Accesorios de aguas abiertas (frías)

Esta pandemia y el cierre de las piscinas que va a durar más de 3 meses me ha dado la oportunidad, o me ha “obligado” a nadar más en el pantano de lo que había hecho en los últimos años juntos. Para mí es una oportunidad para intentar mejorar en la natación en aguas abiertas, que probablemente sea mi peor faceta como triatleta, o la que al menos más frustración y mala hostia me ha generado en todos estos años.

El 11 de mayo se pudo empezar a ir al pantano de Ullibarri, que no es parte del municipio de Vitoria. Pero hacía bastante frío en la calle y a pesar de todo, no me apetecía demasiado. 

Para el 18 de mayo, ya empezó a mejorar el tiempo, pero el agua estaba a unos 15-16ºC, que es más o menos lo habitual en estas fechas y el motivo por el que normalmente llegaba siempre a los primeros triatlones de la temporada sin haber entrenado en aguas abiertas. Este año fui algo más previsor y pedí unos cuantos accesorios de aguas abiertas de Orca. Ya me ha dado tiempo a probarlos todos y aunque no he hecho ninguna medición con ellos, tampoco creo que sea demasiado interesante. El objetivo aquí es no pasar frío, nadar seguro y no pasar malos ratos.

Aquí van todos los que he probado, en orden de satisfacción decreciente , es decir, pongo primero los que más me han gustado:

boya de seguridad: sinceramente, hasta hace un año me parecía una chorrada. Normalmente siempre nado en aguas abiertas con neopreno, que ya te da una flotabilidad creo que suficiente como para no ahogarte si tienes algún problema, y el tema de la visibilidad en un pantano en el que están prohibidas las embarcaciones a motor no me parecía demasiado relevante. La mayor ventaja que le veía era la posibilidad de guardar en el interior la llave del coche mientras nado. Pero tras usarla, he cambiado de opinión. Lo de la llave sigue siendo algo importante, pero es que la boya se hincha en tres soplidos, nadando no te enteras de que la llevas y flota un huevo, por lo que me sirve hasta para agarrarme un poco en los descansos entre series. También me noto con algo más de seguridad y me da menos “reparo” meterme hacia el medio del pantano que sin ella (aunque si estoy sólo, que es lo habitual, sigo evitándolo en lo posible). Por otro lado, en Ullibarri también hay tablas de windsurf y espero que algún día iremos al mar,,, así que no está para nada de más. Esta boya de Orca también tiene un bolsillo exterior para llevar geles, que hoy he utilizado para, por ejemplo, meter el Garmin y medir la distancia de boya a boya con el modo de carrera y tener algo de precisión. En fin, que estoy muy contento con ella.
Camiseta primera capa de neopreno. Con el agua a 15ºC, no es muy agradable que se te meta ese hilillo de agua por dentro del neopreno. Si tienes que quedarte quieto, tampoco es demasiado agradable si la temperatura exterior es fría. Esta camiseta, va bastante ceñida en el tronco con lo que te mantiene bastante calentito en el tronco y molesta mucho menos de lo que pensaba en cuanto a la rotación del hombro ya que queda holgadilla ahí (por lo menos, a mí). Le he cogido bastante gustillo y ya es un fijo para menos de 17ºC.

Gorro de neopreno. Hace un montón de años tuve uno, pero me apretaba mucho, me entraba agua en los oídos, me mareaba bastante y yo creo que ni me quitaba frío. Este de Orca tiene un velcro que hace que sea ajustable, con lo que ganas mucho en comodidad. En cualquier caso, si el gorro se mueve y se va hacia atrás, se te queda la frente al aire, con lo cual no sirve de demasiado (si no eres calvo).

Creo que en las  siguientes fotos  se ve la diferencia.(abstenerse hacer comentarios  referentes  a la  barba  post-confinamiento)

Mal:

Bien: 

Un truco bueno es usarlo con un gorro de latex o silicona por encima, de forma que aseguras la posición del gorro tapando la frente y también entra algo menos de agua en los oídos (no completamente).
También recomendable por debajo de 17 grados.

Head Band: a sugerencia de mis compañeros de swim-run, también pedí la “cinta de tenista de los 80” para la cabeza. La idea es la misma: tapar la frente y la nuca, con algo de protección para las orejas. De nuevo, mejor con un gorro de silicona por encima. Para 17-18 grados, más que suficiente, (insisto, si andas bien de pelo, si no, gorro).

Hydro booties o patucos. Cada uno tiene sus puntos débiles en cuanto al frío. Uno de los míos son los pies. Como se me queden fríos, me cuesta muchísimo que se me calienten, y por ahí me entran los catarros. Los hydro booties de Orca, son bastante altos y se solapan bien con el neopreno. Tienen la forma del pulgar para que se agarre bien al pie y un detalle que me gustó mucho, una banda antideslizante en la suela para evitar patinazos si entras por rocas. Cogen agua, pero no se nota nada de lastre. El pie sí que pierde algo de flexibilidad, pero teniendo en cuenta cómo es mi patada, me da bastante igual. Yo los llevo por debajo de 18 grados o algo más si voy a estar mucho rato.

 

Guantes: es el accesorio que menos me ha gustado, o mejor dicho, que considero menos necesario. Calientan muchísimo, pero también cogen mucha agua y acaban pesando un montón. La sensación es bastante parecida a la de nadar con palas grandes en cuanto a reducción de cadencia, pero sin avanzar. Si quieres entrenar por debajo de 13-14 grados pueden ser necesarios, pero a esa temperatura, hay que tapar también la cara y ya estamos hablando de otras cosas.

En resumen, que como su nombre indica, son accesorios, es decir, elementos no imprescindibles, pero que hacen la natación bastante más agradable en algunas situaciones y creo que está bien conocerlos, tanto para poder entrenar en un abanico más amplio de condiciones como para estar preparado para competir en situaciones complicadas.