Recuperado de la No Anemia (bacterias, virus..)

Otra entrada más con función de diario, que es la principal misión de este blog, y también para informar, principalmente a los que se han preocupado por mí y me han dado sus diagnósticos y consejos desinteresadamente.

Parece que por fin he puesto punto final a la pesadilla de este año. He dado bastante vueltas este verano, rebotado de médico de cabecera a médico de cabecera, cada uno con diagnóstico distinto, hasta que a final de agosto fui a un médico de medicina interna que me hizo unas analíticas con algo más de rigor y seguimiento y parece que ya está todo arreglado.

No me gusta quedarme en “ya está curado”. Cuando pierdes una temporada entera después de otra sin haber podido correr, ahogado en impotencia, al menos yo, necesito saber qué ha pasado.

En julio me quedé en que lo que al principio era una anemia, luego resultó que era un problema de ferritina alta que era lo que me provocaba el cansancio.

Pero luego resultó que me hice otra analítica más completa a final julio y, además de la ferritina que seguía alta, me salieron anticuerpos de todo tipo, incluidos los de la mononucleosis. Por otro lado, el ASLO, indicador de la presencia pasada del streptococo A, también seguía muy alto, a pesar de que en teoría habíamos acabado con él hacía 8 semanas, ya que en el frotis faríngeo de este mes no habían aparecido bacterias.

Así que me fui de vacaciones con la idea de parar del todo, descansar, recuperarme y volver a poner el cuerpo en su sitio.

A la vuelta, el ASLO seguía alto, y la correspondiente médico de cabecera me recetó una inyección de penicilina de 1.200.000 unidades a pesar que en principio no había bacteria… tratamiento “old school”. Tanto, que ni en la farmacia tenían dosis de esas y la enfermera ya ni se acordaba de cuándo fue la última que puso. Total, que después de hacerme ver las estrellas con la inyección, tener dolor en el glúteo durante 4 días, y sufrir los efectos de un antibiótico en tu cuerpo “de gratis”, el ASLO no sólo no había bajado sino que había subido..

Por fin, me tocó la hora que tenía con el médico de cabecera. A todo esto, las amígdalas no estaban en su sitio todavía. Aparte de análisis de sangre (donde vimos que la ferritina seguía alta pero ya empezaba a bajar y el ASLO había subido), me hicieron otro frotis de faringe, donde apareció una nueva bacteria : esta vez.. .el haemophilus influenzae. La pregunta es: ¿estaba antes? ¿estaba tapado? ¿por qué no había salido en otros frotis? No me la han sabido responder, pero sí parece que podría ser la causante de que la garganta siguiera inflamada/irritada, y esto causara que mis niveles de ferritina también estuviera  altos. Y,  ¿cómo es posible que haya podido entrar todo esto en mi cuerpo? Pues fatiga general, estrés… Lo de siempre. Cansancio general que te deja con las defensas bajas. Algo parecido a lo que describe Diego Paredes en su blog: Seyle

El caso es que después del correspondiente antibiótico, yo me encontraba mejor y en el subsiguiente frotis ya no apareció. Acabo de hacerme un análisis de sangre 4 semanas después de acabar con este antibiótico y parece que ya está todo más o menos en orden. A pesar de que el ASLO sigue alto, la ferritina ya está casi en niveles normales (indicador de que los procesos inflamatorios ya han remitido) y la garganta la noto normal.

En este último mes me he encontrado mejor. He empezado a entrenar con cierta consistencia, sin mucha intensidad y las sensaciones son buenas.

Estoy nadando relativamente bien. No creo que vaya al Campeonato de España de invierno de este año, pero me gustaría foguearme en algún 400 de la liga norte y en algún 1500 si alguien lo organiza por aquí.

En bici he estado haciendo ajuste en las posiciones todas las bicis y creo que es la primera vez que ya tengo todas ajustadas en octubre sin ningún cambio a la vista.

Y por fin, estoy corriendo. Me gustaría correr la Media Maratón de Vitoria que no corro desde 2014 entre pitos y flautas, y algunas carreras populares sin demasiadas pretensiones. Pero de momento, voy a esperar para apuntarme que todavía queda tiempo de romperme por algún sitio.

Respecto al triatlón: no tengo ni idea de lo que haré. Voy a hacer mi enésimo intento de control de cargas de entrenamiento y planificación. Esta vez de forma manual (excel) y con Stravistix. A ver si me entra en la cabeza que es mejor competir “despacio” que no poder competir. Respecto a las pruebas, una vez borrado el triatlón de Vitoria del calendario, me olvido definitivamente de la media distancia y la idea es hacer sólo sprints y olímpicos (que es lo que realmente me gusta y cuya preparación me genera mucho menos estrés) y no apuntarme a ninguna carrera con más de 3-4 semanas de antelación. Aunque parezca mentira, creo que es posible.

Anuncios

El problema es la ferritina alta.

Actualización: por lo que parece, lo que me pasa no es técnicamente anemia, ya que entre otras cosas, tengo la denominada “línea roja” bastante bien. Parece que el problema radica fundamentalmente en el nivel tan alto de ferritina (al contrario que en 2013, que sí estaba en su sitio). Curiosamente, los síntomas coinciden con los de la anemia.

Por seguir con el diario, que es la principal función de este blog, y también para informar, principalmente, a los que se han preocupado por mí y me han dado su diagnóstico, ya tengo los resultados de la repetición de la analítica que me hice el día 6 de julio, cuando llevaba una semana sin entrenar pero seguía tomando hierro, con esperanza de poder llegar a salir en el triatlón de Vitoria.

img_20180713_190224.jpg

Como se puede ver, tras esa semana de descanso, el hierro sérico ha subido y aunque bajo, está dentro de los parámetros “normales”, pero la ferritina está todavía más alta.

Mi última intención aquí  es dar lecciones de medicina. Respeto mucho las profesiones de cada uno, pero cuando uno cree que no le atienden bien, creo que tiene derecho a pedir más opiniones. Tengo suerte de haber recibido opiniones de médicos y dietistas deportistas, y parece que la opinión generalizada es que tengo una intoxicación de hierro. Realmente, no está muy claro si la ferritina ha provocado alguna inflamación (garganta) , o las inflamaciones han producido el aumento de la ferritina.

Probablemente, mi carga de entrenamiento físico, que raramente llega a las 8 horas por semana, no da como para tener que tomar suplementos de hierro y, por otro lado, entrenar con mucha fatiga acumulada (provocada por esos esfuerzos que no se reflejan ni en Training Peaks ni en Strava) haya provocado un desarreglo en mi cuerpo con defensas muy bajas, que  me han hecho demasiado vulnerable a unos cuantos virus que se han paseado libremente por mi cuerpo, y en resumen, he petado.

Parece mentira, con la de veces que he mencionado esta fatiga, estrés, etc en los únicos posts que he escrito este año, que no haya sido capaz de autoconvencerme de que había que cambiar algo, llevarlo de otra manera, pero supongo que la ansiedad, o más bien, ganas por volver a  competir, a sentirme triatleta, han podido conmigo y la he cagado. El otro día leía creo que a Gorka Bizkarra que no hay errores sino lecciones aprendidas. Bueno, no lo comparto. Hay errores, yo cometo muchos, y este ha sido uno de ellos, pero por supuesto hay que aprender de ellos.

He parado casi completamente desde el día 6 de julio. No porque quisiera, sino porque no tenía ni ganas ni fuerzas de moverme. Sólo algún paseo a 25 km/h, un par de ellos con Adrián a 11, y todavía  me inunda una sensación de incredulidad. ¿Cómo es posible que hace 3 semanas pudiera hacer 5×20 min a 260w acoplado en la cabra, 3 de ellas dolorido tras caerme y ahora me encuentre así?

No termino de encontrar una explicación. Simplemente, he reventado y se acabó. Me voy 2 semanas de vacaciones, voy a intentar descansar todo lo que pueda, intentar activar el cuerpo de nuevo, y empezar a preparar 2019.

No sé si haré triatlón o sólo nadaré, correré, o qué voy a hacer. Sé que tengo que cambiar cosas en la forma de entrenar (que es la única forma en la que concibo hacer deporte), pero de momento, lo único que quiero es volver a sentirme bien, fuerte, rápido,  encontrarme con mi cuerpo.

Tengo muchas ideas y cosas que quiero hacer en la cabeza, pero todas pasan por estar bien. Así que paciencia, una vez más, empezar poco a poco, subir las escaleras de escalón en escalón y disfrutar de cada paso del proceso.