Triatlón olímpico sin drafting de Laredo. Crónica.

Después de una buena carrera en Arroyo de la Encomienda, llegaba la segunda prueba en distancia olímpica sin drafting, que es la distancia para la que más he estado entrenando este año, aunque el objetivo principal de la temporada sea el MD de Vitoria… cosas de la vida.

Llegaba animado y con ganas de hacer un buen papel. También era el primer triatlón en el que iban a estar Patricia y Adrián, estábamos unos cuantos del Vibike…

Además de la parte mental, preparé la carrera con mimo: me estudié bien las referencias de mi rendimiento de la carrera anterior, analicé lo que hice mal y me hice el circuito de bici dos veces el fin de semana previo, aprovechando que estuvimos en Castro. Me sirvió para ver las subidas, las bajadas y los 12 km de llano. No tenía ninguna duda de que el circuito era de cabra, tapas y rueda delantera de 90. Incluso estuve a punto de poner un 11-23 para aprovechar que las bajadas eran prácticamente rectas, pero finalmente opté por un 12-25, para no subir atrancado en las rampas más duras.

Por último, y también después de la experiencia de Arroyo de la Encomienda, decidí no hacer lo que hace todo el mundo el día anterior de una carrera y hacer lo que a mí me viene bien: descanso total.

Como suele pasar cuando tengo muchas ganas de una carrera, estaba nerviosísimo y la espera hasta que llegó el momento de salir hacia Laredo se me hizo eterna. Una vez allí, lo primero que tenía que hacer era solucionar el tema de las salidas. Tenía que aclarar con David Bustillo, el organizador, un comentario mío en Twitter y después asegurar que los jueces ya sabían que en la organización ya me había cambiado de salida siguiendo los criterios establecidos, como David ya me había dicho confirmado.

Abro paréntesis: que yo saliera en la primera salida, evidentemente no cambia mi opinión respecto a la existencia de dos salidas dentro de la misma clasificación. Está claro que hay una desventaja para los de la segunda salida si se hace por criterios de algún tipo de “ranking”: no cogen pies buenos, tienen mucho más tráfico para adelantar en bici, no tienes referencias para sabe dónde estás en carrera, etc.

Creo que se optó por la solución menos mala de las que se podían tomar en ese momento, pero no creo que sea una solución que se pueda mantener para próximos años. Sencillamente porque es injusta para la mitad de los triatletas y además se tomó a 48 horas de la celebración de la prueba. Es un tema interesante del que tal vez hable más adelante, cuando vea lo que pasa en otras carreras similares y tenga algo más de tiempo.

Sé de sobra lo que cuesta organizar un triatlón cuando no te dedicas profesionalmente a ello, y por ello nunca criticaré a organizaciones que cobran 22€ por un olímpico (salvo que pongan el riesgo la seguridad de las personas), pero eso no quita para que pueda (y creo que debo) expresar mi opinión cuando hay algo que creo que no está bien. Cierro paréntesis.

Me metí al agua el primero para intentar calentar algo más y mejor que en Arroyo. Las sensaciones también fueron mejores. El siguiente objetivo era colocar me por una vez bien en la salida. Estuvimos bastante tiempo esperando: normalmente suficiente para dudar, para que se me ponga gente delante…Esta vez lo tenía claro: primera línea, recto hacia la salida del puerto, evitando las estacas que había en los pantalanes, salir fuerte y en cuando me rebasaran por un lado, a pies.

Fue exactamente lo que hice. Aunque salí fuerte, enseguida me sobrepasaron (la velocidad con traje no es lo mío) y a partir de ahí, aguantar, no descentrarme y empujar bien (no pasar la mano por debajo del agua).

Intenté varias veces saber dónde estaba, pero sólo veía gente por delante (demasiada, siempre parece que hay demasiada) y no era capaz de ver las boyas. No lo hice hasta que la tuvimos prácticamente encima. Me abrí para pasar sin problemas, y otra vez a pies. Así los 1500m, sin tener ni puñetera idea de dónde estaba en ningún momento, pero nadando creo que mejor en Arroyo. Después del laberinto por dentro del puerto, por fin encaramos la rampa de salida, aprieto un poco, le doy a los pies para activar las piernas y entonces parece que se me va a subir un gemelo, así que lo dejo estar, hasta que me pongo de pie en la rampa y se me sube la parte trasera de la pierna derecha, vamos: la bola. Me echo la mano a la pierna, cojeo un poco pero parece que se pasa, así que subo la rampa.

Al entrar en boxes me patino y casi me caigo ante el “uyyyy” del público. Me quito el neopreno bien, por una vez no me olvido el dorsal y salgo sin más problemas. Según salgo veo a Loroño junto a su bici, por lo que algo no ha ido del todo bien o él ha mejorado nadando. Saltito de la rana y a remontar.

Empiezo fuerte pero cuando llega la subida para salir de Laredo, veo que no voy. Me pasa Loroño muy fuerte, y soy incapaz de reaccionar. Me lo tomo con calma. Es cuestión de tiempo y volver a recuperar la respiración. Al llegar a la rotonda donde suaviza la subida, empiezo a encontrarme mejor y a pasar gente: Alonso, Alberto Díaz.. Los watios empiezan a entrar bien y esto tiene pinta de que sólo puede ir a mejor. Sigo pasando gente, la segunda subida la paso bien y bajo con precaución sobre todo tras ver a Tejería que se ha ido al suelo, esperando al cruce de Pontarrón, donde sé que llega mi terreno. 12 km de “llano” donde tengo que sacar partido a la aerodinámica y sacar a relucir lo que creo que he mejorado en el llano este año. Adelanto dos o tres puesto y ya me quedo en tierra de nadie. El objetivo en esa zona eran 250-260 w tras ver que en Arroyo me costó, pero veo 280-300 con cierta facilidad, pero visto que voy más atrás de lo que quería, decido continuar bien metido y dando pedales. Al llegar al giro, empiezo a contar: Barroso, Bizkarra, Cuesta, … Creo que voy el 14-15. Los primeros no me han sacado demasiado, y tengo gente a tiro, así que a seguir apretando.

 IMG_250036570703721

En la tercera subida me pasa Rodri, y un viejillo fuera de carrera (con una bici que no me di cuenta que era eléctrica hasta que le volví a pasar en Liendo…). En la bajada recupero mi posición y afronto la última subida empezando a pensar en la carrera a pie, por lo que me tomo el gel de 226ers. Bajada rápida con Ana Casares de referencia y entro a Laredo, donde estoy a punto de equivocarme en un cruce.

Creo que voy noveno o décimo, pero en la transición me vuelve a pasar Rodri, que sale a un ritmo rapidísimo. No le conozco pero me parece un poco excesivo. Yo salgo, teniendo como objetivo remontar al menos una posición y colarme en el top-10. De los de delante sólo tengo certeza de que Loroño es más lento que yo. Así que es mi objetivo. Empiezo a 3:37/km, con mejores sensaciones que en Arroyo, pero otra vez bastante tostado. Intento que mi carrera sea lo más fluida posible, creo que sin demasiado éxito y los kilómetros van pasando.. y a mí también me pasan. Primero Raúl Fernández y luego Ferreras, a unos ritmos imposibles de mantener para mí. Así que en lugar de remontar corriendo como solía pasar en las carreras con drafting, voy yendo hacia atrás.

Sin embargo, si algo estoy viendo en estas carreras es que hay que mantener la fe hasta el final, porque siempre alguien acaba fallando. El primero que lo hace es Rodri, a quien de repente me encuentro parado en el km5. Uno menos. Lo intento con Loroño pero cuando cambio un poco de ritmo empieza a entrarme flato. Esto ya hace unos años que también he aprendido a solucionarlo… Cabeza fría, bajar el ritmo y recuperar la respiración.

Empiezo a cruzarme con gente del equipo que me anima, pero cuando de verdad me vengo arriba es cuando paso por contrameta y veo a Adrián. Vuelvo a intentarlo. Con un cambio menos agresivo, pero manteniéndolo, veo que me voy acercando poco a poco y que Bustillo también está cediendo, así que por fin paso a los dos en el último kilómetro, y ya no bajo el ritmo hasta el final aunque voy sufriendo como un perro.

Como siempre, dedicatoria para mi enano y aunque no lo parezca (no estoy distrutando nada en la carrera a pie y eso me deja un regustillo amargo en meta) satisfecho…

 Al final 9° puesto, y como digo, muy contento. Creo que otra vez una carrera compensada y mejor en general que en Arroyo. Estoy arriesgando en la bici y eso lo estoy pagando corriendo, pero de momento, creo que me compensa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s