Campeonato de Álava de Natación Máster y futuro inmediato.

Este fin de semana se celebró el Campeonato de Álava de Natación de invierno en Mendizorrotza. Como el año pasado, se metieron algunas series Máster entre las pruebas de los federados. Sin embargo, la participación en categoría Máster fue paupérrima. No sé muy bien cuál es el motivo por el que, con la de triatletas que hay en Álava, sólo unos pocos (que se cuentan con los dedos de la mano y todavía me sobran bastantes) participamos en estas pruebas. Tengo algunas sospechas que igual van en otro post, pero ver series de dos participantes, o incluso de uno solo… transmite una sensación de pena enorme.

En lo que me toca, muy contento de nuevo porque sigo en racha y de nuevo mejoré mis marcas en las dos pruebas en las que participé (las dos únicas que había de libres): 100 y 50m.

En el 100, conseguí bajar casi un segundo el tiempo del 100 de Mallorca. Estaba bastante convencido de que podía hacerlo ya que sólo habían pasado dos semanas y en Mallorca, dos de los tres virajes fueron desastrosos. Me la jugué en el primer 50, en parte porque Iñigo Ezquerra (que sabía que era inalcanzable) pasó en 27,2 y quieras o no, siempre te picas y en el último viraje tuve que tomarme un pequeño respiro porque si no, no llegaba…

32193543503_e6d14ba5bf_k

El último 25 se me hizo eterno, pero por fin bajé la barrera de 1’04”.

En el 50 quería bajar de 29, pero no lo conseguí. Rocé la salida nula por moverme un poco en el poyete tras un flash que me desconcentró, coordiné mejor las respiraciones antes y después del viraje siguiendo las indicaciones de mi entrenadora Garazi Uribarri, y tras éste, di tres patadas de mariposa por primera vez en mi vida que no sé si me ayudaron o no…

32627104500_b3dcf75858_k

Pero al final me sobraron respiraciones. Por los pelos, pero otra MMP y contento porque mi tabla de resultados sigue con azul en la parte inferior.

Y hasta aquí las alegrías. La pubalgia me sigue dando guerra y estoy empezando a desesperame. Me quedan dos semanas para mi revisión con el traumatólogo tras las dos infiltraciones de plasma que creo que no van a servir para nada. Me da la impresión de que he mejorado mucho más soltando esa zona en el fisio que con los pinchazos.

Por otro lado, he seguido investigando y dando vueltas a la cabeza y tras visita a Calibix, nos dimos cuenta de que el sillín de la bicicleta de carretera estaba inclinado hacia mi lado derecho. No así el de la cabra, que siendo el mismo modelo y con más de 6 veces más kilómetros, sigue en su sitio.

dav

Por otro lado, tras diferentes conversaciones con Ioana Arbillaga y observaciones en casa de mi mecánica de pedalada, creo que el problema de rotación de la cadera derecha es especialmente perjudicial en la bicicleta. Además de hacerme plantillas nuevas para calle y también para cuando pueda correr,

mde

 he puesto unas cuñas sobre las calas para hacer que la rodilla no se meta tanto para adentro y hacer que el aductor de la pierna derecha trabaje un poco más, descargando el psoas.

dav

pero creo que primero tengo que conseguir que la zona se recupere completamente. De hecho, después de un par días de bicis esta semana, me noto la zona lesionada muy cargada y he decidido

1) aparcar la bici dos semanas hasta pasar la revisión

2) levantar el manillar en las dos cabras para reducir presión sobre el psoas (si no se puede, no se puede)

Ahora mismo ni me planteo poder participar en ninguna de las carreras que tenía en mente (Egües, Senpere Pamplona,..). Todo empieza a hacerse más duro ahora viendo a la gente empezar competir, metiéndose buenas kilometradas y yo con la cuenta de km a pie a 0 y la de bici bajo mínimos, pero hay que remediar esto como sea.

De momento, aprovecharé este parón para preparar las dos próximas jornadas de la Liga Norte de natación y en especial el 400, que es lo único que me está dando alguna satisfacción en este invierno.

Anuncios

CAMPEONATO DE ESPAÑA DE NATACIÓN DE INVIERNO MÁSTERS. PALMA MALLORCA. RESUMEN

El resumen de mi segundo Campeonato de España de Natación en categoría Máster se refleja en la siguiente tabla:

El objetivo, tal como conté en la previa era mejorar mis marcas, y lo he conseguido en todas. La más reseñable, los 32 segundos que le quité al 800m. Un poco más de experiencia, no compartir calle como hice en Gijón en 2016, bañador de competición y desde luego, mejor estado de forma explican la diferencia. 1’17’/100′ es un ritmo que nunca hubiera esperado conseguir. Para variar, perdí la cuenta de las vueltas, se me empañaron las gafas y no veía el cartelito de los largos que quedaban, tampoco acertaba a ver el marcador electrónico y creo que todavía me quedaba un puntito… Pero súper contento con el resultado. Puesto 12º (35-39), a menos de dos segundos del top10, y primera vez que puntuaba para el CN Judizmendi 🙂

Respecto a las otras distancias, en el 400 pensaba haber bajado un poco más, pero son 4 segundos de diferencia respecto a Noviembre, el ritmo medio es el que tenía en las series simuladoras y más o menos está bien nadado, aunque hay casi 2 segundos menos en el último 50. En las siguientes pruebas de la Liga Norte lo volveré a intentar.

El 200 es una prueba que cada vez me gusta más. Todo el mundo me dice que es muy difícil de nadar, pero creo que se me da bien. 2 segundos mejor que 15 días antes en una toma de tiempos. Tener referencias, la ambición propia de la competición y la calidad de la piscina marcan la diferencia… A pesar de haber roto el gorro en la cámara de llamadas y salir corriendo a por otro a falta de 2 minutos para la salida, me recompuse y creo que nadé bien. Aun así, creo que fui algo conservador y un poco de margen, queda.

El 100 fue la prueba que peor nadé de toda la competición. Hice fatal los virajes de 25 y sobre todo el del 75, donde me quedé muy lejos y casi no toco la pared. Nunca fallo en esto, y no sé por qué, fallé en 2 de 3. Aún así, mejoré marca. Creo que puedo llegar a 1’03” si salgo un poco más rápido y hago virajes “normales”

El 50 es anecdótico. 29”20. Puesto 39/51 en 35-39. Creo que eso lo dice todo. Es divertido, pero el año que viene sólo lo nadaré en relevos si me lo piden, donde este año conseguí nadarlo en 28 alto.

Ahora que ya he conseguido que las diferencias en los ritmos en todas las distancias sean más o menos razonables,

habrá que ser capaz de pasarlo a aguas abiertas. Evidentemente, no pretendo nadar a ese ritmo, pero espero que tampoco sea a 1’30”/100. Acostumbrarme a nadar a cadencias algo más altas, aprender a meter pies, mejorar el rolido y, sobre todo, la respiración, serán los puntos a trabajar de aquí en adelante.