Triatlón Olímpico sin drafting de Getxo 2019.

Tras la suspensión del triatlón de Senpere, Getxo quedaba como última opción para hacer un triatlón olímpico sin drafting esta temporada. Pero al igual que me pasó antes del Campeonato de España de Fondo, o después de Lekeitio (y yendo más atrás) antes del Onditz de 2018 o Vitoria de 2017, mis amígdalas (/ faringe) se inflamaron ligeramente y aparecieron unos puntitos blancos, que coinciden con debilidad general. Por lo que parece, no es ningún tipo de infección ni bacteriana ni vírica (por fin he ido al otorrino). Es más bien una faringitis, que coincide con un estado de fatiga general que remite a los dos o tres días. ¿Por qué surge? Pues tengo dos opciones, una: exceso de carga (a alguno le entraría la risa viendo mis “cargas”) durante la semana -2, o una situación de “nervios” que hace que también me fatigue y me bajen las defensas de alguna manera. O las dos cosas a la vez.

En este caso, el exceso de carga pudo ser el encadenar:

  • una salida de 2 horas con Ibon a más de 30 grados del viernes pero muy bajos de watios (200) en la que no me encontré bien desde el principio,
  • más un sábado con 13 km de swimrun con neopreno (corto) con una deshidratación bastante seria que me obligó a beber del pantano mientras nadaba y visita vespertina a Pamplona ( San Fermín)
  • y terminar el domingo con un test de simulacro preGetxo con 1hora 15 a 280 watios normarlizados.

El lunes ya no me notaba bien. El martes y miércoles opté por descansar (entendiendo por descansar ir a Tolosa al salir de trabajar y volver para renovar mis plantillas y hacer específicas para las Zoom Fly). El jueves probé un poco en la piscina (1500) y corrí 3 km para probar las Zoom Fly sin calcetines. Aquí ya decidí que, por lo menos, iba a Getxo. Hasta entonces lo dudaba bastante. El viernes, ya algo mejor, sólo salí a probar la bici y el casco a 35 grados (20 minutos).

Así que el sábado a las 6:20 me levanté para ir a Getxo. Supongo que para mucha gente es una putada hacer la carrera el sábado por la mañana, pero vista la experiencia de Aritzaleku y Getxo, a mí me viene muy bien, principalmente porque no da ni tiempo a ponerse nervioso.
Una vez aparcados, saludos de rigor, neopreno, calentamiento muy perezoso, simulacros de salida y a coger sitio. De nuevo a la derecha. Esta vez, sólo 5 minutos de espera con respecto a las chicas. Entiendo también que para las chicas es poca distancia, pero para nosotros, 15 minutos de pie en la arena al sol enfundados en los trajes, tampoco es de buen gusto.
Al mi lado Okamika, Asier Olasagasti (que aparte de ser el novio de Helene, no tengo ni idea de cómo nada)… , Y tras algún momento de duda, Astigarraga. Se da la salida. Para variar, me pilla a contrapié a pesar de que tengo la bocina a nuestro lado, y me quedo clavado, además de cerrado. Pero por una vez en mucho tiempo, consigo reaccionar bien y corro hacia la derecha en lugar de hacia adelante, para abrirme bien y entrar al agua con sitio. Ya en el agua veo claramente los pies de Olasagasti  y a Astigarraga a la derecha. A Olasagasti le veo buena batida, pero coger sus pies me puede conllevar recibir algunos golpes y como tampoco sé cómo nada, me mantengo a la derecha para terminar dejándome caer y coger los pies de Astigarraga.

Otra vez, primeros dos minutos a 40 bpm, los dos siguientes minutos a 38 con el pulso a 160 bpm y a partir de ahí toda la carrera a 37 y y 162-163 bpm (bastante más alto que en carreras anteriores).

La primera boya la paso sin demasiados problemas pero en la segunda no sé qué pasa, que sin nadie a quien echar la culpa esta vez, soy yo quien se queda cortado. Me da la sensación de que no tenía demasiado claro el rumbo… o tal vez me desconcentré, o tal vez no podía y me empezaron a doler demasiado los hombros. Pero una vez más me volví a cortar.

Bueno, no perdí la calma y busqué mi ritmo. Esta vez con algún entrenamiento más en aguas abiertas que en carreras precedentes, me resultó algo más sencillo y me encontré relativamente cómodo. Veía gente delante, pero tampoco demasiada, y el grupo no se me iba demasiado.

En la segunda vuelta empezamos a adelantar chicas. Intento hacerlo con cuidado para no molestar, pero aprovechando rebufos dentro de lo posible. Salgo del agua y Susana me canta el puesto 26. Bueno, ni tan mal.

Al llegar a boxes empiezo a ver gente e intento situarme aunque hay algunas cosas que me desconciertan. Veo a Bernabé, pero Astigarra está por detrás… Bueno, más o menos estoy en el sitio. Por lo menos, no ha sido un desastre. Pierdo unos segundos poniendo bien la correa del Drone, que se me ha quedado pillada entre el visor y el casco ( esto ya no me vuelve a pasar, cinta americana de la buena) y salgo.
Salto con precaución, ya que en los últimos intentos me he dado cuenta de que este sillín está bastante alto que en la Orca y arranco.

Me veo bien, pero como me está pasando este año, me cuesta empezar a meter watios después de nadar. Por otro lado, con la semana que he llevado, tampoco pretendía ir a 280-290w como en 2016. Así que con 260-270, me doy por satisfecho. Veo que hay por delante un grupito de unos 6-8 perfectamente separados, a los que me voy acercando poco a poco, así que intento bajar la cabeza lo que puedo y a tener paciencia. Por detrás no se acerca nadie. Primer tramo llano: 15′ a 250/261/163.

Empieza la subida y las distancias se reducen. Me acerco a Tejería (que parece que tiene algún problema con algún juez) y Josu Vallina, mientras que me pasa Andoni Aranaga, a quien no conocía. Adelanto a Vallina y me quedo detrás de Tejería, para no repetir el salto por encima del manillar del año 2016 en la bajada. Primera subida: 13′ a 303/308/165. Este año estoy bajando mejor con la de carretera, pero no con la Blue. Tengo los frenos con muy poco tacto, no me ha dado tiempo a llevarla a Vibike, pero este año he optado por llevar perfil de 60 para evitar problemas innecesarios.

Me pasa algún triatleta con bici de carretera a la que he adelantado subiendo, e intento tomarlos como referencia, ya que Tejería se me ha marchado nada más empezar la bajada. El único objetivo es permanecer encima de la bicicleta y estar dentro del asfalto, así que me lo tomo con calma. Queda tiempo de sobra para recuperar. Salvo la papeleta relativamente bien, aunque llega también Etor por detrás (una vez más ) .
Una vez a salvo, llega el momento de seguir apretando. Queda un tramo “llano” y luego la última subida, con la bajada ya menos peligrosa. Así que a apretar. Vuelvo a recuperar posiciones: Vallina, Etor, Tejería, metiendo ya 289-290 en el llano con más facilidad. (6′ a 280/282/156). En la subida veo a lo lejos al cántabro Alonso y a Bernabé. Esto marcha, pero llevo una hora a 285 NP (lo previsto según el test del domingo) y empiezo a pensar en los 10 km… Bueno, ya que estamos aquí, no quiero dormirme. Termino la segunda subida en 17’a 286/290/158.

Empieza la bajada. No es peligrosa pero es muy rápida y hay un par de cruces en los que los coches (que no hacen demasiado caso a los voluntarios) dan un poco de miedo… En esto se me ocurre mirar hacia atrás, y veo un grupo de 10…. Que no me esperaba para nada… Bueno. No pienso pasar ni un puñetero problema por drafting, así que en un par de veces que me adelantan, las dos por trazar mal, no me lo pienso mucho y vuelvo a recuperar mi posición. El último tramo se me hace duro, con el viento de cara, pero los watios siguen entrando. Último tramo de 10′ a 268/277/255 para terminar todo el sector en 260/280/159.

La transición llega antes de que me dé cuenta, y sólo me da tiempo a sacar el pie de una de las zapatillas. El otro pie lo saco en parado sin que me suponga una pérdida de tiempo relevante. Lo justo para perder unas cuantas posiciones, pero que me permite ver que la mayoría van bastante tiesos. Yo tampoco estoy para tirar cohetes, pero ver que no eres el que peor va, siempre da confianza.
Bueno, llega el momento de arriesgar. Me pongo las Nike, sin calcetines (con las T7 siempre llevo para esta distancia) . Sé que a 3’20/km son más rápidas que las Boston, pero no sé si son más rápidas que las T7 (no creo que haya 3” diferencia entre las Boston y las T7) y no sé cómo se van a comportar a 3’40-45” que es a lo que pretendo correr.

Salgo fuerte con el primer objetivo de recuperar los puestos perdidos en la transición y ver cómo están los de delante de lejos. Al principio me noto algo torpe con las Zoom Fly, pero cuando según voy soltando las piernas y empiezo a coordinar mejor el braceo me voy encontrando mejor. Veo el primer kilómetro a 3.38. Peor que en 2016, pero mejor de lo que esperaba.  Al llegar a la zona del puerto empiezo a cruzarme con los primeros. Oka, Garate, Tijero, gente con mucho nivel en el top 10 (no sabía ni quién corría) y yo en el puesto 15. Veo también a Jordi Giménez, y otro chico que no tengo claro si es V1 (Aranaga). En un primer momento, no me parece que estén demasiado lejos, pero el serpenteo por el puerto es mucho más largo de lo que recordaba y resulta que tengo a Jordi a 4 minutos y a Aranaga a dos. Por detrás, Illaramendi está bastante cerca y creo que es el más peligroso (me metió minuto y medio en Onditz 2018).  Así que parece que la carrera va a ser dura.

Sigo manteniendo el 3’38-3’40, pero cuando estoy ya volviendo para la zona de boxes, me doy cuenta de que casi voy 4 km… por lo que parece que son dos vueltas y no tres como pensaba (no sé muy bien por qué). Le pregunto a Bizkarra que ya va por la segunda y me confirma que “sólo” son 2… menos mal. Llevo los cuádriceps bastante cargados y voy bastante fatigado. Al empezar la segunda vuelta, veo que he distanciado algo Illarramendi y ya no viene nadie por detrás. Susana me dice que voy el 14º con el 13 a un minuto. Intento concentrarme de nuevo en la brazada, aprovechar las zonas rectas  (ventaja de las Nike) y sufrir lo menos posible en las curvas (desventaja de las Nike). Los dos últimos kilómetros son de agonía bastante similar a la del 2016, aunque sigo manteniendo el ritmo, y la última vueltecita de alargue por el parque, este año sí la recuerdo, pero no que era tan larga… Miro hacia atrás, levanto un poco el pie porque llevo los cuádriceps al borde del calambre  e intento disfrutar de la recta de meta saludando al público.

Por fin me ha salido una carrera acorde a lo que objetivamente sé que puedo hacer (para eso están los números de los entrenamientos). Cuando menos me lo esperaba, tras una semana en la que no me he encontrado nada bien, pero de nuevo en un triatlón olímpico sin drafting. Nada es por casualidad.

Para terminar, las clasificaciones por sectores (ventaja de que vengan en Excel).

Natación: he marcado con rayas los “grupos”. Puesto 26º, a 30 segundos del siguiente grupo. Creo que debería estar ahí, pero no lo estuve. En cualquier caso, mucho mejor natación que la de Lekeitio.

Bici: Parcial 31. Bastante penalizado en la primera bajada y con 10 watios menos que en 2016. Joder, cómo anda la gente 🙂

Correr: No fue mi mejor parcial corriendo (11º) , pero creo que sí de los mejores en cuanto a lo que tenía dentro. A esas alturas de la carrera, ya no había más que rascar.

General: que es lo importante.

Puesto 13, 2ºV1 y gente muy buena (o mucho mejor que yo) por delante. Sigo con ganas de seguir intentándolo, pero ando escaso de gasolina. Me está costando recuperar cada vez más, la garganta está ya bajo mínimos y mi cuerpo pide a gritos un descanso. Me parece que ya sólo queda una bala antes de dar por terminada la temporada y si nada se tuerce, la gastaré el sábado en Tarazona.


 

Mi primer 1500 (19’36”) y MMP en 400 libres (4’52’’23)

Estoy muy contento. Como ya puse en la previa el objetivo del 1500 era bajar de 20 minutos. No suelo ponerme objetivos a la ligera y si los publico es porque, aunque siempre te quedan algo de dudas, estoy convencido de que puedo cumplirlos si hago las cosas bien.

Y en Santurtzi, todo (o casi) salió bien. Nadaba en la primera serie de la mañana, al final sin Mustafic por lo que me tocaba nadar bastante sólo en la calle 1. Bustillo iba por la 3 y Bruno por la 4. En estas pruebas, todo está en encontrar el ritmo cuanto antes y no volverse loco con cambios.

A pesar de que durante el viaje me notaba cansadillo, ya en el calentamiento me notaba fino, haciendo 50s en 37 bastante fácil. Me salí del agua, cambio de bañador y 15 minutos antes de empezar, gel de café de 40 gr con cafeína, y a la cámara de llamadas.

Me tiré bien y vi que enseguida Bustillo me cogía un par de metros y yo me encontraba bastante cómodo. En el paso del 100 me di cuenta de que era capaz de ver mi tiempo (o el de Bustillo, no estaba muy seguro) en el marcador antes del viraje lo que resultaba una ayuda bastante interesante. En cualquier caso, la cabeza tampoco da para echar muchas cuentas y al final puedes desconcentrarte, así que me limité a hacer el menor número posible de cálculos, pero veía que estaba nadando por debajo del ritmo previsto: 2’28 el 200, 5’03” el 400 y que pasaba el 800 en 10’18”!! igualando mi marca de Palma de Mallorca. Esto me animó muchísimo. Seguía notándome muy entero, y aunque pensaba que iba el último de la serie, me centré en lo mío y mi sub20. Entonces empezaron los problemas con el gorro… En las competiciones en piscina me pongo las gafas por debajo del gorro para que no se me muevan en la salida y nunca he tenido ningún problema, pero notaba que empezaba a subirse poco a poco.. En algún viraje intentaba echarme la mano rápido a la cabeza para intentar recolocarlo, pero era imposible. O me paraba más o nada. No tenía nada claro si se podía nadar sin gorro, pero empezaron a venirme calvos nadando a la cabeza, y bueno, lo importante para mí era ver si podía nadar por debajo de 20, con gorro o sin él, así que después de un último intento, el viraje del 1400 lo hice impulsándome más fuerte para que se terminara de salir, haciendo los últimos metros “a pelo”, y lo que es más importante con un buen cambio de ritmo (último 100 en 1’16”59), que si no nos hubiéramos liado con el cartel de las vueltas, habría empezado algo antes.

Los parciales: (cómo mola lo del cronometraje electrónico)

Y el ritmo comparado con el 800 de Mallorca.

Y el ritmo de los largos no iniciales.

Creo que está bien nadado. Podría haber apretado algo antes, pero bueno, muy pero que muy contento.

Al mediodía me fui a ver el triatlón de Bilbao para hacer tiempo (cero envidia al ver la ría y de nuevo hipotermias, y lo que es peor, mucho tiempo en boxes la gente sin ser atendida más que con el plástico de las hipotermias) y a la tarde, de nuevo a la piscina para intentar mejorar mi 400m. Estaba muy animado, no me notaba cansado del 1500 y tras estudiar un poco mis parciales de las últimas carreras, decidí que tenía que salir más fuerte e intentar aguantar como fuera, que para eso me estoy zurrando con las ultras. Calenté poquito y a cambiarme de bañador con tiempo. Otro gel de café de 25 gramos y a la salida.

Y eso intenté: una salida más rápida de lo habitual, pero después también pude bajar casi 1 segundo en cada 100 respecto a las últimas carreras, lo que se traduce en una mejora de más de 3 segundos respecto a Mallorca y 6 segundos respecto a mi último intento, hace un par de meses. Después de unos meses atascado, una mejora enorme. Por cierto, estrenaba bañador…

Y así queda mi tabla de marcas al final de la temporada de piscina corta.

Ahora a por las travesías (lo más difícil) y la piscina de 50 en el Campeonato de España Máster de Badajoz.

Mi primer 1500 en piscina (25m). Previa.

Mañana nadaré mi primer 1500 en piscina. Será en la piscina de 25 de Santurtzi, la que dicen es más rápida de Euskadi, pero donde hace un par de meses yo no pude mejorar mis marcas del Campeonato de España máster de Palma de Mallorca.

Desde que Eduardo Bustillo me dijo en Sopelana que probablemente se celebraría este Open Bizkaia, y que habría un 1500, he entrenado con otra motivación. Una vez olvidado el triatlón por este año, “sólo” me quedaban las travesías y el Campeonato de España Máster de verano. En las travesías, tengo la motivación de intentar aprender de una puñetera vez a nadar en aguas abiertas y estar cerca de la gente con la que me peleo en la Liga norte en las pruebas de medio fondo, pero sin muchas referencias. Algo parecido me sucede para el Campeonato de España Máster. Van a ser mis primeras competiciones en piscina de 50, y salvo las conversiones de tiempo de 25 a 50 (que creo que yo no cumplo), y las referencias de algunos compañeros/rivales voy bastante perdido.

El 1500 me pone. Me pone muchísimo. Por ser la distancia larga de la natación en piscina, y por ser la distancia de natación de MI distancia en triatlón, la Olímpica. El 1500… Siempre he tenido la ilusión de bajar de 21′ en las pruebas de distancia olímpica. Significaba nadar por debajo de 1’25” y salir “en carrera”, al menos en el circuito vasco. Y si no me falla la memoria, nunca lo he conseguido cuando la distancia está bien medida.

Sin embargo, el sábado el objetivo es bajar de 20 minutos. Ver el 19. Nadar por debajo de 1’20”. Nunca hubiera pensado que podía estar en condiciones de intentarlo al menos, Pero después de ver mis tiempos del 800 de Mallorca y de lo que me está saliendo en los últimos entrenamientos, tanto en Ultras como persiguiendo a Ciro, creo que hay que intentarlo.

Tendré de compañeros de serie a Adnan Mustafic, ganador de la Getaria Zarautz en 2008 y de la MDK Swim el año pasado. Casi nada. Le vi nadar el 400 en Santurtzi en 4’22… Espero que por lo menos las corcheras aguanten bien todo el agua que mueve… A Eduardo Bustillo, a quien no puedo intentar seguir en una distancia tan larga y a Bruno González, con quien ando en distancias más cortas ando muy parecido.. Pero está en la calle 4, un poco lejos. A Miguel Ángel Fraile no le conozco.

serie1500

Por la tarde, tengo el 400. Mi prueba en Master. Con bañador nuevo (Arena Carbon Air) pero después de la paliza del 1500, veremos si soy capaz o no de bajar del 4’55”46.

Se acabó. Terminada la temporada 2017.

No hay más. Ni una zancada, ni una pedalada. Sólo tropecientos pinchazos, con corriente eléctrica, sin corriente eléctrica, con plasma, con corticoides y un pastizal en fisios y tratamientos.
Este es el resumen de mi primer año en blanco. Algo por lo que muchos pasan y que nunca te imaginas que puede tocarte.
A mediados de abril, con otra inyección, esta vez de corticoides alrededor del tendón del adductor, con el edema más pequeño pero todavía ahí y con otras 6 semanas, por lo menos, sin poder correr, y molestias en una hora de bici por debajo de 200w ya no hay nada que hacer.
Me refugiaré en la natación y las travesías, me marcharé fuera de Vitoria la primera semana de julio para minimizar daños psicológicos y seguiré intentando curarme para el año que viene, ya en V1, poder hacer todo lo que este año la pubalgia no me va a dejar hacer.
Disfrutad!! Enjoy!!

Baja del Campeonato de España de Media Distancia 2017

Se veía venir. Mi pubalgia no ha mejorado nada en los últimos meses y a falta de dos, acabo de solicitar mi baja para el Campeonato de España de Media Distancia 2017 de Pamplona.

8 semanas es el tiempo mínimo que considero necesario para preparar una prueba de MD en condiciones, siempre y cuando lleves una buena base por detrás y así lo hice en el Triatlón de Vitoria el año pasado. Pero como no voy a poder entrenar en las próximas 8 semanas ni tengo ninguna base por detrás, esta vez no había mucho que pensar.

Rafa Lao me decía el otro día que admiraba mi “cabeza” por seguir entrenando en el agua… Te aseguro Rafa que no te gustaría estar dentro de mi cabeza ahora mismo. Pero bueno, el agua es mi única vía de escape (y lo que me mantiene en un peso razonable) y la voy a exprimir, empezando por el 400m libres de Sopelana de este sábado que viene.

Por supuesto, todo lo relacionado con el Récord de la Hora queda aparcado, aunque intentaré publicar lo que he aprendido hasta ahora.

A ver si por lo menos sin ninguna inscripción por delante, me relajo un poco y algo empiezo a mejorar.

Disfrutad de los entrenamientos y de las carreras! #enjoy

Pubalgia con edema ósea. Infiltraciones de plasma.

En relación a mi pubalgia, ya he pasado el capítulo de las infiltraciones. La primera fue el día 4, intraósea, con anestesia total. Te anestesian, te duermes y despiertas como si nada hubiera pasado. Una ligera molestia en la zona del pinchazo que se va incrementando cuando desaparece el efecto de la anestesia completamente. 48 horas de reposo relativo y el día de Reyes me metí por la mañana al agua para probar si podía nadar. empecé con pull y con el bañador de neopreno y sin virajes para no forzar la zona, pero acabé haciendo unos pocos 100s a buen ritmo. Pero empezó a dolerme la espalda y media hora después, al salir del coche, me dio un pinchazo muy serio con toda la pinta de lumbago, que me tuvo otros dos día parado. No creo que tenga una relación directa con el pinchazo, pero está claro que tengo toda la zona hecha un desastre así que ya decidí que había que volver a Igaro, donde me trataron del psoas y lumbares hace unos años.

Sin embargo, los traumatólogos me aconsejaron no hacer nada hasta después del segundo pinchazo. Este fue el día 18: infltración intraarticular e intratendinosa, sin anestesia. Pensaba que nada podía ser peor que la EPI en esa zona… Pues sí. Sientes cómo la aguja va entrando, se tensa el recto abdominal y luego todo el cuerpo, aguantas, resoplas y sigues aguantando. Así 4 veces. La molestia, o más bien dolor, es mucho mayor durante ese día y también en los días siguientes que con la intraósea, aunque otra vez transcurridas 48 horas, he podido nadar y andar en bici sin demasiados problemas. Pero tengo que estar otras 6 semanas más sin correr… Con lo que parece que, por mucha facilidad que tenga para correr y crea en el entrenamiento cruzado, va a tocar revisar los objetivos de la temporada.

Tras el chequeo de la zona en Igaro, hemos podido comprobar que efectivamente, tengo todo el lado derecho muy cargado, con la fascia del psoas muy muy cargada y el adductor derecho sorprendetemente poco desarrollado, comparado con el de la pierna izquierda, donde tengo menos masa muscular… Puede ser que esta sea la descompensación que está creando este problema. Ahora toca revisar mi mecánica de carrera, plantillas, etc y de posición en la(s) bicicleta(s) para ver si puede influir en algo. Por suerte, sé muy bien dónde hacerlo 😉

Pubalgia con edema óseo.

Seguimos avanzando en el culebrón de mi lesión de cadera. En el diagnóstico, no en la recuperación. Lo que en agosto era una hernia, en septiembre se convirtió en una hernia y ahora resulta que es que además va acompañada de un edema óseo. O sea, que además de una inflamación (o inflamaciones) en alguno de los múltiples tendones que van al pubis, también tengo líquido dentro del hueso que tiene que reabsorberse, y en 5 meses no lo ha hecho.

Desde la última vez que escribí sobre esto, he corrido 10 días repartidos entre octubre y noviembre. Empezando desde 5 km a 4’45’’/km hasta llegar hasta un máximo de 13,5 a 4:08 /km, momento en el que decidí parar. Podía correr pero cada zancada era dolor. Y el cuerpo cuando duele, es por algo. Así que decidí dejar de “probar” y esperar a que me llegara la cita con el traumatólogo.

pubalgia1

En amarillo, días de carrera a pie. Golden Cheetah 3.4

Llegados a este punto, me planteo si no hubiera sido mejor parar del todo, que parece que es lo más lógico visto desde fuera, pero por lo que me han dicho, el médico incluido, tampoco es bueno parar y estaba haciendo cosas que no me dolían. También es cierto que algunos días sí notaba algo de molestia nadando, y depende qué gesto, (agachado en la de carretera) también en la bici.

Antes de la cita con el traumatólogo, tuve una resonancia magnética, cuyo resultado ya hablaba de un edema óseo.

pubalgia2

Yo no veo nada, pero mola 😉

Y tras ésta, decidí que así no podía seguir y me infiltraré con el famoso Plasma Enriquecido con Factores de Crecimiento. Ya puestos, lo haré por partida doble: intraósea (con anestesia incluida) e intramuscular. Me va a costar un riñón, pero si funciona, lo consideraré como una buena inversión. Si no funciona…