Y este año toca….: ¡Bronquitis!

Parece que no hay manera de tener una temporada sin sobresaltos. Cuando no son las anginas (esto parece que ya está milagrosamente solucionado), son caídas, lesiones musculares… Este año ha tocado bronquitis. Por lo menos, una novedad.

Así que estoy tumbado en el sofá, rodeado de antibióticos y pañuelos de papel en lugar de estar metiendo una sesión de 5 horas de bici, que es para lo que me había cogido vacaciones, y encarar con algo de garantías los dos meses previos a los 200km de Abu Dhabi que ya me están empezando a agobiar.

Una pena, porque todo iba sobre ruedas, ya me había hecho de nuevo a la postura de la Blue, pero siempre tiene que pasar algo. Esperemos que esto sea todo, (no creo) y que para la semana que viene ya pueda dormir sin ahogarme en mocos y sudor y pueda empezar a volver a entrenar.

La San Silvestre cae en el último día de antibióticos. Muy mal tengo que estar para no correr mi carrera preferida, pero cada día que pasa lo veo más complicado. No parece el calentón más adecuado para curar una enfermedad respiratoria.

También parece que me quieren mandar unos meses a mi “amado” Getafe a trabajar, lo que ya le daría un punto épico a la temporada, pero como tampoco está nada claro a corto plazo, tampoco le voy a dar muchas vueltas de momento que con lo de ahora ya tengo bastante.

Como dice mi compañero de despacho:

La paciencia hace más leve lo que no tiene enmienda.” Quinto Horacio Flaco

Anuncios

Media Maratón de Vitoria 2012. Crónica.

Llegamos a Mendizabala tarde a pesar de que teníamos tiempo de sobra. Me noto bastante nervioso. Más de lo habitual, quiero decir. Como diría Mikel, espitoso. En el coche he visto 10ºC, así que decido correr con interior de tirantes en lugar de larga, a pesar de que cuando nos pegue el aire, sentiremos escalofríos.

Me pongo en la salida en primera fila, en el sitio que me había “guardado” Iván Gil, pero luego colocan delante a los federados, así que otra vez, 8ª fila. Aupa ahí. Miro alrededor, y veo muchas caras conocidas, como siempre y empiezo a preguntar a ver si alguien tiene claro a cuánto van a ir… Todos andamos igual de “dudosos”, o al menos eso parece.

Dan la salida sin avisar, otra vez que me quedo atrás, un par de juramentos y empiezo a hacerme hueco con bastante menos elegancia de la habitual, pero mucha más eficacia. Llega la rotonda, y como siempre, por la izquierda. Empiezo a ver gente que ha andado conmigo en las últimas carreras, así que ya me tranquilizo un poco. Me noto muy ligerito, fluido, bien.

En la avenida se hacen ya los grupos. Estoy en el tercero, detrás de los buenos y otro que se nos ha marchado un poco. Me pongo en cabeza al pasar por debajo del puente de Castilla para intentar seleccionar un poco el grupo y no dormirnos, por qué no decirlo, envalentonado por un montón de gente que me anima.

35 Media Maraton Vitoria (36)

Vamos, que me vengo arriba y me voy casi sin querer!!

Al acabar el callejeo por Ariznavarra, me vuelven a coger, pero sigo yendo a buen ritmo. Aquí alguien no está yendo constante. O yo o los que van a mi lado… No sé si por el viento o por qué, pero es una sensación que he tenido durante toda la carrera.

img-20121216-wa0004

Llegamos a la calle los Herrán, donde tampoco sé muy bien por qué, siempre se deshacen los grupos y otra vez que se me marchan 4 del mío.

Media maraton_2012 0065

Por más que lo intento, veo como centímetro a centímetro se me marchan sin remedio. mientras mi madre me grita desde la acera que adelante al grupo… claro, claro. Así que o viene alguien por detrás, o cuando salga a la antigua circunvalación, me voy a chupar todo el viento yo solito. Paso por el 10km en Zaramaga en 35:07. Una barbaridad… pero también un poco lo previsto si las cosas iban bien. Ya 23 segundos más rápido que el año pasado. Entonces pienso que el sub1.15 (deformación triatlética) es posible si no se me hace la carrera tan larga como siempre. Además, las sensaciones son bastante mejores que el año pasado, por lo que tampoco me parece demasiado descabellado.

Al llegar a la calle Madrid me pasa Zubia. Muy fuerte, o yo muy flojo, porque me pasan otros dos. Momento de reaccionar. Éste es el grupo. Como los deje marchar, adiós carrera. Me pongo a rebufo, y me mantengo ahí durante toda la parte dura de la carrera.

35 Media Maraton Vitoria (91)

De todas formas, el viento es lateral, no de frente, y nos damos cuenta cuando llegamos a San Ignacio y giramos a la derecha. Esa zona, que normalmente es bastante rápida, se hace muy dura, y la subidita por detrás de Mendizabala, que sí que es perra, se convierte en un infierno. Pero ya hemos pasado lo peor. Cojo un botellín de agua, le doy un traguito y paso delante. Aprovechando que ahora pega el viento de culo, el terreno es favorable y me vuelvo a venir arriba con los ánimos de la gente, vuelvo a tirar. Sólo quedan 5km y creo que soy capaz de hacerlo a un ritmo más rápido de lo que hemos hecho, que bien sea por el viento o por la pendiente, se nos ha caído. No miro el tiempo total que llevamos en el GPS, pero las cuentas que voy haciendo con la cabeza me dicen que el 1.14 se me va.

Vamos cogiendo alguna unidad del grupo de delante, y sigo fuerte, pero al llegar a San Cristóbal, noto algo de flato… Mierda. Sólo quedan 2 km y se me puede ir todo al carajo, así que levanto un pelín el pie, que es mejor perder 10-15 segundos que 5 minutos. Entonces me pasa Julen Basterretxea. Mi bestia negra de este año, con el que voy a acabar teniendo pesadillas como en todas las carreras me pase al final. Pero no hay nada que hacer, va mucho más fuerte que yo. Al llegar a la Senda, parece que ya se me ha pasado el problemilla del flato, así que ahora sí que aprieto todo lo que puedo. El Paseo de Cervantes se me hace más largo que nunca y ahora sí que me noto ahogado.

35 Media Maraton Vitoria (255)

Al pasar por la contrameta me parece ver 1.13, pero me queda mucho hasta cruzarla. Así es, 1.15.10 cuando llego a la última recta. Aprieto todo lo que puedo y al final 1.15.46, en el puesto 26.

Mresized_IMG_5581

En la comparación con el año pasado (cómo me gusta esta función del Sporttracks), no hay demasiado que comentar. En general, toda la carrera más rápido que el año pasado, menos en el kilómetro 13 con el viento, y kilómetro final, en el que ya no daba más de mi (cosa que me reconforta, la verdad).

Captura

Contento, aunque me he quedado con la sensación de que tenía el 1.14 en la mano y que no sé si voy a verme en otra de éstas, pero el día estaba complicado por el viento, 46 segundos son muchos, y como me dice mi amigo Borja, soy triatleta, y éste no es mi objetivo, ni sinceramente lo había preparado en condiciones. A todo no llego. El entrenamiento cruzado me funciona, pero con 50km al mes no creo que se pueda pedir más en esta distancia.

Así que me quedo con la satisfacción de que sigo mejorando, de que estoy en tiempos que nunca había pensado que podría conseguir y que me lo he pasado pero que muy bien corriendo en mi ciudad.

Los objetivos importantes están por llegar. Seguimos!

Media Maratón de Vitoria 2012. Previa.

Llegó el primer objetivo intermedio de la temporada: la Media Maratón de Vitoria. Como siempre en los últimos años, sin prepararlo de forma específica, habiendo corrido muy poco, pero sí que bastante rápido. En las carreras he ido mejor que nunca y mi último 3×3000 de este martes ha sido el mejor de mi vida. Estoy 3 segundos/km más rápido que el año pasado, así que a pesar del viento sur que nos zurrará del kilómetro 10 al 14, casualmente lo más duro de la carrera ya en condiciones normales, debería mejorar mi mejor marca en la distancia, la del año pasado, 1.16.40.

Según esto, la cuenta rápida me sitúa en 1.15.40. Una marca más que respetable. Bajar de ahí se me antoja bastante complicado, viendo lo larga que se me hace siempre esta carrera. El año pasado pasé el 10km, en 35:30, pero luego el ritmo me cayó a 3:40, y luego a 3:45….

No suelo volverme muy loco con los pasos por kilómetro porque me controlo bastante bien por sensaciones, pero sí que me gustaría pasar por lo menos en el mismo tiempo por el 10 y luego intentar mantenerlo. Si no sale, pues no pasará nada. Así que a disfrutar de correr por Vitoria con otras 3500 personas, que siempre mola.

 

Nueva etapa.

Mañana se abre una nueva etapa en mi vida deportiva. Aunque esta temporada pasada ha sido en la que más he mejorado en la natación, me he visto obligado a buscar otro entrenador de natación.

Las relaciones a distancia, en la vida en general, y en este caso, con los entrenadores “on-line” en particular, son complicadas. Hace falta confianza mutua. Cuando deja de existir, la situación se complica, aparecen las tiranteces y al final se rompe. No voy a darle más vueltas a este tema, que bastantes quebraderos de cabeza me ha dado y horas de sueño me ha quitado. Yo tengo la conciencia muy tranquila, creo que he hecho lo que tenía que hacer, esforzándome todo lo que he podido, muchas veces más de lo que creía que era necesario, pero era parte de mi compromiso. Como digo, esta etapa ya ha acabado, toca ser agradecido, quedarse con lo que he mejorado y mirar hacia delante.

Mañana empiezo con Oscar Abad, que ya estuvo ayudándonos en el equipo un par de años, pero ahora me ayudará de forma más personalizada. Tiene experiencia más que de sobra, tanto en natación como en triatlón, le tengo muy cerca, nos conocemos y sabe perfectamente cómo nado. Aunque no le vaya a tener en el bordillo todos los días, estoy seguro de que voy a mejorar. De momento, lo que es seguro es que voy a ir a la piscina con una ilusión que hace tiempo que ya no tenía.

Gasteizko Herri Krosa 2012. Crónica.

El domingo participé un año más en una de las carreras de Vitoria que más me gustan, por ambiente, recorrido…la Herri Krosa. El objetivo era ver si mi resultado de la carrera del mes pasado fue un espejismo o más bien, que faltaba mucha gente,  y ver si era capaz de correr un pelín más rápido que entonces, ya que este recorrido es completamente llano.

El sábado hice 90 km en bici con Iván, Borja y Nai, porque Abu Dhabi y sus 200km se me echan encima y con el tiempo que está haciendo no estoy para desperdiciar sábados preparando carreritas, pero me recuperé bastante bien. Por la noche, cena con la cuadrilla de nuevo, y a casa con un empacho considerable.

A las 5-6 de la mañana me despierto y me doy cuenta de que no he llegado a llevar el dorsal a casa, así que o me lo he dejado en el Oihuka, o no tengo dorsal. No son horas de llamar a nadie, así que me paso dos horitas desvelado esperando para contactar con Gorka y que alguien me diga si mi dorsal está en el bar o no. Pienso que no deja de ser una tontería, cuando tengo mi chip, pero vaya, que ya que voy a intentar entrar cerca de los primeros casi mejor si lo tengo para la carrera.

Por fin aparece y nos vamos a Mendi con tiempo, para intentar calentar bien. Como ya hicie en la carrera del Berria, media hora antes, me tomo un gel de 226ers, esta vez de café, con la consiguiente toma de agua, y a calentar. Da gusto calentar por el Paseo de Cervantes con tanta gente conocida, una mañana soleada.

A menos 5 voy a la salida, pero ya es tarde. Estoy en 6ª fila al lado de Guz y Zubia, pero con un monton de críos delante y la primera curva a 20 metros.  Quería salir tranquilo, sin volverme loco, pero va a tocar remontar.

Se da la salida, y la remontada es mucho más lenta de lo que me esperaba a pesar de jugarme la cadera con un par de retorvisores, los críos corren que se las pelan y no me resulta nada fácil pillarles. El primer grupo ya se ha ido. No era el objetivo, pero es bastante numeroso y creo que ya  no me meto entre los 10 primeros.

Justo al llegar a Ajuria Enea, cojo a Iván que me dice algo, pero voy bastante encendido y no estoy para contestar. Veo a Zubia a mi par y seguimos remontando hasta pasar a encabezar el segundo grupo.

 

Del grupo de cabeza, empieza a descolgarse gente. Vuelvo a hacer cuentas, y las esperanzas de meterme entre los 10 primeros vuelven aparecer. Al paso por la trasera de Corazonistas, veo a mis padres, que con esto de que ahora quedo delante parece que se animan a venir a verme… Justo entonces, creo que Zubia flojea un poco y paso a tirar. En el cambio me noto fácil, miro hacia atrás, veo que viene una hilera de gente bastante grande y decido tirar de verdad sin esperar más. La zona de Nieves Cano siempre se me suele atragantar en todas las carreras, pero hoy voy bien. Noto que la tripa está más cargada de lo deseable pero de piernas y “caja” voy bien, así que sigo tirando.  Llega el chico que me ganó en el sprint del Berria. Se pone detrás de mí, pero va mucho mejor que yo y se me marcha sin que pueda hacer demasiado. Quedan tres kilómetros y ya parece que todo se va a quedar como está. Voy 8º, de los delante no va a fallar nadie, así que me preocupo de no petar.

Al paso por el Estadio parece que me acerco un poco al 7º, pero finalmente, entro 8º en meta, a 3.25/km. 30 segundos más rápido que el año pasado y 11 puestos más adelante.

De nuevo sorprendido, muy contento pero sigo teniendo muchas dudas de cara a la Media, porque aunque no lo parezca es el año que menos la estoy preparando con mucha diferencia. No es lo mismo correr 10km que 21… y ya no queda tiempo para cambiar nada, y menos teniendo que meter horas de bici como sea. Así que ya veremos. Si sale igual de bien que las carreras que he hecho hasta ahora, (no creo), genial y si no, pues lo habremos intentado.