Crónica del triatlón Sprint de Zumaia. Mi primer top-10 en Euskadi!

Casualidades de la vida, justo después del Challenge de Vitoria de infausto recuerdo para mí, me enteré gracias a Guz de que volvían a abrirse las inscripciones de Zumaia. Triatlón Sprint, llanito, con no demasiada gente, con agosto para entrenar… La ocasión parecía inmejorable para intentar hacer algo esta temporada donde “amortizar” todo lo que he entrenado este año y no quedarme con un sabor de boca tan amargo.

Así que después de la inyección de moral de Castro, me centré en preparar en condiciones y de forma específica un triatlón Sprint, algo que creo que hasta ahora no había hecho, por lo menos en los últimos años. Así que muchos bloques de 50m como he visto hacer a los pupilos de Jamie Turner en Mendi (gracias Oscar por la ayuda!), mucho entrenamiento con neopreno en la piscina de 50 del Estadio, varios días de entrenamiento con series de menos de 2 minutos en la G5 y los Osymetric, y entrenamiento de velocidad y técnica de carrera. También un trabajo de mentalización muy grande para ser capaz de forzar de verdad nadando, porque si se volvía a repetir mi natación de Donosti se terminaba la carrera en la T1 (de nuevo) y … para eso mejor quedarse en casa.

Para dar un poco más de emoción al asunto, para variar este año, alerta amarilla por viento, granizo, lluvia… Euskadi tropikal!!

Con todo esto me infiltré en la furgoneta pseudo-oficial del SVC (no estaba el panorama para ir a pasar el día en familia a la playa) , y para Zumaia que nos fuimos con tiempo más que de sobra. Me adapté a los protocolos del SVC: no reconocer el circuito, ir a coger los dorsales sin la bici, volver a la furgo, café (ésta estuvo bien) y volver a boxes.

Novedad para este tri, me llevé una goma para calentar en seco (otra cosa que he aprendido de los aussies), que por cierto me dejé en boxes. Una carrera me ha durado. En fin.

Tras charla con el histórico Altuna, me pongo pronto el Helix tuneado para la ocasión (que diferencia con el Xterra con el que he estado entrenando nada más ponérmelo), dejo el dorsal como siempre (para metérmelo por los pies, he estado ensayando por la cabeza como me ha dicho Guz pero no lo veo nada claro), nada de gafas en la bici y gel de café de 226ers con traguito de agua y nos vamos hacia la zona de la salida que no está cerca, con mucho cuidado de no clavarme nada en la planta del pie como ya me pasó hace unos años.

Veo la salida de las chicas: este año se sale desde la rampa, no desde el agua. Al principio no me parece muy buena idea, pero visto que es imposible controlar a la gente en el agua, que tampoco estamos muchísimos y que la rampa no patina no me parece tan mal. Lo que sí que me mosquea es que en cuanto se da la salida, los chipirones y los que pretenden serlo se ponen ya en la “línea” de salida y no se puede calentar en esa zona. Si quedan 15 minutos!!! Total, que ya me he quedado en tercera fila y sin calentar. Busco a Guz y ya está en primera fila. Mierda. Pues nada, ya que la he líado, por lo menos voy a intentar calentar en otra zona. Me marcho de allí y me hago unos metrillos yo sólo.

Con buenas sensaciones, moviendo fácil los brazos y notándome rápido. Vuelvo a salir del agua y me coloco exactamente en el mismo sitio en el que estaba. Parece que no hay demasiada gente por la labor de meterse a recibir golpes. Tercera fila, detrás de Astigarraga e Eizaguirre. No queda otra opción. Así que ya sabemos lo que toca, meterse en la pelea y esperar a que se haga el hueco. Igual no es tan mala solución teniendo en cuenta que salimos contra corriente. Es igual. Ya está hecho. 750m. No tengo que pensar en lo que viene después. Sólo en los 750 metros.

Salida: Follón terrible. Creo que hago entre 50 y 100 metros sin ser capaz de meter la cabeza en el agua de lío de piernas y brazos que hay. Pero sin entender muy bien cómo, voy avanzando y no recibo golpes. Se oyen gritos desde el espigón. Me centro en mantener la posición esperando a llegar a la boya y que todo se aclare un poco. Me abro para evitar golpes, giramos en la segunda y ahora ya todo es más fácil. Recto y con espacio hasta la escalera de salida. Le distingo a Guz a mi lado. Miro hacia delante y no veo espuma mucho más lejos de mí. Creo que vamos bien! No tengo pies. Veo un grupito por delante a unos 10-15 metros. Hago un par de intentos de engancharlo pero no lo consigo. Voy muy pegado a un chico con neopreno de espalda azul, creo que sin molestarnos. Intento cambiar un par de veces, pero tampoco me puedo ir, así que creo que el ritmo que llevo es el que tengo así que me limito a mantener la posición, no desviarme y subir la escalera lo mejor posible.

Me pongo en pie sin problemas ni mareos, me quito las gafas y el gorro sin haberme soltado el traje, con lo que al quitarme las mangas, se quedan dentro pero la mano sale bien. Encuentro mi bici rápido, me quito el traje con 2-3 pisotones mientras me pongo el casco, tal como he ensayado estas semanas y sólo necesito un pequeño último empujón con la mano en un pie. Dorsal por los pies y fuera.

Salgo justo detrás de Guzmán, semi salto, la zapatilla izquierda entra en el tercer intento pero transición muy buena en general. Estamos un grupo bastante grande: muchos clásicos Uzkudun, Goñi, Tejería, Regillaga y chavales más jóvenes a los que no ponía cara (Osoro, Eskisabel..) Enseguida nos ponemos a tirar Guz y yo acompañados sobre todo de un chico del Zarautz (Lazkanotegi, que tampoco le conocía). Hoy miércoles ya no recuerdo cuándo fue cada ataque… Fueron un montón, la mayoría más cambios de ritmo de Guzmán que ataque propiamente dichos, a los que salíamos Lazkanotegi y yo, pero que no eran suficientes para hacer hueco y algunos más serios de Tejería. Cuando llegó el ataque duro de Regillaga, no pude salir a por él, pero una vez pasado el repecho de subida les volvimos a coger colaborando bien entre 6 ó 7.

Pasados unos kilómetros, no parece que ya nadie vaya a ser capaz de marcharse, decido tomarme un descansito y dejarme caer hacia atrás empezando a pensar en que hay que ganar a todo ese grupo corriendo y hay gente rápida. Peeero, en el giro nos cantan menos de un minuto con el primero grupo, donde sólo he contado 5 cuando nos los hemos cruzado y luego ya vamos nosotros!!! Así que me caliento y paso hacia delante de nuevo. Cuando faltan unos 5 kilómetros y voy tirando, ataca Adur, que ha estado racaneando en la parte trasera del pelotón. Salgo tras él, y seguido todos los demás. Le cojo “fácil”, pero como ya me estoy cansando de salir a tanto ataque y me veo fuerte en bici, cambio la táctica y paso a defenderme atacando y salto. CAGADA. Salgo bien, miro para atrás, veo que he hecho hueco y sigo apretando, vuelvo a mirar para atrás, el hueco se mantiene: bien, Diego Bien, pero entonces se me ocurre mirar para adelante y me encuentro EL REPECHO, que entonces me parece el Mortirolo… joder…. Entonces me empieza a pasar el grupo encabezado por Tejería, muy fuerte, mucho más rápido de lo que voy yo. He hecho la mejor natación del año, un parcial de bici muy fuerte y la voy a CAGAR a falta de 3 km para la T2?? NO. Así que aprieto los dientes, me pongo de pie y consigo enganchar. Menos mal… He librado porque el grupo era grande, pero para la siguiente ya he aprendido.

Empiezan a caer unas gotas de las que dejan la carretera muy peligrosa, así que me quedo el último para tomar las curvas y rotondas a mi aire, y llegar cómodo a la T2 a cola del grupo, a pesar de que veo que 4 o 5 han llegado un poco más distanciados.

Cruzadito sin problemas, concentración máxima buscando mis zapatillas en boxes (aunque antes veo el neopreno, qué gran idea que sea el forro naranja) ni gel ni leches, y salgo muy rápido esquivando a Guzmán que está sentado en el suelo.

Aquí ya no hay tácticas que valgan. Apretar y apretar. Paso a Gari nada más empezar y tengo a Tejería, Eizaguirre y a Adur por delante, pero el primer kilómetro (3.18/km) no les recorto. No creo que todo el mundo vaya a aguantar a ese ritmo (yo tampoco), pero tengo bastante confianza en que no va a decaer mucho. Adelanto a Tejería y en el giro empiezo a contar y ver a quién tengo delante y quién puedo pillar: 11º. Mucha gente que no conozco, pero creo que a Altuna Jr, Eizaguirre y Adur sí le voy a poder coger. Pero pasa la primera vuelta y no he pasado a nadie. Bueno, no voy a estar tan cerca de un top 10 en mi vida y me voy a quedar ahí?? Cambio de ritmo y cojo a Tejería. Poco después a Altuna y en el último giro, a Adur. Ya sólo queda llegar hasta Zumaia en esa interminable recta (pero qué bonitas son las rectas de las rías) . Tengo a Osoro a unos 10 segundos. Vuelvo a cambiar. Ya hay que darlo todo, como lo he estado haciendo en las series del Prado las dos últimas semanas.

Pero no es suficiente, así que entro en la recta de meta, miro para atrás, veo que Adur está ya distanciado y me tomo un respiro para hacer una dedicatoria a Patri y su barriga, que bien que se lo merecen y ya se lo debía.

CLASIFICACIÓN

 Muchas gracias a Guz por darme la confianza que muchas veces me falta, también a Diego por aguantarme en las horas previas (y en el viaje de vuelta, J) y a toda la gente que organizó el triatlón de Zumaia de una forma tan genial. Es un carrerón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s