Triatlón Sprint de Valbuena de Duero. Previa.

Siguiendo la dinámica iniciada en Zumaia hace 15 días, el sábado competiré de nuevo en un sprint con drafting, esta primera vez en tierras castellano-leonés. Será mi debut en un triatlón sprint de esta comunidad, con gente nueva a la que no conozco a excepción de Gorka Bizkarra y Guzmán, que será mi Cicerone y que ya me ha hecho la labor de scouting.

No he podido prepararlo tan bien como en agosto Zumaia, pero no me puedo quejar. Estoy nadando a intensidades que nunca había hecho, con entrenamientos llenos de series por encima de 150 ppm, en bici estoy subiendo bien, aguantando altas intensidades y encontrándome a gusto con la bici de carretera y corriendo estoy rápido, aunque no consigo despegarme de los 2 kilos que me acompañan desde agosto.

Hoy tengo visita en el trabajo con comilona incluida aunque intentaré controlarme. Una visita que no era demasiado complicada a priori pero que ha traído como consecuencia unos días mucho más estresantes de lo habitual gracias a que en el trabajo también cometo errores, a pesar de que tengo unos compañeros brutales que han contribuido a minimizar los daños. Creo que nadie ha conseguido evaluar cuánta fatiga o que TSS lleva asociado un par de sesiones de 8-10 horas con este nivel de estrés además de la correspondiente pérdida de sueño, pero no estaría mal que alguien lo hiciera.

Pero bueno, que la semana de Zumaia me encontraba más cansado, que el sábado me montaré en el coche con Guzmán, nos descojonaremos durante horas a pesar de los nervios, intentaremos hacerlo lo mejor posible en la carrera, veremos qué tal se me da lo del río, qué pasa en la bici con gente desconocida, a ver cómo llegamos a correr y si no pasa nada raro, nos volveremos a casa tan contentos que es de lo que se trata.