Análisis de los pedales P1 de Powertap y comparación con buje G3.

Unos cuantos meses después del lanzamiento oficial de los pedales P1 de Powertap, ya hay un montón de reviews de estos nuevos sensores de potencia que hablan principalmente de su mejor cualidad y que les hace completamente diferentes de cualquier otro sector existente en el mercado: es el único sensor de potencia que es un Plug & Play real. No requiere de ningún ajuste en los cambios, de un par de apriete concreto, calibración etc. Tan sólo una llave allen de 8 mm y menos de un minuto para montarlos, lo que lo hace en mi opinión imbatible en el caso de tener dos o más bicis y/o varias ruedas traseras diferentes,  a pesar de ser más caro que la mayoría de los disponibles en la actualidad.

Algunas de estas reviews hablan muy someramente de la precisión del sistema y dan algunos (muy pocos) datos de comparación con otros sistema de medición de potencia.

Como usuario de sensores de bujes de Powertap desde 2008, a mi me interesaba mucho saber cuál era la diferencia de medición entre ambos sistemas ya que tengo una base de datos de potencia muy amplia obtenida durante muchos años de entrenamientos, carreras, series y análisis que para mí son muchísimo más valiosos que cualquier test de FTP o prueba de esfuerzo con lactato, consumo de oxígeno … Así que pedí unos para probar y por primera vez en mi vida, una empresa del sector de la bicicleta me dejó un producto  para probar.

En el mes de julio, Tamalpais, distribuidora de Powertap en España me dejó uno de los primeros pares de pedales que llegaron a España. Sólo fue durante 48 horas, pero fueron suficientes para obtener los primeros datos e impresiones y también aprender a usarlos a fuerza de cometer algunos errores.

El primer test consistió en algunas series de 10 vueltas al velódromo de Gamarra (2,5 km) con mi cabra. Estos fueron los resultados.

P1TABLA0

En resumen unos 16w y un 6% de diferencia. Esto me sorprendió un poco ya que, como la mayoría de gente con la que hablaba, me esperaba unos 5-6w de diferencia debidos a las perdidas por fricción en la cadena, piñones, etc.

Como se puede ver en la gráfica, la diferencia es más o menos regular, y NO es lineal con la potencia aplicada.

Así que contacté con Powertap USA, les hice algunas preguntas sobre la mal llamada libración y les comenté los resultados obtenidos para ver cuál era su opinión.

Led verde que se enciende cuando los pedales están “despiertos”.

Me dijeron que más o menos eran los resultados esperados y en cualquier caso, me volvieron a a dejar los pedales en noviembre para que les hiciera unas cuantas pruebas más .

En primer lugar, opté por repetir el test en el velódromo para ver si había habido algún error en las mediciones de julio, ya que por ejemplo, en verano la longitud de la biela (parámetro funcdamental si el sensor está en el pedal) no se podía meter todavía en el Garmin. Por suerte, la misma semana en la que los recibí, se publicó la actualización del firmware del 920XT en la que se podía meter ese parámetro. En el 910 xt ya se podía, pero lo que yo no sabía era que sólo se podía hacer una vez que está vinculado el Garmin  a los pedales. Este es un punto MUY importante.

Método para meter la longitud de la biela en el 920XT:

Paso 1: vincular los pedales.

Paso 2: Comprobar el estado de la conexión

Paso 3: Introducir la longitud de la biela

Paso 4: Zero Offset o “calibración”

Introducción de la longitud de biela en Garmin 910xt.

Paso 1:vincular el sensor de potencia

Paso 2: Definir la longitud de la biela

Paso 3: Zero Offset o “calibración”

Paso 4: Vueltas y más vueltas al velódromo.

En esta ocasión, utilicé los pedales P1 y también el buje G3, para comparar aerodinámicamente diferentes modelos de ruedas HED como ya expliqué hace unas semanas : HED front wheels aero test:

P1TABLA1

La diferencia fue la misma que en julio. Un 6% y una relación no lineas entre esta diferencia y la potencia aplicada.

Aproveché la oportunidad que  me brindaron unos amigos de poder probar diferentes modelos de ruedas delanteras de las más avanzadas del mercado y usé exactamente el mismo protocolo que el día anterior:   (Top of the range front wheels aero test)

P1TABLA2

Una vez más obtuve el mismo resultado: 6% de diferencia así que decidí cambiar de bici, ruedas y longitud de bielas para probar los pedales en condiciones completamente diferentes. Me fui a Arlaban, un puerto de 8km con una pendiente cosntante del 4% y estos fueron los resultados obtenidos.

Sorprendentemente, hubo una gran variabilidad de los resultados que fue más notable en las 20 vueltas que di al velódromo. un 12%, mucho más que lo que me salía con la cabra…

P1TABLA3

En este caso, sí que había una cierta linealidad de la diferencia con la potencia aplicada, menos en el intervalo de subida… Esta prueba me volvió a dejar confundido.. así que seguí probando cosas.

Volví a la cabra e hice un entrenamiento de 1h30 dando la vuelta al pantano de Ullibarri, con un ritmo más o menos constante y sin series. La diferencia fue del  5,3% difference, muy cerca del 6%  de las primeras pruebas en el velódromo.

P1TABLA4

Se puede ver que aparentemente, en los primeros minutos, la diferencia es algo mayor, y probablemente tenga algo que ver con la gestión de la temperatura de ambos sistemas.

Primeros 20 min: 233/217=7,3%.

Segunda parte (80 min) 238/228 : (4,3%)

Sin embargo, todas mis teorías y razonamientos sufrieron un vuelco cunado se me ocurrió comparar ambos sistemas en el rodillo y vi los resultados. P1TABLA5

Técnicamente los mismos valores!! ya que la diferencia era más pequeña que la precisión de cada uno de los sistemas  (1,5%),

Esto me hizo empezar a sospechar que había algún factor más hacía que hubiera una pérdida de potencia desde el pedal a la rueda además de la fricción en la transmisión. Flexión en la llanta, deformación de los radios? deformación del cuadro?

Es imposible separar las pérdidas de estos efecctos en la carretera. Haría falta un ensayo completamente instrumentado de una bicicleta y aún así sería  muy difícil, pero por lo menos quería comprobar si introduciendo algo de deformación en la bici (por ejemplo, pedaleando levantado del sillín) introducía una mayor deformación en la bici y esto afectaba a los resultados.  .

Así que en mi siguiente entrenamiento, hice “lap” cada vez que veía un repecho y me levantaba del sillín: unas veces más potentes que otras.

P1TABLA6

Bueno, era menos de lo que me esperaba pero es una diferencia al fin y al cabo.

Una vez convencido de que no iba a ser capaz de distinguir la procedencia de las pérdidas, me tocaba ver cuál era la diferencia en las situaciones más habituales para mí. La más importante, mi entrenamiento favorito y más repetido: : 4×10 min at 85-90% FTP. Sin embargo, el primer día que lo intenté, se juntó que el Joule no tenía pila, pedí prestado un 510 que se liaba porque detectaba los dos sensores a la vez, había muchísima niebla, la carretera estaba llena de mojones de los tractores de la remolacha y las series no salieron muy bien, pero por lo menos saqué resultados. Y una vez más : 5-6%.

P1TABLA7

En el siguiente entrenamiento, volví a repetir el 4×10′, pero esta vez en mi carretera favorita y que nunca falla: el circuito del Half del triatlón de Vitoria.

P1TABLA9

Esta vez la diferencia fue algo mayor: 7,7%. Esto significa que en lugar del 6% que hubieran supuesto 250*1,06= 265 hice 267, 7w… vale, 2,7 w,… Creo que es una variación con la que podré vivir… En los siguientes gráficos, la comparación de los 4 intervalos.

Mi último test antes de devolver los pedales, consistió en tensar más los radios de ambas ruedas traseras y ver si se reducía la diferencia al ser la rueda más rígida.

P1TABLA10

Como se puede ver, los resultados fueron los mismos, así que los radios no eran el motivo.

Como conclusión final, obtengo que en el caso de la cabra la diferencia es muy constante y de alrededor de un 6% difference entre mi buje  G3 y los pedales P1. Más o menos es similar a los valores que Starykowicz  dio en una entrevista a Slowtwitch.  (http://www.slowtwitch.com/Interview/Starykowicz_in_full_5526.htm)

En mi bici de carretera hay una mayor diferencia, probablemente debida a una menor rigidez del cuadro y puede que también de la rueda, y que se hace más palpable con las fuerzas laterales que se aplican en el velódromo y que afectan al conjunto de la estructura más de lo que yo esperaba.

En cualquier caso, la medida de los pedales es consistente, parece que un poco más rápida que en el buje y aunque tendría que actualizar mi base de datos de potencia, creo que es muy recomendable en caso de tener dos bicis y diferentes ruedas.

Powertap P1 Pedals. Analysis & comparisons

Some months after the official launch of P1 pedals, there are lots of reviews talking about the main advantage of this powermeter: it is the only real PLUG & PLAY powermeter in the market. There is no need of installation torque measurement, drive train adjustement, or special tools need.

You need a Hex 8 mm key tool and less than one minute to install them, what makes this system unbeatable in case of owning two (or more) bikes and several wheels.

Some of these reviews talk very briefly about the accuracy of the system giving some (few) data comparing several powermeters.

As user of Powertap Hub Powermeter since 2008, I’d like to know exactly which this difference was as I have a vast database obtained during years of races, training, intervals and analysis that for me is much more valueable than any FTP test result. So I asked for them and for the first time in my life, a Cycling industry company borrow me a product to test it for free.

In July, Tamalpais, borrow me one of the very first pairs of pedals in Spain. It was only for 48 hours, but was enough to get the first data and impressions.

The first test consisted on some 4 minutes intervals in open velodrome with my time trial bike, and these were the results.

P1TABLA0

16w and 6% difference. That was a little surprising for me. I initially thought that there would be a difference of 5-6w due to friction in the drivetrain.

As seen in the graph, the difference is more or less regular, and not linear with the applied power.

So, I contacted Powertap USA, checked with the zero offset values, and explained the results.

Green light display when the pedal is awake.

They told me it was more or less the expected results and I got the pedals again in November for some weeks to continue testing them.

First of all, I decided to repeat the test type in the velodrome to check if may be there was an error in July, as at that time, there was no Garmin firmware available to set the crack length, although the default crank length (172,5 mm) was the one of my time trial bike crank. Fortunately, the firmware for 920xt was released the same week I receieved the pedals and I set this parameter in a 910xt for G3 and a 920xt for P1.

It is very important to remark that this parameter can only be set if the powermeter is linked to the Garmin.

Crank length set in Garmin 920xt procedure:

Step 1: link the powermeter

Step 2: connection double check

Step 3: Set crank length

Step 4: Zero Offset

Crank length set in Garmin 910xt

Step 1: link the powermeter

Step 3: Set crank length

Step 3: Zero offset

Step 5: Laps & laps…

This time I used the P1 pedals (and also the G3 hub) to compare the aerodynamic of several HED wheels, as I explained some weeks ago HED front wheels aero test:

P1TABLA1

The difference was the same than in July. 6% and non linear relation with applied power.

I took advantage of the opportunity of having some top of the range rear wheels borrowed by some friends, and I tested these wheels with exactly the same protocol used the day before (Top of the range front wheels aero test)

P1TABLA2

Once again. I got the same results. 6% difference, so I decided to go to another bike, another rear wheel, another crank length and another kind of road. I rode to Arlaban, a 8 km climb, with a constant 4% slope. These are the results.

Surprisingly, there was a nice variety in the results, that was more noticeable in the 20 laps I rode in the velodrome. 12%, much higher than the laps with the time trial bike….

P1TABLA3

In this case, it seems that there is a linearity with applied power, but not with the uphill interval. I was a little bit confused.. But I continued with the tests.

I got back to the time trial bike, and I did a 1h30 workout, flat and constant pace, without intervals. The result was a 5,3% difference, very near to the 6% of the first trials in the velodrome.

P1TABLA4

It can be noticed that, apparently, in the first minutes the P1 is clearer higher than in the last part of the workout.

Maybe something related to temperature management?

First part (20 min): 233/217=7,3%.

Second part (80 min) 238/228 : (4,3%)

But all my thoughts and theories changed when I did the comparison in the turbo trainer. And these where the results:

P1TABLA5

Virtually the same!! If the difference is lower than the accuracy of the system (1,5%), it can be said that the result is equal

These results changed my mind, and I started to think that the power loss was not only in the drive train but it should be somewhere else: Wheel deflection? Spoke deformation? Frame deformation?

It is impossible to separate this effects in the road (a complete strain gauges system would be required with dedicated actuators to introduce controlled load), but I least I wanted to test if what I thought that would introduce more flexural deformation in the bike (pedaling out-of the saddle), would affect the results.

So in my following workout, I did some (short) out- of the saddle efforts at different power levels.

P1TABLA6

Well, not very and probably less than expected but it seems that there is a difference.

Other test that was very interesting for me was the difference in one of my favourite workout: 4×10 min at 85-90% FTP. Although it was a difficult day due to intense fog and some problems with multiple sensors detection (I was using Garmin 510 instead of Joule) I got the same result as used before with the time trial bike: 5-6%.

P1TABLA7

And again I repeated the 4x10w, but this time I went to my favorite road, the Vitoria triathlon circuit, a perfect road to do this kind of test.

P1TABLA9

This time, the difference was a little higher: 7,7%. This means that instead of the previous 6%, that would be 250*1,06= 265. I got 267, 7w… well, 2,7 watts,… I think I could live with that J These are the graph comparison of each interval.

My last test consisted on applying more tension in my both rear wheels (in order to reduce deflection and power loss) and to compare.

P1TABLA10

So, the final conclusion is that I have a constant 6% difference between my G3 hub and the P1 pedals in my time trial bike. More or less, is similar to for instance, the values Starykowicz has seen with his pedals (http://www.slowtwitch.com/Interview/Starykowicz_in_full_5526.htm)

In my road bike I have more difference, probably due to some power loss in the frame or in the rear wheel, that are more noticeable in the velodrome where some lateral forces could affect the whole structure more than I expected.

In any case, the measure is consistent, maybe more responsive than the hub, and although I would have to update my power files database, it is highly recommendable in case of having two bikes ore several wheels.

Mi segunda competi de natación. III Trofeo Kairoscore.

El domingo pasado participé en mi segunda competición de natación: el III Trofeo Kairoscore que se celebraba en la piscina de 25 m de Benta Berri en Donosti.

Repetía 400 y 100 y además esta vez conseguimos sacar equipo mixto de 4×50 estilos y libres. Llegaba con peor estado de forma que en Logroño tras levantar un poco el pie en el agua debido a unas molestias en el hombro derecho que habían derivado en una acumulación de líquido sinovial alrededor del tendón (o algo parecido). Tras un par de sesiones en Eskuekin con EPI incluida, el dolor se había reducido pero no terminaba de encontrar el hombro a gusto y no me había dado tiempo de volver a entrenar fuerte haciendo los tiempos que estaba haciendo en diciembre.

Sin embargo, tenía algunas esperanzas de que compitiendo con algo más de cabeza (o sea saliendo a mi ritmo, desde luego no a 1:09/100) podía intentar mejorar la marca. Además, al tener ya un tiempo registrado, me hacía nadar con gente de “mi nivel”. A toro pasado, ya me he dado cuenta de que esto es un poco relativo, porque al final, si te sacan 10 -15 segundos, es bastante diferencia.

Total, que tras estudiar la lista de inscritos en mi serie y los resultados de Logroño, decidí tomar como referencia a Javier Ruiz del Salve. Ex nadador, 50-54 y que en Logroño pasó el 200 5 segundos más lento que yo para luego terminar sacándome 8 segundos y además iba en la calle de al lado.

Pero todo cambió, cuando debido a las bajas que había, reorganizaron las salidas y las calles y en la calle de la izquierda había un tío de 5:18, la de la derecha estaba vacía y Javier estaba casi al otro lado de la piscina. Así que intenté frenar mis impulsos como pude, ir mirando de reojo al otro lado de la piscina y sobro todo no perder la cuenta de los metros.

La sensación que tuve es que tenía sensaciones… Y que podía pensar, algo que en Logroño no pude hacer. Y creo que dentro de lo agónico de la carrera, se me hizo algo menos dura, llegaba y salía mejor de los virajes, pero al final me volví a quedar sin punch para cambiar de ritmo (o al menos que se percibiera claramente y el resultado fue prácticamente el mismo: 5:14:51.

Como en este caso, no hay parciales de cada 50, si no los pasos de 50, 100, 200, 400, me he inventado un poco los datos del final… Pero creo que las gráficas y tablas son concluyentes:

El primer 100 lo hice más despacio, pero al final el paso por el 200 fue el mismo, y los últimos 200metros igual de lentos.

Me falló que mi referencia mejoró nada menos que 10 segundos de Donosti a Logroño en 1 mes para marcarse un 4:55… Y eso que pasamos el 200 a la vez. Así que parece claro, que ese paso del 200 no es el mío.

Kairoscore


Ya como anécdota porque estas pruebas no las he entrenado (y no lo voy a hacer visto que desde luego no soy velocista) el 100 lo volví a hacer en 1:07 y las postas de 50 en 30,6 y 30,8. Lo que sí que tengo es vídeo del 100m.

El fin de semana que viene voy a Gijón a los Campeonatos de España Máster. El 400 no lo voy a poder nadar porque es el jueves, y no voy a cogerme dos días de vacaciones para nadar 400m, así que me he apuntado al 800 y 200 del sábado, y luego ya que estoy allí, el 100 y un 4×50. A ver cómo sale. El 800 me lo tomaré con algo más de calma al principio (espero), y creo que en el 200 lo puedo hacer bien.

De momento, estoy muy contento por haberme metido en este rollo. Estoy aprendiendo muchísimo, creo que estoy nadando mejor, me lo estoy pasando genial en las competis y me estoy picando un huevo con esto. Así que a seguir insitiendo.

San Silvestre 2015.

La San Silvestre de Vitoria es una carrera que me pone más que a Piqué un Clásico contra el Madrid. Probablemente sea la carrera a pie que más me gusta, aunque se me queda un pelín corta y TODOS los años me pasa algo para no llegar bien. Este año ni siquiera la había preparado. De hecho, todavía casi no he empezado a correr. Este año, en lo que llevamos de temporada y que además ha empezado más tarde de lo habitual, me he centrado más en la natación, en probar cosas para la bicicleta (ruedas, sensores de potencia, cambios en la posición) y algo de bici de montaña, lo que ha hecho que no haya corrido la Media Maratón de Vitoria. Algo que, exceptuando 2013 porque estaba a punto de nacer Adrián, nunca había hecho desde hace un montón de años. Normalmente la intentaba preparar (2-3 días semana) un poco a conciencia, y consideraba que eso me daba fondo, base o como se quiera llamar, suficiente para las carreras de la temporada. Pero la temporada de 2015 terminó más tarde que nunca, y en noviembre no me apetecía ponerme a correr a lo loco.

Así que tras 9 sesiones de carrera a pie para sumar 75 km, todas por debajo de 10 km, excepto un día de 16 km que me pidieron hacer de liebre en unas series para compañeros de equipo que preparaban la Media, y un 5×500 como únicas series rápidas, me presenté en la salida. A la lista de excusas, también sumamos una caída con la bici de montaña el día 27, no fuerte pero sí muy dolorosa al salirme de una senda en el pantano que me dejó la espalda bastante tocada y un golpe fuerte en el gemelo. Así que por primera vez en mi vida, salí a trotar por la mañana antes de una carrera para asegurarme de que podía correr. El gemelo no molestaba, pero la espalda, sí. Aún así, no los suficiente como para dejarme en casa. Por lo menos tenía que salir a correr y lucir por Vitoria la camiseta de mi hermano en la que probablemente esté siendo su temporada más dura desde que es profesional. Avisé en casa que no esperaran verme en los puestos delanteros, y comenzamos con el protocolo de todos los años que ya es casi sagrado.

Este año, añadimos una foto de equipo en los minutos previos a la carrera, en la que algunos de mis compañeros  se dieron cuenta de cómo es Diego antes de las carreras ;)..

Diez minutos antes de la salida ya empiezo a merodear el arco de salida, gel de cafeína de 226ers y finalmente soy de los primeros en ponerme… para como TODOS los años acabar en cuarta fila, pero creo que bien situado, tras Iván Fernández y Marc Hurtado. O sea, para tener hueco.

Salida belga, como siempre alucinado de cómo sale la gente en los primeros metros, de la gente que sale más delante de la línea de salida, sin importarles el ritmo de la gente que viene bufando por detrás, y en la recta de Salbatierrabide me abro para intentar remontar como puedo. Primer kilómetro: 3:11. Bueno, pues sí, me duele la espalda, pero al final estoy yendo igual que todos los años. Así que ya no hay marcha atrás.

Los 10-12 de cabeza ya se han marchado, veo un grupo claro al que creo que puedo pasar y para cuando llegamos al Prado ya se han estabilizado las posiciones, y de ahí a meta sólo adelanto a un chico del C.A. Laudio a final de Manuel Iradier, donde cómo no, me vengo arriba al enfilar PIO-XII, mi calle, que paso todo lo rápido que puedo pero buscando con la mirada a mi familia (a los que este año saludo y todo).

Eso hace que la recta de Los Herrán también se haga tan larga como siempre, aunque la verdad no noto la agonía de otros años (a pesar de que luego vi el pulso más alto que otros años). En carrera no me dio tiempo ni a mirar el pulso.

En la calle Francia, más sólo que la una en cuanto a participantes, pero con la calle con mucho público, compañeros de equipo incluidos (km y 5 y pico y sigo saludando J), y la curva del Hospital con una cantidad increíble de gente. Tomo la curva bien abierta, y veo la calle Olaguíbel, me vienen recuerdos a la cabeza de la transición del tri de Vitoria, vuelvo a saludar a mi familia que ha cumplido con el timing perfectamente para verme en dos sitios, y señal a lo Raúl, al número 14 que llevo a la espalda. En los últimos metros me crezco y lo hago corriendo marcha atrás. Algún día me caeré y la liaré, pero merecía la pena.

Al final, creo que puesto 16, con casi el mismo ritmo que el año pasado excepto en el segundo kilómetro, pero con 3 pulsaciones más. Una cosa es que pueda correr más o menos a la misma velocidad, pero está claro que sin entrenar no me cuesta el mismo esfuerzo.

Muy, pero que muy contento. No creía que fuera capaz de conseguirlo, pero una vez más, el entrenamiento cruzado funciona si no se descuida la técnica de carrera, tanto entrenando como en la propia carrera. Por lo menos en 6 km. Para distancias más largas, habrá que entrenar más.