Blue Triad SL 2012 LE (IV). Análisis y detalles.

Último capítulo dedicado a la BLUE TRIAD SL. Tras la elección, la talla y los ajustes de posición, he dejado para el final lo más importante: cómo me ha ayudado a mejorar mi rendimiento, medido, como siempre, en watios y pulso.

Hace unos meses, publiqué unos datos de cómo habían variado los watios que era capaz de meter en una salida larga en función del pulso al cambiar la posición en la Razesa de crono levantando bastante el manillar. Es decir, de cómo de fácil era capaz de meter watios con menos esfuerzo. Ahora a esa tabla le he añadido los datos que he sacado en las salidas largas (más de 2h30) que he hecho con la Blue Triad SL.

La diferencia es notable. Se puede ver cómo con el mismo pulso (esfuerzo) puedo mover aproximadamente 10 watios más. Esto tienes dos causas, aunque es difícil cuantificar cuánto influye cada una:
1) Posición (ir más adelantado)
2) Rigidez del cuadro, que hace que los watios no se pierdan por el camino deformando el cuadro (elásticamente, claro), sino que lleguen íntegramente al buje trasero. Esto se podría medir si tuviera un sensor en las bielas, que estuviera calibrado con el PT, pero como no es el caso, pues nada.

Yo diría (a ojo) que la proporción de lo que contribuyen cada uno de los dos factores en los datos que he medido, es 80% posición, 20% rigidez.  Hay que tener en cuenta, que en la mayor parte de las salidas, son en llano, sin meter mucha fuerza en los pedales. Lo de la rigidez se nota, y mucho, sobre todo al ponerme de pie, subiendo y en arrancadas. El eje no se mueve absolutamente nada, y veo unos picos en el sensor que antes no aparecían. Evidentemente, en una subida, esta proporción cambiaría.

La toma de datos tiene dos limitaciones teóricas:

1) que mi estado de forma también evoluciona según avanza la temporada. Sin embargo, cuando cogí la Blue por primera vez fue a finales de abril (cuando ya estaba bastante fino) y el primer día ya pude ver la diferencia.

2) que no voy el 100% del tiempo acoplado, pero en todos los entrenos intento ir  acoplado el máximo de tiempo. Eso no ha cambiado al cambiar de bici. Tal vez, en la Blue he intentado mantener la posición más, por lo que en principio los datos tendrían que haber salido peor, pulso más alto para la misma potencia, pero no ha sido así.

Por otro lado, tengo serias sospechas de que mi aerodinámica (la del conjunto bici+ciclista, que es la importante) también ha mejorado, pero eso de momento no lo tengo medido, así que por ahora, no digo nada.

Y para terminar, algunas fotos de los detalles de la bici que más me gustan.

Tubos aero, muy afilados. Es una pena que estas formas nunca se aprecien en las fotos de catálogo de cualquier marca.

Vainas trasera muy cerradas y cubriendo el cambio trasero. Un punto muy característico de Blue desde hace años.

Manillar muy limpio y con posibilidad de regulación. El Garmin 910xt, entra perfectamente con el soporte de serie.

Freno trasero escondido. La unión de las vainas con el tubo del sillín, tiene mucho mérito desde el punto de vista de fabricación, y queda muy chulo.

Uno de los puntos que menos me gustaba de la Triad era que el freno delantero quedaba muy expuesto al aire, pero lo solucioné con el Omega Brake. Se trata de un freno desarrollado por Tririg.com. Me pareció currado, ingenioso y me gusta la gente que sin muchos recursos, desarrolla cosas desde el principio, así que lo que me costó el freno me dolió un poco menos de lo habitual.

Tienen publicado hasta datos de túnel de viento realizados por Andrew Coggan. Muy interesante. Si alguien quiere verlo: Estudio de frenos aero. El Omega Brake,  irá montado de serie en la versión SL de la Blue Triad 2013. En algo me he adelantado!:)