Cuando una hernia inguinal “se transforma” en una pubalgia

Pues eso: que lo para la médico de cabecera no era una hernia inguinal, para el médico que me hizo la ecografía era una “clara hernia inguinal y había que operar seguro”, al cirujano Dr Iñaki Fuentes le pareció que no iba a serlo y más bien se trataba de una pubalgia y me derivó a uno de los traumatólogo de la unidad de cirugia artroscópica, el Dr Nicolás Fiz , a quien tampoco le parecía que fuera una hernia. Tras un pinchazo de corticoides mezclado con anestesia local, la zona afectada dejó de molestarme, (por la anestesia, no por los corticoides), por lo que parece que sí que este puede ser el diagnóstico acertado.
De momento, reposo deportivo hasta el lunes, y luego a empezar a fortalecer esa faja abdominal-lumbar que siempre he descuidado tanto, y más todavía en los dos últimos años donde no habré sumado ni 100 abdominales ni dos planchas. ¿Cuántas veces habéis oído lo de ir al gimnasio no tanto para coger fuerza si no para fortalecer los músculos (que no es lo mismo) y evitar lesiones? Pues eso.
En tres semanas debería poder empezar a correr. Si no, más pinchazos y la cirugía como último recurso. Espero que no haya que llegar a eso para terminar de rematar este año.
Aprovecharé para dar un impulso al proyecto del trabajo que me hace levantarme todas las mañanas ilusionado, un empujón bueno al blog, aprovechando que tengo material de sobra para escribir algunos buenos articulillos, y empezar a madurar ideas para la temporada que viene, que estoy deseando que llegue.

Mi hernia inguinal y actividad en el blog para las próximas semanas

Mi plan para el mes de agosto era cogerme 5 semanas de vacaciones por primera vez desde que trabajo: 1 para descansar y disfrutar de las fiestas de Vitoria y 4 para preparar a conciencia el Campeonato de España de Triatlón en distancia Olímpica en grupos de edad, que se celebrará el 3 de septiembre y estirar en los posible la temporada hasta acabar en el Duatlón de Valtierra. Siempre me ha gustado entrenar en agosto y mis mejores carreras me han salido en septiembre… pero este año no va a poder ser.

Siguiendo la racha que llevo esta temporada, esta preparación ha durado dos días. Realmente ni eso, porque la víspera de empezar, no sé muy bien cuándo ni cómo, pero creo que jugando con Adrián, se me produjo una hernia inguinal, cuyo diagnóstico se confirmó el día 8 de agosto. Hasta hace muy poco no sabía en qué consistía esto. Se trata de una fisura en la pared abdominal por la que a veces se sale el intestino.

hq00491_ ds00364_ ds00410_im01989_ww5rk42t_jpg

No es mi caso, por lo que parece, ya que sólo se me sale el peritoneo cuando hago algún esfuerzo.

hernia
Hay gente que compite con hernias inguinales. En mi caso, puedo nadar y pedalear casi sin problemas, pero no puedo dar dos zancadas seguidas corriendo sin sufrir un terrible dolor abdominal. Así que toca operar. Por lo menos hasta septiembre no voy a poder hacerlo, así que no me queda más remedio que hacer la actividad física que pueda sin machacarme demasiado para no coger  demasiado peso y fortalecer en lo que pueda las zonas afectadas y adyacentes.
Mientras tanto, aprovecharé para, entre otras cosas, actualizar el blog, que está bastante abandonado. Tengo pendientes:

-Crónicas / análisis de Lekeito, Vitoria, Getxo y Colindres
-Análisis de cascos aerodinámicos
-Análisis de trajes de triatlón, trajes trampa y bañadores

-Análisis de mi natación en piscina y aguas abiertas

Así que si alguien está interesado en alguno de estos temas, que permanezca atento… Creo que hay cosas bastante interesantes.