Clasificatorio Madrid. Crónica:Objetivo cumplido!

Llegué el viernes a Madrid, a la Casa de Campo, a las 19.00 con la intención de acudir a la charla técnica. Conseguí encontrar el sitio donde se realizaba a las 19.07.. y ni rastro de nadie de la FETRI ni participantes. Bueno, sí. Otro ingenuo como yo que buscaba esa charlita que se supone que tiene que darte un poco de tranquilidad para saber qué hacer el día siguiente. Por suerte, no cambiaba nada respecto del año pasado, y me conocía el secreto de que sólo por la pasarela puente se podía cruzar de un sitio de boxes a otro. Puede parecer una chorrada, pero el año pasado nos costó lo suyo conseguir llegar al agua.

Así que como era pronto, decidí darme una vuelta al circuito en bici. Es algo que no hago casi nunca, pero siendo sólo 10 km, y para intentar reconocer las tres curvas malas que tiene la bajada de Garabitas decidí hacerlo. 31ºC a las 19.30. Subí despacito, muy suave, sin forzar absolutamente nada, bajé comiéndome las tres curvas (soy un fenómeno) y acabé picándome en la zona llana con 3 ciclistas que pasaban por allí (no tengo remedio).

Me encontré  con Germán, mi inmejorable anfitrión y a descansar, previa ducha, que no sirvió de nada porque después de ella y a las 23.30 seguía sudando por el dichoso pique vespertino.

Día D: me levanto a las 6.10, después de haber dormido en el sofá-cama de forma más que aceptable, desayuno lo de siempre (que otra vez me cuesta que me entre…) y para las 7.15 salgo. 7.30 aparcado en la Casa de Campo, y a las 7.45 ya estoy en segunda posición para entrar a boxes. Primer objetivo cumplido.

A las 8.00 (tarde, muy tarde) se abre el control y paso. Primera buena noticia: temperatura del agua: 22.1ºC. Neopreno no permitido. Eukeni y yo estamos de acuerdo en que es algo que me beneficia, por lo menos en grupos de edad, y además 15 minutos que me ahorro en boxes. Para las 8.25 estoy preparado y me voy a calentar al agua. Otra vez el segundo. Me tiro al agua, de cabeza, claro, y nado un poco. Bien. No me noto mal. Ensayo un par de entradas y salidas del agua y me doy cuenta de que la cinta del pulsómetro se me baja…Decido no apretarla más y dejarla como está. No pasa nada porque se me vuelva a bajar y si la aprieto más me va a agobiar luego.

A las 8.40 nos sacan del agua y nos tienen puestos en fila hasta las 8.55, a la sombra, y me quedo helado, tiritando..A falta de cinco minutos nos colocan en el pontón y se da la salida. Me lanzo bien, pero me doy cuenta de que no le he dado al pulsómetro (igual que en Ferrol), y friki de mí, no se me ocurre otra cosa que dejar de bracear y darle al botón, con lo que los dos que tengo a mis lados me pasan y me cierran aunque creo que soy más rápido que ellos. Me llevo una patada en la cara, y decido cambiar de dirección y adelantarles por otro lado. No me encuentro mal, pero al levantar la cabeza me parece ver gente bastante delante…y así va pasando la primera vuelta hasta salir en 12.20. No es mal tiempo, y me lanzo de cabeza de nuevo animado.

Nada más empezar esta vuelta veo que llevo a mi lado a un SVC (la ventaja de no llevar neoprenos, que distingues los monos) y es Guzmán. Otra señal de que no voy mal. Vamos un rato a la par, pero al llegar a la primera boya decido ponerme a sus pies y quedarme ahí. Intento pasarle un par de veces, pero no lo consigo, así que a ahorrar. Salimos del agua en 25′, que no está mal, aunque tampoco es un tiempo brillante. Todavía no están las clasificaciones, así que no sé ni si la distancia estaba bien ni en qué puesto salí, pero había muchas bicis en boxes..

Salimos juntos, y se nos une un chico del Majadahonda y un viejo conocido mio del año pasado con quien tengo una cuenta pendiente (deportiva) y que me sorprende que salga conmigo. La subida la hace el chico de Majadahonda, que luego me enteré que era  del 35-39 y nos había quitado 4 minutos nadando…A unos 330 watios de media, aguanto bastante bien, a pesar de no estar todavía caliente.

Baja y traza fatal, y se pone Guzmán delante en la parte llana. Llega la 2ª subida y decido marcar yo el ritmo. Intento ir a ritmo constante de 350 w, según lo previsto. No quiero irme sólo (no me va a servir de nada) pero tampoco quiero ir a paso de tortuga. Creo que podemos acercarnos al grupo de cabeza, con quienes nos hemos cruzado al acabar la primera vuelta, y no nos llevan demasiado.

En la tercera vuelta, ya sólo quedamos Guzmán, el Majadahonda, que empieza a hacerse bastante el remolón y casi ya no pasa. Vuelvo a tirar en la subida, igual que antes. Es un bueno ritmo en el que voy razonablemente cómodo teniendo en cuenta que luego hay que correr. A todo esto la cinta del pulsómetro está en boxes porque se me había soltado definitivamente en el agua, pero calculo que subí a 170 ppm.

En la cuarta el Majadahonda hace que se pone a tirar, pero sólo vamos a 270w, así que me pongo delante de nuevo para subir a 350 y tensar un poco el asunto, porque se nos ha agrupado gente de otros grupos en el llano, que llevan una vuelta menos, y no quiero que se complique la bajada con alguna montonera.

Al coronar, Guzmán me avisa que va a atacar bajando, pero entre que no le veo demasiado sentido y que tampoco quiero jugármela bajando, aguanto hasta la zona llana para engancharle de nuevo, y porque sabía que tenía piernas para ello. En esto, cogemos a uno de Hnos Pinto (o algo así), que nos había atacado en la primera o segunda vuelta: lo que demuestra que no servía de mucho lo de los ataques, salvo que fueras muy sobrado, que tampoco era mi caso.

T2: qué pocas bicis!! La clasificación está hecha. Me pongo los calcetines, (ya demostré en Aritzaleku que apenas se pierde tiempo y que no aguanto 10 km sin calcetines) y a correr. Poco a poco, sin cebarme. En el giro ya he adelantado a mis compañeros de bici, y me parece contar 14 por delante mío… Son del grupo que se ha hecho al principio y me sacan bastante, así que intento concentrarme en no perder el puesto y pasar los kilómetros lo mejor que pueda. Me adelantan algunos de 35-39, uno de ellos, creo que del bricoblock a un ritmo bestial. Cada uno que me pasa intento poner a su estela, pero no aguanto ni 100m. Voy petado de piernas.

Tengo un pequeño incidente con un Tripi, que viene mucho más rápido que yo, y en lugar de adelantarme se pone justo destrás mío y casi me hace caerme dos veces en menos de 5 segundos, y encima me dice que me tranquilice!!… Le obligo a pasar… No sé, hay cosas que nunca llegaré a entender…

La tercera vuelta se me hace larga, porque ya hay un mare magnum de gente que imposibilita cualquier referencia, pero en la última vuelta ya pienso en el último arreón que voy a dar en el giro, ya cuesta abajo y donde todavía voy a poder ganar algún puesto más. 

Al final creo que puesto 12, mucho mejor de lo esperado, clasificado para el Campeonato de España, y con ganas de seguir mejorando. Pero primero toca Zarautz….

Anuncios

Clasificatorio Madrid 2009

Ya está aquí el primer gran objetivo del año. No he hecho un entrenamiento específico para ello, si no que lo he combinado un poquito con entrenos largos hasta hace 3 semanas, y desde hace 2, compito los findes (el pasado por partida doble) para coger chispilla, y descanso entre semana. Esto va a hacer que llegue un poquito escaso de fondo para Zarautz, pero no ando muy sobrado en recuperaciones, así que prefiero llegar descansado a las carreras.

Los tiempos de natación de las últimas semanas no han sido muy buenos, más que nada porque estaba cansado. Ayer nadé en la piscina de 50 con neopreno, con unos tiempos discretillos, que analizaré más detenidamente la semana que viene.

Y hoy me he hecho 3 subidas a Estibaliz, que es bastante parecido a la subida de Garabitas. 2km (1,7 en realidad) al 3%. Y he comparado con datos del año pasado y de hace 3 semanas.

14/05/08: 319-345-310-339 (siendo la 1 y 3 medias y la 2 y 4 fuertes)

10/05/09: 365-345-355-344 (todas fuertes)

28/05/09: 374-367-362 (todas fuertes).

Creo que son datos para estar esperanzado de cara al sábado.

Objetivos: ser capaz de calentar en el agua, nadar con soltura (puede que sea sin neopreno y casi prefiero) y sin dormirme, hacer las subidas fuerte (350 w creo que puedo mantenerlos), y correr fluido. Con esto debería valer para clasificarme y así poder alargar la temporada hasta septiembre…

Gorliz 2009. Crónica.

Ando bastante justo de tiempo, así que no voy a poder dedicarle a esta carrera lo que creo que se merece. Probablemente haya sido una de mis mejores carreras. Por lo menos, por resultado.

Nos presentamos en Gorliz, dos horas antes de la salida. Estaba bastante más descansado de lo que me esperaba, gracias a Haritz, que nos dejó dormir en su casa, y ya debe ser de la costumbre, pero dormí de lujo. A pesar del adelanto, no fui capaz de entrar a calentar al agua porque iban a dar la salida de las chicas veinte minutos antes, y ya no dejaban entrar, aunque todo cristo lo hacía.

Me coloqué tarde en la salida, (4ªlinea), y con un dolor de tripa importante, debido al burn day que me había metido. Última vez. Se dio la salida y a pesar de que creo que salgo rápido, hay que ver lo que corre la gente por la playa con el neopreno puesto. Otra vez ni un sólo golpe, pero demasiado tranquilo. Luego lo vi en el pulsómetro. Una vez pasada la primera boya, sin ningún pie cerca, me pongo a nadar a mi ritmo, como si estuviera en la piscina, y fuerzo un poco… Se nota que voy calentando y ya voy mejor. Pero cuál es mi sorpresa cuando me pongo de pie y el primero al que veo es… MIKEL!!!! O he nadado fatal o Mikel ha ido muy bien… Le adelanto corriendo en la playa después de dedicarle unas “cariñosas” palabras, llego a boxes y soy el primero del equipo. O sea que no ha estado tan mal. Empieza a llegar gente.. Como en Deba, todos bastante parecidos.

En los primeros 100m de la bici ya me coge Oskar, pero esta vez me pongo rápido a la par, y empiezo a marcar yo el ritmo de subida. Enseguida llega Xabi. Yo pienso que nos va a pasar como una moto, pero Oskar se pone a rueda. Y yo también. Si conseguimos aguantar los 500 m que quedan de subida, nos puede llevar en volandas.

Y así es. Después de la bajada empezamos a colaborar y a pasar gente y gente… Como de costumbre, no pasa ni Dios al relevo. Nos apañamos entre los tres (tengo que pegar un arreón tras la 2ª bajada para evitar quedarme cortado como de costumbre, pero lo consigo) hasta que en el último repecho, Xabi ataca para sacar unos metros. Intento salir, pero no puedo. Y Oskar se queda encerrado y tampoco lo consigue. 
Llegamos a la T2 marcando prácticamente el mismo tiempo que los de cabeza. Me confundo de sitio, y me cuesta buscar mi dorsal para saber dónde me te que poner… Falta de concentración. Me encuentro, zapatillas y a correr. Esta vez salgo más tranquilo que en Deba. Poco a poco. Empiezo a pasar gente y a acercarme a Oskar que me había sacado 30 segundos en la transición. Le cojo en el km3. Voy cada vez más a gusto, me encanta correr con lluvia, a sólo 171 ppm así que decido dar el último apretón hasta meta e intentar acercarme a Xabi…

 Y casi casi le pillo, al que hasta hace poquito era inalcanzable para mí…

Al final, puesto 24 de más de 250, lo que supone mi mejor puesto de mi vida:)

 

Cpto Euskadi Triatlón contrarreloj por relevos. Hondarribi. Crónica.

Para sorpresa de todos, hacía un día perfecto para correr. 24ªC, sol, un pueblo precioso, y nuestros dos equipos, A y B, preparados para disfrutar de esta modalidad de triatlón que tanto me gusta.

En el equipo A, estábamos Eukeni, Mikel, Xabi, Oskar, Solis y yo. La táctica de la natación era clara. Formación clásica de punta de flecha (1-2-3), con Eukeni en punta, Xabi y Solis en medio y Oskar, Mikel y yo detrás. Mi misión, estar atento y pendiente de Mikel, que en teoría era el peor nadador.

 

Tras calentar un poco, ver hacia donde se desviaban el resto de equipos debido a la fuerte corriente se dio la salida. Increíblemente, y en contra de lo sucedido en experiencias anteriores, la flecha iba recta, y sobre todo, muy compacta…

 

 

hasta que de repente nos encontramos con dos o tres equipos juntos. Imposible de determinar. Eukeni decide adelantarles por la izquierda. Pues todos detrás, adelantamos, y levanto la cabeza, cuento, y sólo veo a 4 delante de mí… Miro hacia atrás y veo el color rojo del PFlex de Oskar. Se ha quedado cortado y me quedo a esperarle. Ha perdido el ritmo e intento marcárselo. Poco a poco vamos recuperando terreno, pero hasta que no baja Eukeni a ayudarnos, y me grita que mire a una grúa que hay en la orilla para orientarme, no conseguimos enganchar, prácticamente a la salida del agua.

 

Salimos más o menos tranquilos, sabiendo que lo hemos hecho muy bien. Mikel no lleva gomas en las zapatillas, y le cuesta horrores salir, así que los demás vamos saliendo con calma, y le esperamos (más o menos) en la zona de espera.

También le espero aunque realmente no le hace falta para enganchar. Para nuestra desgracia, y en contra de lo establecido, Oskar ya está tirando del grupo, por lo que es cuestión de tiempo que Eukeni, que apenas ha podido entrenar, empiece a sufrir. Para más inri, las cuestas duras empiezan antes de llegar al primer kilómetro.

   

                

Me quedo más o menos a su lado para marcarle un ritmo que yo entiendo más sostenible, y hacer que los de delante lleven el mismo. Parece que lo hemos conseguido, pero cuando parecía que el recorrido suavizaba, pero…nada de eso. Otra cuesta, y otra y otra.. Cambiamos de táctica. Los más fuertes, Mikel y Xabi se retrasan para empujar y yo paso delante con Oskar para marcar. La verdad es que el ritmo es bastante bueno. Un poco a tirones, pero vamos bastante bien.

Llegamos a la T2. En este caso es Eukeni el que se lo toma con más calma y también me quedo con él. Salimos todos juntos, y me pongo delante con Xabi, más que nada para evitar que Oskar nos lleve demasiado rápido el primer kilómetro.

Voy mirando constantemente para atrás. Eukeni pide que bajemos un poco el ritmo hasta que se le acomoden las piernas… Pero poco a poco Solis y él van quedándose.. Nos dicen que sigamos. Los 4 de delante podemos ir realmente rápido, pero aguantamos. Hasta que nos vuelven a decir que sigamos, y nada, hacia delante. Llevamos una bici que nos indica el camino, la gente que nos ve nos dice que somos los que más rápido vamos. Así que cada vez vamos un puntito más rápido, hasta llegar muy muy fuerte… Y marcar el primer tiempo en meta!!!!!!

Increíble. Sabemos que es cuestión de tiempo que nos pasen, pero mira, ahí estamos.

Al final, 5º posición, 4ºde Euskadi y 3º de Gipuzkoa.. o sea PODIO!!!

Doblete. Hondarribi por equipos y Gorliz.

Este fin de semana afronto un reto importante, o temeridad, depende cómo se mire. Dos triatlones en el mismo fin de semana. Algo que no he hecho nunca, y además, el fin de semana previo a una de las carreras claves de la temporada, que es el clasificatorio de Madrid.

Realmente, me apunté a estas dos carreras porque no tenía mucha confianza en que el de Hondarribi saliera adelante y, por si acaso, me apunté a Gorliz. Y ahora resulta que se hacen los dos, y para más inri en Hondarribi estoy en el equipo tecnun A, que me van a llevar con el gancho toda la carrera.

La parte positiva de todo, es que voy a competir, que es lo que me gusta. Además, voy a nadar en competición y aguas abiertas, y con el de Deba ya serán 3 días antes de llegar a Madrid, no como el año pasado, que era la segunda vez (un día previo en Donosti con el equipo) que me metía al agua con el traje de toda la temporada y casi la lío.

El día después de Deba, la verdad es que no me encontraba muy bien (dormí fatal de lo cansado que estaba), pero al final acabamos haciendo 70 km (todo a rueda, sólo 149w) y mejorando sensaciones según pasaban los kilómetros, así que en Gorliz sé que no va a ser la carrera de mi vida, pero por lo menos, intentaré nadar lo mejor posible, aguantar los primeros kilómetros de bici que son los duros, y confío en que verme en competi me de alas los 5 km corriendo. Ya descansaré la semana que viene…

Y para Hondarribi, segunda experiencia por equipos de este año. Esta vez se unen Solis, Eukeni, Xabi y Mikel, con lo que el equipo es super-competitivo, con 2 “nadadores” (que pueden salir entre los 20 primeros del agua), “3 ciclistas” (que pueden hacer entre los 20 primeros en bici) y “3 corredores”. (entre los 30 primeros corriendo). 

Lo normal sería que fuera relativamente bien nadando, sufriendo como un perro en la bici, y bien corriendo, pero ya veremos, porque después del desastre táctico de Senpere cualquier cosa puede pasar.

De momento, a disfrutar!!!

Triatlón de Deba. La crónica.

Yo creo que es el primer triatlón del circuito vasco que corro un sábado por la mañana. Me parece genial, ya que no se hace el finde tan largo esperando a que llegue la carrera y además, todavía te queda el domingo para entrenar o hacer lo que sea… incluso salir por la noche el sábado, aunque esta vez después de la paliza no estaba para muchas fiestas. Pero bueno, empecemos por el principio.

Llegamos Oskar y yo en la furgoneta a Deba 2 horas antes de la carrera, según el horario previsto. Teníamos intención de inspeccionar el terreno en coche, pero previendo problemas de aparcamiento, lo dejamos para otra ocasión y directamente aparcamos. Oskar está hipernervioso, para variar, lo que me hace pensar que estoy supertranquilo. Cogemos los nuestros dorsales y los de los de Donosti, y vamos hacia boxes.

A falta de 25 minutos para la salida, me meto a calentar…o mejor dicho a enfriarme.. El agua está a 15ºC, o sea más fría todavía que en Senpere, y sentir el agua tan fría en la cara me provoca un dolor de cabeza instantáneo, pero intento aguantar lo que puedo, sentir el neopreno (Helix definitivamente), hacer algún cambio de ritmo, y ensayar a remontar y coger las olas sin que se me muevan las gafas.

Me coloco en primera línea. Todo el mundo se apelotona en el lado izquierdo, pegados al espigón, para evitar las olas, pero yo prefiero evitar golpes, y como siempre, más o menos en el centro. A mi lado, dos clásicas francesas, de unos 75 kilos cada una, que no sé qué puñetas hacen tan delante, pero bueno, más fácil para mí. Miro el pulsómetro: 120 ppm.. ay Dios mío..

Se da la salida, y antes de tocar el agua ya tengo 4 filas de tíos delante, y eso que he salido rápido. La entrada es poco profunda, así que pasa bastante tiempo hasta que el primero decide a meterse por debajo para remontar la primera ola. La primera que me llega a mí casi me tira, así que decido que la siguiente ya paso por debajo. Con éxito. Y no me toca ninguna más rompiendo, así que a nadar. Hasta la primera boya sin ningún problema, respirando bien, sin golpes y más peocupado de no torcerme que de otra cosa. Voy recto, pero voy a pasar la boya demasiado pegado, con lo que ya sé lo que va a tocar: dejo de nadar y dejo que la corriente que hacen los de delante me propulse…La paso, pero al intentar ponerme a nadar otra vez, recibo una patada en los huevos, de las que asustan pero no dan de pleno (y menos mal). Así que otra vez para delante. Me desvío un poco hacia dentro, pero me doy cuenta enseguida (llevo un mes haciendo alguna serie de ir levantando la cabeza, y controlar el crono en los entrenos también ayuda). Y de ahí, hasta la playa, nadando cada vez más a gusto y cambiando un poco de ritmo cuando veo uno a mi derecha que me adelanta (poder cambiar es señal de que podría haber ido algo más rápido).

 Me pongo de pie, pero todavía me da tiempo a coger dos olas que nadie aprovecha, con lo que gano un pelín más. Miro el tiempo: 11’10”. Más o menos lo previsto, aunque nunca se sabe cuánto has nadado.  Miro el pulsómetro y veo 180 ppm!! (luego comprobaría que ha sido al ponerme de pie, porque he nadado a 163 ppm). Oigo a Olatz que me dice que están ahí… (pero no sé por qué me da que se refiere a casi todos, porque me tengo la sensación de que ido demasiado relajado).

Llego a boxes, y veo a Beto (normal) y a Solis!! (qué cabrón).. Sale Beto, llega Oskar y Solis no sé qué anda, pero yo salgo antes. 

Saltito de la rana, se me rompe la goma de la zapatilla izquierda antes de tiempo, pero consigo darle la vuelta a tiempo, y para adelante. 

Nada más salir ya es cuesta arriba, aunque no demasiado. Me noto con los músculos fríos y un poco ahogado. No voy muy fino. Llega Oskar que me hace un interior que casi me tira, pero me pongo a rueda y cogemos también a Beto. Así comenzamos la subida a Itziar, que es bastante tendida, y poco a poco voy entrando en calor y encontrándome más a gusto. Nos pasan algunos como balas, pero no hacemos ademán ni de seguirles. Al acabar Itziar y empezar a subir hacia Txapasta, Oskar ataca. No le entiendo, pero ya me lo esperaba. Intento remontar posiciones en el grupo, y me pongo a tirar a ritmo constante, (por encima de 350w) sentado, hasta que le enganchamos. Empieza la primera bajada, que Beto me informa que es limpia, pero aún así me pongo a cola del grupo.

Llega el famoso cruce a derechas: es muy cerrado, y además el asfalto está fatal. Tomo la curva con mucho cuidado y al levantar la vista veo a Beto sentado en el suelo y la bici por los aires. Freno y le pregunto qué tal está. Me dice que bien y que siga, así que nada para delante, pero ya he perdido el grupo.. Me quedo detrás de un francés y otro del Udaibai hasta que se me sale la cadena al quitar el plato para subir uno de los múltiples repechos que hay en esa zona. Otros 20 segundos perdidos..

Empieza el descenso de verdad, y me toca detrás de un tío que baja todavía peor que yo, y me está ralentizando mucho, pero tampoco me atrevo a pasarle.. En esto llega alguien pidiendo paso a gritos.. Solís!!

Al pasar intento seguirle, pero tampoco, porque justo llega una herradura y la tomo por fuera (cagada)… Por fin acaba el descenso y llegamos a la carretera general. Comienzo tirando, para recoger a Solis, pensando que puede ayudarme a tirar después, pero está fundido y no pasa. Pido ayuda, y sólo pasa un chico con buena voluntad, pero poca fuerza… Vuelvo a pedir ayuda. Me mosqueo y me marco una serie de 5 km que al final resultan a 283 w. A falta de 150 m, unos listos que no han dado ni un puto relevo me adelantan para entrar antes en la transición (me quedo con vuestros números, pero no pongo la foto en la que salís)..

Al bajar de la bici, otro listo me grita porque dice que le cierro.. Lo que me faltaba ya. Le grito todavía más, cagándome en todo, mientras voy empujando la bici por boxes… Hay muy pocas bicis en boxes, y me salto mi sitio.. un par de segundos nada más.

Todo esto me hace alterarme más de lo deseado, y salgo demasiado rápido para intentar coger a los que me han adelantado y al que me ha gritado. A éste le paso enseguida,  me aguanto y no le digo nada. Pero los otros se me están escapando poco a poco y no consigo ir fluido. Para colmo, una “cuestita” en el kilómetro 1,5 cuando todavía no están las piernas en su sitio que casi me revienta los isquios…  Me cruzo con Oskar, y ya me doy cuenta de que no le voy a pillar, así que me centro en intentar encontrar un ritmo y empezar a correr como Dios manda. Al llegar al final de la primera vuelta más o menos ya lo he conseguido. Sólo es cuestión de mantener ahí y disfrutar lo que se pueda. Voy a 179 ppm así que tampoco doy mucho más de mí..

A falta de que salgan las clasificaciones, puesto 36 de 315 inscritos, que está bastante bien para empezar.

Triatlón de Deba. Empiezan los tris de verdad.

Por fin empiezan los triatlones de verdad para mí. Después del ensayo de Senpere, primer triatlón sprint individual. Las sensaciones en Senpere fueron muy buenas, así que soy bastante optimista. 

Veremos como va lo de las salidas en masa, cómo me encuentro nadando fuerte con el neopreno, (en senpere ibamos solos y a medio gas). Ayer nadé un 800 en 12′ (a 1.30″!!) y todavía estoy que no acabo de creémelo..

La bici es durilla con 7 km nada más empezar al 4-5% . No conozco el recorrido, pero por lo que he visto en la altimetría, de la organización, la subida creo que me va bien. Intentaré que Oskar no se me escape demasiado dándolo todo al principio, porque luego ya es más llevadero. Me ha comentado que la bajada es bastante peligrosa. Parece que la meteo no es tan mala como pintaba a principio de semana, así que esperemos que al menos esté seco. Intentaré perder el menor tiempo posible pero sin jugarme absolutamente nada, a pesar de que últimamente voy bastante seguro bajando.

Y correr, a saco, como siempre. Lo de Senpere me dio mucha confianza, y no voy a entrenar mucho más la carrera a pie en series cortas hasta después de Zarautz, así que me tiene que servir de entrenamiento de chis, y claro, de intentar quedar lo más arriba que pueda.