Duatlón de Aranguren 2015. Crónica.

2°C, con lluvia y nieve no suelen ser los ingredientes más adecuados para estar demasiado motivado para correr un duatlón para el que te has apuntado, no sabes muy bien por qué. Pero bueno, las previsiones de aemet.es no eran malas en Mutilva, íbamos varios del equipo en coche, y así todo se hace bastante más fácil.
Llegamos con tiempo y aprovechamos para hacer el reconocimiento del recorrido en coche. Este año se gira en Labiano, y se quita un tramo pestosillo y de carretera muy estrecha, lo que creo que me favorece, pero luego hay unos 3km muy ratoneros para entrar en Mutilva con rotondas, baches y un huevo de giros.  El circuito a pie también lo han cambiado y en lugar de correr por los alrededores del Polideportivo y Tajonar, se corre por un parque con unas cuantas cuestas.
Calentamos, poco como de costumbre. Vamos tan rápido a dejar la bici que se me olvida hacer unos cuantos saltos de la rana, que no he hecho desde septiembre. Hay inquietud por salir y eso hace que nos acerquemos muy pronto a la zona de salida tras tomarme el gel de café de 226ers.  Salen las chicas, nos colocamos, me coloco en segunda línea y salimos los chicos.
Hay una recta ancha y luego una cuestecilla. Normalmente suelo adelantar algún puesto en los primeros metros hasta situarme en el que creo que es mi sitio de carrera, pero ahora llevo por lo menos 20 tíos delante y no puedo adelantar a nadie.

10377632_601065639993906_1667731095608741005_n

Pienso que ni vengo demasiado motivado, ni he preparado la carrera a pie en las últimas semanas y que “el chollo” se tiene que acabar algún día.. Pero pasamos el km1, miro el Garmin, 3:13. Joder, yo voy bien! Lo que no sé es cómo van los demás… Poco a poco va cayendo la gente, yo empiezo a encontrarme cada vez mejor. Al paso por la primera vuelta, me propongo acercarme al segundo grupito en el que va Ángel Castillejo y poco a poco lo voy consiguiendo hasta lograrlo justo al entrar en la transición.

1509255_601389983294805_7685299724161259143_n

Aquí empieza el desastre: he colocado las gafas en la casco, como empecé a hacer con bastante éxito el año pasado, pero no sé qué pasa que se mueven y no consigo ponerme el casco, así que tras tres intentos, tiro las gafas y me pongo el casco. Llega el momento del salto, con una cuesta pronunciada y con pinta de resbalar (menos mal que está seca) y una rotonda a menos de 10 metros… Dudo y salto mal. Se sueltan las gomas y no he metido ninguno de los pies. Intento pedalear con los pies encima de las zapatillas y luego meter los pies cuando coja un poco de velocidad, pero tampoco las he dejado suficientemente abiertas… Así que me va pasando gente y gente, hasta que al final lo consigo. Creo que he perdido entre 20 y 30 segundos y por lo menos 10 puestos. No queda otra que apretar.

Me pongo enseguida de acuerdo con dos chavales del Lagunak y nos pasamos bastante bien a relevos. Tenemos al grupo de los dos valtierranos, Ángel y Guzmán Zapatería, bastante cerca. Son casi 10, pero no se están poniendo de acuerdo y creo que le podemos coger. Miro para atrás y veo a 2 que se nos acercan. (Sánchez Arévalo y otro chico del Egüés.) Les “esperamos”, les dejamos que recuperen un poco y ya pasamos 5 a relevos. Vamos por el km 6 y la verdad es que me parece que llevamos 20…. Pero bueno, ya sé que es llegar hasta el km9 y luego es todo más favorable, y más si conseguimos enganchar.
Justo antes del giro comienzan a caer unas gotas.. .Bueno, ni tan mal… así me refresco un poco… pero a los 10 segundos las gotitas de agua se convierten en granizo, que ya no mola tanto. Damos el giro y rápido hacia abajo, para

1) coger a los de delante

2)escapar de la nube del granizo.

Conseguimos ambas cosas. Al coger al grupo, tomo un poco de aire, y paso a tirar para que aquello no se pare. Tenemos bastante gente por delante todavía y creo que también se les puede coger. Sin embargo, empiezan los ataques. Es un poco tontería, porque pega bastante aire de cara y en este grupo nadie es lo suficientemente fuerte para irse solo, pero hay riesgo claro de quedarte cortado, así que hay que estar atento.
Así llegamos al polígono, donde siguen los ataques. Yo ya paso de salir y me quedo atrás yendo a ritmo constante. Uno de estos ataques ocurre en una rotonda en la que había que girar a la derecha. Con el acelerón, los 7 u 8 primeros del grupo se la pasan, al oír a los voluntarios y algún compañero del grupo yo corrijo por lo pelos, y acertamos San Miguel, Sánchez Arévalo y yo. No esperamos. No sé si es muy deportivo o no, pero para mí es parte del juego, y aprieto. Otra vez que justo cojo al grupo de Ángel antes de la transición. Ahora no puedo fallar. Me desmonto bien, encuentro mi sitio rápido, zapatillas y a correr justo detrás de San Miguel. Me pego bien a él, aunque en el primer sector me ha sacado bastante, y adelantamos dos o tres puestos. Comienzan las cuestas y las piernas duelen, pero creo que estoy bastante lejos de acalambrarme. San Miguel se me va y oigo unos pasos detrás de mi, que a pesar de que intento apretar lo que puedo, no consigo evitar que me adelanten en los últimos metros.

Justo cojo a Vero antes de la entraday le digo que me espere para hacer una entrada chula, pero nada, la tía ni caso!! 🙂
11058555_405505839631745_7028745289951203998_n
Llego a meta, cuento la gente que tengo delante, 7!? Pues sí, parece que he quedado 8º. Desde luego en la T2 no me lo esperaba, pero creo que ha sido una buena recompensa a no haberme rendido y empujar hasta el final aunque la cosa no pintaba nada bien en la T2 y no he estado a la altura de lo que la carrera pedía corriendo a pie. Habrá análisis, pero desde luego ahora no puedo correr a 3:15.

Anuncios

Duatlón de Aranguren 2015. Previa.

Como acaban de echarme en cara, mañana primer duatlón de la temporada y todavía sin previa.. Mi primera entrada escrita desde el móvil.

Ando más que pillado de tiempo últimamente, con entrenamientos exprés más cortos que nunca, viaje de 2 días a París esta semana… Excusas tengo unas cuantas, pero bueno, mañana dorsal e imperdibles y a muerte. 

No creo en términos como tomarse una carrera como un entrenamiento de calidad. Yo si me pongo un dorsal, salgo a todo lo que puedo y a ver cómo llego. Mañana será igual. Tengo muchas dudas de mi rendimiento en bici. Todavía no he hecho un entrenamiento de los de quedarte a gusto, pero el circuito creo que me va bien e intentaré suplir mis carencias con un poco de cabeza,  algo que tampoco suelo hacer demasiado, aunque no sé ni quién corre…

Por lo demás,  viaje en grupo con el Vibike, que siempre mola y a seguir progresando poco a poco. 

Aunque estamos a mediados de marzo y todavía no sé ni qué carreras voy a hacer ni siquiera de que modalidad van a ser,  sí que creo que esta temporada se va a alargar bastante.