y “almorzar”. No mucho, porque ya habíamos desayunado bien a las 9.

Pasamos el control de material y preparo las cosas con la nueva estrategia de alimentación para esta carrera. Por primera vez, voy a intentar hacer un B, o doble olímpico o lo que sea esto, sin comer barritas ni nada sólido. Ahora está de moda diluir un montón de geles en agua, pero aparte de que no lo he probado, no termina de convencerme la idea. En las semanas previas, he hecho tiradas de más de 3 horas sin sólido, sólo con bidones de Energy Drink de 226ers, y no me ha hecho falta más. La duda es qué va a pasar si antes tengo casi una hora de natación, y luego me queda casi una hora y media de carrera a pie. Pero corro mucho mejor con el estómago “vacío”, y además tiraré de geles. Así que preparo 3 bidones de Energy: uno para el rato que tenemos hasta que se dé la salida, que entre que cogemos el autobús, vamos a Getaria y esperamos, van a ser casi dos horas, otro estándar para el manillar y otro para el bidón aero. Además, 4 geles para la bici (dos con cafeína y dos normales), dejo otros dos para correr y otro de cafeína antes de la salida, (que al final se me olvidó).

Una vez en el autobús, ir en compañía hace que todo sea mucho más sencillo y vamos bastante relajados. El tiempo de espera en Getaria también se pasa rápido, pero cuando falta media hora, decido que ya vale de charleta, y al agua a colocarme bien el Sailfish de Ibon.

El agua está bastante más fría que el pantano, pero  soportable. Me encuentro a gusto en el agua, y decido salir enseguida para coger buen sitio en la salida.

Me coloco en primera fila, pero me van metiendo el codito poco a poco, y sumado a que tampoco me veo como para salir entre los primeros, me dejo quitar el sitio sin montar pollos.

La primera boya está bastante abierta, así que me coloco en el lado izquierdo, para tener margen de maniobra y controlar mejor su situación. Se da la salida con una cuenta atrás que no se coordina con el bocinazo de Ainhoa Murua, y para variar me quedo atrás.

Pero bueno, aquí hay tiempo de sobra. Acabo saliéndome del todo hacia la izquierda pero veo que sigo bastante recto hacia la boya, así que a lo mío. Una vez pasada esta boya, decido cruzarme hacia el otro lado, para evitar hacer metros de más, pero sin perder de vista las boyas. Lo consigo sin chocarme con nadie, y veo que estoy remontando puestos. Me encuentro muy cómodo y me centro en empujar y alargar atrás. Entonces veo unos piragüistas que están mandando a la gente a la izquierda. No lo entiendo. Estamos muy lejos de las boyas y vamos bien enfilados hacia la siguiente.. Cuando de repente mi mano derecha pega con una roca…Bien, Diego, Bien. Ale, todos a la izquierda. Una vez llegados a las boyas del final, sí que está claro que el camino más corto es el del cateto, así que a nadar recto e intentar coger olas.. No lo consigo del todo, pero sí que avanzo. Lo que se convierte en una odisea es intentar ponerse de pie.. La arena está irregular y no hay manera de avanzar. Todos alrededor están de pie, pero andando. Es imposible correr. Así que intento coger las olas rotas para avanzar lo que se pueda, aunque sea culebreando.

Por fin, me pongo de pie y corro, rápido, por la arena. Oigo gritos de ánimo, distingo a Miguel y sigo para arriba, aunque patinándome en la cuesta, sin llegar a caerme. Me pongo el casco y fuera. Entonces oigo a iñigo, que creo que no ha dicho nada antes para no ponerme nervioso. Pero veo que me he dejado el dorsal en el manillar. En lugar de volver atrás intento ponérmelo con una mano, pero me lo pongo al revés. Oigo a una juez decirme que lo ponga bien… Ale, pues bien. A darle la vuelta.
Oigo por megafonía que llegan Agirretxe y Bizkarra, así que parece que he nadado bien.

Salto de la rana ridículo, en el que con esto de que llevo el sillín adelantado me caigo fuera y casi me siento en la rueda trasera. Al segundo intento, lo consigo.

Enseguida me acoplo, vuelvo a oir a Iñigo, y comienza Meagas. Como siempre, llevo el pulso alto, pero subiendo no me va a bajar, así que me olvido de él por un rato e intento subir a un ritmo cómodo en el que empiece a recuperar el ritmo de respiración. Empiezan a pasarme los “malos nadadores”… Agirretxe, Bizkarra (que iba a reservar hasta Aia), Fernando Gómez, Etxeandia, Otaegi.. y otros más que no conozco, pero bueno, no hay que ponerse nervioso. No son de mi guerra.. y esto es muy largo.

En la bajada adelanto a alguno (impresionante) y llega Etor. Pienso que si le cogí subiendo en Hondarribi, puedo tener nivel en bici para aguantar aquí, pero enseguida veo que no. Al llegar a Zumaia veo a Ekimov parado y me pide una cámara. Me entran dudas,.. puedo? No puedo? Paro, le digo que me van a echar si me ven, y tras unos momentos de duda, en los que he echado la mano atrás, al final ve una moto acercándose y decidimos dejarlo tal como está… Cuando arranco me pasa un GRUPO de unos 10… Sé que viene la moto por detrás, así que intento volver a adelantarles. Pero en cuanto lo hago, (con un calentón considerable) me vuelven a pasar… Durante la maniobra, llega la moto, que no era de juez si no de Jesús Cantero. Que nos dice que estamos al límite… Al límite? Vaya eufemismo!! Esto es un pelotón.

Decido levantar el pie y dejar que se vayan.  Buena decisión, porque justo al llegar a Getaria sí que llegó la moto de Berasa y empezó a repartir tarjetas. Peero, cuál fue mi sorpresa cuando al llegar arriba de Meagas, no había nadie en el penalti box…

Durante este último rato me he dedicado a ir mirando un poco cómo iban los watios (250) y el pulso… todo alto. Y aún así, llevo perdiendo en este sector muchas más posiciones de las que gano. En fin, hay que ceñirse al plan. También me doy cuenta de que apenas estoy bebiendo, así que primer gel y a empezar a beber con más continuidad.

Después de la segunda vuelta, el grupo delantero se ha deshecho algo, y ahora es algo más fácil circular. Se repite todo el rato el mismo patrón. Con la carretera para arriba me pasan, y cuesta abajo y en el llaneo de la costa, donde pega bastante aire de costado, es decir, donde importa la aerodinámica, paso yo con relativa facilidad. Esto me permite darme el gustazo de ir desde Getaria  a la curva de Zarautz, y hacer toda la recta de Zarautz, yo solito, sin nadie delante fastidiando.

Tremendo. Oigo mi nombre varias veces, pero hay tanta gente y voy tan rápido que es imposible distinguir ni ver nada.

Bueno, Orio. Otra vez para arriba, así que ya sé lo que toca. A perder puestos, pero ya llevamos 60 km, sólo quedan 20 y a correr.

Desde que cojo el desvío de Aia, quito el plato (demasiado pronto) para ir soltando. Y empieza el muro. Al principio, no me parece tanto, pero veo que la gente empieza a zigzaguera. Pongo el 27 rápido para evitar problemas con el cambio, y enseguida me tengo que poner de pie. La pendiente no parece tanto, pero voy parado… El dichoso cemento está bastante mal. Creo que zigzagueo menos que otros años, pero tampoco es que avance demasiado, pero bueno, como todo el mundo va igual, pues nada, aguantar, y esperar los otros tres.

En la bajada, pierdo bastante, pero tampoco me vuelvo loco.  Subo otra vez Orio, ya bastante tocadillo, y termino de beber lo que me queda para coger fuerzas para la carrera a pie.

Bajada rapidísima, y a la T2. Sin prisa, poniéndome bien los calcetines, y fuera.

Me noto bien de piernas, así que ha llegado mi momento. El GPS no coge los satélites, pero sé que voy bastante por debajo de 4. De todas, formas me meo y yo así no sé correr. Así que primero, lo primero. Cuando arranco, me pasa Miguel Ángel Valverde, que sé que corre más que yo, pero puede ser una buena referencia, por lo menos mientras aguante. Sorprendentemente, baja algo el ritmo y me emparejo con él. Ha tenido algún problema con las tarjetas y los penalti box y creo que se ha despistado. Así que sigo a mi ritmo. En la segunda vuelta empieza a molestarme la espalda.. Era de esperar. Queda rezar porque no vaya a más y pueda terminar dignamente. También se me carga bastante el glúteo pero esto también es soportable. El segundo paso por el golf se hace muy duro. El tramo de la arena empieza a recordarme a Arenales, pero estoy remontando y eso hace que todo parezca menos. Al terminar la segunda vuelta y pasar de nuevo por el centro del pueblo cambio el ritmo espoleado por la gente. Es increíble. No lo recordaba así.. tal vez porque este año voy mucho más delante, pero la gente anima mucho más, se me pone la carne de gallina y me emociono bastante. Además ya sé donde está situada la gente (Patri, Iñigo, Iván, los de Tolosa, los del 42195)… y hace que todo pase mucho más rápido.

Última vuelta. Ya está hecho. Empiezo a mirar las pulseritas de la gente que llevo delante.. Muchos están en mi vuelta, cada vez menos, pero sigo recortando. Una vez que llego al paseo, ya toca disfrutar. Vuelvo a cambiar el ritmo, pero tengo fuerzas para ir saludando a toda la gente que me ha animado en las anteriores vueltas pero no les he hecho mucho caso..

Enfilo la recta, y por primera vez miro el reloj de la plaza. 4h35’… Toma!!!!

Triatlón de Zarautz 2012. Previa.

Mañana, Zarautz. Un mito del triatlón vasco, que vuelve a su formato original tras un par de años en los que intereses privados desvirtuaron bastante el espíritu de la prueba.

Una carrera que he hecho dos veces:

en 2006, con mi Mendiz, mis primeros acoples largos, zapatillas normales y las eternas Scirocco.

donde sufrí como pocas veces en mi vida, pasé el corte de la bici por un minuto, me arrastré corriendo a más de 35ºC y juré que no volvería…

pero claro, somos así, y ya algo más curtido, volví en 2009, pero todavía sin preparación específica para larga.

Ahora vuelvo con mucho más fondo, sobre todo en bicicleta (y “to’ flipau”, claro: cabra, casco aero, ruedones….). De los tres media-distancia que tenía planificados para este año, es la última oportunidad que me queda de hacerlo bien, así que no quiero quedarme a medias tintas e intentaré salir un poco más ambicioso de lo normal en mí (o sea, lo que digo siempre). Me da igual quedar el 120 que el 150, pero no es lo mismo quedar bastante más delante.

Más si cabe después de todo el apoyo que he tenido en el último mes. Empezando por Esti de Igaro, que ha conseguido poner mi espalda casi casi al 100%, pasando por Iván e Ibón que me han dejado sus trajes de neopreno para sustituir a mi maltrecho Blueseventy en esta cita,

por Borja con su compañía en la carretera y en el día a día aunque ahora casi ni nos veamos, a toda la gente de IDEC (Juanjo, Koldo, Gorka, Jesús, Miguel, Manolo, vamos media plantilla!!) que ha currado para hacerme unas laminar cover a medida que entren en las hiper-mega-requete-aero vainas traseras de la BLUE, y cómo no a Patri por no mandarme a la mierda en este tiempo.

No estoy nada nervioso para la carrera. Como puse en facebook, no hay como organizar un triatlón en Donosti al día siguiente, para no tener tiempo ni para ponerme nervioso ni preocuparme por una “simple” carrera en la que sólo tengo que nadar, andar en bici y correr.