Triatlón de MD de Vitoria 2014. Crónica. ¡¡6°!!

El sábado anterior a la carrera fue un día bastante malo. Si algo quitaría del triatlón, aparte de a los dopados, serían las vísperas de carrera. De verdad que son días en los que me dan ganas de dejarlo todo, en los que te preguntas si realmente merece la pena pasar por eso… No me importa madrugar, pasar frío, mojarme, llegar reventado a casa, si todo esto es por entrenar que es lo que me gusta. Pero pasar un día entero de nervios, en el que no te aguantan ni en tu casa, (hacen como que sí, pero yo estoy convencido de que me mandarían a la mierda con mucho gusto), con mal cuerpo, sudores, etc, no es nada, nada agradable. Y como diría alguno, “y encima, pagando”.

Todo esto, cuando llevaba una semana la mar de tranquilo, como ya conté en la Previa. Pero de repente, me desperté el sábado y lo primero que me vino a la cabeza es: “mañana es LA CARRERA“.

Así que me como me levanté antes de lo que quería, vi que me daba tiempo a dar una vueltita en bici antes de ir a la charla técnica, y para las 8:30 ya estaba en la carretera probando todo. Muchos cambios en la configuración de la Blue desde Vitoria que empezaron ya en noviembre. Algunos mayores, otros menores, pero creo que todos han funcionado. Intentaré hacer un resumen un día de estos.

40 minutos con series muy cortas a ritmo de carrera para activar y coger un poco de confianza y a casa. Charla técnica, con la sala de Villasuso a reventar, coger dorsales, ponerle las Laminar Cover a Ibon, unas charlas en la Feria y a casa cansadísimo. Por la tarde, pequeña siesta, peregrinaje por las transiciones, fotos a las Laminar Cover de boxes y a descansar, aunque más tarde de lo que quería.

Aún así, me metí pronto a la cama, pero me costó dormir. Casualidades de la vida, Adrián, que lleva semanas durmiendo de tirón, debió notar la tensión en casa y tuvo que hacerse notar durante la noche. No demasiado gracias a las rápidas intervenciones de Patri, pero cada vez me despertaba con un poco más de sudor hasta que al final, a las 2.30 me tuve que cambiar.

Despertador a las 5, ducha que no estaba en el plan pero me hacía falta, desayuno de competi, preparar los 3 bidones de Energy (dos para la bici y uno para ir bebiendo) y al autobús. Por suerte, nada más llegar al Hotel Boulevard me encuentro con Zubia, Pardal y Pérez del K-0 y con Alberto, de mi equipo. A partir de ahí, mucho mejor.

Llegamos a Landa y como era de esperar, la bici está empapada. Seco bien todo para cambiar la tapita de la válvula de las tapas tras hinchar las ruedas y poner los 3 geles de 226ers en el cuadro con cinta aislante. Liberación de peso en el baño de la caseta de atrás (ventajas de conocerse el terreno) y enseguida me pongo el Helix para intentar calentar. Hace un frío de pelotas, hay niebla y se me están congelando los pies con la humedad de la hierba, así que creo que estaré mejor en el agua.

Tengo buenas sensaciones en el calentamiento, así que tras unos momentos de confusión, me voy saliendo para ir a la cámara de llamadas. Por primera vez en Vitoria, corro en Élite. Estar en el pasillo de “los buenos” impresiona un poquito, pero bueno, estando con Ibon me encuentro algo más cercano a la realidad.

boxes

Nos llaman uno a uno (aunque vamos a destiempo). Me da un poquito de pena que no esté Patri para oírlo y ver la salida de este año, pero hemos decidido que ahorrarle a Adrián el madrugón era lo más razonable.

La gente va corriendo por la alfombra para coger sitio. Yo voy al trote, tranquilo, sabiendo que todo el mundo se va a ir a la derecha para ir lo más recto posible a la primera boya y yo me voy a quedar en la izquierda para intentar evitar las algas en lo posible.

La niebla ha levantado ya en esa zona, y se ven las boyas perfectamente. No dudo en ponerme en primera fila, y antes de que nos demos cuenta ya estamos en el agua.

salida

Salgo fuerte, notándome bien, sin que me pasen los de mi zona, aunque los de la derecha van bastante más rápido que yo. Atravieso el bosque de algas por la mitad, pero como esto ya pasó cuando fui con los compañeros del Vibike el año pasado y vi que no pasaba nada, no pierdo la calma y sigo tirando. Este sector no tiene mucha historia. Veo que vamos bastante bien orientados, así que busco unos pies algo exigentes, y me quedo en el sitio, sin perder la concentración, cogiendo bien agua y notándome a gusto. Algo parecido hace uno por atrás, pero que con lo de “coger pies” debe entender “agarrar pies”, y me está dando manotazos en los pies tooodo el sector. Un poquito de respeto para la siguiente si me lees, por favor.

A mitad del último largo, me animo, me salgo del rebufo y paso a tirar yo del grupito. Llevamos bastante gente por delante, pero algunos son de IM y yo me he notado rápido. No me pongo en pie hasta tocar tierra con la mano, como siempre.

No noto mareos, así que rapidito para la transición. Hay que coger la bolsa justo en la entrada por lo que echo a la cremallera rápido. Ese pasillo con tanta gente animándome es de lo mejor de esta carrera, aunque no soy capaz de mirar ni de distinguir a nadie.

 

Cuando llego a las bolsas veo a Alberto Bravo. Bien, Diego, bien! Cojo el casco, me lo voy poniendo mientras corro a la bici, cogerla y hacia arriba. La bici de Ibon ya no está, lo que me genera algunas dudas, pero siempre nada mejor que yo, así que de momento, no hay que pensar más.

 

Salto bueno y pedales. A intentar coger el ritmo. Lo primero que hago es comprobar que no tengo el dolor de piernas del km1 del año pasado. Bien! Tengo a Bravo delante, creo que soy mejor rodador que él, así que le paso antes de llegar a Marieta. Primer avituallamiento donde tomo el primer gel con agua y empieza el tema serio. Llegan por detrás Castañeda y Oregi, lo que confirma que la natación ha ido bien, pero que tengo que espabilar, y más o menos a la altura de Hermua, llega Borja. Coño, esto no me lo esperaba ya que pensaba que estaba por delante porque este año está nadando mucho mejor que yo. Llega con su pedalada atrancada de siempre y tras unos momentillos de duda parece que se marcha. Las series de las últimas semanas me han dado bastante seguridad y aunque creo que nunca me he visto en un grupo de tanto nivel, creo que es la referencia a seguir y cambio de ritmo. Todos los demás parece que piensan lo mismo y ahí subimos hacia Heredia, muy fuerte.

Antes de llegar a arriba distingo a Ibon por delante. Esto va a ser bonito. No creía que nos fuéramos a juntar los tres en la bici, pero tiene toda la pinta y me hace una ilusión del copón. Borja va mirando bastante hacia atrás así que tras pasar los baches de la bajada y ya enfilados hacia Gebara, paso a encabezar el grupo. Es una de mis rectas favoritas donde depende de cómo pegue el viento se puede hacer muy dura o ir a 55 km/h quedándote sin pedales. En este caso, de momento no hay viento, así que ni una cosa ni otra, y antes de llegar a Gebara me pasa Borja de nuevo y seguidos, los demás. Esto empieza a recordarme mucho a Arenales 2013. Momento de pensar un poco: Llevamos 246 w de media, 254 normalizados, 156 de pulso y bajando. O sea, que voy un poco por encima del objetivo en todo, aunque me noto bien. Marcharse de ese grupo no va a ser posible y los de delante creo que nos tienen que llevar un mundo ya, así que viendo que Bravo y otro chico que va por detrás, van un poco forzados, decido quedarme 5º del grupo tras Borja, Castañeda, Oregi e Ibon.

Abro Paréntesis:

 Se ha hablado bastante del drafting en esta carrera. Mi opinión en lo que me toca, es decir, en mi grupo, de los 5 que íbamos desde el principio más Pereira desde algo antes del paso por la presa, y viéndolo desde detrás casi todo el rato, es que hubo un marcaje fuerte pero fuimos legales. Tal vez en algunos momentos, alguno se acercó algo más de la cuenta, pero siempre se veían movimientos hacia el lateral para no tener la ventaja de la estela del siguiente. 

Si no he escrito antes la crónica, además de por falta de tiempo, ha sido porque he estado intentando encontrar pruebas gráficas que corroboren lo que digo, para evitar malos entendidos. Iba a poner todas seguidas, pero la crónica queda un poco tostón, así que las he repartido durante el post. He puesto todas las que he encontrado. No falta ninguna. Si alguno tiene más, le agradecería que me las pasara.

Para empezar: lo que dice el reglamento de Competiciones.

En todas las fotos del sector de bici creo que se ven 10 metros y cuando no los hay, hay 1,5m en lateral.

 Yo pensaba que yendo tan delante iba a haber más jueces, pero creo que sólo paso la moto de Jon Ander Luengo, según él mismo ha dicho en Facebook, un par de veces. A Jon le tengo, además de por un tío educado, como un juez estricto a la vez que razonable. Si no nos dijo nada, sería porque, al menos él, no vio nada raro.

 Para terminar: llevo un casco aero con visor. No oigo absolutamente nada que no sea el ruido de la rueda delantera o el viento. Si viene una moto por detrás, no me entero hasta que no me adelanta.

 Cierro Paréntesis.

 

Me noto a gusto, vamos rápido con los watios  por debajo de lo esperado, el pulso ya por debajo de 150 ppm, y muy pero que muy animado. Es mi oportunidad. Como me ocurrió en el Onditz 2012 o en Zumaia 2013, con la situación de carrera soñada, pero esta vez en Media Distancia, mucho más adelante en carrera y en casa.

Castañeda, Oregi y creo que yo bajando hacia Vitoria en la primera vuelta.

Yo (perdón por nombrarme el primero, pero voy ahí y estoy identificando a todos), Sarasola y Bravo bajando hacia Vitoria en la primera vuelta. El último no sé quién es.

Una de las veces que miro para atrás, al paso por la Duna veo que Bravo y creo que Sarasola ya no están. Así que empiezo a sacar la calculadora. Creo que en el grupo sólo Borja es más rápido que yo. Ibon Gabilondo está fuerte corriendo y Oregi está muy fino este año, viene de ganar en Villameca y en Arenales hizo un carrerón.. Pero creo que en casa les puedo ganar corriendo. Los watios ya no importan, sólo hay que mantenerse ahí, pero sí me pueden dar una idea de si vamos despacio o no… No podemos dormirnos. Por detrás viene gente que corre mucho: el propio Bravo, Zubia, Galarreta.

Justo antes de subir a la presa cogemos a Pereira. No le conozco, pero con la planta que tiene, no parece que vaya a correr muy rápido. En la presa me quedo un poco, no quiero forzar demás y creo que tengo margen para recuperarles una vez arriba, aunque al final, me cuesta hacerlo un poco más de tiempo de lo que esperaba, señal de que tampoco es que vayamos despacio ni yo tan pletórico.

Jubera, Castañeda, Oregi, Gabilondo, yo y Pereira en el Club Náutico.

Jubera y Castañeda entre el Club Naútico y Landa.

 

 Entre el Club Naútico y Landa.

Justo antes de llegar a Landa, Ibon grita algo y echa pie a tierra. No me jodas… Por supuesto, no paro, yo no puedo hacer nada, pero me descentro un poco y pierdo contacto con los de delante. Ibon se merece que le salga una buena carrera y me fastidia mucho que no le vaya a salir esta vez tampoco. Además, nos juntamos con los últimos del Ironman que están saliendo de la T1 y se hace un poco de follón. Intento no perder la calma. Si en algún sitio sé hacer series es desde Landa a Marieta, así que toca repetirla.

 Me pego al lado izquierdo de la carretera y voy pasando gente, me la juego un poco en la bajada de Marieta y ya me coloco de nuevo en mi sitio. Ahora ya va Oregi delante, con Castañeda detrás, y tercero Borja. Ahí me quedo. En la bajada y cruce de Heredia, otra vez que me quedo un poco y otra vez que hay que apretar. Ooootra serie, a unos 250w, pero sin pasar de ahí. Van tres ya casi seguidas, así que decido cambiar de estrategia: en la bajada de la cuesta del perro, aprovecho para mear, y en cuanto termino, paso a encabezar el grupo. Así hasta Vitoria.

Oregi, Castañeda y Jubera, adelantando a los del ironman en Zurbano

Jubera, Pereira y Gabilondo,  adelantando a los del ironman en Zurbano

Pereira y Gabilondo,  adelantando a los del ironman en Zurbano

Me veo muy bien, igual que en un entrenamiento normal, entrando a casa por Betoño como tantas otras veces, esquivando los baches que me sé de memoria y saliendo fuerte de las curvas. Me acuerdo de cuando mi madre me decía el sábado que intentar estar en el top-10 era un poco optimista para mí…. Vas a ver cuando me vea llegar :)…

Yo y Jubera entrando en Vitoria.

 En la calle Francia empiezo a levantar un poco, me pasa Oregi, entramos en Olaguibel y a descalzarse. Este año no hay tiempo para emocionarse. La carrera a pie va a ser dura. Cruzadito, “tiro” la bici a una voluntaria (lo siento..) y veo a Patri con mis padres saltándose a la torera la planificación de seguimiento de carrera, lo cual me alegra muchísimo.

Cojo la bolsa, me siento en la silla, me cuesta horas sacar las zapatillas, me pongo los calcetines del decathlon de 2€ que tanto me han gustado en las dos últimas semanas, Brooks T7 y a correr. Sólo salgo por delante de Ibon, que ya ha llegado (no sé muy bien cómo!, pero también me alegro mogollón). Enseguida paso a Castañeda y empiezo a seguir a Borja. Este año anda muchísimo más que yo corriendo, pero de momento parece que no me saca demasiado y, de nuevo, tener una referencia me puede venir bien.

Empiezo a ver a los voluntarios de todos los años, colocados en las mismas esquinas, animándome. Hoy tiene que ser el día!!! Pasamos por la Florida, poquito ambiente (las 11 en Vitoria un domingo, es lo que hay), pero ahí están mis suegros!, Nai,…Todo va bien hasta que de repente en el kilómetro 4, se me empieza a cargar el gemelo. La misma molestia que me ha amargado el invierno, que volvió a aparecer el martes en Castro tras el último entrenamiento fuerte a pie y por la que me he estado las 24 horas de cada día de esta semana con las medias de compresión puesta. Se me cae el mundo encima. No me lo puedo creer… Otra vez… Borja, se me empieza a marchar, Ibon está cada vez más cerca, ya le oigo detrás de mí. En el Prado oigo pisadas típicas de tío que está haciendo series, me aparto y me pasa Oscar Vicente como un tiro. No sabía que era él cuando le habíamos pasado en bici. A la salida del Prado ya nos cruzamos con Bravo y Galarreta. Bueno, he hecho lo que podido, he arriesgado, he estado en carrera y lo he tenido ahí hasta que he aguantado. En las universidades vuelvo a ver a mi padre, a mi madre y a Patri con Adrián en los brazos para que le vea. Mi padre está unos metros por delante. Le digo que me duele el gemelo y que no voy a poder.

Pero llego a la altura de Patri, que sigue con Adrián en brazos y me grita “AUPA AITATXO!!”. Entonces la cabeza me da la vuelta, como no hizo en el ironman el año pasado, y me digo que hay que seguir como sea, hasta que el dolor sea insoportable, porque de momento estoy corriendo y lo estoy aguantando. Me concentro en bracear bien, en no pisar raro ni hacer gestos extraños y que la técnica sea lo más eficiente posible para que nada en mi cuerpo tengo que sufrir más de la cuenta. Y de repente, todo cambia. Me estoy acercando a Borja y a Ibon ya no le oigo. En el avituallamiento del km 8, Borja se para, le digo que hay que seguir hasta el final y sigo a lo mío.

 

Paso por la Virgen Blanca y la Plaza de España bien. Lo estoy llevando mejor de lo que esperaba y en general voy todos los kilómetros a 3:55/km, más o menos.

La calculadora sigue funcionando: A los de detrás les llevo una vuelta al Prado, que son más o menos 3 minutos, quedan 10 km… Son unos 15 segundos el kilómetro. Si no me han cogido ya, o fallo o no me pillan. A estas alturas, Victor ya me ha dicho que voy 6º, tras adelantar a Victor Manuel González al empezar la segunda vuelta.

Supongo que Ruvireta, Aimar y Estrangeiro están muy por delante porque ni les he visto, después Oregi y Vicente, y luego ya voy yo. Te cagas :).  Veo a Mikel de la Presa en el Prado con cara de susto al verme (yo tampoco me lo creo Txantrán!!) y me dice que el 4º está a dos minutos… Bueno, tampoco nos pasemos. El gemelo me está torturando y bastante tengo con mantener. El objetivo es intentar mantener el ritmo por si alguien más falla.

No he hecho 21 km en toda la temporada, pero se me pasan rápido. En la segunda vuelta voy adelantando a mucha gente conocida que está en su primera vuelta. Para todos hay una palabrilla de ánimo que siempre es devuelta. Gracias chavales!!

Los últimos kilómetros se me hacen un poco más duros, tengo hasta la cara agarrotada, pero sé que ya lo tengo e intento disfrutar lo que puedo de los últimos metros. Esto puede que nunca vuelva a repetirse. En el último kilómetro me acuerdo del abuelo cuando paso por la plaza de los Fueros, donde estuvo animándome en el Mundial de 2012, primer amago de llorera. Entro en la Virgen Blanca. Ahora sí que ya miro a la gente que me anima, sonrisas para todos, busco a Patri y en el último momento la veo antes de entrar.

 

Me paro (no sin mirar de reojillo hacia atrás por si acaso), y le doy el abrazo que no le di en Calella, pero mi suegra me dice que siga! (coño, qué competitiva!!), y vuelvo a levantar los brazos. Un grito de rabia que llevaba mucho tiempo dentro de mí, y ahora sí, la llorera que creo que ya casi todo el mundo ha visto por Twitter, Facebook, han retransmitido en directo por Radio Vitoria, etc.

forotriatloi_Vitoria_895

 Es difícil estar más feliz. Por fin me ha salido la carrera que creía que tenía en las piernas, en el momento y en el lugar que más ilusión me hacía, delante de mi familia  y que para nada esperaba cuando me apunté a esta carrera.

IMG-20140713-WA0028

 Muchas gracias a todos (…si alguien ha sido capaz de llegar hasta esta última línea): a todos los miembros de la organización, encabezados por Iñigo y Gorka, a toda la tropa de voluntarios sin los que esta increíble carrera no sería posible, a todos los que tuvisteis unas palabras o aplausos para mí, y sobre todo a los que siempre habéis estado ahí. Intentaremos mejorarlo 😉

 

Test de 20 minutos en Arlabán. Enero de 2014.

El domingo pasado, aprovechando la pequeña ventana de buen tiempo que tuvimos y que Ibon tenía que hacer test de FTP, nos fuimos a Arlabán (ubicación perfecta de 7 km al 4% constantes) a machacarnos al límite durante 20 minutos, algo que siempre hago un poco mejor si tengo alguien que anda más que yo para picarme con él.

El resultado del test fue bueno. Principalmente porque a pesar de ir con la cabra, mejoré en 4 watios el resultado del año pasado. Esto en sí no quiere decir gran cosa. Tan sólo es 1%, pero estoy contento por cómo lo conseguí. A pesar de que el año paso fui con la G5 (y también es cierto que llevaba un mes menos de entrenamiento), esta vez con la BLUE he terminado más contento, por varios motivos:

  • No he empeorado ha pesar de las dificultades de este año, y parece que sigo en línea ascendente (aunque ya casi en asíntota horizontal). Unos links de resultados de otros años para animarme (julio 2009,noviembre 2009, mayo 2010.)
  • respecto al resultado, está bastante claro que por lo menos lo he hecho más constante que otras veces,
  • el pulso me ha salido más bajo
  • y la nueva altura del sillín en la cabra (más bajo) no me penaliza subiendo.

Para ver la diferencia entre ambas, pongo las gráficas de ambos años: en amarillo la del año pasado y en rojo la de este año. Se puede ver cómo el pulso máximo aparece en el minuto 8. En 2014 hasta el final va en progresión, pero sin pasar de 177 ppm. Esto quiere decir que el esfuerzo no fue máximo, lo que es negativo en sí mismo.

Lo mismo se puede ver dividiendo el test en dos parciales de 10 minutos.

Potencia

Pulso

Fecha

Media

0-10 min

10-20 min

Media

0-10 min

10-20 min

nov-12

336

358

314

170

167

172

ene-14

340

345

335

166

161

173

Y finalmente, así quedarían mis zona de entrenamientos según Coggan y aplicando un 0.95 para obtener el FTP.

Zona

Rango (%)

Rango (%)

min

max

min

max

Anaerobic Capacity

Z6

120%

363

Aerobic Power

Z5

105%

120%

318

363

Threshold

Z4

90%

104%

272

314

Tempo

Z3

75%

89%

227

269

Endurance

Z2

56%

74%

169

224

Active Recovery

Z1

55%

166

Pues nada, a seguir entrenando. De momento no vamos mal.

Challenge Vitoria. Faltan 2 semanas y media!!

Ya no queda nada. Mi segundo ironman a la vuelta de la esquina y como suele pasar, dudas, muchas dudas. Por un lado, me encuentro bastante mejor que el mes pasado y la preparación de estas últimas semanas ha ido bastante bien. Creo que mejor que para Calella 2011 donde apenas pude correr a pie. Entonces fueron un total de 4 horas en las 5 últimas semanas. Impresionante.

La novedad más importante de esta preparación está ahí: aunque tarde (como siempre) he empezado a hacer tiradas largas (más de 1h20 y menos de 1h50), incluso varias en la misma semana!!, sin tener problemas ni de psoas, ni de tendón de Aquiles, ni de nada. De hecho, hasta estoy recuperando bastante bien.

Factores que han influido en esto, creo que hay dos:

la posición en la BLUE con la que llevo el ángulo de la cadera mucho más abierto que con la Razesa y

– las Brooks Launch con las plantillas de Ioana Arbillaga. Son las mejores zapatillas que he tenido nunca. Un buen equilibrio entre amortiguación y peso y se me ajustan bien al pie, aunque no tanto como las T7. No le pido mucho más a unas zapatillas, pero qué difícil me resulta encontrarlo. Bueno, eso y un diseño un poco chulo, no como los horripilantes colores que han sacado para este año y que como no cambien o saquen otro, tendré que seguir estirando las mías unos kilómetros más.

071113_1139_ChallengeVi11

071113_1139_ChallengeVi21

Volviendo a la preparación, en julio empecé a trabajar de 7 a 15, lo que facilita muchísimo las cosas, sobre todo desde el punto de vista logístico (y el estrés que esto conlleva) a la hora de intentar doblar.

Como siempre, me gustaría que el Challenge se celebrara una semanita más tarde. Creo que me va a faltar un poco, pero bueno, ya he metido una semana buena de carga de verdad, de la que me he recuperado bastante bien.

Para una semana buena que he hecho la voy a poner aquí, que no sé cuándo voy a ser capaz de repetirla.

Lunes: 3200 m de natación en la piscina de 50 del Estadio con traje (Xterra)

Martes: 1h30 de carrera continua por el bosque de Armentia, explorando nuevos caminillos. Durito. 4.30/km y 152 ppm

 Clipboard04

Seguido, 600 m de natación en la piscina de 50 a pelo para refrigerar el cuerpo.

Miércoles: 70 km en bici con dos calentones en el tramo Ozaeta-Gordoa y Agurain-Zurbano para intentar mejorar posiciones en Strava, sin éxito por culpa del viento y porque me sigue costando subir watios y pulso, pero me sirven para darme un poco de caña: 16 min a 260w y 33 a 240w.

Jueves: 1h50 por el anillo verde, con mucho calor. Contento. Buen ritmo, progresivo salvo en los 2 últimos kilómetros. 26 km a 4:17 con 157 ppm.

 Clipboard03

Viernes: 3000 metros entre la piscina de 50 y la de 25 (imposible hacer velocidad con 6 personas en mi calle).

Sábado: 197 km, 3 vueltas al circuito, escondiéndome hasta el final de la seginda vuelta. Por lo tanto, watios ascendentes, intentando mantener 200w en casi toda la tercera vuelta.

Domingo: 85 km, en la vuelta de Igay acabando en Bitoriano. Llego tocado, pero Ele y yo le echamos huevos y hacemos una transición de una hora hacia las pozas.

Total: 8900m/ 355 km/61 km. Casi nada.

Me queda otra semana de carga (que ya ha empezado mal con un viaje a Getafe) y el tappering, que probablemente lo tenga que apurar un poco. Conclusión, que de momento la cosa va bien y creo que estoy mejor que hace dos años. A ver si no se tuerce.

Fin de semana de Triatlón en Saint-Pée. Previa.

Hace unos años juré que nunca volvería a correr en Francia. Los franceses y yo no nos llevamos bien y lo que me hicieron en San Juan de Luz no se lo perdonaré nunca. Pero una crono por equipos y un olímpico sin drafting, son mis pruebas favoritas y una tentación demasiado fuerte para volver a dejarla pasar.

Es una pena que no haya muchas más pruebas así, cuando me parece que son las más espectaculares con diferencia, pero son más complicadas de organizar, se recauda menos con ellas, así que probablemente, terminarán desapareciendo. Por lo tanto, otro motivo más para hacer doblete este fin de semana, aunque en 2010 ya lo hice y me pasó factura, creo que la preparación que llevo ahora no tiene nada que ver con la de entonces, y no creo que me afecte tanto. Sin embargo, esta semana he estado bastante cansado, supongo que por la asimilación de la carga de Benicassim. No estoy acostumbrado a doblar, y a pesar de que dormir 8 +1.5 horas todos los días, hacía que no me encontrara especialmente cansado, al llegar a la realidad de mi trabajo y ritmo de vida diaria, lo estoy pagando con cansancio y un cargazón lumbar bastante seria. Una vez puesta la excusa, a las carreras:

El sábado, crono por equipos. Mixto. Si no pasa nada raro con las inscripciones (que todo puede pasar), voy en el equipo Golden con Solís, Ainara, Alberto y Kepin. Equipo muy competitivo, con el que creo que haremos mejor natación que otros años cuando nadábamos sólo chicos, intentaremos hacer lo posible para llevar a Ainara muy rápido en la bici sin tirones y a correr como podamos (espero que no demasiado rápido, que corro el domingo de nuevo!!)

Y como digo, el domingo, a las 13:30, (vaya hora) olímpico sin drafting. Cambio a los rivales mediterráneos y madrileños por los de toda la vida. Aimar (que está en todas partes), Rozas, Bizkarra, Okamika, Regillaga, Eizaguirre… Siempre han quedado por delante de mí. A ver qué pasa este año.

El objetivo es volver a encontrar el ritmo nadando en competición, ir a muerte (de verdad) en bici, que ya tengo ganas de ir a tope en la Blue sin andar guardando, y correr, correr rápido, todo lo rápido que pueda. Aunque no me noto nada ligero en los entrenamientos, sí que me veo consistente y los 150 km del mes pasado tienen que salir por algún sitio. Como siempre, el puesto será una consecuencia de lo bien que haya hecho las tres cosas anteriores.

Y lo más importante, a disfrutar del triatlón y de la compañía de mucha gente que realmente merece la pena.

Blue Triad SL 2012 LE (IV). Análisis y detalles.

Último capítulo dedicado a la BLUE TRIAD SL. Tras la elección, la talla y los ajustes de posición, he dejado para el final lo más importante: cómo me ha ayudado a mejorar mi rendimiento, medido, como siempre, en watios y pulso.

Hace unos meses, publiqué unos datos de cómo habían variado los watios que era capaz de meter en una salida larga en función del pulso al cambiar la posición en la Razesa de crono levantando bastante el manillar. Es decir, de cómo de fácil era capaz de meter watios con menos esfuerzo. Ahora a esa tabla le he añadido los datos que he sacado en las salidas largas (más de 2h30) que he hecho con la Blue Triad SL.

La diferencia es notable. Se puede ver cómo con el mismo pulso (esfuerzo) puedo mover aproximadamente 10 watios más. Esto tienes dos causas, aunque es difícil cuantificar cuánto influye cada una:
1) Posición (ir más adelantado)
2) Rigidez del cuadro, que hace que los watios no se pierdan por el camino deformando el cuadro (elásticamente, claro), sino que lleguen íntegramente al buje trasero. Esto se podría medir si tuviera un sensor en las bielas, que estuviera calibrado con el PT, pero como no es el caso, pues nada.

Yo diría (a ojo) que la proporción de lo que contribuyen cada uno de los dos factores en los datos que he medido, es 80% posición, 20% rigidez.  Hay que tener en cuenta, que en la mayor parte de las salidas, son en llano, sin meter mucha fuerza en los pedales. Lo de la rigidez se nota, y mucho, sobre todo al ponerme de pie, subiendo y en arrancadas. El eje no se mueve absolutamente nada, y veo unos picos en el sensor que antes no aparecían. Evidentemente, en una subida, esta proporción cambiaría.

La toma de datos tiene dos limitaciones teóricas:

1) que mi estado de forma también evoluciona según avanza la temporada. Sin embargo, cuando cogí la Blue por primera vez fue a finales de abril (cuando ya estaba bastante fino) y el primer día ya pude ver la diferencia.

2) que no voy el 100% del tiempo acoplado, pero en todos los entrenos intento ir  acoplado el máximo de tiempo. Eso no ha cambiado al cambiar de bici. Tal vez, en la Blue he intentado mantener la posición más, por lo que en principio los datos tendrían que haber salido peor, pulso más alto para la misma potencia, pero no ha sido así.

Por otro lado, tengo serias sospechas de que mi aerodinámica (la del conjunto bici+ciclista, que es la importante) también ha mejorado, pero eso de momento no lo tengo medido, así que por ahora, no digo nada.

Y para terminar, algunas fotos de los detalles de la bici que más me gustan.

Tubos aero, muy afilados. Es una pena que estas formas nunca se aprecien en las fotos de catálogo de cualquier marca.

Vainas trasera muy cerradas y cubriendo el cambio trasero. Un punto muy característico de Blue desde hace años.

Manillar muy limpio y con posibilidad de regulación. El Garmin 910xt, entra perfectamente con el soporte de serie.

Freno trasero escondido. La unión de las vainas con el tubo del sillín, tiene mucho mérito desde el punto de vista de fabricación, y queda muy chulo.

Uno de los puntos que menos me gustaba de la Triad era que el freno delantero quedaba muy expuesto al aire, pero lo solucioné con el Omega Brake. Se trata de un freno desarrollado por Tririg.com. Me pareció currado, ingenioso y me gusta la gente que sin muchos recursos, desarrolla cosas desde el principio, así que lo que me costó el freno me dolió un poco menos de lo habitual.

Tienen publicado hasta datos de túnel de viento realizados por Andrew Coggan. Muy interesante. Si alguien quiere verlo: Estudio de frenos aero. El Omega Brake,  irá montado de serie en la versión SL de la Blue Triad 2013. En algo me he adelantado!:)

BLUE TRIAD SL 2012 (II). La talla.

No quería volver a equivocarme con la talla, como creo que me pasó con la Razesa, así que lo primero que hice fue dibujarme la Razesa y la Blue en las tallas MD, ML y LG.

blue-razesa

La Blue ML, medium large, (en azul) es bastante más alta y más corta que la Razesa (rojo), pero tengo que tener en cuenta, que pretendo ir 4,5 cm más adelantado (punta del sillín encima del eje) y que tengo que conseguir una altura de manillar más o menos equivalente a la que llevaba, o tal vez algo más baja.

Entre las diferentes tallas, parece que no hay demasiada diferencia, y que con ajustes en la potencia (hay de 80,90,100,110 y 120), levantar el manillar (hasta 7 cm de separadores), y moviendo los apoyacodos hacia adelante o hacia atrás (unos 5 cm) se podría conseguir casi cualquier geometría. Pero claro, la potencia no se puede mover. Cuando escoges la longitud de la potencia, escoges el manillar completo, porque es todo de una sola pieza. Así que un poco sí que había que afinar.

El siguiente paso era aplicar el método de la comparación.

Clemente lleva MD y le estaba muy bien sin apenas llevar separadores en el manillar, y lleva el sillín en la posición de 76º.

Jaime Menéndez de Luarca, que es algo más bajo que yo, también llevó MD en Gales, pero en mi opinión le estaba muy justa. Así que descartada.

La que yo probé  en el la víspera del Challenge era una LG. Aunque estaban puestos todos los separadores, iba con zapatillas de correr y estaban los acoples sin cortar, me notaba como subido en un caballo.

Así que, por descarte, tenía pinta de ser la ML.

Más comparaciones: tanto Dirk Bockel como Marko Albert miden exactamente lo mismo que yo, y ambos llevaban ML en Kona (Bockel en 80º y Albert en 76º), con muy buenas posiciones.

La cosa parecía estar clara. Ahora tocaba escoger la potencia, así que me intenté poner en contacto con ellos. Bockel no me contestó, (tal vez porque ya no está en Blue?) pero Albert, sí. Un tío muy majo, que me dijo que llevaba la potencia de serie, que no sabía ni que se podía escoger. Pues ya está, ML con potencia de 100mm (la que viene de serie), con mis platos y bielas y el resto, Ultegra menos el cambio trasero y manetas de cambio que serían DuraAce.

En el siguiente capítulo, detalles, personalización, análisis de datos y las cosas que más me gustan de la Blue Triad SL.

BLUE TRIAD SL 2012. La elección

Comienzo aquí una serie de entradas describiendo el proceso que me ha llevado a mi nueva cabra: la Blue Triad SL 2012. Es bastante largo, así que lo voy a dividir en algunos capítulos. Empiezo por cómo llegué a decidirme por esta bicicleta.

Después de 2 años con la Razesa de crono, por fin había conseguido una postura en la que iba cómodo, metía watios y no me dolía nada. Pero, además de que tuve que ponerme una potencia de ángulo variable, con lo que estéticamente perdía un montón, pero sobre todo, era bastante menos manejable y no demasiado aero. Veía que eso todavía se podía mejorar bastante. ¿Por qué ir con una geometría de 76º cuando el reglamento de triatlón no es el de UCI? Podía conseguir una posición, por lo menos igual de aerodinámica pero con capacidad para meter más watios si llevaba una bici de más ángulo. Pedro Oviedo tiene una de las mejores posiciones que he visto con su Wilier, y fue él el que me empezó a poner en canción en una de mis salidas preironman de agosto del año pasado con la grupeta deluxe. (no estoy seguro de que la de la foto sea exactamente el modelo de Pedro, pero para hacernos una idea, vale).

Así que ya puestos a aumentar el ángulo, vámonos al máximo que he visto, ¿no?: 80º ( tal vez hay algún 81 por ahí, ahora no soy capaz de asegurarlo).

Pero también buscaba más rigidez. Aunque hasta ahora siempre había creido que lo de la rigidez de los cuadros era un cuento chino para vender más bicis, cada vez más gente me hablaba de la dichosa rigidez y de lo que se notaba. Y el verano pasado, en Ciclos Carreras ya me demostraron un día lo que se deformaba mi bici.

Así que empecé a buscar. Las nuevas Cervelos (además de carísimas) no me gustan. La P3C sí, pero además de la gran separación que tiene entre el tubo diagonal y la rueda delantera,  ya está tan vista que no me acababa de convencer.

La primera Shiv de Specialized  es muy bonita, pero tiene una geometría bastante especial y la nueva no me gusta, es muy tocha.

También está QR, una marca que sólo hace bicis con geometría de triatlón. Llegué a interesarme por la Illicito.

Es la bici que probablemente tenga los mejores datos de túnel de viento (más que nada porque le falta un tirante!!), pero no oí muy buenas críticas sobre su rigidez del modelo anterior, y sinceramente, me parece que la diferencia de drag entre unos cuadros y otros en estas gamas es despreciable. La diferencia en las condiciones más desfavorables son 50g de drag, es decir 5 watios a 36 km/h. Pero si esos watios se pierden una vez que te levantas y empiezas a menear la bici… Si vas a hacer carreras como Calella o Roth, puede servir… pero si corres en Zarauz, Bilbao… pues parece que algo más de rigidez hace falta.

Por otro lado, ni las Trek ni las Scott me han acabado de llenar nunca.

Siempre me había gustado la BMC, pero el ángulo del tubo del sillín sólo es de 77º.

Además, tenía una marca menos conocida en la recámara, pero bastante parecida a la BMC. BLUE.

La primera vez que vi una Blue fue la de Liger,  a quien se la había comprado Pedro Oviedo (otra vez Pedro) en ebay. Si no recuerdo mal, era una T14, mezcla de aluminio y carbono, pero siempre me gustó y eso que era de 76º, pero parecía bastante más  agresiva.

Cuando me lo cruzaba por el pantano mientras él estaba entrenando para su IM hace unos años  llevaba una de las mejores posiciones que he visto nunca. Además se trata de una empresa joven, poco conocida, por la que sentía cierta simpatía. Busqué en la web y vi que tenían un programa de esponsorización en el que no se ocupaban sólo de los pros. Así que probé suerte, y después de unos cuantos meses, conseguí que me ayudaran con un descuento sobre una de las bicis de crono de 2012. Ahora tocaba escoger el modelo.

Triad SL 2012.

El modelo tope de gama con menos peso y manillar y potencia en una pieza. Estéticamente impresionante, aunque me daba algo de miedo lo de la integración, por si no acertaba con la talla.

Triad EX 2012.

Exactamente la misma forma que el SL porque salen del mismo molde (no como en el modelo de 2011), aunque tiene laminado diferente, y manillar convencional, lo que da un poco más de flexibilidad en el ajuste, pero pierdes mucha estética, y probablemente algo de rigidez  y aerodinámica. Otro problemilla que le veía era que no venden el cuadro suelto y había cosas de mi bici (ruedas, sillín, platos y bielas) que quería aprovechar.

Triad SP 2012.

Igual que la Ex, pero también con diferente laminado y algo más de peso. En este caso sí tienes la oportunidad de coger el cuadro suelto. Aunque es bastante más barato y la de gama más baja, con el modelo de 2011 es con el que ganó Clemente Alonso en Zarautz, así que malo tampoco será.

La SL con DuraAce electrónico, me dejaron probarla la víspera del Challenge de Maresme.. Aquello fue mi perdición. Por si me faltaba algo, me encontré con Clemente por la feria, que me dijo lo encantado que estaba con la bici y lo que flipaba con su rigidez (tanto las de crono como las de carretera). Le tengo por un tío íntegro, que no va a mentir por mucho que le patrocine alguien.  No sabía cuántas veces me iba a ver en una oportunidad de éstas, así que sólo dudé durante 48 interminables horas. Mi nueva bici sería la Blue Triad SL 2012.

En  principio no había posibilidad de escoger la Limited Edition (en un negro “glossy” brutal), así que me “conformaba” con la azul y blanca, pero tras una serie de retrasos y carambolas, la que me tocaba era la LE.

En USA por el precio del cuadro, te incluyen una hora en un túnel de viento de baja velocidad… No creo que dé tiempo a ajustar muchas cosas en una hora (yo me paso varias en mi rodillo y en varias sesiones para dejarlo todo a mi gusto, y a veces ni aún así), pero hubiera molado. Más, teniendo un túnel de viento parado a 50 metros de mi oficina, que además hemos pagado entre todos, pero bueno, que me he quedado con las ganas.

Faltaba decidir la talla, pero eso lo dejo para el próximo capítulo..:)