Semana productiva. A velocidad de crucero

Ha terminado una de las mejores semanas de entrenamiento del año. Por volumen, por calidad, por compañía, por sensación de aprovechamiento máximo del tiempo.
Sin que sirva de precedente voy a escribir en el blog los entrenos:
Lunes: 1200 técnica (descanso activo)
Martes:2400 con 6×100 a 1.40 +4×50 a 47″ +6×100 a 1.37″.
Miércoles: 1 hora de carrera con 2x3v al Prado +2x2v, a ritmo constante 3.38 y con rec de sólo 1.30.
Jueves: Viaje a Getafe ida y vuelta con reunión maratoniana en Airbus.. (esto no es entreno pero cansa mucho más.)
Viernes: 2600 con 2x (100+200+300) a 1.42 y 153 ppm.
Sábado: 2600 con todo el equipo + 50 km de vuelta al pantano, intentando practicar los relevos… Domingo: tras dormir 5 horas y salir el sábado por la noche, 80 km…

Conclusiones: puedo hacer series largas a 1.40 sin cansarme demasiado…
idem para el running, pero a 3.38 (eso sí, acabo a 180 ppm).
En bici cada vez voy mejor, y no me cuesta salir 2 días seguidos, pero he visto que el nivel del equipo también es bueno… Hay que empezar a subir puertos, que es donde se deciden las carreras del circuito vasco.

Con esto termian mi segundo meso ciclo. Así que esta semana “descanso” y el domingo debutamos en Corella… Con ambición.

Brazada Thorpe. Vista frontal

Un ejemplo de la brazada que se supone que hay que hacer. Ni “s” ni leches.

La mano tiene que seguir una línea recta desde que entra,( lo más adelante que se pueda), hasta que sale, (lo más atrás que se pueda). .
Durante el trayecto, tiene el antebrazo tiene que hacer un ángulo recto con el húmero, y con el codo alto.

También puede apreciarse cómo va bastante plano, sin apenas girar el tronco.. Esto contradice lo que se dice en el método de “Total immersion”, donde se dice que es mejor ir apoyado sobre el costado del tronco, y pone como ejemplo que un yate de la Copa Ámerica apenas tiene el casco apoyado en el agua… Hombre, Thorpe va muy rápido…

Bici: cogiendo fondo.

Fin de semana bastante productivo. Parece que ya nos vamos coordinando entre los triatletas de Vitoria y organizamos buenas salidas.
El sábado, 100 km, (Montevite-Miranda-Zaldiaran) con repechos por todas partes pero con Pedro Oviedo poniendo un ritmo constante y bastante cómodo.
La subida a Zaldiaran desde Treviño ( con los últimos 5 km al 4.4%) subido a saco. He puesto un ritmo constante y lo he conseguido mantener toda la subida, llegando arriba el primero, eso sí, llegando a 182 ppm.
Después alargo un poco más con Celaya, que está preparando Embrun, para llegar a los 100 km.
El domingo volvemos a salir, pero hay un viento de más de 30 km/h con rachas de más de 50. La primera hora la hago con el grupo para después dar la vuelta al pantano yo sólo y probarme un poco. Hago 50 minutos a 152 ppm de media, pero lo mismo iba a 50 que a 20, dependiendo de dónde me diera el viento.
El resumen es que ya soy capaz de encadenar dos días de entrenamientos de bici largos y de calidad de forma consecutiva. Algo que creo que no conseguí en todo el año pasado

Material: Ruedas Karbona Phantom 50mm

Y como no me voy a poner las lightweight de la foto de la canyon, me he comprado unas Karbona Phantom 50mm. Quería unas ruedas de perfil, pero no de más de 50mm, porque si no, en Vitoria ni las saco. Tampoco quería pasarme al tubular, que me parece un engorro de mucho cuidado, y puestos a no cambiar, tampoco quiero pista de frenado de carbono, que te obliga a cambiar las zapatas. Sé que le meto unos 300 gramos de más a la bici, peero.. prefiero comodidad y seguridad.

Con estas premisas la decisión estaba clara:
-perfil de 50mm,
-aro de carbono.
-pista de frenado de aluminio.
La solución más económica las Karbona Phantom.
Las he pedido con unos chicos de Donosti, y las ruedas ya están en la aduana de Bilbao.. Así que el finde que viene las podría estrenar.

Material: Mi futura bici

Ya falta menos para que me llegue mi arma para esta temporada.

Canyon CF Pro 8.0. Un cuadro de sólo 920 gramos con Campagnolo Chorus.
Después de leer por ahí bastante, me he decantado por la opción compact: 50×34 y 11-25. Con un 50×11 (9,53m) tengo más desarrollo que lo que me daba mi antiguo 53×12(9.26m), y qué decir del 53×13 (8.55m) que tuve que poner cuando cambié el cassete y puse el 26.
Sólo le veo una pega y es que con el 11-25 hay demasiado salto entre el 50×15 (6.99) y el 50×17 (6.16), y justo me falta el 16 que es el que me daría el desarrollo equivalente al 53×17 que es con el que me gusta rodar tranquilo. Para tener este deasrrollo tendría que bajar al plato pequeño y meter el 11.
Si veo que no me acostumbro, lo cambiaré a un 11-23, que es más que suficiente (el 34×23 da lo mismo que el 39×26 que llevo ahora).

Natación: Buscando ritmo Ae1 y técnica

Después de la primera clase con nuestro nuevo profesor/entrenador de natación, esta semana ha tocado poner todo en práctica. He intentado prestar atención a los defectos que me sacó: primero, detectándolos y luego, corrigiéndolos en lo posible.

He nadado 3 días (2150 + 2150 +2600 ). El primer día vi que se me estaba acumulando demasiado trabajo mental y no disfruté nada, a parte de que me cansé muchísimo así que, de momento, he decidido centrarme en la brazada bajo el agua intentando dos cosas:
– no cruzar el brazo
– sacar el brazo bien atrás.

En los años anteriores he cometido un error que es bastante frecuente en los triatletas que estamos “aprendiendo” a nadar. A casi todos nos preocupa la técnica, pero nos centramos sobre todo en el rolido y la parte aérea del recorrido del brazo… Pero en el aire, no se avanza. Lo importante es la brazada… Y en esos estoy.
Hoy, 3er día, creo que ya he llevado el brazo bastante más controlado, sobre todo el derecho. El izquierdo me cuesta más llevarlo hasta atrás.
Hemos hecho entrenamiento aeróbico con 2x(400+4×50 palas). Los 400 me han salido los 2 en 6.50, o sea a 1.40/100. 150 ppm.
No es muy rápido ( mi mejor marca a tope es 5.54 en abril de 2007) pero creo que el objetivo era buscar un ritmo que pudiera mantener de forma más o menos cómoda y lo he conseguido…
Ya veremos cuándo toca empezar a acelerar.

Semana importante:empezamos con Eukeni

Esta ha sido una semana bastante positiva. No tanto por volumen de entrenamiento, 7700 m + 130 en bici, como por el hito de haber logrado volver a tener un entrenador específico de natación para el equipo.
Eukeni Martinez, licenciado en Educación Física, también triatleta (con un 10º puesto en el sector de natación en Ondarroa 2006) y con varios años de experiencia con chavales del C.N. Judizmendi es mi apuesta para este año.
Empezamos el sábado con él, y la verdad es que todos acabamos muy satisfechos. Creo que él ha visto que somos un grupo con muchas ganas de mejorar (4 miembros del equipo vinieron desde Donosti para entrenar) y nosotros salimos bastante satisfechos: tanto por las correcciones técnicas, como por su optimismo respecto a nuestras posibilidades de mejora.
Mis correcciones fueron:
1.- Punto muerto. Parece que he hecho demasiados ejercicios de este tipo para alargar la brazada, y he cogido el “vicio” de dejar el brazo delante demasiado tiempo, sin que esté avanzando. Esto hace que mi cadencia sea bastante lenta.
2.- Cruzo el brazo demasiado en la brazada. No puede pasar de la mitad de mi cuerpo.
3.- Brazada corta. No consigo que mi brazo salga del brazo a la altura del muslo, si no bastante más adelante, con lo que pierdo la ventaja que puedo tener por mi envergadura.
4.- El culo se me hunde.
Esta semana nos empieza a mandar entrenos para que hagamos durante la semana.

Después de la natación, Iker, Haritz, Eukeni y yo, dimos una vuelta de 60 km en bici. Tranquilos, hasta que nos cogió un grupo, que a la altura del pantano se puso a dar relevos… Hasta que pasé yo y les descojoné el tinglado… Me cuesta pasar relevos sin cambiar el ritmo, pero creo que es más culpa del que no se aparta, o cuando se aparta no baja el ritmo, que mía… Tuve que aguantar lso gritos de un gilipollas que me dijo que había pasado demasiado fuerte.., Me dio tanta lástima como persona que no me digné ni a responderle.
Y el domingo, grupeta triatleta de 6, con una chica incluida, Arrate, de creo que sólo 19 años y que aguanta a rueda lo que le echen. Promete bastante.
Me encontré bastante mejor que el fin de semana pasado. He tirado casi todo el rato los dos días y con buen ritmo en las subidas.