Josetxo Imaz 2012. Crónica.

Otra vez una mala digestión el viernes (ahora sí que sí, última vez que como cordero), que me creó malestar y mucho cansancio hasta la noche del sábado, lo cual no presagiaba nada bueno para el domingo. Pero bueno, dos días con la tripa mal parecía excesivo así que tenía bastante confianza en levantarme mejor el domingo.
Más o menos así fue. No descansé mal, la tripa estaba mucho mejor pero me levanté con unas tremendas agujetas en los cuádriceps por culpa de unos trabajos manuales en la mañana del sábado a los que no estoy acostumbrado.
Llegamos a Beasain, fotos oficiales del equipo y a Ordizia.

El circuito era el tradicional y por lo tanto, diferente al del año pasado. Salida desde la parte exterior de la pista de atletismo, cuesta abajo y sin frenos, y después aguantar hasta donde se pueda.

Como siempre, aunque nos ponemos pronto en la salida, nos quedamos en cuarta fila. Echo cuentas: si el año pasado quedé el 35, tengo bastante más gente por delante de la que me corresponde y este año no tengo a Borja delante para hacerme hueco. Se da la salida y efectivamente, estamos atrás, aunque tampoco demasiado.

Me abro a la derecha para tomar la primera curva por fuera y evitar tropezones y enseguida se hacen los primeros grupos.
En el kilómetro 3 me marcho de mi grupo, para intentar ir hacia delante, o hacia donde sea, pero a mi ritmo. Empiezo a notarme asifixiado, aunque las pulsaciones están en lo más o menos habitual (178). Pero la tripa está revuelta, y no paro de eructar… Llega la recta de Lazkao. Horrible, picando para arriba, sólo, y sin ninguna posibilidad de coger al grupo de delante… Me parece que es cuestión de tiempo que me enganchen por atrás. Momento para concentrarse en la técnica, en levantar rodillas, bracear y buscar el máximo impulso que las T7 (segundo día que las llevo, todavía tienen que hacerse un poco más al pie) me puedan dar.

En el giro de Lazkao veo que voy en mejor puesto que el año pasado, pero que el grupo que me persigue y que me va a coger es de unos 10… Bueno, es lo que hay. Llevo un mes entrenando y un día y medio de series, no hay más. Intento aguantarles en CAF, pero se me terminan yendo. Ya sólo queda un kilómetro, tiempo suficiente para perder un par de puestos más, pero por lo menos no hundirme en la cuesta de subida a la pista de atletismo.

Oigo a Kepa que me anima, e intento apretar algo en la pista de atletismo que siempre mola correr ahí, aunque está mojado y patina un huevo. Encaro la recta final y veo un 34:52, aprieto (lo cual no quiere decir necesariamente que acelere) y entro con 35:02, aunque mi Garmin marca 10.080, lo que supone 3:28/km, mi mejor ritmo en 10km y puesto 36º, aunque esto es lo que menos me importa, sobre todo mientras siga corriendo gente que está sancionada por dopaje.


Comparación con el año 2010, en el mismo circuito pero algunos metros más por las obras:

Así que no puedo estar más contento. Esto es muy largo, todavía estoy en 74 kg y no tengo ni los objetivos para 2013 completamente definidos, pero tengo unos buenos puntos de partida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s