Previa del Triatlón de Bilbao.

Mañana será mi 5º triatlón de la temporada y todavía estamos a 17 de mayo. Sinceramente, no me apetece demasiado. Acabé la semana pasada cansadísimo y he intentado recuperar como he podido durante la semana con sólo tres días de natación en los que no he llegado a 7500m (aunque con buenos ritmos) y una visita a Igaro. Nada más.

Tengo los isquios para regalar, muy tirantes y como consecuencia la zona lumbar tocadita. Eso, unido a una previsión de tiempo de 10ºC de máxima, viento y lluvia, con dos bajadas largas en las que quedarte tieso y una salida en masa de 700 tíos desde el agua de la Ría (eso va a ser para verlo, pero desde fuera)… pues nada, que voy porque el año pasado ya me tuve que rajar por estar lesionado de lo mismo que ahora estoy casi a punto y porque van Borja y Guz, que tienen esta carrera marcada con una X en su calendario. Si estuviera sólo, no iba.

Espero que mañana la cosa cambie. Que cuando lleguemos allí, saque la bici, me ponga el neopreno y vea a tropecientos tíos en las mismas condiciones que yo (espero por su bien que físicamente estén mejor), me motive, haga una salida como Dios manda (las estuve entrenando ayer en Mendi), en los casi 1000 metros que hay hasta el giro me coloque bien, me salga una bici buena, corra como he corrido en Senpere o en los últimos entrenamientos y en definitiva, compita como si fuera la última oportunidad de mi vida de que me salga LA CARRERA.