Carrera de los Paseos y varios.

No corría una carrera popular a ritmo de competición desde diciembre de 2017. Si miro un poco más atrás, desde agosto de 2016, dejando aparte la natación, he participado en 2 carreras populares y 1 triatlón olímpico.

Así que cuando me apunté a la Carrera de los Paseos de Vitoria, mi casa, empezaron a aflorar los nervios que no he tenido en tanto tiempo. Todos de golpe. Habrá mucha gente que no lo entienda, pero la verdad es que me da bastante igual.

Dicho esto, creo que la ocasión merece una pequeña crónica y sobre todo su análisis.

Nervios. No sé muy bien por qué. Nunca se sabe. Pero los tenía. Sólo 6 km, correr, sin agua, ni golpes, ni riesgo de caídas como en un triatlón. Pero nervios. Tenía unas ganas terribles (ansiedad?) de que llegara la dichosa carrera y salir a correr. A tope. Como me gusta.

Llevo entrenando desde agosto, pero principalmente desde mediados de enero de forma bastante “consistente”. Todo un logro.

Sólo dos semanas bastante complicadas de trabajo en noviembre, un esguince de tobillo en diciembre y una semana de gripe en enero como mayores inconvenientes.

Un promedio de unas 6 horas y media a la semana, con las últimas 10-12 semanas muy cerca de esta media de forma constante.

Por deportes, nadando no llego a los 8000m del año pasado, pero los estoy repartiendo en 4 días. Lunes y miércoles hago sólo unos 1300-1500 mientras Adrián está en el cursillo, normalmente a buena intensidad, y completo con dos días de unos 2500 a las 7 de la mañana con un café con leche, avena y Kweeks de 226ers.

En bici, mucho rodillo (para lo que soy yo). Uno o dos días a las 6:30 de la mañana (de nuevo sólo con el café). En carretera, intentar apurar los viernes por la tarde para salir aunque suelo estar reventado, pero no me queda más remedio teniendo en cuenta que un finde de cada dos no salgo. Las salidas largas, son de 2,5 horas.

 

 

Y corriendo, como siempre, mi habitual inconstancia con la que llego por lo pelos a la hora por semana.

 

 

Con lo que estoy más o menos como siempre, cuando estaba sano. Un buen estado de forma general, que con algunos entrenamientos de calidad corriendo, series y cuestas (prestando mucha atención a la técnica), me dan para poder aguantar en distancias cortas.

 

Volviendo a la carrera, no tuvo mucha historia. Con esta imagen (foto de la salida), ya tenía suficiente. De nuevo en la salida.

A tope desde el principio, con Urko y Rendo que nos sacan 30 metros en 100 al resto, y aguantar como pude a los Alimco, hasta que en el km 2,5 fui cediendo poco a poco. Extrañamente, el pulso no me pasó de 175 ppm, cuando las sensación era de asfixia y agonía absoluta y dos semanas más tarde, en Muro (Baleares), llegué a 186 ppm…

Respecto  al ritmo de carrera:  un poco mosqueado también durante la carrera, porque algo raro me hizo el Garmin y me marcó parciales bastante lentos. Tras analizar el track en Google Earth, vi que había “pasado por encima de algunos edificios”, y tras rehacerlo, me salen 6,14 km, algo menos que los 6,2 oficiales,

Como se ve en la tabla, Urko y Ander en otra liga, y yo bastante cerca de lo más rápido que he corrido nunca…. Así que muy contento.


Ahora al Campeonato de España de Fondo de Natación Máster, que se celebra en casa y en el que participaré como único alavés (manda huevos) en las pruebas de 1500 y 800m. A ver si la piscina de 50m se me atraganta un poquito menos que en Badajoz 2017.

Rodillo Cycleops H2.

En mi opinión, en el tiempo que llevo en el triatlón (18 años ya), ha habido dos cosas que han cambiado mucho la forma de entrenar en bicicleta y que van ligados.

  1. Los sensores de potencia
  2. Los rodillos inteligentes (basados en mediciones de potencia) que han hecho que el entrenamiento indoor no sea exclusivo de “machacas”,

Hoy toca hablar del segundo punto.

He tenido pocos rodillos en mi vida. Empecé con uno de rulos (sólo para la rueda trasera, con la delantera anclada) que me dejó mi vecino (ya jubilado por aquel entonces). De ahí, me compré un Élite Mag Elastogel, donde ya entrenaba con potencia medida por el buje Powertap 2.4. Entonces empezaron a surgir los rodillos inteligentes. Estaban los Tacx en diversos modelos, el Kickr de transmisión directa… Guzmán me dejó unas semanas su Tacx, lo probé, y a pesar de que me parecía que los cambios de resistencia ligados a las pendientes eran bastante bruscos, me pareció que el tema de los piques online (un saludo a Zumpolle) era un puntazo y me compré un Bkool, que estaba en plena campaña de promoción. He hablado en este blog un par de veces de este rodillo y su plataforma. En mi opinión, ha sido una oportunidad perdida por un mal enfoque del desarrollo del negocio, que en lugar de perfeccionar la medición de potencia para convertirlo en una verdadera herramienta de entrenamiento, se centró en la plataforma de vídeos,simulaciones, etc, donde Zwift se ha posicionado muy por delante de ellos. Mi opinión es que los vídeos molan la primera vez, pero para la tercera vez ya te has aburrido y no tienen la capacidad de “enganche” de las carreras (piques). En mi caso, acabé desquiciándome por los continuos fallos de la plataforma, lo costoso de la preparación de los entrenamientos. Me pasaba más tiempo preparando y haciendo que eso funcionara que entrenando, Así que opté por dar un paso hacia atrás e ir a un rodillo de transmisión directa ( a poder ser silencioso por cuestiones de convivencia) y que no hiciera falta ni enchufarlo. El más silencioso eran entonces el Elite Turbo Muin.


Tras probarlo, vi que era exactamente lo que quería en ese momento, hasta que se me ocurrió intentar montar la BLUE, y me di cuenta de que me pegaban la vaina izquierda en el rodillo y no terminaba de entrar…

 

Ayyy, mi BLUE. Una bici que me tiene enamorado por su estética y comportamiento, pero en la que como en muchas bicis de hace 5-6 años, se pasaron con el tema de la integración y la aerodinámica (creo que solucionado en el modelo nuevo). Una relación de amor/odio que todavía perdura.  

Con el Elite Turbo Muin y los pedales Powertap vinculados al PC con un pincho de ANT+ podía “jugar” al Zwift, aunque sin sentir los cambios de resistencia por los cambios de pendiente, por lo que el asunto quedaba un poco cojo. De todas formas, también tengo que decir que creo que estos piques en invierno son más contraproducentes que otra cosa y prefería hacer mis propios entrenamientos de series programadas o controladas. Total, yo nunca hago (hacía) más de una hora y media en el rodillo, así que tampoco hacía falta volverse loco con la suscripción de Zwift.

Pero la aparición de nuevos rodillos, todavía menos tiempo para salir a entrenar a la calle, el tema de la incompatibilidad de la cabra, además del calentón de los colegas, me empujó a buscar alternativas. Una vez vendido el Turbo Muin, había que elegir modelo. Los requisitos eran:

  • La transmisión directa era un condición “sine qua non”.
  • Ya puestos, quería volver al tema Smart, porque como digo, creo que voy a pisar poco la calle esta temporada y siempre es mejor tener una opción de entretenimiento. No obstante, el tema Smart es más que  el simulador de Zwift u otra plataforma. El sistema ERG también ayuda a no tener que pensar durante las series. “Sólo” tienes que mantener una cadencia y en cada escalón programado el rodillo ajusta la resistencia a esa cadencia sin necesidad de cambiar de piñones, consiguiendo unos intervalos mucho más precisos durante todo el entrenamiento.
  • Quería algo de medición fiable. Una medición. No una estimación.
  • Tenía que ser compatible con mi cabra.

En una de mis visitas a Eskuekin (clásica tendinitis invernal en el hombro por intentar cambiar el agarre sin fortalecer previamente los hombros) llevé la BLUE, la monté en su Cycleops Hammer y ¡¡entraba!!. Por 1 mm, pero entraba.

Por otro lado, cualquiera que me siga, creo que sabe que tengo cierta predilección por Tamalpais y sus productos (Cycleops/Powertap), siendo uno de los mejores servicios técnicos que conozco, lo que en temas de electrónica creo que es fundamental. Así que me puse en contacto con ellos, y finalmente opté por comprar el nuevo H2.

Una vez el rodillo en casa, lo primero que hice fue montar los pedales P1,

 

“calibrar” el rodillo y los pedales 

y hacer dos sesiones cortas para comparar la lectura de ambos: el rodillo conectado al Garmin 1000 (también podría haber descargado los datos de Rouvy, Strava o TP) y los pedales al 935.

 

La primera prueba fue una subida a Rates desde Callosa con vídeo de Rouvy y la segunda un entrenamiento estructurado con una tanda a 220w y 10 sprints de 40s a 375W con el modo ERG activado. 

Resultados:

  1. Subida a Rates:

Promedio H2 (Garmin 1000): 221w

Promedio P1 (Garmin 935): 222w

Comentar que, aparte de los 0s que se aprecian del segundo 750 al 900 debido a una inoportuna llamada de teléfono, en el Garmin que me capta los datos del rodillo se ven unas súbitas caídas a 0w, que  como veremos más adelante en Rouvy no aparecen, pero que, en cualquier caso son insignificantes en el promedio. La lectura es prácticamente igual. Tengo que decir que con Trainerroad también estoy viendo alguna pérdida de señal (una o dos por sesión) que hace parar la sesión (no la resistencia) y se recupera en un par de segundos. Sin embargo, creo que tiene que ver más con el pincho del ANT+ que con el rodillo.

2) Escalones de 375w.

En la siguiente prueba el resultado fue peor, pero no por culpa del rodillo.

Promedio H2 (Garmin 1000): 184w

Promedio P1 (Garmin 935): 171w

Por un lado, tal como se ve en la gráfica que hay diferencias, principalmente a bajos watios.

 Por otro lado, en los escalones de 375w tuve un problema, y es que no llegaba a mantener esa potencia durante ese tiempo. Con el rodillo puesto en modo ERG, si bajas la cadencia, el rodillo hace más resistencia para que sigas produciendo esos 375w ( P=Fuerza x cadencia.). Entonces entras en un bucle infernal, con la cadencia cada vez más baja, el rodillo con mayor resistencia hasta que terminas reventando y se para.   En el registro de Rouvy se ve mejor el efecto de la caída de la cadencia. 

Conclusión: el modo ERG está muy bien, pero con escalones que seas capaz de mantener.

Por eso, repetí la prueba, pero con escalones más acordes a mi lamentable estado de forma de ese momento..

-8×3′ a 250w tras un calentamiento y haciendo lap en todos los dispositivos.

Se puede ver cómo:

-en el software de Rouvy no se produce la caída de la que hablaba al captar los datos del H2 con el Garmin 1000.

-Esta vez los datos van mucho más parejos.

Creo que los datos son más que buenos. Lo suficiente, para quedarme más que tranquilo después de las penurias pasadas con otros sistemas, ahorrarme cambiar los pedales y dejar unos Look básicos puestos en la bici del rodillo. Esta operación no son más de 2-3 minutos, pero cualquier tiempo que me ahorre a las 6 de la mañana es más que importante. 

Por otro lado, el rodillo ha resultado más silencioso de lo que esperaba, con unos 50-60 db a 260w a 18 km/h medidos con el móvil, siendo más silencioso aún que el Turbo Muin. Estos decibelios aumentan cuando aumentas la velocidad de pedaleo (que suele ser cuando se reduce la resistencia) pero no es un caso demasiado habitual. 

En enero el rodillo me ha salvado. 4 semanas entrenando a cubierto, sin poder pisar la carretera, a horas a las que nunca me hubiera imaginado y con entrenamientos de calidad (pero con cabeza) de hasta dos horas. Eso sí, con buena música cañerita empujándome, aunque sean las 6 de la mañana. FUN-DA-MEN-TAL!!

Llevo un par de meses suscrito a Trainerroad por recomendación e invitación de Ibon Gabilondo. Funciona bien, elegir entre ERG o resistencia regulable que yo tengo “calibrada” al 30% para que me cuadre con mis desarrollos y opción de calibrar el rodillo. 

Tienes casi 2000 entrenamientos que puedes filtrar de forma muy eficiente, e incluso planes de entrenamiento. Pero si no coges esta última opción me parece un pelín caro.

Me falta alguna prueba más para probar el control del rodillo con el Garmin con entrenamientos programados por mi mismo, directamente en el Garmin o Training Peaks, y todavía un mes de suscripción gratis con Rouvy que me venía con el H2. Así que en lo que queda de invierno y primavera seguiré trasteando cosillas y dándole duro al rodillo que creo que está dando buen resultado. 

Como conclusión, en lo que respecta al rodillo: ha cumplido mis expectativas en lo que a precisión en la medición de la potencia se refiere, las ha superado en cuanto al ruido, me he enganchado al modo ERG y ahora me queda seguir trasteando con las plataformas de entrenamiento: Trainerroad, Rouvy y Zwift en este orden. 

 

Recuperado de la No Anemia (bacterias, virus..)

Otra entrada más con función de diario, que es la principal misión de este blog, y también para informar, principalmente a los que se han preocupado por mí y me han dado sus diagnósticos y consejos desinteresadamente.

Parece que por fin he puesto punto final a la pesadilla de este año. He dado bastante vueltas este verano, rebotado de médico de cabecera a médico de cabecera, cada uno con diagnóstico distinto, hasta que a final de agosto fui a un médico de medicina interna que me hizo unas analíticas con algo más de rigor y seguimiento y parece que ya está todo arreglado.

No me gusta quedarme en “ya está curado”. Cuando pierdes una temporada entera después de otra sin haber podido correr, ahogado en impotencia, al menos yo, necesito saber qué ha pasado.

En julio me quedé en que lo que al principio era una anemia, luego resultó que era un problema de ferritina alta que era lo que me provocaba el cansancio.

Pero luego resultó que me hice otra analítica más completa a final julio y, además de la ferritina que seguía alta, me salieron anticuerpos de todo tipo, incluidos los de la mononucleosis. Por otro lado, el ASLO, indicador de la presencia pasada del streptococo A, también seguía muy alto, a pesar de que en teoría habíamos acabado con él hacía 8 semanas, ya que en el frotis faríngeo de este mes no habían aparecido bacterias.

Así que me fui de vacaciones con la idea de parar del todo, descansar, recuperarme y volver a poner el cuerpo en su sitio.

A la vuelta, el ASLO seguía alto, y la correspondiente médico de cabecera me recetó una inyección de penicilina de 1.200.000 unidades a pesar que en principio no había bacteria… tratamiento “old school”. Tanto, que ni en la farmacia tenían dosis de esas y la enfermera ya ni se acordaba de cuándo fue la última que puso. Total, que después de hacerme ver las estrellas con la inyección, tener dolor en el glúteo durante 4 días, y sufrir los efectos de un antibiótico en tu cuerpo “de gratis”, el ASLO no sólo no había bajado sino que había subido..

Por fin, me tocó la hora que tenía con el médico de cabecera. A todo esto, las amígdalas no estaban en su sitio todavía. Aparte de análisis de sangre (donde vimos que la ferritina seguía alta pero ya empezaba a bajar y el ASLO había subido), me hicieron otro frotis de faringe, donde apareció una nueva bacteria : esta vez.. .el haemophilus influenzae. La pregunta es: ¿estaba antes? ¿estaba tapado? ¿por qué no había salido en otros frotis? No me la han sabido responder, pero sí parece que podría ser la causante de que la garganta siguiera inflamada/irritada, y esto causara que mis niveles de ferritina también estuviera  altos. Y,  ¿cómo es posible que haya podido entrar todo esto en mi cuerpo? Pues fatiga general, estrés… Lo de siempre. Cansancio general que te deja con las defensas bajas. Algo parecido a lo que describe Diego Paredes en su blog: Seyle

El caso es que después del correspondiente antibiótico, yo me encontraba mejor y en el subsiguiente frotis ya no apareció. Acabo de hacerme un análisis de sangre 4 semanas después de acabar con este antibiótico y parece que ya está todo más o menos en orden. A pesar de que el ASLO sigue alto, la ferritina ya está casi en niveles normales (indicador de que los procesos inflamatorios ya han remitido) y la garganta la noto normal.

En este último mes me he encontrado mejor. He empezado a entrenar con cierta consistencia, sin mucha intensidad y las sensaciones son buenas.

Estoy nadando relativamente bien. No creo que vaya al Campeonato de España de invierno de este año, pero me gustaría foguearme en algún 400 de la liga norte y en algún 1500 si alguien lo organiza por aquí.

En bici he estado haciendo ajuste en las posiciones todas las bicis y creo que es la primera vez que ya tengo todas ajustadas en octubre sin ningún cambio a la vista.

Y por fin, estoy corriendo. Me gustaría correr la Media Maratón de Vitoria que no corro desde 2014 entre pitos y flautas, y algunas carreras populares sin demasiadas pretensiones. Pero de momento, voy a esperar para apuntarme que todavía queda tiempo de romperme por algún sitio.

Respecto al triatlón: no tengo ni idea de lo que haré. Voy a hacer mi enésimo intento de control de cargas de entrenamiento y planificación. Esta vez de forma manual (excel) y con Stravistix. A ver si me entra en la cabeza que es mejor competir “despacio” que no poder competir. Respecto a las pruebas, una vez borrado el triatlón de Vitoria del calendario, me olvido definitivamente de la media distancia y la idea es hacer sólo sprints y olímpicos (que es lo que realmente me gusta y cuya preparación me genera mucho menos estrés) y no apuntarme a ninguna carrera con más de 3-4 semanas de antelación. Aunque parezca mentira, creo que es posible.

Vitoria 2018. Anemia. DNS.

No corro. He mantenido la esperanza y la ilusión hasta el último momento. He hecho todo lo que podido para volver a correr en casa, pero otra vez tengo que asumir las cosas como son y pensar con la cabeza. Así que me sumo a la larga lista de compañeros que no podrán correr en casa este año, pero para mí ya son dos seguidas.

La semana pasada uno de mis más fieles lectores me decía que la crónica del Onditz no transmitía mucho optimismo. Y era así. Sabía que algo no estaba bien, que no me encontraba bien, que no era normal que tuviera tanto cansancio, que hubiera más crónicas de retiradas y “no presentados” que de carreras desde febrero… Y este jueves me confirmaron que tenía anemia, otra vez.

dav

Esto explica muchas cosas, realmente casi todo y por un lado me tranquiliza. No lo hace tanto el hecho que tenga esos valores de hierro tan bajos a pesar de haber estado tomando hierro de forma más o menos continuada desde enero… Así que hay que seguir haciendo pruebas. Por lo tanto, una vez más, parar.

He estado planteándome salir mañana coger el autobús, nadar y coger la bici y ver hasta dónde podía llegar… Pero creo que no merece la pena. No voy a nadar bien, me van a pasar por todos lados y va a suponer un esfuerzo que me puede costar semanas recuperar, como he visto después del Memorial Onditz.

Si se está enfermo, se para y punto.

Creo que no iré a la salida, Tampoco hay que torturarse innecesariamente. No quiero tener ese recuerdo en la cabeza cada vez que pase por allí con la bici, que son unas cuantas al año. No quiero ver mi box vacío, ni oir mi nombre por la megafonía sin poder salir.
Sí estaré en el centro con Adrián animando a todos, conocidos y no, intentando enseñarle lo que son las carreras y todo el esfuerzo que hay por detrás de ellas.

No se termina el mundo, es una carrera más, etc. pero muy poca gente sabe lo que me puede doler esto. Pocas horas de entrenamiento (que para mí son cualquier cosa menos sacrificio), pero muchas de pensamientos, visualizaciones, análisis de datos, intentos de planificación y muchas, muchas vueltas para intentar llegar a hacer lo que no me da tiempo a hacer.

Y de nuevo, punto y aparte. Pararé un poco y volveré a empezar poco a poco. No sé si volveré a Media Distancia. Me supone un estrés y un desgaste que no sé si merece la pena. Siempre he pensado que mi distancia es la Olímpica. Esta decisión estaría más que tomada si en casa no estuviera el mejor MD de España. Lo maduraré durante el verano. Pero sigo teniendo ilusión y ganas por seguir mejorando la natación (en piscina y en aguas abiertas), por volver a andar fuerte en bici, seguir experimentando con la aerodinámica y sobre todo por correr como corría antes de la pubalgia, así que volveremos a vernos.

mde

Crónica Memorial Onditz 2018. El retorno. 42º.

El domingo pasado, por fin me volví a poner un dorsal en un triatlón. Se dice pronto, pero después de un año entero sin poder correr y otro de “rehabilitación” donde no he tenido más que paradas y arranques sin ninguna continuidad lo veo como un éxito. Tras decidir no ir a Senpere la semana previa a esa carrera y no participar en Aritzaleku la misma víspera, estar en la salida era el objetivo principal.

Iba razonablemente bien, con tandas de 400 en piscina de 50 a 1’21-1’22 con neopreno(s) a menos de  145 ppm, algunas series buenas en bici hasta que alguien cruzó una manguera en Ozaeta a las 8:15 de la mañana del domingo en mitad de mi segunda serie a 260w y no pude ni frenar ni pasarla y salí volando aterrizando con el costado derecho. Aún así, me levanté y completé las 5 series previstas a esos watios.

Me faltaba confianza ( y bastante más) en la carrera a pie así que el martes, hice otra buena bomberada, que fue salir a coger confianza en series de 2k a 3’35-3’40.. A 33 grados y sin beber en toda la mañana. Eso no podía salir bien y no salió bien. Volví a la oficina arrastrándome a 5’30 / andando y una flojera de pelotas. Una imagen de lo que está siendo este año, intentarlo de cualquier manera, pero hay veces que es mejor no hacerlo, que hacerlo mal.

Total, que a pesar de que el sábado estaba bastante cansado, el domingo me encontraba bien a pesar del madrugón y de dormir fatal y fuimos a Donosti.

Como me esperaba, una vez allí me tranquilicé un poco. A pesar de todo el tiempo pasado sin verme en una situación así y de 5 años sin correr en Donosti, todo allí me resulta familiar y me encuentro muy a gusto. Saludos a conocidos, conversaciones con los compañeros de equipo (algunos de los cuales no conozco, cosas de entrenar siempre sólo) y al agua a calentar.

Me tomo un gel de 226ers con 100mg de cafeína para activarme un poco, dejo otro sin cafeína para correr junto a las zapatillas y me meto al agua. Noto bien el 3.8 (que tras tropecientas pruebas ha sido el escogido para competir) , pero sigo notándome perezoso.

Hago un simulacro de entrada con delfines y me retiro para intentar coger sitio. Esta decisión que casi siempre hago mal y que define muchas cosas en las carreras. Me pongo al lado de Haritz Garate. Creo que debería ser capaz de aguantarle a pies, pero también sé que no suele ser fácil encontrar los pies que quieres para cuando llegas al agua. A la derecha tengo a Castro y a los australianos.

136294774

A partir de ahí, mantener la calma sin dormirme y que no se me pongan delante.

136294698

Se da la salida, creo que reacciono bien, pero tras un par de codazos en la carrera hasta la playa, llego (otra vez!!) en cuarta fila al agua. Blandito. Muy blandito. No era lo previsto, pero no le doy más vueltas. Ni delfines ni leches y empiezo a nadar. A pesar de que creo que voy fuerte no consigo enganchar pies por delante y de vez en cuando me pasan por los lados. Me desanimo un poco, pero intento mantener la orientación, veo la boya perfectamente, y no perder la calma. Me da la impresión de que llevo bastante gente por delante, pero no tanta como para venirme abajo. Espero al giro y a partir de ahí a mantenerme. Como siempre, todo se estabiliza ahí y me noto más cómodo. Intento no perder la concentración y nadar bien sin perder pies. Vamos un grupo grande (todavía no sé con quién) y hay que estar fino en la transición.

Me pongo de pie. La gente empieza a quitarse el neopreno en cuanto se incorpora. Yo tengo la bici a un minuto corriendo, así que ni lo intento. Sólo mantenerme de pie y empezar a correr cuanto antes. Aún así, me adelantan Kareaga y Fuentes. Bueno, creo que tendría que haber estado más adelante en condiciones normales, pero no es para nada mal grupo, así que de nuevo, concentración. Corro por mi pasillo (por un momento me entran dudas de no haberla cagado, y después de no haberme pasado) hasta que por fin llego a mi bici. Me pongo el casco mientras me quito el neopreno con los pies, cojo la bici y salgo detrás de Kareaga. Vamos a hacer el salto de rana cuando un chico de Lekeitio falla y se cae en la mitad de la carretera. Kareaga le esquiva, pero yo estoy más lento y no salto hasta que no se reincorpora. Acierto bien con las zapatillas, pero con muy poca inercia. 5 segundos perdidos y adiós grupo. Me quedo sólo y a pesar de ir fuerte ( 3 minutos a 320w y 170 ppm) cada vez se me van más, así que me limito a mantener un ritmo constante, ver si no se entienden por delante, o llega alguien por detrás.

Subo Berio a 345w, y no se produce ninguna de las dos cosas.

En la subida de Zuhatzu (366w), por fin viene por detrás un grupo bueno con Illaramendi, Ugarte, Gondra, Loizaga… Doy todo lo que tengo para enganchar y no quedarme. Bajo a unos 10m porque no me acuerdo si había badenes o no, sabiendo que en Añorga tengo algo de margen para recuperar. A partir de ahí, lo de todos los años. Empezar a colaborar en los relevos e intentar que todo el mundo pase. Cuando vas en el puesto 50 no tiene mucho sentido andar regateando. Hay que ir hacia adelante como se pueda y la colaboración en este caso es más o menos buena.

Comienza la subida desde Orio e Illaramendi, Ugarte, creo que Loizaga  y otro chico salen más fuerte. Intento seguirles, pero veo 450w durante varios segundos y decido seguir a mi ritmo. Hacia mitad de la subida me recogen un Gondra, Arrieta y un TKronos que habían iniciado la subida algo más despacio y hacemos la ascensión hasta arriba juntos a unos 325w.

En la parte de arriba paso algún relevo por vergüenza y cuando empieza la bajada de tramo de peor asfalto , me acuerdo de que Iñaki Moya me ha dicho que está bastante mal, no hay nada de visibilidad y no arriesgo. Una vez llegado a Igeldo aprieto un poco más, cojo a Arrieta y a un grupo de chicas con Itsaso Leunda y Amaia Ostoloza. Adelanto como puedo y empiezo el tramo de las curvas peligrosas. Me lo tomo con calma. Tanta, que las chicas me piden paso a gritos (unas con más educación que otras) en medio de la trazada de la herradura. Ya en Ondarreta las vuelvo a adelantar y disfruto del último tramo en solitario. El día es espectacular, está lleno de gente y podría ser un día perfecto para una remontada a pie como las que hacía antes… Pero ya sé que eso no va a ser posible. En cuanto me bajo de la bici confirmo que mis piernas están tocaditas y no voy fino.

Pongo la bici girándola delante de mi juez favorito ;), me pongo los calcetines con calma, el dorsal, cojo el gel de mango y salgo. Hace mucho calor, así que importante coger todo el agua que se pueda y encontrar un ritmo sostenible.

Miro el 935 (qué diferencia para correr con el 920) y veo 3’45. Bueno, ni tan mal. Creo que ahí voy a poder aguantar. Pero tengo más claro todavía que de ahí no voy a poder bajar con la pesadez de patas que llevo, así que una vez más, concentración, fijarme mini-objetivos y no petar.

136296393

En el último kilómetro, intento cambiar un poco de ritmo. Creo que me queda algo. No he sentido esa sensación de agonía que llevas cuando vas al límite (aeróbico?), pero sentía que no tenía fuerzas para ir más rápido. Así que arriesgo un poco y cambio.. .Tampoco demasiado, pero por lo menos para demostrarme que puedo hacer el último kilómetro por debajo de 3:40.

Llego a meta. Me corto bastante y no hay celebraciones de ningún tipo. No sé si la fatiga, el entorno ñoñostiarra, o no estar del todo a gusto con la carrera, pero entro como si fuera una carrera más.  Me siento más liberado que contento por ver que soy capaz de competir. Ha sido más un “por fin”, que un “qué bien”… Espero que a partir de ahora todo salga con más fluidez.

Análisis:

Por parciales.

Natación.

Puesto 64. Me sale a 1’26″/100 según el GPS. Mal puesto, a la cola del primer pelotón grande, pero uno de mis mejores ritmos en competición. O sea, que sigo sin sacar lo que creo que tengo, pero es bastante mejor que los desastres de 2016 en Lekeitio y Ondarroa, por ejemplo.

Ciclismo.

A pesar de todo, en la línea de otros años.

Subida 2012 2013 2018
Berio (2’) 380 350 345
Zuhatzu (3’) 360 350 366
Orio (15’) 328 316 323

Al final, 258w, 291wn y 160 ppm. Mejor que mi última participación en 2013 (que fue una cagada), casi igual que en 2012 donde mejor lo hice y exactamente igual que en mi último triatlón, en Colindres 2016. Contento.


Carrera a pie.

Constante. Lento, pero constante. No tenía fuerzas ni ritmo para más. Parcial 36 a 3.43. De los peores en mucho tiempo. Pero por lo menos corrí y remonté algo para terminar en el puesto 42º.

 

Quería saber donde estaba. Ahora ya lo sé. De aquí en adelante, a intentar mejorar.

Otra recaída. Herramientas para evitarlo. Training Peaks y pulso

Otra entrada más, segunda consecutiva que tenía que ser una crónica de mi vuelta al triatlón y que se ha convertido en un nuevo parte médico. De nuevo mi garganta, mi punto débil, o la señal de alarma que se activa cuando mi cuerpo detecta que algo no va bien.

De momento parece que la cosa no va a ir a más y se va a quedar en una inflamación sin infección pero que me ha obligado a levantar el pie, una vez más y renunciar a mi primera inscripción ya pagada de este año en Aritzaleku (y segunda carrera tras Senpere). De esta forma me planto en la primera semana de junio sin ponerme un dorsal en todo 2018.

Este año está siendo mucho más complicado de lo que pensaba. Podía pensar que iba a costarme más o menos volver a coger ritmo y fuerza en bici, velocidad corriendo, pero con lo que no contaba era con lo que me está costando encontrar un mínimo de consistencia entrenando.

Este año me he suscrito por primera al programa premium de Training Peaks para controlar las cargas de entrenamiento. Es un sistema que conozco desde 2008  pero que no me terminaba de convencer porque no controla todos los factores externos que afectan a la mayoría de triatletas no profesionales: estrés, fatiga laboral, problemas personales, insomnio, enfermedades, etc. Pero este año, consciente de que iba a tener todavía menos tiempo para entrenar, me dio por retomarlo. Ya no tenía tiempo para calcularme yo las cargas en Excel, así que me suscribí.

En un principio, me parecía que las cargas de entrenamiento en natación estaban infravaloradas. Puede que los umbrales estén mal definidos. No lo sé. Pero me parecía que las cargas de bici de dos o tres horas se puntuaban demasiado altas en comparación con entrenamientos cañeros en la piscina.

Pero la cuestión es que hice la temporada de invierno centrado en la natación sin ningún percance, y cuando he intentado llegar a los tres deportes, con mis 7-9 horas de entrenamiento semanales, no he sido capaz de asimilarlas.

No creo en las casualidades ni en la mala suerte. Todo tiene un motivo así que me he puesto a buscarlo.

En los últimos 3 meses he tenido 3 parones forzados, que han coincidido con el final de mi tercera semana de carga de cada mesociclo (3+1).

TP

26 de marzo ( 4 días de parón): dolor de piernas como el que tenía cuando tuve anemia en 2013 que soluciono tomando hierro.

25 de abril (6 días de parón): anginas + antibiótico.

28 de mayo: inflamación de las anginas.

Así que está claro que tal como estoy ahora, mi cuerpo no aguanta 3 semanas de carga, o traducido a los parámetros de carga de TP, no puedo tener un TSB inferior a -25.

De hecho, TP me ha avisado las tres veces, que probablemente necesitaba algún día de descanso… Pero por apurar demasiado, pues ha pasado lo que ha pasado.

Tampoco me gusta fijarme demasiado en un sólo parámetro, que como ya he dicho arriba, no tiene en cuenta otros factores muy muy importantes. Hay otros, pero hay que saber (o querer verlos. Por ejemplo: el pulso, últimamente tan subestimado.

El sábado pasado, antes de petar definitivamente, hice mi clásico 4×400 con 1’rec con el Predator MT con el que pretendía competir en Aritzaleku y que todavía no había probado en este test.  El ritmo salió relativamente bien para cómo estoy nadando, y no me vi mal, pero el pulso estaba por las nubes. Lo comparé con el mismo entrenamiento, realizado en marzo de este año con el Predator de 2015 y el resultado es más que claro:

2015vs2017.JPG

Un poco más lento con el Predator 2017 pero sobre todo, pero 5 ppm más. Justo al revés de lo que me salía en 2016: Análisis de neoprenos Orca 2017. En aquella entrada ya hablaba de lo que sube el pulso cuando estás enfermo, con antibióticos, etc.

Llegados a este punto, tengo que decir que estoy pasando por un momento bastante complicado de moral. Veo a algunos de mis compañeros como tiros (de lo que por supuesto me alegro) y yo cada vez que parece que “medio-llego”, termino volviendo al punto de partida.  Creo, o quiero creer, que ya estoy mentalizado de que este va a ser un año de transición donde no voy a poder estar ni de lejos a su altura, pero empiezo a tener dudas de ser capaz de llegar a todo, ni siquiera en las temporadas que vienen. Mis horas son las que son. Puedo intentar controlar más las cargas y las recuperaciones, pero no me gusta hacer las cosas a medias y a final de la temporada me replantearé lo que hago con mi vida deportiva.

Hasta entonces, este año, con cabeza, a tope y hasta donde llegue.

Pit stop.

Tenía una entrada preparada para publicar esta semana que se titulaba “arranque de la temporada 2018”. La escribí en el avión durante mi viaje de ida a ILA Berlin 2018 y ahí, no sé por qué, ponía ya: “si no pasa nada debutaré en Senpere”. Y como suele pasarme, pues algo ha pasado y casi nada de lo que escribí tiene mucha utilidad ahora mismo, gracias de nuevo, a mis amígdalas. Esta vez parece que hemos pillado a la bactería en cuestión a la primera y después de 4 días de antibióticos, el tema ya va mejor.

Creo que ya he aprendido dos cosas.
1) Siempre tengo problemas de anginas cuando tengo las defensas muy bajas bien por estrés, cansancio o problemas de otra índole que me debilitan mucho.
2) Tomando antibióticos NO se entrena. Como mucho se hace algo de ejercicio, pero ni se entrena ni mucho menos, se compite.

Tenía previsto zurrarme de lo lindo en Senpere con Javi Pérez como pareja, pero en estas condiciones no tiene ningún sentido, y más después de lo que aprendí hace dos años. Esa experiencia y estar un año sin poder correr han hecho que aflore en mí algo de sentido común, de ese que se pierde cuando te ves inmerso en la vorágine de las competiciones, de los resultados y del palmerismo de las RRSS y me guarde la bala para otra ocasión. Bastante retrasado voy ya en mi preparación como para, por las prisas, por volver a competir, volver a recaer y perder un mes. Mejor perder una semana que cuatro, seis u ocho como en 2016.
La temporada es muy larga. Si te mueves un poco, puedes estar compitiendo hasta octubre. A este deporte se le llama triatlón “de verano” y estamos más cerca del invierno que del verano.

Paciencia. Después de dos años esperando, no va a pasar nada por un mes más.