Duatlón Arbizu: mi primera retirada

Han tenido que pasar 6 años para no poder acabar una carrera… Y encima ha tenido que ser por un pinchazo en el km 0 de la bici, en la carrera que más adelante iba de mi vida en una carrera del Circuito Vasco (16 en la T1!!)…
Probablemente habría reventado en la bici, porque iba a 188 ppm y el circuito era suficientemente duro como para no poder seguir a rueda, pero por lo menos quería poder intentarlo.
Me la jugué en la salida, saliendo con los gallos (salida más lenta que en San Adrián), y dejandome caer del primer grupo, pero aguantando más o menos cómodo en el segundo. Eso sí, el calor hizo que se me dispararan las pulsaciones hasta un pico de 190 ppm, inaudito en mi…
Cojo la bici, respiro un poco, salgo, saltito de la rana, pies a las zapas y a funcionar…
 Pero enseguida noto un ruido raro en la rueda de delante. Al final he llevado las karbona, y como no he corrido con ellas pienso que será normal. Pero va a más: será el cierre, el imán que se ha soltado… No. He pinchado. No llevo cámara de repuesto. Me aparto a la cuneta y veo pasar a toda la gente que llevaba detrás… Bastantes ánimos, pero nadie tiene una cámara de válvula larga… tampoco la pido. No tengo ganas  de seguir.
Tengo un sentimiento de frustración importante.. Menos mal que no era de las carreras que preparo a conciencia… Pero por lo menos quería haber tenido la oportunidad de haberlo intentado.
Anuncios

Duatlón San Adrián 2008

El sábado 19, corrí el duatlón de San Adrián.
Lo que pensaba que iba a ser un entreno de calidad se convirtió en una carrera como Dios manda.
Para empezar, dos subidas a los Altos de Peralta, 4 km con zonas bastante lasrgas al 7%, que no está mal, teniendo en cuenta que me apunté pensando que sería plano.
Un viento lateral y frontal de espanto.40 km/h con ráfagas más fuertes, (menos mal que miro los partes meteorológicos y dejé las karbona en casa), chubascos torrenciales… Vamos, una maravilla.
Comienza la carrera, salgo en segunda fila, pero se sale rapidísimo y enseguida pierdo a los primeros. Cojo a Ciro como referencia en intento no perderle de vista. En realidad son 6 km( y no 6,5 ) a lo largo de una recta, a la que se dan tres vueltas, o sea, 6 rectas de 1 km. Enseguida me coloca a 180 ppm, (creo que a unos 3.30) y voy pasando a gente hasta colocarme el 17 (según referencias que me da Haritz cuando me lo cruzo), aunque al final entro el 19.
Cojo la bici, (mi pedazo de bici nueva, bueno, de segunda mano) pero empieza el tramo con viento de cara y veo que es imposible coger a los que me preceden, así que decido esperar a los que vienen por detrás para hacer la subida. Me cogen, pero nadie se decide a tirar , así que lo hago yo (cómo noto que llevo 2,5 kilos menos bajo mis piernas).
En lugar de meter cuneta como me enseñó Beloki, dejo que se protejan a mi izquierda, pensando que encontraría colaboración algo más tarde. Nada. Para más inri, bajando me asusto con los meneos que me mete la rueda delantera y me descuelgo un poco, lo que me obliga a hacer un esfuerzo extra en el llano para reenganchar.
A pesar de ello, al comenzar la segunda subida, se vuelve a repetir la historia. Yo a tirar, y el resto a mi izquierda, ocupando todo el carril…Pichón. Me propongo arriesgar un poco más en la bajada, aprovechando que ha dejado de llover, y bajo casi sin frenar.(50.30, transiciones incluidas, parcial 27).
Al comenzar a correr, noto calambres en los gemelos, a pesar de las medias Medilast, pero no me paro. Sigo. Me cuesta 2.30 minutos que se me estabilicen las piernas, y meto ritmo de nuevo, pero sin llegar a que me suba el pulso. Esto hace que haga peor puesto que en el primer sector (37, con 10.34)
Al final, termino en el puesto 24 (bastante lejos de Ciro 8º, como me habían dicho durante la semana) que con el nivel que había creo que está bastante bien.
La conclusión principal es que tengo que seguir entrenando la T2 para evitar los calambres.
En el triatlón siempre lo acuso menos, pero tengo que llegar casi perfecto para marcar diferencias, al menos con la gente con la que llego en bici a la T2.

Orbea Opal

En las dos últimas semanas mi plan de comprar una Canyon ha dado un giro radical. Me he hartado de esperar, de incumplimientos de plazos y falta de respuestas y me puse a buscar bici nueva.
Estaba entre la Orbea Opal y la BH G-3, ambas con Chorus y ruedas normalitas, 2900 y 3400 euros.
De repente, apareció en ebay una Opal en Jaca, de julio de 2007, de la talla que acababa de comprobar en casa de Iker que era exactemente la mía (57), montada con Record, por 1200 euros!!
Pues nada, a pujar y a ganar.
Y aquí está con mis ruedas Karbona Phantom.
La clave ha estado en el tallaje de Orbea. Un tío de 1.82, una medida bastante normal, está entre la 54 y la 57. La 54 le estará algo corta de tubo horizontal y la 57 le quedará grande el tubo vertical, que en esta talla es exageradamente grande. A mí, con mi 1,88 me queda como anillo al dedo, pero fijaros que no llevo ni un sólo separador en el manillar…
Con acoples y estas ruedas, pesa 8,5 kg. La estreno el sábado en el Duatlón de San Adrián, pero como han dado previsiones de vientos muy fuertes, voy a quitar la delantera y pondré mi indestructible Scirocco. En la de atrás me lo estoy pensando.

Carrera Popular de Zuia

Primera carrera popular a la que me presento este año y 9º puesto, con el que estoy muy  pero que muy contento, teniendo en cuenta que no había corrido desde que estuve en Andorra, y después de  105 km el día anterior bastante cañeros.
La salida era media hora más tarde de la que yo pensaba, así que si ya tenía hambre porque no había desayunado mi habitual plato de arroz sino sólo un sandwich de jamón y queso, el retraso me hizo hasta sentirme con hambre y algo bajo de tensión.
Por primera vez me tomé un café media hora antes de la salida, y la verdad, es que vistos los resultados me fue bastante bien. El estómago no se me resintió en absoluto, y entré “en funcionamiento” enseguida.
Se dio la salida, y 2 tíos se destacan un poco. Miro a mi alrededor y me doy cuenta de que voy 3º, marcando el ritmo del grupo perseguidor, y encontrándome francamente bien. Les alcanzamos, y tras el reagrupamiento, hay un cambio de ritmo que ya no puedo seguir. Voy ya 9º, a 185 ppm, y con una ligera molestia en la zona del corazón. Me asusto un poco y decido bajar a mis clásicos 180-182 ppm. Si soy capaz de manter ese ritmo, puedo mantener el puesto y quedar entre los 10 primeros.
Y sin mucha más historia, así termina la carrera: 23.30 en 6.7 km, a 3.30/km.

test 20'

El 29 de marzo, el tecnun.com hizo su primer test de natación de esta temporada. Consistía en 20 minutos de nado continuo máximo.
Era la primera vez que hacíamos un test tan largo, y nadie tenía muy claro qué ritmo tenía que seguir.
Mis tiempos en cada 100 fueron:
01:24/01:33/01:34/01:37/01:37/01:37/01:33/01:36/01:37/01:37/01:34/01:34/01:36.
Pulso final: 158 ppm.
Es decir: 20.30 en 1300m. Lo que me supondría, manteniendo el 1.36 que llevaba en los últimos metros 23.41/1500m que creo que está bastante bien, aunque noté que me faltaba un poco de ritmo y que llegué cansado de Andorra.
Con este test, Eukeni nos ha definido los ritmos que tenemos que intentar mantener cada uno en nuestras series en los entrenamientos a partir de ahora.
Ae1(150-155 ppm): 1.37/100- 3.15/200
Ae2(155-165ppm): 0.43/50 – 1.31/100- 3.04/200-6.11/400
Ae3(165- ): 0.40/50 – 1.27/100

Entrenando en Andorra, ¿triatlón de invierno?

La semana de Pascua estuve con Mikel de la Presa de vacaciones en Andorra… impresionante. Paquetón de nieve recién caido la noche anterior y todo Grand-Valira para nosotros. Esquiando todos los días desde las 9.30 hasta las 15.30.
Por las tardes: dos días de natación en la piscina de Encamp, donde el gracioso del responsable (de Bilbao para más señas) me dijo, ya se nota que no soy nadadores, uno de correr por el pueblo, y uno de turismo, que como no podía ser de otra forma consistió en ir a Sant Julía a la conocidísima tienda Jorma.
Pero la gran novedad fue que el último día antes de volver a Vitoria, fuimos a la Rabassa a ahcer esqui de fondo. Nunca había hecho en pista y la verdad es que me picó bastante… Puede que el año que viene, me anime a hacer triatlón de invierno… Ya veremos.. vaya calentón!!!