Intentando mejorar la técnica de natación.

En el post “Mesociclo 2 y el Cambio”, hablaba de la necesidad de optimizar cada movimiento de forma que estos fueran lo más eficientes posibles y de cada entrenamiento para conseguir que estos fueran lo más eficaces posibles.

Uno de los apartados donde hay mayor margen de mejora normalmente es en la natación ya que los movimientos están llenos de defectos, pero también es muy difícil corregirlos, bien por ser vicios adquiridos, porque el agua no es nuestro medio, etc.

En mi caso, la semana pasada quedé con Oscar Abad, que este año me ayuda de nuevo con la natación, para intentar corregir algo mi técnica.

Identificamos dos errores en los que intentaré centrarme en adelante

  • La entrada del brazo izquierdo
  • El agarre con el brazo derecho.

Evidentemente, hay muchísimas más cosas que mejorar, pero éstas parecen las más evidentes y mejoras en estas fases iniciales de esta braza pueden derivar directamente en eliminar errores en otras fases posteriores y con lo que cuesta corregir defectos, con dos de momento es más que suficiente.

Para ver estos defectos he utilizado un vídeo subacuático de octubre, a principio de temporada.

Brazo izquierdo

 Se ve claramente cómo al meter la mano lejos de la cabeza, el codo entra a la vez que la mano, de forma que cuando estiro algo más el brazo para coger agua más lejos, se me cae el codo por debajo de la muñeca, haciendo casi imposible cualquier tipo de tracción hasta que la mano está prácticamente bajo la cabeza.

El objetivo de las próximas semanas es meter la mano algo más cerca de la cabeza, para que entre antes del codo y cuando la mano vaya hacia adelante, lo haga siempre por debajo del codo.

Brazo derecho

Por otro, con el brazo derecho la entrada es algo mejor, pero “agarro” agua con los dedos juntos, la mano muy tensa y no consigo llevar la mano recta hacia atrás, si no que la llevo haciendo eses.

El objetivo en este caso es, intentar llevar la mano más relajada, algo curva y controlada en la línea que va por debajo del hombro.

Para mejorar esto no hay más receta que insistir, insistir e insistir, pero concentrándome y fijándome bien en lo que estoy haciendo. Me he comprado la tuba de Finis para ver si me ayuda algo a fijarme en los movimientos de mis manos. Ya veremos si funciona o no.