Pubalgia con edema ósea. Infiltraciones de plasma.

En relación a mi pubalgia, ya he pasado el capítulo de las infiltraciones. La primera fue el día 4, intraósea, con anestesia total. Te anestesian, te duermes y despiertas como si nada hubiera pasado. Una ligera molestia en la zona del pinchazo que se va incrementando cuando desaparece el efecto de la anestesia completamente. 48 horas de reposo relativo y el día de Reyes me metí por la mañana al agua para probar si podía nadar. empecé con pull y con el bañador de neopreno y sin virajes para no forzar la zona, pero acabé haciendo unos pocos 100s a buen ritmo. Pero empezó a dolerme la espalda y media hora después, al salir del coche, me dio un pinchazo muy serio con toda la pinta de lumbago, que me tuvo otros dos día parado. No creo que tenga una relación directa con el pinchazo, pero está claro que tengo toda la zona hecha un desastre así que ya decidí que había que volver a Igaro, donde me trataron del psoas y lumbares hace unos años.

Sin embargo, los traumatólogos me aconsejaron no hacer nada hasta después del segundo pinchazo. Este fue el día 18: infltración intraarticular e intratendinosa, sin anestesia. Pensaba que nada podía ser peor que la EPI en esa zona… Pues sí. Sientes cómo la aguja va entrando, se tensa el recto abdominal y luego todo el cuerpo, aguantas, resoplas y sigues aguantando. Así 4 veces. La molestia, o más bien dolor, es mucho mayor durante ese día y también en los días siguientes que con la intraósea, aunque otra vez transcurridas 48 horas, he podido nadar y andar en bici sin demasiados problemas. Pero tengo que estar otras 6 semanas más sin correr… Con lo que parece que, por mucha facilidad que tenga para correr y crea en el entrenamiento cruzado, va a tocar revisar los objetivos de la temporada.

Tras el chequeo de la zona en Igaro, hemos podido comprobar que efectivamente, tengo todo el lado derecho muy cargado, con la fascia del psoas muy muy cargada y el adductor derecho sorprendetemente poco desarrollado, comparado con el de la pierna izquierda, donde tengo menos masa muscular… Puede ser que esta sea la descompensación que está creando este problema. Ahora toca revisar mi mecánica de carrera, plantillas, etc y de posición en la(s) bicicleta(s) para ver si puede influir en algo. Por suerte, sé muy bien dónde hacerlo 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s