Vuelta a las competis.

Después de ponerme sólo un dorsal en 9 meses, necesitaba competir. En lo que fuera. El otoño está siendo complicado. No termino de remontar. Las bacterias, virus, etc, me han dejado con poca capacidad de asimilación de cargas de entrenamiento, y en cuanto “me paso” un poco, lo pago con unos cuantos días seguidos de fatiga, catarro, tos… Lo que sea.

Hace 10 días se presentó la primera prueba de la liga Norte, en Anaitasuna, con un 800 y un 200. Me pilló a contrapie. Tanto que no tenía ni el reconocimiento médico hecho. Me lo hice en el mismo día y gracias a la eficiencia de Uxue pudimos tramitar la licencia.

Solventados los temas administrativos tocaba ver cómo estaba. No he hecho nada de TOLAs, ni rotas ni nada, así que hice un 16*50 rec15”. 10’20”. Bueno, no iba mal, pero 15″ creo que son muchos segundos. Así que el objetivo  que me puse era al menos igualar el paso del 800 en el 1500 del año pasado en la misma piscina pero en diciembre (10’31”).

En el calentamiento no me encontré del todo mal, haciendo 50s en 38 alto sin muchos problemas  pero todavía con fatiga del viaje en el día a Frankfurt el martes sin apenas haber dormido por la tos, no estaba para excesos.

Tenía a mi lado a Javier Ruiz, record de España de M55 en 400, 800, 1500 y 3000 y que ya sé perfectamente cómo nada. Así que la estrategia era frenarme para no ir por delante en los primeros 200m y después, olvidarme de él.

Y eso fue exactamente lo que hice. Salí bastante bien, iba muy muy fácil (lo que es la adrenalina de competición), tanto que hasta salía de los primeros virajes con patada de mariposa y me iba frenando. La consigna al equipo que me seguía desde el bordillo era que iba a pasar el 200 en 2’30, y luego intentar ir a 1’20”. Si me iba, avisarme, pero si no reaccionaba, era que no podía más y dejarme tranquilo.

Y todo fue perfecto hasta el 500. A partir de ahí, dolor de brazos que coincidió con las primeras señales para que apretara. Intenté hacerlo, lo que sirvió para no irme del todo del objetivo del ritmo, quedarme en dos 100s a 1’21 y poder hacer el último otra vez en 1’20”, para un 10’31″47 llegando muerto, pero con el objetivo cumplido y muy contento.

Creo que con cuando empiece la intensidad en los entrenamientos, AM, TOLA, MPLA, etc, y la ayuda de bañador nuevo (los triatletas que me leéis no me creéis, pero ayuda un huevo) puedo mejorar mi 10’18” de enero febrero de 2017 en Mallorca. Al fin y al cabo, “sólo” son 2 segundos el 100… :). Lo que no sé es cuándo se presentará esa oportunidad.

Como fin de fiesta, me quedaba un 200 una hora después. El objetivo en este caso era no hacer mi peor marca y a poder ser no quedar el último de la serie, aunque iba con el peor tiempo.

Me resbalé en la salida (y eso que salí con los dos pies juntos), aunque por lo que parece no se notó demasiado a pesar de que también noté cómo se me hinchaba el bañador. Aunque iba frenando, notaba fatiga ya en el 100 e iba el último. Por fortuna, me quedaba algo de cambio, ( o esa impresión me dio) y el compañero de al lado pegó la petada más gorda que he visto nunca en un 200, así que llegué animado al final, para marcar un 2’21″81 (1’08+1’12) y no ser el último.

Como he dicho antes, contento. No por el tiempo en sí, sino porque parece que la “inversión” de tiempo en la mejora de mi técnica tras mi paso por el Swim Camp Getxo, principalmente en la patada y en el agarre con el brazo izquierdo (aunque me ha costado una tendinitis que ya va mejor) parece que va dando resultado.

Anuncios