Nike Next vs ZoomFly

Tras las pruebas de las Nike Zoom Fly contra zapatillas convencionales (Boston 6 (I) y (ii) y Brooks T7), me quedaba el siguiente paso: probar estas zapatillas contra las Vaporfly 4% y ver si era capaz de medir alguna diferencia entre ellas. Tal como conté en la primera entrada de este serial de pruebas de zapatillas, Marc Hurtado (Running Fiz) me dijo que para 10k y hasta media maratón me recomendaba las Zoom Fly antes que las Vaporfly4%. Los argumentos (más estabilidad y amortiguación más que suficiente) me convencieron. Aunque claro, el hecho de que el vendedor en cuestión te ponga mejor las zapatillas que tiene en la tienda, frente a las que no tiene en la tienda, pues te hace dudar un poco.

El caso es que mi compañero Alberto González, un tío que creo que por su pasado en el motociclismo de competición, está siempre abierto a cualquier mejora de material, se ofreció a dejarme sus NEXT%, la versión supuestamente mejorada del las Vaporfly 4%. Acepté encantado.

Para empezar, (y sin entrar en terminologías ni nombres de espumas ni materiales) lo que más llama la atención es el upper, que parece papel de fumar. A pesar de tener mucha más espuma ( y debido a la baja densidad de este material), son más ligeras que las Zoom Fly2 (fotos de tallas US11, sin plantillas).

La horma es todavía más estrecha que en las Zoom Fly2:

Y la suela es completamente distinta:

Pero en teoría, la placa de carbono, que en mi opinión (por lo menos hasta ese momento) es lo realmente importante, es la misma.

El primer punto negativo de las Next% lo vi nada más calzármelas. La lengüeta. Tiene lengüeta y es tan fina que se mueve mucho al calzártelas y creo que es bastante complicado (imposible) que en una transición de un triatlón se quede en su sitio. Sin embargo, el ajuste del pie, principalmente en la parte delantera es mucho mejor. Las notaba más pequeñas, pero en los dos casos me valen en US11.

Una vez hecho este primer análisis, cogí mi viejo ipod nano y me fui a fui a probarlas a las dos rectas de Salburua.

Protocolo, el mismo que en el último test: 10x1k, con 1’30 de recuperación entre impar (ida) y par (vuelta) y 2’15” para el cambio de plantillas y zapatillas.

La sensación corriendo con las Next%  en comparación con las Zoom Fly, es la misma que cuando probaba las ZoomFly respecto a zapatillas convencionales… Ir pisando huevos.  Pero lo peor es que se me cargaba el tensor de la fascia lata y me notaba muy desequilibrado. Como si no fuera capaz de lanzar recta la pierna hacia adelante. porque ya salía torcida por hundirse demasiado con la espuma.

Pero como este blog es de números y no de sensaciones, aquí van los resultados.

A primera vista, aparte de que no estuve demasiado fino manteniendo los ritmos, no soy capaz de sacar ninguna conclusión. Si hago los promedios de todas, excluyendo las dos primeras como en los test anteriores donde se ve que estoy bastante más “fresco”, las Zoom Fly me salen algo más rápidas, pero se ve que en la tanda 2 apreté de más, por lo que no es concluyente.

 

Así que reduzco un poco la muestra para quedarme con las más constantes (5,6,7,8):

 

Como no termino de verlo claro, he puesto lo he llevado a una tabla de dispersión, donde sigo sin ver nada relevante.

Y ya a la desesperada, emparejo cada tanda en el orden realizado. Hay una ligera ventaja para las Zoom Fly, pero nada concluyente ni tan claro como se pudo ver en las pruebas anteriores.

 

Conclusión: pues que como no era capaz de sacar ninguna conclusión con esta prueba, y aprovechando que Alberto me lo permitía, había que repetir.

Decidí cambiar de protocolo y ubicación: series de 2000m para que la fatiga también sea relevante en la vetusta y descuidada pista de atletismo de Mendizorrotza.

Lo que pensaba que iba ser una ventaja, (entendía que en la pista todo iba a ser más controlado), al final se volvió una desventaja gracias a la “amable” encargada de esta instalación municipal y sus ridículas reglas. El mismo “reglamento” que prohíbe correr sin camiseta, independientemente de la temperatura, estando en la misma instalación en la que tienes una tía tomando el sol en topless a 5 metros, no me permitía correr por las calle 1 y 2, en la que sólo podían correr los federados en atletismo (UNO en ese momento, Alberto Alba, a quien conozco personalmente y nos estábamos entendiendo de maravilla). Bueno, pues corres por la 3, y ya está. Claro, pero entonces llegas a contrameta y te encuentras con unos chavales saltando vallas en las calles centrales y tienes que irte a la 1…  Visto el panorama, intenté hacer todas las vueltas exactamente igual, media pista por la calle 1 y media pista por la 3. Pero cuando estás buscando diferencias de 1-2 segundos/km…Bueno, es lo que hay. Lo siento por los que estuvieran esperando un experimento super-preciso. Tras algunos cálculos del radio de la curva y haciendo algo de caso (poco) al Garmin, he estimado una distancia de 2050m.

Los resultados son los siguientes:

Como siempre, elimino la primera y hago los promedios de las restantes.

Teniendo en cuenta que las Next iban al final, no parece que haya nada relevante.

He repetido la gráfica de dispersión, y como en el 10x1k, no se puede sacar nada, porque cada una está en un extremo:

Conclusión: en mi caso, a mis ritmos y con mi técnica de carrera, no hay diferencia medible. En mi opinión, era lo esperado. Lo que ayuda en el impulso, en la velocidad, en llegar más lejos con el mismo esfuerzo, es la placa de carbono. La espuma, probablemente ayude en la amortiguación, pero no en el impulso. ¿Que reduce la fatiga? Puede ser. Pero yo no lo puedo medir.

En mi caso, no tengo ninguna intención de hacer una maratón, como he dicho, me resulta mucho más cómodo y natural correr con las Zoom Fly, así que voy a seguir con mis dos pares (¡¡el segundo comprado al 50%!!).

Me queda la duda de cómo me irían las Zoom Fly3, que creo que mejoran el ajuste de la parte delantera del pie y eliminan el recalentamiento del pie (yo no lo he padecido) y la excesiva absorción de agua (tampoco). Pero no creo que corran más, y para triatlón, principalmente por el tema de la lengüeta, creo que las Zoom Fly 2 son la mejor elección por el momento.

Cross Popular San Esteban (Tolosa). 4º puesto.

Este año he cambiado un poco el enfoque de la pretemporada de triatlón, y quiero correr más en otoño, como hacía hace años, lo que necesariamente implica quitar algo de lo demás, en este caso, natación. Desde luego, sin abandonarla. Estos últimos años he visto que alcanzaba mi mejor forma nadando en febrero y luego me costaba mantener (no lo conseguía) hasta mayo-junio.

Así que hace 4 semanas, me puse a correr. ¿Cuánto es eso? Pues bueno, correr 2 horas/semana durante con cierta continuidad. Algo que no he hecho en los últimos años.

Total, que además de entrenar, quiero competir más. Teniendo en cuenta y mucho cuidado con que cada vez me cuesta más recuperar, pero no quiero quedarme con la sensación de pasarme un año entrenando para hacer tres o cuatro carreras.

Así que el sábado comencé mi temporada y me presenté junto con Rober Albir, que siempre hace los viajes más entretenidos, en una de las carreras que más me gustaban hace unos años: El cross popular del barrio de San Esteban, en Tolosa. Una carrera de barrio, de pueblo, de las que me gustan. Respecto al último año que corrí (2008) el circuito era de 8km en lugar de 10 y más llano. Coincidiendo con el Cross de las Tres Playas y la carrera de Asier Cuevas en Eibar, se esperaba a los del pueblo y alguno más. Aunque los del pueblo (y alrededores) no son precisamente cojos, el objetivo era hacer un bueno puesto, y olvidarme de marcas.

Antes de la salida, se realiza un emotivo homenaje a Ibon González. No le conocía personalmente, pero veo a la que supongo que es su mujer y un par de niños llorar y no puedo evitar hacerlo yo también. Desde que soy padre, estas cosas me afectan mucho. Decido que si hago podio (complicado), a final de la carrera iré donde ese niño con la camiseta de la Real y le diré unas palabras en recuerdo a su aita. Así que con una motivación más, me coloco con Iñaki Insausti que ya me informa de que está “el bueno del pueblo” (Unai Arroyo, sub15 en 5k). Vale. Una vez que ya sé que no gano, localizo a Regillaga (ganador del año pasado y que también me dicen que está entrenando bien), al lado mío. También sitúo a Mujika, que se pone algo más atrás. Bueno, a ver qué pasa.

Se da la salida, y uno que creo que no es del pueblo sale como un tiro.

No parece un ritmo sostenible. Mantengo la calma y me emparejo con Regillaga, mientras que el crack del pueblo pasa a tirar.

Regillaga se pone detrás y yo a su estela. Una salida ligeramente cuesta abajo, con viento de culo y la adrenalina de mi primera carrera, hacen que a pesar de descolgarme del crack y Regillaga  pase el primer kilómetro en 3’02… A dónde vas, Dieguito??? Bueno, supongo que el ritmo irá cayendo poco a poco. Al paso de la primera vuelta pequeña voy tercero, se me siguen yendo pero parece que he abierto un hueco de unos 5-10 segundos con el grupito perseguidor.

Me veo cómodo, pero está claro que eso no puede durar mucho. Y efectivamente, tras pasar el 2º km a 3,13, en el km3 ya estoy en 3,24″ y 178 ppm de pulso… Pues nada, a aguantar ahí. Pero en el giro de casi 180º del km 4 veo que el grupito está cerca… Y en el km4, con el pulso a 180 ppm, algo dando vueltas en mi barriga y un par de subiditas, ya empiezo a desear con todo mi alma que la carrera termine… La primera parte de la carrera me ha resultado un poco fea y tengo esperanza de que el final transcurra por medio del pueblo, con más gente y, sobre todo, más protegido del viento. Parece que va a ser así. Pero esto, al final, se vuelve en mi contra. Oigo muchos ánimos a un tal Hassan, que debe ser el 4º, y al que cada vez oigo más cerca. En la mayoría de cruces hay voluntarios, pero deben de pensar que todos nos sabemos el recorrido, porque no dicen a dónde hay que ir y tengo que buscar a Regillaga con la vista en cada uno de ellos. Hasta que en uno falta el voluntario en cuestión, me quedo casi parado decidiendo hacia dónde ir, hasta que desde una ventana me gritan que tengo que ir hacia el lado contrario que mi instinto me decía (a 182 ppm la cabeza ya no me funciona y el sentido de la orientación se me perdió hace por lo menos 2km) … Mierda puta. Son sólo un par de segundos, igual ni eso, pero ya tengo a Hassan en el culo y termino cediendo. Sé que me iba a coger igual, pero que sea así me da rabia y me ofusca un poco.

Intento ponerme a su estela, para quitarme el viento, pero pierdo dos o tres metros que ya me creo que me van a resultan irrecuperables y empiezo a resignarme a quedarme, otra vez, a las puertas de un podio.

Veo a Julen Sagastibeltza y Ander Lazkano, que se sorprenden de verme allí pero me animan, lo suficiente como para intentar arrimarme un poquito más, acordarme del niño de la camiseta de la Real y lanzar un sprint a la desesperada, pero que enseguida veo que no va a servir de nada, paro un poco y empiezo a chocar las manos de los niños.

Al final 4º en meta, sin podio, ni queso, ni ropa en el infinito sorteo de Shanti Kirolak 😦

Pero bueno, ritmo promedio de 3’20/km. Promedio que es un poco engañoso, primero porque si hago el promedio exceptuando los 2 primeros kilómetros, se me va a 3’24, y segundo porque he corrido con las Zoom Fly, lo cual desvirtua un poco las comparaciones con otros años. Al hilo de esto, hice un recuento rápido en la salida y entre Zoom, Vaporfly y Next, había más de 10 entre los 20 primeros. Lo que ha pasado de ser una ventaja si llevabas alguna de estas zapatillas, ahora mismo es un desventaja si no las tienes. Esto es así. Nos guste o no.

El resultado de todo esto es que hice las 5 millas (8km) más rápidos de mi vida. Este dato que da Training Peaks es algo engañoso también porque los anteriores registros son en carreras de 12 y 10 km, pero a 3’25/km. O sea, que creo sí puedo decir que estoy más o menos al nivel de 2014. Que no es poco para un viejuno de 41 años, ex-pubálgico, con 5 semanas de entrenamiento  y por lo que estoy muy contento y animado para seguir así, por lo menos hasta diciembre.

Como se ve, me he venido arriba y la siguiente prueba será este mismo domingo: 10k (homologada) en Donosti, con el objetivo de bajar de 34 minutos, que es algo que tengo en la cabeza desde hace bastante tiempo. Veremos si lo consigo.

Test Nike Zoom Fly 2 (iii)

Como los resultados de los test que estoy haciendo a zapatillas últimamente parece que tienen cierto sentido, este tipo de entrenamientos me vienen bastante bien para forzarme a hacer algo de series y me quedan variables por probar, le he dado otra vueltilla a las Nike Zoom Fly. (Ahora que ya están a la venta las Zoom Fly3, voy a especificar que son las 2, las de “upper” tipo calcetín).

En este caso, lo que pretendía ver era si el tipo de superficie del suelo influía o no en la mejora del rendimiento de estas zapatillas respecto a las zapatillas “convencionales”. Supuestamente, si el suelo es más duro, primero, la espuma va a hacer más efecto en el amortiguamiento, y puede que el efecto catapulta de la placa de carbono se incremente por doblarse algo más.

Así que la semana pasada, repetí el protocolo del test en cuanto al número de repeticiones (5×2) pero he cambiado bastantes cosas:

  • Lugar: dos rectas en casi ángulo recto en Salburua, por el bidegorri (bien apartado a la derecha para no molestar a las bicis). O sea, asfalto.  Los 1000m están marcados en el suelo. Aunque coincide perfectamente con el GPS, me guió por esta marca y así me aseguro de que todas son iguales. Estamos midiendo diferencias pequeñas, así que un par de metros son relevantes. Esta zona no me gusta mucho para esta prueba porque está más expuesta al viento N, pero la tarde estaba bastante tranquila. En cualquier caso, dentro de cada tanta de dos, hice una en un sentido y la siguiente en el opuesto.
  • Duración: 10x1k. Paso de 702 a 1000m. Puede parecer que no, pero es diferencia. Y creo que es la primera vez en mi vida que hago 10.
  • Recuperación: Como tampoco es que esté en forma ni mucho menos (llevo 3 semanas corriendo), tengo ritmo, pero necesito más tiempo de recuperación para intentar mantenerlo según van pasando las repeticiones. Así que pasé de 1′ a 1’30 entre tandas con las mismas zapatillas, y de 1’30 a 2 minutos con el cambio de zapatillas (incluye acercarme al coche abrirlo y ponérmelas) Y aún así, ya se va a ver que no fui tan constante como en el Prado.

Para un entrenamiento así de exigente, y visto que no había mucha diferencia de tiempos entre las Boston 6 y las Brooks T7, opté porque las competidoras de las Zoom Fly 2 fueran las Boston y proteger algo más mis piernas.

Bueno, al resultado:

Como se puede observar tanto en la tabla como en la gráfica del pulso, me costó un poco coger el ritmo al principio. Había estado por la mañana en el gimnasio, y aunque tampoco es que me esté matando a meter peso, la falta de costumbre me hace tener los aductores un poco tiesos y me costó soltar.


Por otro lado, se puede ver bastante claro, tanto en ritmos como en el pulso, que la segunda serie de cada tanda siempre es más lenta. Y no es el viento. Simplemente se me hacía largo.. o Estaba menos fresco. En cualquier  caso, las Nike siempre más rápidas. Y casualidad o no, la diferencia de la segunda a la primera serie, siempre es mayor en las Boston que en las Nike. (3,7 y 5,0 seg vs 3,0 y 3,2). ¿Menos fatiga? A tener en cuenta para las siguientes.

 

Como resumen de los números: siguiendo el esquema de los test anteriores, y más en este caso por lo comentado de la primera tanda, descarto la primera tanto con las Nike, y promedio las 4 últimas con cada zapatilla::

 

Con lo cual, más o menos se repite el resultado del primer test con las Boston 6. 2,4 segundos/km de diferencia para el mismo pulso con una zanzada 1,8 cm más larga con las Nike.

Conclusión: o la superficie no es tan relevante, o el Prado no es especialmente blando (que puede ser porque es una tierra muy prensada). En cualquier caso, la mejora es relevante.

En cuanto a sensaciones de carrera: creo que sí que los cuádriceps se me resienten menos al final de cada serie con las Nike. Por otro lado, mientras que con las Nike siento tengo que bracear para llevar el cuerpo más controlado y aprovechar mejor el impulso, con las Boston tengo que bracear con más fuerza para intentar alargar la zancada.  Creo que se nota lo importante que es para mí el braceo en la carrera, ¿no?

En mi opinión, con estas zapatillas ya no queda mucho más que probar, por lo menos, con mi condición física actual. Sería interesante unos 2k, o 3k… Pero es algo que ahora no puedo hacer. Así que esta semana intentaré probar “lo siguiente” 🙂

 

Test Nike Zoom Fly (ii). Brooks T7.

Tras mi primer test de zapatillas que hice sobre las Zoom Fly en agosto, me quedé con ganas de saber qué pasaría al comparar estas zapatillas contra unas voladoras. Desde hace un montón de años compito con las voladoras de Brooks: desde las primeras T4 que me regaló Iñigo cuando jugaba en Alicante (2005), he pasado por las T5, T6, y T7 (dos veces). Eran unas zapatillas muy baratas, de alrededor de 190g, que se me ajustaban muy bien al pie y con las que traccionaba genial. En su contra, amortiguación casi nula que, aunque a partir del km 15 me hacían sufrir bastante,  las llevé hasta en la única distancia ironman que terminé (en 2011), en uno de los errores de aquella carrera.

Bueno, al tema: la idea era comparar ligereza y tracción (T7, 175 g sin plantillas) frente al impulso de la placa de carbono de las Zoom Fly (258g US11) y a un ritmo más cercano al real de mis competiciones (más cerca del 3.25 -3.30 que del 3.20). Como creo que la prueba anterior salió bastante bien, repetí el protocolo:

  • 2×700 (701,8) con 1’rec a ritmo de 10k (3’25-3’30) en el parque de El Prado, protegido del viento. Con 3 kilos más que en julio, sabía que no podía hacer mucho más ( y de ahí también las diferencias de pulso con la prueba anterior)
  • Cambiar de zapatillas (en este caso las dos iban ya con gomas) y repetir 4 veces más. El cambio me costaba 1’30 seg,
  • No pensar, Ni mirar demasiado el reloj. Eso, en casa.

Resultados

siendo

cad: cadencia expresada en zancadas/minuto

zan_calc: longitud calculada de la zancada (m) en función de la distancia (medida con odómetro) y de la cadencia

osc: oscilación vertical (cm), medida por la cinta HRMTri de Garmin.

tcs: tiempo de contacto con el suelo (milisegundos) medida por la cinta HRMTri de Garmin

Si hago el promedio de todas las tandas con cada zapatilla,

Si quito las dos primeras con las Nike, para competir en “igualdad” de condiciones.

Al igual que en el primer análisis, pongo la curva del pulso para comprobar que el esfuerzo físico es el mismo, vamos, que no apreté más con una o con otra.

En este caso se puede ver cómo en la primera tanda con las Nike iba bastante más fresco, así que razón de más para eliminarla de los promedios. Si quito su curva de pulso (ver gráfica de abajo) se puede comprobar que el pulso es más o menos igual en todas, aumentando éste según avanza el test. En este caso, se me fueron unos segundos las dos recuperaciones de 1′ de las T7, por lo que parto de casi 10 ppm menos, lo cual penaliza el promedio de pulso de las Nike. Creo que es más importante ver que el pulso máximo al final es prácticamente el mismo.

Conclusiones:

De nuevo las Zoom Fly salen como indiscutibles ganadoras, con entre 2,5″ y 2,8″ seg/km de diferencia, debido a una zancada entre 3 y 4 cm más larga, gracias al impulso de su placa de carbono. Si a ello añadimos que con la espuma de la suela se amortigua más el impacto y el músculo sufre menos, parece que está claro que, a pesar de su inestabilidad y de que no termina de sujetarme la parte delantera del pie todo le que me gustaría, es un hecho objetivo que corro más rápido con ellas, así que ya no tengo dudas de cuáles voy a utilizar para competir.

Nota: aclaro, una vez más, que yo me pago mis zapatillas. 

Triatlón olímpico de Tarazona 2019. (Open). 2º.

El plan de la temporada para verano era competir en Getxo en julio y a partir de ahí, ver lo que me apetecía. Después de hacer una buena carrera, por un lado tenía ganas de volver a competir, disfrutar en carrera y no dejar la temporada con sólo 3 triatlones.  Pero, por otro lado, como ya esperaba, vi que mi cuerpo y como espejo, mi garganta, volvieron a resentirse tras el esfuerzo. Como tampoco es que sea muy listo, no descansé bien después de la carrera (creo que necesito dos días de descanso por lo menos) y un viaje a Holanda de trabajo de 2 días (con dos madrugones en cada uno para hacer una hora de bici a las 7 antes de coger el avión y otro para correr 8km el día de la reunión) terminaron de rematarme.

Entonces sí, (tarde, como siempre) me tomé los dos días de descanso que necesitaba y poco a poco fui retomando el ritmo. La sensación, aunque ya bastante conocida, es extraña: me siento cansado, pero cuando aprieto entrenando, los ritmos salen:

Nadando hacía series a de 100 a 1’20 sin matarme demasiado (aunque las de 200 me costaban más) y en bici los watios entraban

pero el día despúes, la garganta estaba peor y tenía mucha sensación de fatiga.

Bueno, pues con este panorama y las fechas que me quedaban libres (10-11 de  agosto), tenía dos opciones: el olímpico sin drafting de Medina de Rioseco o el olímpico de Tarazona (que no sabía que había cambiado de mayo a agosto).

Medina tenía el aliciente de ser mi distancia favorita y completamente llano, pero a más de dos horas de casa y la salida a las 8:50, teniendo que estar allí a las 7.  Tarazona: carrera con dos salidas (clasificatorio para el Cpto de España y Open), a las 18:00 de la tarde del sábado (detalle importante porque la previsión era de 38 grados a una semana de la carrera), también lejos de casa, pero a 40 minutos de Valtierra. Deportivamente, Medina me podía atraer más, pero el plan de fin de semana en Valtierra con carrera el sábado le daba mil vueltas, así que me decidí por Tarazona.

En el momento de la inscripción, en el estado en el que estaba, ni se me pasó por la cabeza apuntarme al Clasificatorio. Primero, porque ni estando bien tengo nivel para intentar clasificarme, y segundo, porque estando así tenía bastantes papeletas de salir entre los 10 últimos del agua y completamente fuera de carrera. En Open había menos de 100 inscritos y no conocía a nadie. Más tarde se apuntaron Ángel Castillejo, mi primo Guzmán y a última hora, Iñaki Martínez Jarauta, que se equivocó y se apuntó al Open en lugar de a Élite.

Así que sin demasiada confianza, pero con ganas de un triatlón olímpico nuevo y con dureza, fuimos a Tarazona.

Con el rollo de tener dos transiciones, sin transporte de la organización y sin demasiada información de dónde dejar el coche, terminé llegando al embalse del Val con el tiempo tan justo que no me dio tiempo a calentar. Bueno, eso y que media hora antes de mi salida y la chorrada de las cámaras de llamadas ya no se podía entrar al agua.

El agua a 28ºC y natación sin neopreno. (A pesar de las temperaturas de los últimos días, por si acaso lo llevé). Bueno, ni bien ni mal. Me da más o menos lo mismo. Lo que sí decidí era que nadaba sin cinta de pulso y sin Garmin en la muñeca.
Me coloco en segunda fila del embudo de la salida, detrás de un par de neoprenos de V2. (Reflexión: ¿¿ en serio que los V2 necesitan un neopreno para nadar con agua a 28 grados??)

Una vez en el agua, me coloca en la primera línea. Ni Dios respeta la línea imaginaria que marca el juez de salida. Me acuerdo de salidas tipo Senpere y yo tampoco lo hago, si no, estaría en 6ª fila. A pesar de estar cuatro gatos, no consigo una salida limpia del todo y no puedo sacar el brazo izquierdo cómodo, así que me abro a la derecha.

El agua está bastante turbia y no se ve nada, pero veo que adelanto a Iñaki Martínez. Total, que como siempre, me quedo sin pies. A los 300-400 metros me entra el mismo dolor de hombros que cuando llevo neopreno y tengo que levantar un poco el ritmo, para buscar uno más cómodo. Poco a poco me voy encontrando mejor, cuando me doy cuenta de que la cabeza de la élite me va a pasar por encima en su segunda vuelta (si hubieran salido 15 minutos antes y no 10, nos habríamos ahorrado esto). Me tocan un par de veces los pies y me aparto para no molestar con intención (ingenuo de mí) de coger algo de rebufo cuando me pasen… Ni les huelo. Comienza la segunda vuelta (sin salir del agua), creo que voy alrededor del puesto 8-10, y no se me marchan demasiado, así que intento seguir así tras un par de infructuosos intentos por recortar la distancia con el grupo que veo delante. En la última boya, Alejandro Altuna también me pasa (los V3 tampoco tendrían que llevar neopreno 😊) y le intento coger pies para hacer el último largo.

Salgo el 8º (no lo sabía en ese momento) en 23’20 según la clasificación. (Recuerdo que no llevaba Garmin) Eso es un 11% más que mi marca de 1500m en piscina de 50m 20’53”. David Huertas, que compitió en la misma piscina que yo (17’31”), hizo 18’20” en el Val. (+5%). Conclusión: La de siempre.  Para los que me siguen diciendo que tenía que haber corrido en élite: si hubiera hecho 21’50”, habría salido el 40 del agua para terminar el 25 en el mejor de los casos… Creo que habiendo otra opción para competir, está bien decidido.

Ya en pie, cuestón tipo Aritzaleku hasta llegar a las bicis. Resoplo y me parece que voy muy lento, pero adelanto algún puesto. Transición sencilla y salto. La goma izquierda falla, pero empiezo a dar pedales con el pie sobre la zapatilla, para ponérmela en marcha sin problemas.

Tramo de bajada (el que hemos subido andando) con un bache bastante serio pero bien señalizado donde adelanto algún puesto más, y empieza la primera subida. No tengo ni idea del puesto, así que, de momento, para arriba. Engancho a Miró y paso a tirar. Los watios entran, por encima de 330-340, por delante no veo a nadie, miro hacia atrás y veo a Iñaki Martínez que se acerca. Sé que aquí está la carrera. Levanto ligeramente (300w) y me pongo a rueda de Miró, no para esperar, si no para que cuando llegue Iñaki tenga fuerza para seguirle.

Tengo que engancharme como sea. Así que me tiro a su rueda mientras que parece que Miró se queda.

2 minutos a 350w de recibimiento, pero sigo enganchado. Llegados al cruce, donde hay un pequeño descanso, creo que se da cuenta de que es mejor intentar ir los dos juntos que dejarme ahí tirado, así que paso de vez en cuando. Su manera de subir (muy de profesor de spinning 😉) me va fatal. Cada vez, que se pone de pie, tengo que apretar un poco, y no es que vaya demasiado sobrado, así que en cuanto puedo (pocas veces) le relevo, por educación y para intentar marcar yo un ritmo más constante. Preguntamos a Sevillano por el puesto en el que vamos, a alguno más en algún cruce, pero nadie es capaz de decírnoslo.

Vemos grupitos a lo lejos, pero cuando nos acercamos vemos que son de chicas… Y así va pasando la subida. No conozco el circuito, pero entre wikiloc y cronoescala.com me he empollado el perfil, y sé que son 10,5 km de subida. Luego, “ya está”. Iñaki me pregunta los watios… Le digo que 315w y que si hay alguien por delante tenemos que estar recortando y le prometo que en el llano le ayudo más. Poco a poco me estoy encontrando mejor, y terminamos la subida. Objetivo cumplido 10,6 km al 4,6% en 28’46 y 314w; 319wn; ¡100rpm!, 1016 m/h

Empieza, la bajada. En el track no se veían curvas peligrosas, salvo dos herraduras muy claras en Lituénigo. Decidí llevar el Garmin 1000 para anticipar algo las curvas con el mapa, pero le dejo pasar a Iñaki y así ya no hace falta. Vamos muy rápido, pero me noto muy seguro con la Orca Aero y nos acercamos a dos triatletas de Open. Pasado Lituénigo, intentamos marcharnos, lo hacemos de uno de ellos, pero Colom (a quien no conocía) no se descuelga. En el tramo de falso llano cogemos a un élite e intentamos pasar a relevos entre los 4 pero Colom, que no ha pasado hasta entonces, da un par de relevos flojetes y ya no pasa más.

Aprovechando que ahí ya podía pensar, se me ocurre preguntarle al élite a ver si le han pasado más Open y me dice que no. O sea, que parece que somos cabeza de la carrera Open. No sé por qué, pienso que Colom no va a ser enemigo en la carrera a pie y que me la voy a jugar con Iñaki. Pero bueno, es un decir… Iñaki en condiciones normales corre mucho más que yo, y con los dos últimos meses que llevo de carrera a pie, me parece que no voy a tener ninguna opción de ganar, salvo reventón, así que sigo entrando bien a los relevos sin racanear para que nadie por detrás se acerque, aunque al ritmo que vamos, me parece bastante improbable (275/300) en la primera hora, de la cual no he tirado no un 15%.

En la subida a San Martín hay un pequeño arreón (1 min a 360w) que solvento sin demasiados problemas, y empieza la bajada a Tarazona, por muy buena carretera y sin curvas. Aprovecho para seguir bebiendo isotónico de 226ers (he optado por llevar nada menos que dos bidones de 800 cc de mango de los cuales al final casi me va a sobrar uno, pero no quería arriesgarme) y empezar a pensar en la carrera a pie.

Como no conozco la entrada, me quedo tercero y voy imitando los movimientos de los de delante. La plaza de toros (T2), llega rápido, pero esta vez, aunque por lo pelos, sí me da tiempo a descalzarme y bajar bien. Al final 262w medios y 291 np. Más o menos, del orden de lo que he venido haciendo este año.

W Wn
Aritzaleku 254 301
Lekeitio* 252 297
Getxo 259 281
Tarazona 262 291

 

Paréntesis para hacer un poco de análisis: Una de las cosas que más me gusta de Training Peaks, es cómo saca los máximos de potencia promedio en distintos intervalos de tiempo, aunque sería mejor si hiciera los vatios normalizados, y no los medios. Pero bueno, 2ª mejor marca del año, sólo al lado de un casi-test que hice de una hora acoplado en abril.


Y lo mismo para 20 minutos, sólo mejor peor unos test  que hice en Zaldiaran en febrero.

 

Por seguir con la comparación con los élite, una de las mejores cosas que permite hacer Strava es compararte con otros participantes en condiciones iguales (salvo ir en grupo o no). Los datos de potencia de los demás no me sirven para nada, pero sí sus tiempos. He cogido como referencia a:

Arnau Montiel, parcial 28 en bici. Nadando en 18’22 (como su hermano), y corriendo en 34’27. Puesto final 9, haciendo el primer tramo de la bici en cabeza.

Aritz Rodriguez, parcial 10 en bici. Nadando en 20’26 (21) y corriendo en 37’06 (peor que yo) Puesto final 22.

Por hacernos una idea de dónde estoy,.,,, Creo que es la primera vez en mi vida que no pierdo bajando 🙂

 

Distancia desnivel Potencia

(Diego)

Tiempo

(Diego)

Tiempo perdido (Aritz Rodríguez) Tiempo perdido (Arnau Montiel)
Los Fayos-Badillo

 

1,73 6% 332 5’41 +0’26 +1‘00
Cruce Agramonte 7,97 4% 310 20’27 +0’54 +0’42
Descenso Agramonte Lituenigo 8,71 -4% 200 9’42 +0’20 -0’16
2ªparte ascenso Tri Tarazona 8,66 2% 288 16’10 +0’58 -0’01
Descenso a Tarazona 8,40 -4% 170 9’40 +0 -0’20
Sector bici Triatlón Tarazona 38’95   263 1:07’52 +3’13 +1’35

 

Pongo de nuevo la tabla como imagen para los que estéis leyendo la crónica en el móvil y mantengo la anterior para no perder los links a los tramos de Strava.

Por terminar de completar el ejercicio, he calculado los vatios que me hubieran hecho falta para hacer sus parciales en cada tramo. Los primeros 5 minutos son una burrada… A 370w en 5 minutos puedo llegar en series, pero 430w los hago en las de 1 minuto…En la subida más larga, más o menos mantengo el tipo, pero en la segunda subida me hubieran hecho falta 310w (o algo más de colaboración en el grupo).

Potencia t Diego t AR tAM
Los Fayos-Badillo 05:37 332 370 430
Cruce Agramonte 20:29 310 330 325
2ªparte ascenso Tri Tarazona 16:09 288 330 288

Volviendo a la carrera, T2. La plaza de toros de Tarazona es la única octogonal del mundo, y la puerta por la que hemos entrado no es la que me esperaba,,,, por lo que me quedo unos segundos paralizado buscando mi barra, hasta que veo mis T7 brillar en medio de un pasillo y voy hacia ellas. Compruebo que no hay más bicis. Vale. Ahora sí. Vamos primeros. Calcetines y a correr. Iñaki sale como un tiro (sin calcetines) y salgo detrás de Colom, pero le adelanto enseguida. Le pregunto a Susana si va Iñaki el primero, me dice que sí, y por si acaso, el speaker, también le nombra como cabeza de la carrera Open. Así que vale, voy segundo y primer V1. Intento ver cómo voy y si puedo lanzarme en modo persecución. La respuesta es rápida: NO. Y más, cuando veo que empieza una cuesta hacia el casco viejo bastante empinada, seguida de otra y de otra y de otra… Me alegro de haber dejado las Zoom Fly en casa y estar con las T7. Subo con pasos pequeños, evitando cualquier calambre. Eso tiene que acabar antes o después… Pero cuando tras la bajada empieza la zona llana (pero muy revirada) noto un primer amago de flato. Decido no beber más agua. Afortunadamente, se ha nublado, así que a partir de ahí, cojo una botella de cada dos puestos, y me la echo por encima pero sin beber. También decido que voy a pasar sin gel para minimizar riesgos. Hay que tirar con lo que hay. La distancia con Iñaki más o menos se mantiene en unos 20-30 segundos. Pero para mi sorpresa, parece que he subestimado a Colom y no está mucho más lejos.

Veo a Iñaki mirar bastante hacia atrás, lo que me anima a por lo menos mantener el ritmo. Pero en la tercera vuelta ya veo que es imposible. Sevillano y Susana me dicen lo mismo: Aguanta! por lo que parece que no hay muchas opciones de que Iñaki falle. Intento hacer un pequeño último cambio al final de la última subida, pero tampoco me queda más, así que empiezo a disfrutar mi segundo puesto. Por fin, voy a subir a un pódium (en  Aritzaleku no daban a Veteranos, en Muro no hubo, y en Getxo sólo al primer V1). Sé perfectamente lo que es esta carrera, carrera Open, B, de segunda, Me da igual. Sé que he hecho una buena carrera, me lo he pasado como un enano y ese va a ser mi premio.

Al final termino en 36’44” largos,( 2ºparcial de Open a 41″ de Iñaki y 27º de la general (9,5 km en Strava según los que llevaban Garmin). Sale a 3’52… . No había más y menos en un circuito así.

Total, 2º en la general de Open, primer v1 en Open (me llevo el Cipotegato :))  y 35º de la General.

Un fin de semana genial en todos los aspectos. Ahora a descansar un poco, ver cómo reacciona mi cuerpo y ver si hago algo más en septiembre o empiezo a pensar en 2020 y otras cosas que ya van dando vueltas por mi cabeza.

Triatlón Olímpico sin drafting de Getxo 2019.

Tras la suspensión del triatlón de Senpere, Getxo quedaba como última opción para hacer un triatlón olímpico sin drafting esta temporada. Pero al igual que me pasó antes del Campeonato de España de Fondo, o después de Lekeitio (y yendo más atrás) antes del Onditz de 2018 o Vitoria de 2017, mis amígdalas (/ faringe) se inflamaron ligeramente y aparecieron unos puntitos blancos, que coinciden con debilidad general. Por lo que parece, no es ningún tipo de infección ni bacteriana ni vírica (por fin he ido al otorrino). Es más bien una faringitis, que coincide con un estado de fatiga general que remite a los dos o tres días. ¿Por qué surge? Pues tengo dos opciones, una: exceso de carga (a alguno le entraría la risa viendo mis “cargas”) durante la semana -2, o una situación de “nervios” que hace que también me fatigue y me bajen las defensas de alguna manera. O las dos cosas a la vez.

En este caso, el exceso de carga pudo ser el encadenar:

  • una salida de 2 horas con Ibon a más de 30 grados del viernes pero muy bajos de watios (200) en la que no me encontré bien desde el principio,
  • más un sábado con 13 km de swimrun con neopreno (corto) con una deshidratación bastante seria que me obligó a beber del pantano mientras nadaba y visita vespertina a Pamplona ( San Fermín)
  • y terminar el domingo con un test de simulacro preGetxo con 1hora 15 a 280 watios normarlizados.

El lunes ya no me notaba bien. El martes y miércoles opté por descansar (entendiendo por descansar ir a Tolosa al salir de trabajar y volver para renovar mis plantillas y hacer específicas para las Zoom Fly). El jueves probé un poco en la piscina (1500) y corrí 3 km para probar las Zoom Fly sin calcetines. Aquí ya decidí que, por lo menos, iba a Getxo. Hasta entonces lo dudaba bastante. El viernes, ya algo mejor, sólo salí a probar la bici y el casco a 35 grados (20 minutos).

Así que el sábado a las 6:20 me levanté para ir a Getxo. Supongo que para mucha gente es una putada hacer la carrera el sábado por la mañana, pero vista la experiencia de Aritzaleku y Getxo, a mí me viene muy bien, principalmente porque no da ni tiempo a ponerse nervioso.
Una vez aparcados, saludos de rigor, neopreno, calentamiento muy perezoso, simulacros de salida y a coger sitio. De nuevo a la derecha. Esta vez, sólo 5 minutos de espera con respecto a las chicas. Entiendo también que para las chicas es poca distancia, pero para nosotros, 15 minutos de pie en la arena al sol enfundados en los trajes, tampoco es de buen gusto.
Al mi lado Okamika, Asier Olasagasti (que aparte de ser el novio de Helene, no tengo ni idea de cómo nada)… , Y tras algún momento de duda, Astigarraga. Se da la salida. Para variar, me pilla a contrapié a pesar de que tengo la bocina a nuestro lado, y me quedo clavado, además de cerrado. Pero por una vez en mucho tiempo, consigo reaccionar bien y corro hacia la derecha en lugar de hacia adelante, para abrirme bien y entrar al agua con sitio. Ya en el agua veo claramente los pies de Olasagasti  y a Astigarraga a la derecha. A Olasagasti le veo buena batida, pero coger sus pies me puede conllevar recibir algunos golpes y como tampoco sé cómo nada, me mantengo a la derecha para terminar dejándome caer y coger los pies de Astigarraga.

Otra vez, primeros dos minutos a 40 bpm, los dos siguientes minutos a 38 con el pulso a 160 bpm y a partir de ahí toda la carrera a 37 y y 162-163 bpm (bastante más alto que en carreras anteriores).

La primera boya la paso sin demasiados problemas pero en la segunda no sé qué pasa, que sin nadie a quien echar la culpa esta vez, soy yo quien se queda cortado. Me da la sensación de que no tenía demasiado claro el rumbo… o tal vez me desconcentré, o tal vez no podía y me empezaron a doler demasiado los hombros. Pero una vez más me volví a cortar.

Bueno, no perdí la calma y busqué mi ritmo. Esta vez con algún entrenamiento más en aguas abiertas que en carreras precedentes, me resultó algo más sencillo y me encontré relativamente cómodo. Veía gente delante, pero tampoco demasiada, y el grupo no se me iba demasiado.

En la segunda vuelta empezamos a adelantar chicas. Intento hacerlo con cuidado para no molestar, pero aprovechando rebufos dentro de lo posible. Salgo del agua y Susana me canta el puesto 26. Bueno, ni tan mal.

Al llegar a boxes empiezo a ver gente e intento situarme aunque hay algunas cosas que me desconciertan. Veo a Bernabé, pero Astigarra está por detrás… Bueno, más o menos estoy en el sitio. Por lo menos, no ha sido un desastre. Pierdo unos segundos poniendo bien la correa del Drone, que se me ha quedado pillada entre el visor y el casco ( esto ya no me vuelve a pasar, cinta americana de la buena) y salgo.
Salto con precaución, ya que en los últimos intentos me he dado cuenta de que este sillín está bastante alto que en la Orca y arranco.

Me veo bien, pero como me está pasando este año, me cuesta empezar a meter watios después de nadar. Por otro lado, con la semana que he llevado, tampoco pretendía ir a 280-290w como en 2016. Así que con 260-270, me doy por satisfecho. Veo que hay por delante un grupito de unos 6-8 perfectamente separados, a los que me voy acercando poco a poco, así que intento bajar la cabeza lo que puedo y a tener paciencia. Por detrás no se acerca nadie. Primer tramo llano: 15′ a 250/261/163.

Empieza la subida y las distancias se reducen. Me acerco a Tejería (que parece que tiene algún problema con algún juez) y Josu Vallina, mientras que me pasa Andoni Aranaga, a quien no conocía. Adelanto a Vallina y me quedo detrás de Tejería, para no repetir el salto por encima del manillar del año 2016 en la bajada. Primera subida: 13′ a 303/308/165. Este año estoy bajando mejor con la de carretera, pero no con la Blue. Tengo los frenos con muy poco tacto, no me ha dado tiempo a llevarla a Vibike, pero este año he optado por llevar perfil de 60 para evitar problemas innecesarios.

Me pasa algún triatleta con bici de carretera a la que he adelantado subiendo, e intento tomarlos como referencia, ya que Tejería se me ha marchado nada más empezar la bajada. El único objetivo es permanecer encima de la bicicleta y estar dentro del asfalto, así que me lo tomo con calma. Queda tiempo de sobra para recuperar. Salvo la papeleta relativamente bien, aunque llega también Etor por detrás (una vez más ) .
Una vez a salvo, llega el momento de seguir apretando. Queda un tramo “llano” y luego la última subida, con la bajada ya menos peligrosa. Así que a apretar. Vuelvo a recuperar posiciones: Vallina, Etor, Tejería, metiendo ya 289-290 en el llano con más facilidad. (6′ a 280/282/156). En la subida veo a lo lejos al cántabro Alonso y a Bernabé. Esto marcha, pero llevo una hora a 285 NP (lo previsto según el test del domingo) y empiezo a pensar en los 10 km… Bueno, ya que estamos aquí, no quiero dormirme. Termino la segunda subida en 17’a 286/290/158.

Empieza la bajada. No es peligrosa pero es muy rápida y hay un par de cruces en los que los coches (que no hacen demasiado caso a los voluntarios) dan un poco de miedo… En esto se me ocurre mirar hacia atrás, y veo un grupo de 10…. Que no me esperaba para nada… Bueno. No pienso pasar ni un puñetero problema por drafting, así que en un par de veces que me adelantan, las dos por trazar mal, no me lo pienso mucho y vuelvo a recuperar mi posición. El último tramo se me hace duro, con el viento de cara, pero los watios siguen entrando. Último tramo de 10′ a 268/277/255 para terminar todo el sector en 260/280/159.

La transición llega antes de que me dé cuenta, y sólo me da tiempo a sacar el pie de una de las zapatillas. El otro pie lo saco en parado sin que me suponga una pérdida de tiempo relevante. Lo justo para perder unas cuantas posiciones, pero que me permite ver que la mayoría van bastante tiesos. Yo tampoco estoy para tirar cohetes, pero ver que no eres el que peor va, siempre da confianza.
Bueno, llega el momento de arriesgar. Me pongo las Nike, sin calcetines (con las T7 siempre llevo para esta distancia) . Sé que a 3’20/km son más rápidas que las Boston, pero no sé si son más rápidas que las T7 (no creo que haya 3” diferencia entre las Boston y las T7) y no sé cómo se van a comportar a 3’40-45” que es a lo que pretendo correr.

Salgo fuerte con el primer objetivo de recuperar los puestos perdidos en la transición y ver cómo están los de delante de lejos. Al principio me noto algo torpe con las Zoom Fly, pero cuando según voy soltando las piernas y empiezo a coordinar mejor el braceo me voy encontrando mejor. Veo el primer kilómetro a 3.38. Peor que en 2016, pero mejor de lo que esperaba.  Al llegar a la zona del puerto empiezo a cruzarme con los primeros. Oka, Garate, Tijero, gente con mucho nivel en el top 10 (no sabía ni quién corría) y yo en el puesto 15. Veo también a Jordi Giménez, y otro chico que no tengo claro si es V1 (Aranaga). En un primer momento, no me parece que estén demasiado lejos, pero el serpenteo por el puerto es mucho más largo de lo que recordaba y resulta que tengo a Jordi a 4 minutos y a Aranaga a dos. Por detrás, Illaramendi está bastante cerca y creo que es el más peligroso (me metió minuto y medio en Onditz 2018).  Así que parece que la carrera va a ser dura.

Sigo manteniendo el 3’38-3’40, pero cuando estoy ya volviendo para la zona de boxes, me doy cuenta de que casi voy 4 km… por lo que parece que son dos vueltas y no tres como pensaba (no sé muy bien por qué). Le pregunto a Bizkarra que ya va por la segunda y me confirma que “sólo” son 2… menos mal. Llevo los cuádriceps bastante cargados y voy bastante fatigado. Al empezar la segunda vuelta, veo que he distanciado algo Illarramendi y ya no viene nadie por detrás. Susana me dice que voy el 14º con el 13 a un minuto. Intento concentrarme de nuevo en la brazada, aprovechar las zonas rectas  (ventaja de las Nike) y sufrir lo menos posible en las curvas (desventaja de las Nike). Los dos últimos kilómetros son de agonía bastante similar a la del 2016, aunque sigo manteniendo el ritmo, y la última vueltecita de alargue por el parque, este año sí la recuerdo, pero no que era tan larga… Miro hacia atrás, levanto un poco el pie porque llevo los cuádriceps al borde del calambre  e intento disfrutar de la recta de meta saludando al público.

Por fin me ha salido una carrera acorde a lo que objetivamente sé que puedo hacer (para eso están los números de los entrenamientos). Cuando menos me lo esperaba, tras una semana en la que no me he encontrado nada bien, pero de nuevo en un triatlón olímpico sin drafting. Nada es por casualidad.

Para terminar, las clasificaciones por sectores (ventaja de que vengan en Excel).

Natación: he marcado con rayas los “grupos”. Puesto 26º, a 30 segundos del siguiente grupo. Creo que debería estar ahí, pero no lo estuve. En cualquier caso, mucho mejor natación que la de Lekeitio.

Bici: Parcial 31. Bastante penalizado en la primera bajada y con 10 watios menos que en 2016. Joder, cómo anda la gente 🙂

Correr: No fue mi mejor parcial corriendo (11º) , pero creo que sí de los mejores en cuanto a lo que tenía dentro. A esas alturas de la carrera, ya no había más que rascar.

General: que es lo importante.

Puesto 13, 2ºV1 y gente muy buena (o mucho mejor que yo) por delante. Sigo con ganas de seguir intentándolo, pero ando escaso de gasolina. Me está costando recuperar cada vez más, la garganta está ya bajo mínimos y mi cuerpo pide a gritos un descanso. Me parece que ya sólo queda una bala antes de dar por terminada la temporada y si nada se tuerce, la gastaré el sábado en Tarazona.


 

Test Nike Zoom Fly.

Nike lleva dando guerra con las Vaporfly4 desde hace un par de años. Unas zapatillas diseñadas para bajar de las 2 horas en maratón, basadas en dos novedades: una placa de carbono en el interior de la suela para ayudar en la propulsión, y un material muy blando para crear menor fatiga muscular. Personalmente, no me ha gustado todo el rollo del sub2 , especialmente el circo montado en el circuito de Monza, con irregularidades por todas partes, pero después de ver cada vez a más gente gastarse 250€ en las zapatillas y como Ingeniero de Materiales, tenía ganas de probarlas. Nunca he sido fan de Nike. Creo que sólo tuve un par de zapatillas de baloncesto que me regalaron mis padres con 14 años cuando me cogieron para la selección de Álava infantil. Nunca para correr.

Así que, tras hablar la que es mi podóloga desde años, Ioana Arbillaga, leer algún análisis de Rodrigo Borrego, un ingenuo intento frustrado de que Nike me cediera unas zapatillas para probar y hacer un análisis de las mismas, me fui a la tienda a buscarlas. Resulta que no tenían las Vaporfly4 pero sí las Zoom Fly. Tan poco puesto estoy en esta historia tras un par de años sin apenas correr, que no sabía ni que las “hermanas pequeñas” de las Vaporfly, las Zoom Fly también tenían la famosa placa de fibra de carbono. Fue entonces, cuando Marc Hurtado me dijo que, de hecho, para distancias más cortas que la maratón, la gente de su grupo (algún campeón del mundo incluido), prefería las Zoom Fly. ¿Por qué?

Bueno, lo primero que creo que hay que hacer es distinguir y entender que las dos particularidades que tienen tanto la Vaporfly4 como las Zoom Fly, (la placa de carbono y la espuma) tiene unos efectos independientes entre sí.

La placa de carbono, supuestamente hace un efecto muelle (Pistorius) que te ayuda en la propulsión,

Por otro lado la espuma extremadamente blanda (más en las Vaporfly4 que en las Zoom Fly) hace que el impacto en cada pisada sea absorbido por ella, creando menos daño muscular, y por lo tanto, causando menos fatiga, siendo por ello más efectivo para la maratón.

Ahora bien, había oído que era demasiado blando y la verdad es que me estuve fijando con Ioana en algunas pisadas durante el triatlón de Zarautz y daba bastante grima verlo…

Por lo tanto, no se recomiendan para corredores que entren de talón o con pronaciones excesivas. Así que la primera comprobación fue ver, que en ritmos de carrera no entro de talón:

Últimos metros del triatlón sprint de Lekeitio 2016 

A pesar de que mi técnica de carrera es bastante fea por tener las rodillas giradas hacia adentro, entro de medio pie (aunque enseño mucho el talón, no llego a apoyarlo) y tengo una fase de propulsión bastante decente, con buena coordinación de brazos.

Ahora bien, la ventaja que vende Nike es una mejora del 4%. Eso es una burrada. Un 4% de velocidad?? Si corro a 3’30 un 10k, ¿quiere decir que voy a correr a 3’21? No es demasiado creíble, pero me apetecía probar.

Así que me las compré e inmediatamente fui a hacerme las plantillas para estas zapatillas.

Por otro lado, nunca había hecho un test de zapatillas “en condiciones”. Sólo una vez hice un intento que me salió bastante mal. La fatiga se acumula mucho más rápido que en la bicicleta y es bastante más complicado llevar un ritmo constante, similar al de competición (que es lo interesante), sin que la este vaya decreciendo según pasan las tandas.

El protocolo que se me ocurrió fue el siguiente:

  • 2×700 (701,8) con 1’rec a mi ritmo de 1000s  (3’20-25) en el parque de El Prado, al que he dado miles de vueltas, muy protegido del viento. En teoría la arenilla/gravilla que tiene y las curvas en ángulo no favorecían a las Fly y su suela “hundible”, por lo que lo dejé así. Forzar pero guardando, con una cadencia que tengo bastante bien interiorizada.
  • Cambiar de zapatillas (las Boston 6 por ser las más parecidas que tengo en peso, 242g) y repetir n veces. Luego vi que el cambio me costaba 1’30 seg,

Peso US11, sin plantillas

  • No pensar. Ni mirar demasiado el reloj. Eso, en casa.

Sensaciones:

Me puse las zapatillas para ir desde casa hasta allí trotando (4’45”/km). 2km. Me parecieron incomodísimas e inestables. Como si fuera corriendo sobre unos zancos de espuma.

Una vez empecé a calentar y a subir el ritmo comencé a encontrarlas mejor. No me sentí especialmente rápido, es más, me notaba algo torpe, pero la primera tanda salió en los tiempos previstos sin demasiada dificultad.

La diferencia la noté cuando me puse las Boston: notaba más cerca el suelo, lo sentía mejor, notaba más tracción en el impulso, un mejor ajuste al pie, por lo que los primeros 100-200m metros me sentí mejor, pero enseguida empecé a percibir que me requería algo más de esfuerzo.

Tras dos vueltas, de nuevo a las Nike. Otra vez algo de pérdida de sensibilidad en la tracción, algo de inestabilidad en curva, pero otra vez los tiempos salieron. A partir de aquí, me di cuenta de que es imprescindible llevar una muy buena coordinación y empuje de brazos para ir con el cuerpo más controlado y que el sistema funcione mejor.

Nuevo cambio a Boston 6 y de nuevo las mismas sensaciones. Más agarre, más sensación de tracción, pero más demanda de esfuerzo.

Llevaba mucho tiempo sin correr más de 40 minutos, por culpa de una sobrecarga en el tensor de la fascia lata, pero como no me molestaba, aproveché para hacer otra tanda de 2×700 con las Nike para tener un dato adicional y que el factor cansancio no perjudicara en la comparación a las Boston.

No miré nada hasta llegar a casa. El resultado fue el siguiente:

En rojo la longitud de zancada de Garmin: que en el Prado, al medir mal el GPS, se queda muy corta. Lo que hago es, asumiendo como buena la medida de la cadencia, calcular una longitud de zancada sabiendo la distancia exacta de cada vuelta (701,8 mm).

El resultado promediado, si cojo promedios de todas, (con 3 tandas de Zoom Fly y 2 de Boston). 3″/km para el mismo pulso, con 2 cm de diferencia de zancada.

Y si cojo promedios quitando la primera tanda de las Zoom Fly porque estaba más fresco: 3,3″/km para el mismo 1 ppm más, con 1 cm de diferencia de zancada (aquí me haría falta algún decimal más)

En las gráficas de pulso se puede ver cómo exceptuando en la última, los inicios son más o menos igual, y según voy avanzando en la tanda la fatiga va haciendo separarse las curvas. Pero el patrón es mismo: en cada serie me sube un poco más el pulso, y parece independiente de la zapatilla.

Llevo algo de tiempo (poco) analizando un poco los resultados de estas métricas que da el Garmin en mis carreras y entrenamientos de series. Teniendo en cuenta que más o menos siempre voy a la misma frecuencia, la más importante en mi opinión porque es la que tiene una mayor correlación con el ritmo de carrera (y además la más entrenable y controlable) es la longitud de zancada.(todo esto, insisto, suponiendo que las métricas del Garmin son lo suficientemente precisas).

Conclusión

Parece claro que la placa de carbono ayuda. La sensación que tengo (y que pretendo comprobar en breve) es que a menos velocidad, se doblará menos, y por lo tanto, la devolución de energía al recuperar su forma será menor, por lo que el “empuje” será menor que esos 3″/km. La verdad es se supone que están diseñadas para correr por debajo de 3’/km, y que 3’20″/km es un ritmo bastante optimista que alcanzo en pocas situaciones, por lo que creo que probar a ritmos más reales (3’35-3’40, de mi media maratón o un ritmo de carrera en distancia olímpica) me dará algo más de visión de si pueden ser útiles o no para mí.

Por otro lado, está claro que tienen una falta de estabilidad: la suela es demasiado estrecha y el balanceo que tienen hacia los lados en curva debido a la flexibilidad de la espuma no ayuda nada. Respecto a si reduce la fatiga o no, con esta prueba no puedo llegar a ninguna conclusión.

En cualquier caso, sólo el hecho de poder llevarlas sin calcetines gracias al “upper” que tiene (con las T7 no puedo pasar de 5km sin calcetines), ya me da unos 20- 25 segundos, que son 2- 2,5 seg/km, en 10km,  motivo por el que decidí llevarlas en Getxo, creo que con buen resultado final. Pero eso ya vendrá en la siguiente entrada.