Duatlón de Egüés CRI. Crónica.

Aunque la carrera era el domingo, la previa se inicia el sábado por la mañana. Para variar, llovía, así que me quedo tranquilamente en casa viendo los entrenamientos de la F1, y preparo las cosas para seguir haciendo unas pruebillas en el Bkool y un último vídeo de la posición actual en la cabra. Todo va bien. Una hora con un par de calentones y a la ducha.

Al salir, me acuerdo de que llevo la maneta de cambio suelta. Lleva así meses, pero ahora me parece que es necesario ajustarla. No lo he hecho nunca, así que busco las instrucciones en el google. Dos tornillos. Parece fácil, así que me pongo manos a la obra. Al soltar el primero empiezan a caerse arandelas, piezas redondas con muescas que no aparecen en el croquis de Shimano.. Las recojo  aunque no sé dónde van, e intento apretar la maneta. Después de un rato lo consigo, pero el sudor ya ha empezado. Es la hora de intentar volver a poner  las piezas en su sitio y eso parece imposible.. Empiezo a quitarme ropa que me sobra y como una hora y media después de haber empezado, consigo “cerrar” la maneta, aunque hay 3 piezas fuera… La bici cambia, que es de lo que se trata así que ya no le doy más vueltas, pero el sudor frío y el revoltijo de tripas me dura hasta la noche. Eso no evitó que fuera a cenar con mis amigos a la “soci”, aunque sólo comí una chuleta y media, ensalada y patatas fritas (ni paté, ni pimientos, ni cubatas!)

Paso mala noche con la tripa. A las cinco me levanto al baño y me da que no voy a poder ir a correr… pero me vuelvo a la cama y a ver cómo amanezco. Al sonar el despertador me encuentro mejor y comienzo con la rutina habitual. Nada que reseñar hasta que llegamos a Salvatierra con el coche y nos encontramos el siguiente panorama.

Me paro en una salida de la autovía y le llamo  a mi primo Iñaki que sube desde Valtierra para preguntarle qué tiempo hace por allí. En Tafalla, sol!! No me lo puedo creer, pero decidimos continuar, aunque a la velocidad que llevamos (unos 50 km/h) no llegamos… Por suerte en Alsasua ya mejora la cosa y hasta Pamplona “sólo” llueve.

Al llegar, bajo del coche, compruebo que no hay viento, así que saco mi flamante HED 9. La empiezo a hinchar y por suerte me doy cuenta de que la cubierta (ProRace3) tiene una raja por la que asoma la cámara peligrosamente. A cambiar de cubierta. Menos mal que últimamente cambio más de cubiertas que de calzoncillos y ya lo hago rapidillo.

Llegamos a Boxes. Tengo el dorsal 6. Me hace una ilusión de la leche salir con los buenos, aunque empiezo a hacer cuentas y veo que tengo muchas opciones de llevar el coche escoba detrás de mí en la bici.

Me pongo en la cola con Bizkarra y le pregunto si va a dejar las zapatillas puestas en las calas. Me dice que sí.. pero no lo veo nada claro. Nos quedan dos horas hasta la salida. En mi opinión, tiempo más que suficiente para que las zapatillas de la bici se me llenen de agua, así que decido dejarlas en el suelo y cubiertas con una bolsita. Además, tengo la línea de montaje a sólo unos 10-15 metros, así que decido que no merece la pena.

Me voy a ver el circuito en coche. Continuo sube-baja y carretera estrecha y mala del kilómetro 5 al 15, aunque sólo hay dos curvas malas. Pienso que igual no hace falta ni cabra, pero bueno…  Es lo que hay.

Caliento a cubierto y sólo salgo a la calle cuando faltan 20 minutos. Mono, camiseta interior y térmica con los guantes de 1 euro del decathlon. Me pongo en la línea de salida con la impresión de que estoy corto de calentamiento, como casi siempre.

Unas palabras con los jueces, concentración y salida.

Salgo muy rápido.. La cuenta atrás, toda la recta para mí, Mooola!!! Pero hay que controlarse un poco. Al no tener referencias, no voy tan a lo loco y el primer kilómetro lo hago a “sólo” 3.26. Nada que ver con cualquier duatlón y mucho menos con la persecución de Ermua. Me noto la tripa mal.. Algo está botando ahí dentro.. La chuleta? Las patatas fritas?  Ya da igual, pero para la siguiente, me quedo en casa la víspera.

En el primer paso por meta, me pasa Muller. Intento hacer cuentas para ver lo rápido que ha ido.. Sabía que me iba a coger antes de la bici, pero no me lo esperaba tan pronto.. Bueno, da igual. Ahora tengo una referencia, así que sin volverme loco intento mantenerle, por lo menos, a la vista. Sigo al mismo ritmo que a la principio, así que vamos bien.

T1: no me ha cogido nadie más. Bien. Cojo las zapatillas, están secas, pero  se me enganchan en la bolsa. Como siempre, me parece que pasan minutos hasta que me las pongo, encima con cuidado de no mojarme los pies (globero total).

Salgo, me monto rápido, y a los 10 metros paso por encima de un charco que echa por tierra todos mis esfuerzos por ir sequito (aparte de que sigue lloviendo bastante).

Empiezo a sospechar que lo que he tocado en el freno trasero antes de meter la bici en boxes no ha funcionado y que me está rozando.. no sé si es mi falta de fuerza, que la carretera pica más de lo que parece, pero voy despacio.. así que paro y abro el freno del todo. Ya frenaremos con la delantera… Arranco de nuevo. Comienza la subida de verdad, y otra vez que acabo con el 39×25. Me pasa Otaegui. También estaba previsto. Al llegar arriba me doy cuenta de otra cosa: no veo una mierda con el visor.. También he estado a punto de quitarlo, pero tampoco lo he hecho, y por más que paso el guante por delante, no veo nada.

Empieza la bajada chungilla y me pasa Rozas como un cohete y detrás Bizkarra (antes ya me había pasado Arnaiz) así que antes del km 10 ya voy cerrando carrera.. Me digo a mi mismo que ya vale… Ya han pasado las curvas, cada vez veo un poco más así que hay que empezar a sacar el orgullo y por lo menos no perder de vista a Bizkarra.. Cada vez me encuentro mejor, y a pesar de sentir el coche de los forales detrás apretando, o tal vez por eso (es como llevar el coche de equipo en las cronos del tour) cada vez voy a más y Gorka está cada vez más cerca.

En la última bajada, que en seco se podría ir acoplado y a fondo, me dejo llevar un poco para intentar llegar con piernas al último sector.

T2: me bajo cruzando la pierna (esta vez sí) y mientras corro por boxes me voy quitando un guante para poder soltarme el casco. Bien! Me quito el otro y empiezo a correr con pasitos cortos.

Tengo las piernas como piedras, pero al llegar al primer kilómetro la cosa mejora. Me encuentro bastante bien, y por fin acabo cogiendo a Gorka, aunque no le esprinto porque no va en mi carrera. Error: el 9º sólo me sacó 3 segundos.

Así que puesto 10º, el primer top-10 de mi vida en un duatlón del circuito vasco-navarro, con una carrera sin drafting, un circuito que no me va para nada y los incidentes clásicos de cada carrera. Muy contento.

Pasamos página. Ahora ya sólo triatlón.

 

Anuncios

Duatlón de Egüés CRI. Previa.

Tenía ganas de correr un duatlón sprint sin drafting, y en este caso, será hasta en la carrera a pie, en el duatlón de Egüés contrarreloj, con salidas cada 30 segundos (creo). Parece que será divertido.

Llevo dos semanas casi sin entrenar (y esto sí que es verdad) entre vacaciones, viajes de trabajo y líos varios, así que si algo voy a estar es fresco. Más todavía con el pronóstico del tiempo que dan para el domingo, con lluvia, viento norte de 30 km/h y 5 graditos… Con estas condiciones, si fuera un duatlón normal, ni hubiera planteado ir, pero como digo, tengo ganas de probar cosas nuevas.

La gran duda que tengo es si merece la pena ir a tope o no desde la salida. No hay grupo que pillar, así que igual lo más conveniente es guardar un pelín corriendo para poder empujar en condiciones en la bici. Pero claro, si en lugar de correr a 3’20 corres a 3.30, en 5 km son 50 segundos… Que ya no son tan fáciles de recuperar en la bici. Lo maduraré un poco durante el sábado aunque luego en carrera saldrá la que tenga que salir.

En la bici no hay secretos. Aquí sí que hay que darlo todo, y en este caso sí que hay que hacer el mayor número de watios posible… ya que luego sólo quedan 2,5 km que se acabarán como se pueda. Supongo que debería andar por mi FTP. Ya veremos si soy capaz.

Empieza lo bueno.

Tras 5 días en la fabulosa Granada, en los que no he entrenado nada de nada, he vuelto descansado de cuerpo y mente. Sobre todo, me noto con muchas ganas.

La temporada hasta ahora ha ido bien en lo que entrenamientos y falta de lesiones se refiere, pero por una cosa u otra no se ha visto reflejado en resultados en las dos únicas competiciones que he hecho hasta ahora.

Esto importa poco ya. Empieza la temporada de verdad. Ha llegado el mes de abril, cuando normalmente dices “ostras, tú, que empiezan ya los triatlones!!!”. Pero este año ya llevo un medio ironman y ya estoy asimilando bien los entrenamientos de fondo.

Así que considero que la base ya está hecha y toca meter intensidad, pero de la buena, en forma de series. Por doble motivo, porque toca según los manuales triatléticos, y porque los triatlones con drafting del circuito vasco-navarro han entrado en mi calendario. Así que empieza lo que me gusta.

El calendario de triatlones ahora es:

13/05-Deba (Sprint)-

19/05-Bilbao (MD)

26/05-Hondarribi (Sprint)

09/06-Zarautz (MD)

16/06-Lekeitio (Sprint)

24/06-Onditz (Olímpico)

30/06-Tudela (sprint)

31/07 VITORIA (C)

Cargadito y variado, pero creo que bonito, con sólo carreras que me gustan.

Tras el parón de Valencia, no estoy nadando como en febrero (y después de una semana entera sin tocar el agua puede ser el acabose), pero creo que con un pequeño plan de choque, puedo volver llegar a ese nivel, y si lo consigo, intentar hacer algo interesante en estas carreras. También es una forma de seguir encontrando la motivación para seguir nadando.

En bici y corriendo, estoy un poco estancado, así que espero que las series me den el punto extra que todavía no tengo. En bici serán de PAM (Potencia Aeróbica Máxima) en rodillo, ahora que parece que funciona, y de umbral  en carretera. Corriendo, las clásicas de 1000 y 3000. Voy a intentar meter algo de pliometría para reforzar mis tobillos.

Todo ello, cuidando un poco más la alimentación, sobre todo, evitando los dulces. Ya iré contando cómo va la cosa.

Espero tener algunas novedades para la semana que viene, pero hasta que no las tenga en la mano no voy a escribir nada sobre ellas, que luego siempre acabo haciendo el canelo.