Triatlón Sprint de Valbuena de Duero. Análisis.

A estas alturas me da un poco de pereza escribir el análisis del triatlón de Valbuena de Duero: primero porque lo tenía medio hecho y lo he perdido y no hay cosa que más me joda que repetir cosas que ya tenía hechas y segundo porque hace ya unas semanas que pasó, ya he escrito todo lo de Valtierra, llevo una semana y media de descanso…. Pero fue un triatlón sprint completamente diferente a lo que había hecho hasta ahora, en condiciones complicadas y peculiar en su desarrollo así que creo que merece la pena.

Como ya escribí en la crónica, me encontraba bastante mal después de una semana de mucho estrés en el trabajo que terminó con un viernes maratoniano con comida fuera de casa incluida. El sábado no me encontraba mucho mejor (si no hubiera ido con Guz creo que me habría quedado en casa) y desde que empezó la natación me noté muy flojo y me pasaron por todas partes hasta que se estabilizó el asunto.

Me salen 550 metros con el Garmin en 8:30. No sé si había corriente o no, pero en cualquier caso, una vez más esta temporada, mala natación.

En la bici empecé a encontrarme mejor, aunque con el pulso acelerado. Dadas las circunstancias de carrera, decidí no esperar a nadie y hacer los 20 km en solitario. Aguanté bien, sin hacer watios en las subidas para tirar cohetes pero por lo menos las hice a potencia constante (suficiente para marcharme en la primera y mantener en la segunda) y casi iguales entre sí: (309 y 174 ppm y 316 y 175 ppm)

Sin embargo el promedio de watios fue bastante bajo: 254w y 280 normalizado con 171 ppm, comparado con las otras carreras que he hecho en septiembre: Zumaia (270/302/-) y Valtierra (257/296/168) y a pesar de ello, llegué muchísimo más fundido a correr.

Así que el resultado en el último parcial fue uno de los peores últimos parciales de mis últimos años en distancias cortas. No sólo en tiempo/ritmo, ya que ni la dureza del circuito ni el calor que hacía ayudaban para hacer buenas marcas, sino porque por primera vez desde que hago triatlón no me pude exprimir hasta el final porque ya estaba muerto en el km3.

Como dije en la crónica, creo que la estrategia fue correcta. Si hubiera esperado al grupo de atrás, Alfonso Martínez me hubiera machacado igual corriendo, y me arriesgaba a no entrar con el grupo en la T2. El “fallar” corriendo fue producto de la petada general que llevaba consecuencia de toda la semana y sin embargo, el resultado global es que conseguí un puesto más que bueno aunque me supuso un esfuerzo como hacía mucho tiempo no tenía, pero que en general me dejó satisfecho por haberle echado un par de huevos y sobreponerme a un mal día, aunque lo de quedar 4º me fastidia casi tanto como tener que escribir algo que ya tenía hecho…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s