Pasar página y a por 2018.

Por fin, toca pasar página.  Tras un año y medio sin correr un triatlón y dos años sin correr una carrera popular por mi pubalgia,  en diciembre corrí dos carreras a pie.

La primera fue el memorial Barricarte de Alsasua, una carrera que me gusta mucho, muy de pueblo, y este año con 10,4 km  en lugar de los 12,4 de años anteriores. Llegaba con unas pequeñas molestias en el tendón de Aquiles, pero que no noté, en parte a la crema calentadora de Cramer que uso desde hace un montón de años.

La carrera fue mejor de lo que esperaba. Es una carrera de nivel bastante bajo para lo que es esta zona, en el que se suele salir bastante despacio y eso me permitió, a pesar de colocarme mal en la salida pasar a encabezar la carrera durante unos metros en el primer kilómetro. Un brindis al sol, una chorrada con todas las letras, pero que me hizo mucha ilusión después de lo que he pasado. Una vez pasada la tontería, me abrí y dejé que pasara quien tenía que pasar y me coloqué en 4º puesto.  Así aguanté un poco más hasta que vi que el trío de cabeza se me escapaba, y yo iba tirando de un grupo de unos 7-8. “Dejé” que Javi me pasara y tirara él, para intentar coger una posición un poco más cómoda. Pero era cuestión de tiempo que terminara reventando…Eso es algo que nunca termino de hacer porque a estas alturas sé bastante bien cuándo hay que levantar el pie, y en este caso tocó en el km6 para intentar minimizar daños, y sobre todo, conseguir llegar a meta.. Algo que entonces pensé que ya no iba a ser capaz de hacer. Se me había olvidado lo que se sufre yendo a 180 ppm… A partir de ahí, pasé de ir a 3.25 a unos 3.33 bastante más cómodos y así hasta el final.

Alsasua

Al final, 3,26 de media, casi mi mejor tiempo en un 10 km. Tenía 3,24… también a principios de temporada. Siempre me queda la duda de ver lo que podría hacer en esta distancia estando en forma, pero eso es en verano, y entonces estamos a otras cosas.

Pero bueno, estar pensando en tiempos, ritmos, es algo que no podía imaginar que me pasara por la cabeza en mi primera carrera. Así que muy contento.

Y por otro lado, unos días más tardes corrí la San Silvestre de Vitoria. Probablemente mi prueba favorita. Mi idea era intentar correr a 3’20… Pero no salió. No sé muy bien si el cansancio de esa semana por temas laborales, falta de entrenamiento a esas velocidades, haber hecho mis únicas series a ese ritmo sólo 3 días antes… Pero no salió, en el km 3 ya estaba a 3.30, creía que cómodo, pero cuando hubo un cambio en mi grupo no fui capaz de reaccionar, y al final corrí casi al mismo ritmo que en Alsasua pero en 6 km… Me dio mucha rabia porque creo que podría haber estado en el 7-8 puesto, pero bueno, tampoco vamos a volvernos locos en mi segunda carrera.

SANsiLVESTSRE

Lo más importante de todo. Ya podía correr, tenía ganas de seguir mejorando y de mirar al año que viene.

Algunos días, después de correr tengo alguna pequeña molestia en el tendón inguinal, y el ilíaco derecho me sigue dando guerra. No estoy muy seguro, pero creo (es la enésima teoría al respecto) que llevo la pierna derecha demasiado tensa nadando (gracias a Swim Camp Getxo por daros cuenta!!) y se me carga mucho toda la articulación… Así que los deberes son aprender a relajar la pierna nadando. Complicado, muy complicado, pero no tengo más remedio que aprender a hacerlo.

Finalmente, en diciembre también nadé un 1500 en el Anaitasuna. Creo que lo hice bastante bien, con un 19’50’’, sufriendo bastante más que en el 19’36 de Sopelana el año pasado. Pero es bastante normal… En Sopelana estaba a tope, y en Pamplona, ..pues era diciembre.

Así que nada. De momento, todo en orden, así que pasamos página. Pubalgia superada, primera fase de la preparación de la temporada 2018 terminada y ahora empieza lo chulo.

Ya he confirmado mi inscripción en el Triatlón de Vitoria y mañana empiezo mi tercer Campeonato de España Máster de invierno. 400, 200 y 100 m libres. El objetivo, como siempre, mejorar mis marcas, y si como consecuencia puedo meterme en top10 del 400 y 200 en mi recién estrenada categoría de 40-44, pues genial.

 

Arranca la temporada de natación. Primera jornada Liga Norte Máster. Logroño

Este sábado comenzó la temporada 2017/2018 en lo que a competiciones se refiere. Espero que sea la temporada de mi retorno al triatlón después de un año lesionado.

Creo que desde verano he hecho las cosas bien. Primeros trotes suaves, alguna pequeña recaída, saber parar, volver a intentarlo, tener paciencia, saber decir no a algunas tentaciones en forma de dorsal, salidas en grupo, etc y el resultado es que me he plantado en diciembre pudiendo hacer los tres deportes, a ritmos bastante cercanos a lo que hacía por estas fechas en temporadas anteriores, aunque muy falto de fondo y con algunas molestias repartidas por el cuerpo. Creo que todo dentro de lo normal.

En cuanto a la natación, me tomé un descanso de 4 semanas en septiembre, para volver a empezar poco a poco en octubre. También más o menos como todos los años, pero el parón más grande que he hecho hasta ahora,  también lógico después de una temporada “centrado” en un solo deporte. Sin embargo, llevo un par de meses de bastante trabajo, mucho estrés y muchos viajes que me han quitado bastante continuidad en los entrenamientos que tuve el año pasado y sobre todo me han provocado muchísima fatiga. Esa fatiga que no sale en el ATL de Training Peaks, pero que hay que tenerla muy en cuenta a la hora de plantearse los entrenamientos.

A estas alturas no voy a entrar en debates de qué trabajo es mejor o peor de cara al triatlón, a pesar de que ahora se ha puesto de moda remarcar las marcas y prestaciones de triatletas “trabajadores”. Cada uno tiene que ser capaz de distinguir en qué liga juega (aquí entran circunstancias familiares, laborales, personales, condicionantes genéticos etc) y ser consecuente con ello. Compararse con gente que no es de tu liga no hace más que crear frustraciones.

Total, que no me veía demasiado fino en la piscina, pero tenía ganas de competir. Después de grabarme un par de veces, estoy intentando cambiar algunas cosas en mi forma de nadar (en realidad, las de siempre, el rolido del brazo izquierdo y los pies caídos) y me siento  algo extraño en el agua.

https://youtu.be/8YuR3wLlPbQ

No competía desde el Campeonato de España de Badajoz (travesías aparte). Pero justo esta semana tocaron las primeras series Ultras, y fueron algo mejor de lo esperado.

Captura1

Así que de acuerdo con mi entrenadora, decidimos salir fuerte y ver hasta dónde llegaba.

Y eso fue lo que hice. Me tiré al agua sorprendentemente bien encabezando la prueba en los primeros metros, y a la par de Gustavo Itarte, que sabía que tenía mejor marca que yo, y con Eduardo Bustillo un par de metros más atrás.

A estas alturas, ya les conozco de sobra y aunque sabía lo que iba a pasar, siempre te queda una mínima esperanza de que te salga el día tonto y aguantes ahí hasta el final… Pero no. Aquí, como en todas partes, no hay milagros y tenía que pasar lo que pasó.

A pesar de que me notaba cómodo, en el 200 se me empezó a atascar el tema,  para pasar a no poder con mi alma en el 250 y venirme abajo mentalmente cuando veía que se me escapaban. Empecé desesperadamente a buscar la señal de mis compañeros de equipo del inicio del último 100 en el que  aguanté hasta el final como pude.

Siempre me da la impresión de que pegan un cambio en el 200 que me deja seco…, hasta que salen las clasificaciones y veo que el problema es que yo soy el que pega el cambio, pero para atrás.

Captura2

Analizando un poco la carrera, hice mi 100 más rápido, un buen paso del 200, y el peor segundo 200 en un año y medio, con un 39 en el 250-300 que hacía mucho que no veía en esta prueba…

Captura3

Captura4

Bueno, creo que es lo normal a estas alturas, era lo que esperábamos y ahora y ya tenemos buenos datos para seguir trabajando. Y estoy contento, porque no deja de ser casi 1’5 segundos mejor que el año pasado..

El objetivo de la natación será el 400 del Campeonato de España de Málaga. Me gustaría mejorar mi 4’52 y acercarme al 4’50… Es bastante  diferencia para sólo dos meses, pero lo intentaremos.

CAMPEONATO DE ESPAÑA DE NATACIÓN DE INVIERNO MÁSTERS. PALMA MALLORCA. RESUMEN

El resumen de mi segundo Campeonato de España de Natación en categoría Máster se refleja en la siguiente tabla:

El objetivo, tal como conté en la previa era mejorar mis marcas, y lo he conseguido en todas. La más reseñable, los 32 segundos que le quité al 800m. Un poco más de experiencia, no compartir calle como hice en Gijón en 2016, bañador de competición y desde luego, mejor estado de forma explican la diferencia. 1’17’/100′ es un ritmo que nunca hubiera esperado conseguir. Para variar, perdí la cuenta de las vueltas, se me empañaron las gafas y no veía el cartelito de los largos que quedaban, tampoco acertaba a ver el marcador electrónico y creo que todavía me quedaba un puntito… Pero súper contento con el resultado. Puesto 12º (35-39), a menos de dos segundos del top10, y primera vez que puntuaba para el CN Judizmendi 🙂

Respecto a las otras distancias, en el 400 pensaba haber bajado un poco más, pero son 4 segundos de diferencia respecto a Noviembre, el ritmo medio es el que tenía en las series simuladoras y más o menos está bien nadado, aunque hay casi 2 segundos menos en el último 50. En las siguientes pruebas de la Liga Norte lo volveré a intentar.

El 200 es una prueba que cada vez me gusta más. Todo el mundo me dice que es muy difícil de nadar, pero creo que se me da bien. 2 segundos mejor que 15 días antes en una toma de tiempos. Tener referencias, la ambición propia de la competición y la calidad de la piscina marcan la diferencia… A pesar de haber roto el gorro en la cámara de llamadas y salir corriendo a por otro a falta de 2 minutos para la salida, me recompuse y creo que nadé bien. Aun así, creo que fui algo conservador y un poco de margen, queda.

El 100 fue la prueba que peor nadé de toda la competición. Hice fatal los virajes de 25 y sobre todo el del 75, donde me quedé muy lejos y casi no toco la pared. Nunca fallo en esto, y no sé por qué, fallé en 2 de 3. Aún así, mejoré marca. Creo que puedo llegar a 1’03” si salgo un poco más rápido y hago virajes “normales”

El 50 es anecdótico. 29”20. Puesto 39/51 en 35-39. Creo que eso lo dice todo. Es divertido, pero el año que viene sólo lo nadaré en relevos si me lo piden, donde este año conseguí nadarlo en 28 alto.

Ahora que ya he conseguido que las diferencias en los ritmos en todas las distancias sean más o menos razonables,

habrá que ser capaz de pasarlo a aguas abiertas. Evidentemente, no pretendo nadar a ese ritmo, pero espero que tampoco sea a 1’30”/100. Acostumbrarme a nadar a cadencias algo más altas, aprender a meter pies, mejorar el rolido y, sobre todo, la respiración, serán los puntos a trabajar de aquí en adelante.