226ers.

Uno de mis cambios más grandes de la temporada pasada fue el paso a entrenar y competir con productos de hidratación y alimentación 226ers.

Conocí esta marca hace tres años en Arenales del Sol, en la feria del corredor del triatlón de Elche. Si no me equivoco, entonces hacían el lanzamiento de sus productos y eran la bebida de los avituallamientos de la carrera.

En el chiringuito que montaron en la feria, estuve hablando con Jesús Sánchez Bas, a quien entonces ni conocía, ni tenía ni idea de quién era… Pero me explicó el producto con todo lujo de detalles. Me gustaba que usaba como hidrato de carbono Vitargo, que por aquel entonces era lo que tomaba, pero que solucionaba los dos defectos más grandes de este producto: su asqueroso “sabor neutro”, y las dificultades de disolución en agua que hacía que llegaras a casa después de entrenar con unos grumos espectaculares en el fondo del bidón.

En la feria lo probé, y me gustó  el sabor, pero en carrera cogí un bidón que me dio una acidez terrible y me olvidé de 226ers por un tiempo, a pesar de que estaba claro que era un problema de proporciones.

Por aquel entonces, también tomaba el Mega Mass del Decathlon, como bebida de recuperación (que a pesar de su foto de portada tenía más hidratos que proteínas), que iba bien y estaba muy rico, pero me daba unos gases terribles.

Al año siguiente, llegamos a un acuerdo en el equipo con Victory Endurance. Me gustaba el sabor, tal vez demasiado dulce, pero notaba que tenía que tomar demasiado para que funcionara y me pasaba el día meando. El Recovery también me gustaba, pero también me producía muchos gases. Y como podíamos comprobar en las concentraciones de Benidorm, no era sólo cosa mía..

Así que este año, después del triatlón de Valencia, intenté que me metieran en el programa Élite de 226ers, y lo conseguí.

Esto dio un vuelco a mi forma de “alimentarme” en las carreras. Después de leer a Jesús en su blog y hablar un par de veces con él, donde decía que no comía nada sólido en las carreras, decidí intentarlo yo también, por lo que pasé a entrenar en “modo camello”, aunque sin llegar a los extremos del ahora campeón del Mundo de IM, en G55-60, Pedro Oviedo:).

A partir de entonces, empecé a hacer todos los entrenamientos (que por aquellos meses ya eran todos de más de  entre 2h30y 4h30) con sólo 2 bidones de Energy de 226ers. Siempre salía con barritas y geles en el bolsillo por si acaso, pero pocas veces me sentí con hambre como para comérmelas.

En Zarautz hice mi primer intento de no comer sólido en carrera. Me daba algo de miedo, para qué nos vamos a engañar. Pero llegué a la T2 con todavía medio bidón lleno, o lo que dicho de otra forma: con bidón y medio y 3 geles (con y sin cafeína) tuve suficiente, más el agua de los avituallamientos para pasar los geles, tal como recomiendan en su web.

El resultado fue mi mejor carrera en MD hasta ahora, con mi mejor puesto corriendo, que es donde se nota de verdad si la tripa va bien o mal.

En Vitoria, ya LD (2 horas más), volví a repetir. Esta vez, un fallo de coordinación entre los jueces (que se ve que no fueron a la charla técnica) me fastidió mucho porque no pude coger el tercer bidón de Energy, que tenía en el avituallamiento personal, y tuve que estirar los dos bidones que llevaba en la bici  cogiendo bastante agua en los avituallamientos, lo que me hinchó un poco la tripa… Aun así, fui muy constante toda la carrera y acabé bastante fuerte, con la cuarta vuelta más rápida que la tercera.

Conclusión: son productos algo más caros que otros, pero tienen una calidad indudable y a mí me van muy bien. A gente a la que se los he recomendado, también le ha ido muy bien.

Además no llevan gluten, algo que llevo tiempo intentando eliminar de mi alimentación, y tampoco tienen azúcares, por lo que no se producen picos de insulina. En estas cosas no quiero entrar demasiado. No soy especialista en nutrición y no me gusta hablar de lo que no sé.

En cuanto a sabores, (esto es más fácil) a falta de probar los de fruta del bosque, ya me he quedado con el de limón tanto para el isotónico como para el Energy, y el de chocolate para el Recovery.

Así que una cosa menos que hay que probar para la temporada entrante, porque ya la tengo resuelta.

Para terminar dejo un link a las recomendaciones de Jesús (seguidor de la paleodieta) para la alimentación del día D. Algunas cosas las sigo y otras, no. Cada uno somos diferente, pero en cualquier caso, creo que son interesantes:

Paleo adaptada para deportista. Cómo se debe aplicar y cómo la aplico yo.

3 comentarios en “226ers.

  1. Y la trainera de tortilla que me zampé en el alto del Izoard durante el Embrunman, cómo la catalogarías? Yo como rico en sustancias placenteras. Aunque un tanto ladrillo de ingerir… La de toxinas que tiene que producir eso, juejue.
    Vía Special Needs Bag y congelado durante la noche eh. La higiene es lo primero… 😉
    Nada de Coke?
    Para cuando un post sobre la gestión de la temperatura? Personalmente un factor mucho más limitante que la alimentación. En qué pruebas dan bloques de hielo durante la maratón y cómo. Nunca he llegado a verlo.

  2. Ekimov!! Aspaldiko!!

    Un día tenemos que tener una sentada tú y yo solos para que me expliques tu “running comuting”, lo del bote de sal en Niza y la trainera de tortilla.
    Para la gestión de temperatura necesito algo que lo mida.. Y de momento no tengo un termómetro (corporal, se entiende) suficientemente cómodo.

    Saludos!

  3. Vista tu ortodoxia en el análisis y aplicación, no creo que sea el ejemplo a seguir ,-) Ya sabes, en casa del herrero… Fuera del curro apetece más ir por feeling. Aunque te diré que desde que en una prueba el año pasado empecé a dar una vuelta de más al llegar a la T2 (y dudas vitales en varias ocasiones), he montado cuentakilómetros!
    Aunque un experiemento de los tuyos enfocado al temperature management ya me interesaría. Mi problema es que la temperatura, como la entropía, crece y crece y crece!!
    En cuanto los alimentos, sin querer menospreciar su importancia y reconociendo que habrá un óptimo de cantidad y composición en cuanto a ulterior rendimiento, el propio cuerpo puede también habituarse a las costumbres mejor o peor, con lo cual la solución puede ser no convergente. O más sencilla…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s