Stage en Benicassim. Mi semana PRO.

Quinto año ya que me cojo una semanita de vacaciones para entrenar. Esta temporada quería haberlo hecho antes, en enero o febrero, para intentar preparar Abu Dhabi con un poco de garantías, pero estos viajes no es lo mismo hacerlo sólo que acompañado y a nadie le cuadraba irse de paseo al Mediterráneo tan pronto, así que he tenido que esperar hasta finales de abril, para ir con Borja (me cuesta imaginar alguien mejor para estas cosas) y Nai.

Tras un primer año en Cambrils que no salió bien y tres consecutivos en Benidorm, este año hemos cambiado y nos hemos ido a Benicassim. Tengo que reconocer que al principio no estaba muy convencido, ya que el carácter estoico del Bermudas (y su precio, claro), le daba un toque muy característico a la semana, además de que ya nos conocíamos bien las carreteras lo que por estas latitudes es algo muy importante.

Pero una vez pasada la semana, creo que el acierto ha sido mayúsculo. Hemos cambiado al Intur Orange, también con pensión completa. Más caro, pero el salto cualitativo ha sido bestial. Las habitaciones están muy bien, con terraza, pensión completa con una variedad de ensalada, verdura, arroz, pasta, carne y pescado a la plancha (y fritangas varias para el que le apetezca, también). De los postres, puff… mejor no hablar. Sólo echo en falta un poco más de calidad en la fruta, pero con lo que hemos comido todos los días, ni apetecía.

Además, por 5 euros al día, tienes acceso a la piscina 25 metros con sólo 2 calles, que forman unas olas muy guapas y la hacen lenta de pelotas, pero es para lo que es y le da mil vueltas a la del Dynastic de Benidorm.

Con esos 5 euros, también tienes acceso a un gimnasio bastante completo y nuevo y …3 RODILLOS!! Que con la suerte que hemos tenido (para variar) hemos tenido que utilizar muy a mi pesar.

 

No suelo contar mis entrenamientos, pero como lo hago en todos los stages, vuelvo a hacerlo ahora, que a mí me viene bien. Después de correr en Arenales el día 14, con 4 días sin hacer nada, exceptuando un viaje de 3 días a Fokker en Holanda con madrugón de 4:00 a.m. incluido de los que no te recuperas fácilmente, Senpere a dos semanas y Bilbao a 4 semanas, no tenía muy claro cómo enfocar la semana, más teniendo en cuenta que el domingo había carrera de Borja, que no sabía cómo íbamos a estar los dos de cansados…

Viernes: viaje de vuelta de Holanda. Papendrecht-Bruselas-Bilbao. Comer algo, montar las cosas, buscar a Borja y Nai, 5 horas de coche a San Carles de la Rápita y cena con el grupo Euskoman. Increíbles. Vaya cuadrilla… Un placer haber estado un fin de semana con ellos.

Sábado: típica salida de soltar piernas antes de una carrera. 25 km. Menos mal que no tengo que correr yo al día siguiente.

Domingo: madrugón (5:45) para ver la carrera. ¿Cuándo voy a empezar a recuperar sueño? Bueno, lo hago a gusto. Siempre viene bien ver una carrera desde fuera de vez en cuando. Impresionante ver a un amigo y compañero de entrenamientos hacer segundo. Siempre surge la pregunta de qué habría hecho yo si hubiera corrido… pero bueno, no estoy a su nivel en bici, que es donde hizo las diferencias, así que tampoco me pajeo demasiado. Colaboré en lo que pude dando referencias, lo que hizo que la carrera pasara muy rápida.

Durante el sector de bici hice 17km en 1h 15 corriendo, con no malas sensaciones para la hora que era. A ritmos de rodaje 4-4.10 ya me estoy notando cómodo. La kilometrada a pie que me estoy metiendo este mes (para lo que soy yo) parece que está funcionando

Lunes: viaje a Benicassim. Comemos y salida de reconocimiento del terreno, o más bien de las carreteras. En nuestra llegada en coche por la N340 nos asustamos bastante, porque había bastantes camiones y zonas sin arcén en alguna subida, por lo que optamos por evitarla en la medida de lo posible. Intentamos ir hacia el sur para llegar a Borriol, donde parecía que la cosa mejoraría, pero no lo conseguimos., Tráfico, autovías por donde no podemos ir, vías rápidas. A la vuelta, tras una subida al Desierto de las Palmas, muy chula, probamos por un carril-bici bastante ancho, que vimos que era la mejor opción, pero no lo mejor para entrenar. Sólo 55km, aunque intensos, y ya estamos a lunes, (80 desde que salí de casa), así que hice una transición de 8 km por la playa para inspeccionar un poco, porque estoy viendo que se me pasa la semana y apenas he hecho nada.

Martes: Visto el éxito del lunes, cambiamos de dirección y salimos hacia el norte con una ruta metida en el Garmin 910xt. Tampoco teníamos muy claro cómo salir de Benicassim y llegar a Oropesa sin pisar la N340, pero probamos por una pista verde paralela a la costa (a escasos 10m) que no tenía metida en el Garmin, antigua línea de ferrocarril, en bastante mejor condición de lo que esperábamos. Bastante bien. Luego subimos hacia Cabanes, de donde salen muchas carreteras sin tráfico. Para variar, de las dos carreteras que había para subir, cogimos la mala (CV-148), ya que aunque al principio está muy bien, luego se convierte en un “camí” de asfalto malísimo. De ahí, a Les Useres, con otro bonita subida final, corta pero dura (8%). A la vuelta probamos la “otra” carretera de Cabanes a Oropesa, con mejor resultado.

Por la tarde, 4000m de piscina. Para no haber tocado el agua en una semana, no me encuentro mal.

Miércoles: Subida a Cabanes por la carretera buena (CV-146). Desde que se queda Nai hasta que pincha Borja, 12 minutos a 300w. Seguimos hasta Benlloch por carretera muy buena y sin tráfico en la que se puede ir acoplado muy bien. Vuelta a casa para 90 km, 195w, 223normalizados y 144ppm.

Por la tarde 14 km con 8×1000 a 3’45” con 45″de recuperación, la tripa horrible de la panzada que me he dado comiendo, y un vendaval asqueroso.

El jueves, tal como indicaba la web tutiempo.net, la mejor de España con diferencia, llueve. Pero qué suerte que tengo. Así que por la mañana, 4100 m en la piscina, y por la tarde, una hora de rodillo en el gimnasio, sin ventilador ni nada por el estilo, donde hago 4x(8-3) a 235w las dos primeras acoplada, y las dos siguientes, (247,263) sin acoplar.

 

Viernes: Volvemos a subir a Cabanes. Cuando llevamos unos 3km, vemos que vienen por detrás los chavales del BKCP-Powerplus belga, que andan en nuestro hotel. Nos ponemos a rueda, y con la tontería tenemos 17 minutos a 315w, con un rato de 5 minutos a 343w y otro más tarde de 325w. En la subida tras recoger a los pinchados del día, conocí a Sanne Cant, campeona belga de ciclocross, (de eso me he enterado después), a quien los de su equipo habían dejado colgada por ahí.

Luego seguimos a nuestro aire, yendo a Les Useres dando un poco más de rodeo que otros días, con apretón final de 3 minutos y medio a 360w. Llegamos al hotel con 204 medios, 247 normalizados, 145 ppm y las mejores sensaciones de todos los días.

Por la tarde 16,5km por la pista verde que va hacia a Oropesa. Al final, a 4:09 de media, con una progresión bastante buena al final. Acabo el día muy contento. He ido de menos a más toda la semana y creo que eso es lo más importante.

El sábado, de nuevo lluvia por la mañana. Como tutiempo.net dice que a la tarde no lloverá, 4200m de agua por la mañana y dejamos para después de comer la bici. De todas formas, me encuentro ya un poco desganado, así que después de una subida al Desierto de las Palmas por cada lado (la primera con 20 minutos a 320w), me vuelvo al hotel a entrar en calor, que me he quedado bastante destemplado.

El domingo viaje de vuelta, con nieve por todo Teruel a finales de abril. Tengo la sensación de que el mal tiempo me persigue. Llevo meses estando siempre donde peor tiempo hace!!

Ahora toca volver a la realidad, a entrenar en los pocos huecos que tengo y preparar lo mejor posible Senpere, donde quiero hacerlo bien.

Anuncios

Arenales 113. Análisis.

Natación

Después de una semana dándole vueltas a la natación del domingo pasado, creo que cometí algunos errores que ya empiezan a ser peligrosamente repetitivos:

-mal calentamiento en el agua. Poco y sin intensidad.

-mal tappering en la semana anterior sin ritmos intensos (am, ai).

-acojono en la salida al verme rodeado de tanto gallo.

Creo que la suma de los tres explica que me costara tanto encontrarme nadando, porque los tiempos en piscina me estaban saliendo igual o mejores que el año pasado en las semanas previas a Valencia, y sin embargo todos me sacaron entre 1 y 2 minutos de diferencia. Esto también explicaría la diferencia entre las nataciones de Abu Dhabi y Elche, con estados de forma similares, pero motivaciones o estado mental diferente.

Según el Garmin 910xt y el Sporttracks, que distingue entre lo que has hecho nadando (o más concretamente “a velocidad de nado”) y lo que has hecho corriendo (por boxes, por la arena) nadé 1s/100m más lento en Arenales que en Abu Dhabi, con menos metros y carrera más corta.

Por lo tanto, mucho que mejorar. Sobre todo en el apartado mental. Puesto 88.

 Bici.

De lo que más contento estoy: el objetivo eran 245w. Me quedé en 232w y 243 normalizadas. Por un lado creo que fue más por circunstancias de carrera que por no poder mantenerlos. Durante la segunda vuelta por la autovía, me quedaban todavía 2-3 pulsaciones por minutos en el bolsillo, pero consideré que apretar más no tenía mucho sentido yendo en grupo y no siendo el más fuerte en bici. Intenté cambiar de ritmo un par de veces, sin ningún resultado así que opté por una estrategia algo más conservadora, ya que tampoco tenía muy claro cómo iba a correr con esas piernas en un circuito tan duro como el de Arenales.

De todas formas, tampoco creo que fuera mucho más. En la segunda hora, caen los watios bastante mientras que el pulso baja, pero no tanto. Esas 3 pulsaciones no creo que fueran a darme 25w. Puesto 40.

 

hora

w

dif

pulso

dif*

1

248

155

2

224

-10%

152

-2%

*que ponga en ambas columnas la diferencia en % no quiere decir que el porcentaje de caída tuviera que estar relacionado el uno con el otro para nada.

 Carrera a pie.

Muy contento. Más que nada, porque volví a sentirme feliz corriendo. Llevaba muchas semanas de disgustos e impotencia viendo cómo era incapaz de forzar mínimamente la máquina sin ahogarme en flemas y por fin lo conseguí de verdad, recuperando sensaciones perdidas y disfrutando de verdad.

Sin embargo, tengo un regusto raro, porque muscularmente iba bastante tocado pero cada vez me iba encontrando mejor, hasta el punto de estar bastante convencido de que todavía tenía algo más guardado. .Pero bueno, corriendo conozco muy bien mi cuerpo y pocas veces me dejo nada, así que si no salió entonces, sería porque no lo podía sacar. Aún así, creo que un 3:56/km, (mejor que en Zarautz 2012), con el último kilómetro por debajo de 3:40/km en un circuito como el de Arenales está bastante bien. Puesto 20.

Pero lo que estoy muy, pero que muy contento de haber sido capaz de mantener el ritmo en las dos vueltas, lo que me da confianza para el asalto definitivo, mi revancha, a la distancia ironman que tendrá lugar a finales de julio.

En general, contento con la carrera y con el resultado. Como siempre, cosas por mejorar, pero viendo la gente que tenía por delante y lo cerca que estoy de puestos que creía inalcanzables para mi, satisfecho aunque con ganas de seguir intentándolo.

Arenales 113. Crónica.

Como ya conté en la previa, este año fuimos a Elche/Altet en avión. Una maravilla. Por 80 euros ida y vuelta, con la inestimable ayuda de nuestros amigos del 42195.es que nos llevaron las bicis y de Ele que hizo de anfitrión como sólo él sabe hacer, nos plantamos en el aeropuerto menos de 4 horas después de salir del portal de casa, (y eso que el avión tuvo retraso) y completamente descansados.

Comimos, 20 minutos de descanso y fuimos a buscar las bicis a Arenales para rodar un poco por el circuito y soltar las piernas. Las sensaciones que tenía eran algo mejores que lo que suelen ser todas las vísperas cuando viajamos tan lejos. Dejamos la bici en boxes, flipamos con el tripostureo mediterráneo y pronto a cenar.

906779_10200636527466978_817384427_o

Tras dos horas agónicas en una pizzería, donde cada uno sacaba la paciencia y escondía los nervios como podía, conseguí cenar un plato de pasta y a las 23.00 a la cama, con lo que me quedaban 6 horas de sueño. Visto lo visto, podía haber sido peor.

Dormí relativamente bien. Desayuno habitual de carrera (arroz integral con nueces y pasas, se me olvidó la crema de cacahuete) que me había traído de casa lo que suponía una variación respecto al desayuno de Abu Dhabi. Llegamos de los primeros a boxes y empiezo a preparar todo sin distraerme: 3 geles de 226ers de sabores variados en la potencia (otro cambio respecto a Abu Dhabi, en el que llevé todos de limón) y otro extra de limón en la barra horizontal, por si acaso. Un bidón de 226ers Energy en los acoples y otro en el botellín aero. Mientras, voy bebiendo de un tercer bidón que luego no llevaría en la bici. Con esto, y agua en los avituallamientos para hidratar y pasar los geles, debería ser suficiente vista la experiencia positiva del año pasado en Zarautz. La previsión del tiempo no daba demasiado calor (20-23ºC de máxima) así que no eché sales a los bidones.

A pesar de que me entraron algunas dudas el sábado con el viento que soplaba, dejé la rueda de 90 delante. Hasta 25-30 km/h de viento por lo menos, la controlo bien. La previsión apuntaba a valores algo menores, así que ahí se quedó a pesar de que Ele me había llevado la de 60 por si acaso. Me unto bien los antebrazos en crema de factor 100 para evitar las quemaduras de Abu Dhabi ya que aunque las condiciones no van a tener nada que ver, todavía tengo esa zona sensible, me tomo un gel de cafeína para activarme un poco y salgo de boxes. Entonces ya empiezo a relajarme me relajo un poco más. Me pongo el Helix nuevo con dos gorros y al agua. Fría. Está muy fría, de doler la cara al meterla en el agua, así que me salgo enseguida. Sé por experiencia que en carrera no la notaré fría, pero me parece un poco tontería seguir pasando frío a lo tonto.

En la cámara de llamadas me doy cuenta de que estamos bastante más gente de la que me parecía y que todo el mundo tiene bastante prisa por coger sitio, lo que ya apunta a que la salida no va a ser fácil. A pesar de unas primeras dudas iniciales, me coloco en primera fila, por el centro que es donde queda sitio, pero no estoy demasiado convencido. Así que cuando se da la salida, reacciono rápido pero no voy como un tiro al agua, si no que espero para ponerme a pies de la primera fila. No sé describir muy bien lo que pasó. No recibí apenas golpes, pero no iba nada bien orientado, o yo o los demás, porque había muchísimos cruces, probablemente provocados por las olas, la corriente y el sol que estaba completamente de frente y bastante bajo. Sí que vi que los de los extremos se adelantaron bastante y hasta que llegamos a la boya no encontré más o menos en su sitio. Iba con mucha frecuencia de brazada, pero no me notaba rápido. No fue hasta más o menos la mitad del sector cuando empecé a encontrarme mejor, con mi ritmo y empujando bien por debajo del agua y viendo perfectamente las boyas. Era capaz de decidir si cogía pies, hacía cambios para adelantar, etc, mientras veía que iba adelantando puestos, aunque como siempre, veía muchísima gente por delante.

Salgo del agua, bastante menos mareado de lo habitual, y corro por los larguísimos boxes (me da tiempo hasta a plantearme el quitarme el traje antes de llegar a mi bici, algo que finalmente no hice) adelantando a algunas chicas. Encuentro a Ibon que ya va a salir con la bici (qué cabrón, como le cunde lo poco que nada), cojo mi bici rápido y para afuera. Dado lo cerca que empieza la rampa, no hago salto de la rana, si no que paro la bici, meto un pie en la zapatilla derecha y salgo. Bastante menos espectacular pero efectivo. La cuestita es bastante más larga de lo que parecía, y acabo metiendo el 23 a pesar de que la cadena me roza algo en la tapa.

Cuando empieza la cuesta abajo donde otros años saltaban los bidones disparados, miro el Garmin y veo que algo ha pasado con el botón del lap. Tenía incluida la transición del modo multisport, pero algo raro ha pasado. Empiezo a darle al lap para ver qué ha pasado, pero ya veo que la he liado, así que quiero salir y volver al modo de bicicleta, para lo que hay que pasar por los tres sectores, resetear y cambiar de modo. Todo esto, semiacoplado, a 50 km/h y con baches. Por fin lo consigo aunque he perdido dos o tres puestos, pero en cuanto me acoplo los recupero.

Me siento muy bien, y veo los 300 w con bastante facilidad, pero sé que no es mi ritmo. El objetivo son 245w, que es la potencia que he visto en mis series que puedo desarrollar durante un tiempo relativamente largo sin pasar de 155ppm. Pero bueno, sé que acabarán bajando, así que tampoco “freno” en seco. Al llegar al polígono (km10) empieza a pasarme gente. El primero no sé quién es, pero luego pasan Juan Llorca, David Navarro y Roberto Cuesta. A estos sí que les tengo fichados y no se me pueden ir. Este año, no. Así que aunque al principio me ha parecido que iban muy fuerte, no me cuesta demasiado cogerles el ritmo. También se une al grupo Moisés Vidal, que junto con Cuesta, puede ser el que más problemas me cree corriendo. La actitud de alguno de los del grupo no me gusta, no hay jueces por ningún lado, así que hago un par de intentos por pasar a tirar pero es imposible. Son momentos en los que me pongo a unos 320 watios para no conseguir ir a ningún sitio, así que desisto. Me pongo detrás y a mantener el ritmo a buena distancia, sin desconcentrarme. Llega el giro y empiezo a contar a los que nos cruzamos. No lo veo demasiado claro porque hay chicas por medio, pero creo que estoy entre los 30-40 primeros. Veo que vamos a coger a Gabilondo. Me sorprende porque entrenando le he visto muy fuerte, pero la verdad es que vamos muy rápido. Me cuesta un poco ponerme a su altura, pero cuando lo hago le digo que éste es el grupo en el que hay que aguantar y podemos hacerlo.

A partir de ahí, el sector es un poco más monótono, si no fuera por algún otro infructuoso intento por mi parte por deshacer el por deshacer el grupo y por algunos momentos de tensión cuando al empezar la segunda vuelta nos mezclamos con la gente que ha salido más tarde. Tras una reprimenda al grupo(sin tarjetas) por parte de una juez, veo bastante claro que me tengo que tirar completamente al lado izquierdo de la autovía, que está libre y no va a adelantarnos nadie. Perderé estelas, pero voy a ir mucho más tranquilo y de piernas y pulso voy bien, aunque ya voy viendo que la media de watios ha empezado a bajar como era de esperar.

 Me limito a seguir bebiendo, tomando los geles unos metros antes del avituallamiento y pasándolos con agua. Cuando salimos de la autovía, por fin se queda la carretera despejada, ya está claro quiénes vamos en el grupo y me doy cuenta de que falta gente… Siempre me pasa lo mismo. Ahora ya va a ser más fácil rodar, a pesar del aire, así que fuerzo un poco más, aunque entonces me pasa Otaegi, al que esperaba muchísimo antes. En la subida de Arenales me lo tomo con calma y más todavía en la bajada a boxes. La media de watios al final ha bajado un poco de lo previsto, pero estoy en carrera. Ahora se trata de ver cómo voy a correr porque nunca he llegado a una T2 de un MD con las piernas tan castigadas.

Me bajo con un cruzadito bastante estiloso para lo que soy yo (corriendo en élite no puedo permitirme una bajada de la bici como las que acostumbroJ) y empiezo a correr por boxes hasta mi sitio. Bueno, no voy tan mal. Me pongo los calcetines (uno de ellos mojado por el neopreno a pesar de que había tenido cuidado al dejar el neopreno en la caja, aunque me fijo que todo el mundo lo tenía fuera) las T7 colocando bien la “lengüeta” y salgo a correr. Antes de nada, volver a resetear el Garmin y pasar al modo de carrera. Soy así, no tengo remedio.

 

Los primeros que me encuentro son Beneyto y Llorca, a los que paso enseguida. Aunque noto las piernas durísimas, no voy mal del todo. Llegan las escaleras y las subo corriendo con pasos cortitos y entonces llega el de Elgoibar subiéndolas como un animal. Imposible seguirle ni en el tramo de cuesta abajo antes de la rampa dura. Todavía no me veo capaz de alargar la zancada. Ha reservado muchísimo en la bici y lleva una soltura que yo no tengo en esos momentos ni de coña. Al bajar a nivel del mar, ya empiezo a notarme mejor. Aún así, paro en un avituallamiento a beber medio vaso de Coca-Cola (en marcha no puedo beber) y arranco echándome el botellín de agua por encima, como siempre.

En un par de momentos, me viene a la cabeza la impotencia que sentí en Abu Dhabi por aquel paseo por donde no había nadie, arrastrándome como un miserable, a 35ºC, bajo el sol que me estaba abrasando sin poder dar dos zancadas seguidas, y me veo ahora, por fin volviendo a correr por debajo de 3.45, como sabía que podía hacerlo, y no puedo evitar emocionarme tanto que alguna lagrimilla aflora en mis ojos. Pero bueno, hay que seguir.

Cada vez me encuentro mejor y me parece que me acerco a Otaegi, pero me están entrando unas ganas brutales de mear. Llevo con ellas desde la natación, pero he conseguido aguantar hasta entonces. Noto que me limita, que no puedo correr bien mientras estoy haciendo esfuerzos para contenerme, así que siguiendo las enseñanzas de Pedro Oviedo, consigo mear sin parar. Un logro!. Eso sí, al llegar al siguiente avituallamiento me hecho agua para limpiar eso y no se forme un barrizal de sal, sudor y ácido úrico. Ahí cojo el último vasito de Coca-Cola y a partir de entonces sólo agua. Ni un gel corriendo. En la segunda vuelta ya me encuentro con la gente de grupos y quieras que no, ir adelantando siempre anima. Mi zancada ya es la habitual y también gano algún puesto de la gente de mi salida. Sólo pienso en subir las escaleras cuanto antes para que pase lo peor. Y sí, es lo peor. Tengo un calambre en el abductor, pero intento seguir para ver si se coloca sólo en su sitio. Parece que sí. Creo que es el primer año que consigo subir las escaleras y la rampa de las dos vueltas “corriendo”. Lo que queda ya es fácil. Sólo 6 kilómetros con un paso por la arena. Sigo subiendo un poco el ritmo, voy pasando a gente que conozco y a otros que me reconocen a mí y me saludan. Muchísimas gracias!

Último paso por la arena, con pasos cortitos y para el paseo. Último cambio de ritmo. Veo que puedo más y aprieto, por si las moscas. La recta se me hace larguísima, pero por fin llego. Saludo en meta dos o tres veces (esto de llegar con los primeros cuando la gente todavía tiene ganas de aplaudir está guay), un pequeño gesto de rabia y un abrazo a Ximo que casi lo estrujo.

Al final, puesto 28º. Dentro de poco vendrá el análisis, pero muy contento. De nuevo puedo decir, y en este caso me encanta repetirme, que ha sido mi mejor carrera en Media Distancia.

Arenales 113. Previa.

Llegó el fin de semana del triatlón de Elche, ahora también conocido como Arenales113, ya que desde hace unos años no se pisa Elche, sino que se celebra en Arenales del Sol. 1300 inscritos nada menos. No sé muy bien cuál es el secreto de este triatlón. La bici no es bonita (aunque a mí me gusta rodar por autovías), la carrera a pie es más parecida a una ginkana que una media maratón, pero tiene algo que engancha. Además de sus excepcionales voluntarios, que te ponen la piel de gallina, es de las pocas pruebas “no-drafting” que quedan que no están absorbidas por esas franquicias que eliminan la personalidad propia de una carrera, su espíritu original, de manera que sigue siendo una prueba “familiar” a pesar de ser más de 1000 triatletas los que nos juntaremos allí. Lo que es seguro es que si vas a Arenales, te vas a sentir como en casa y no te dejas medio sueldo en la inscripción.

Este año hemos mejorado mucho la logística y vamos el sábado en avión, que para eso está el Altet al ladito de Arenales. Ahí tienes. Por muy guapa y entrañable que sea la prueba, no dejan de ser 800km de ida y 800km de vuelta y tras ver vuelos de ida y vuelta a 80 euros, no nos lo pensamos demasiado. Además, contamos con la inestimable ayuda de nuestros amigos del 42195.es que nos llevarán las bicis en un remolque, de nuestro valenciano favorito que nos lleva la rueda de 60 por si entra el cague a última hora, cascos, etc, y del TriVoltors Alcasser que nos han reservado sitio con ellos en el hotel. De lujo asiático.

En cuanto a la parte competitiva, tengo la ventaja de que ya es mi segundo triatlón de la temporada, mientras que la mayoría de gente inscrita debuta con esta prueba. Tengo muchísimas menos incógnitas que para Abu Dhabi. Sé que estoy nadando bien, y además estrenaré en competi el nuevo Helix. Creo que debería salir del agua más o menos como en Valencia el año pasado. Por lo que en teoría, debería adelantarme más gente en bici de la que adelantaré yo. Tras unos últimos buenos entrenamientos de series largas por la Llanada, tengo bastante claro el objetivo de watios y pulso, que lo haré público en la crónica y/o análisis. (algo tengo que guardarme) y a esos watios, espero que algunas de las pasadas que me dieron en Valencia no se repitan.

Las dudas me vienen en la carrera a pie (tócate los pies). Aunque por fin he curado la bronquitis y este mes he empezado a entrenar la carrera a pie de forma seria, voy todavía muy corto y estoy lejos del ritmo que tenía en diciembre. Normal tras 3 meses sin correr.

Así que el objetivo es top-¿?. Ni puñetera idea. Viendo la clasificación del año pasado, pensaba que podría ser top-20. Una vez vista la lista de inscritos, hay que rebajar la euforia. El nivel de la prueba es impresionante. El más alto de todas las ediciones celebradas hasta ahora sin ninguna duda. Así que haré mi carrera, como siempre, ya que salgo en Élite y me voy a sentir en carrera, como me gusta, intentaré hacer el mejor puesto posible. Por perfil, creo que es la carrera que mejor me va, así que hay que empezar a aprovechar oportunidades.

Análisis Blueseventy Helix 2013

A pesar de lo que dije la semana pasada, no me he aguantado y he tenido que probar el nuevo Helix en piscina. Aprovechando que Borja quería probar el suyo (que fue el mío) y que la mañana no estaba para salir a andar en bici, hemos ido a la piscina de Mendizorrotza para probarlo ya que estaba puesta en 50 metros, lo que hace las pruebas más reales y reduce el número de volteos, que con el traje no es muy cómodo.

Hubiera estado muy bien probar los dos modelos, pero no deja de ser un coñazo ponerse un traje en mojado y más a 28ºC, así que cada uno ha probado el suyo y listo. Además, como he dicho otras veces, nadie me paga por hacer estas pruebas ni me deja trajes para hacerlo. El día que lo consiga, lo haré todo de forma más metódica más que gustoso.

El protocolo de la prueba ha sido el siguiente:

  • Dos tandas de 500 metros con un minuto de recuperación entre ambas, a ritmo A1-A2.
  • Después de un rato largo, charlita con Eneko incluida, otro 500 sin neopreno intentando llevar el mismo nivel de esfuerzo.

No he medido pulso, pero sí he llevado el Garmin 910xt para llevar control de tiempos y de brazadas.

Los resultados son los siguientes.

traje

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Total/500

promedio

Helix2013 -1

38,0

38,0

40,8

41,6

43,2

39,9

42,0

41,2

42,1

39,1

06:45,9

01:21,2

Helix2013 -2

38,6

38,1

41,3

42,3

41,3

40,7

41,7

40,8

41,9

38,6

06:45,3

01:21,1

a pelo

40,1

44,3

43,3

44,8

44,6

44,6

44,6

45,8

45,3

44,1

07:21,5

01:28,3

En mi opinión, en el análisis de un neopreno hay que ver buscar dos cosas: la ganancia en tiempo que se consigue en casi todos, ya que todos los neoprenos, independientemente de la gama aumentan la flotabilidad, pero sobre todo, que no aparece fatiga en los brazos. Por eso, creo que es necesario hacer una tanda de al menos 400-500m. En un 100 o un 200, apenas se van a notar diferencias entre trajes.

El primero de los apartados, está claro: 7 segundos/100.

Para cuantificar la aparición de la fatiga, se pueden hacer varias cosas. La más directa es comprobar si según avanzan los metros, el ritmo va cayendo. A primera vista, parece que no.

Por otro lado, he dividido el promedio de los tiempos de los largos 7,8 y 9 (que son los últimos quitando el décimo, donde siempre aprieto más inconscientemente) entre el 4º (quitando los 3 primeros en los que se está más fresquito). Este factor lo saco en las tres tandas. Se puede ver que apenas hay diferencia. Donde más fatiga aparecería(sólo 0.4s) es en la tanda sin traje.

avg (7,8,9)

#4

k

00:41.8

00:41.6

0.40%

00:41.5

00:42.3

-1.97%

00:45.2

00:44.8

0.97%

 

Otra forma de verlo, es sacando la tendencia de cada tanda, eliminando los mismo largos del caso anterior (1,2,3 y 10). Sólo en el caso sin neopreno se aprecia una pequeña pendiente positiva, que sería el indicador de la aparición de fatiga.

Aprovechando los datos del Garmin, he sacado las brazadas/min. Se puede ver que no hay diferencia entre ambas.

Largos

traje

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

Total/500

promedio

Helix2013 -1

18

18

20

19

20

19

20

20

20

19

193

57.1

Helix2013 -2

19

19

20

20

21

20

20

20

20

19

198

58.6

a pelo

19

21

21

21

21

21

21

22

22

21

210

57.1

Es decir, lo muevo igual de fácil que sin llevar nada, no se ralentiza la brazada ni por debajo ni por fuera del agua, pero la resistencia es mucho menor debido a la mejor flotabilidad por lo que gano 7seg/100 sin que eso me suponga más esfuerzo.

Me encanta este neopreno!!

Diferencias de Helix 2013 respecto 2010.

Los que me sigan saben muy bien lo mucho que me gusta el Blueseventy Helix. He probado y analizado unos cuantos neoprenos (Blueseventy helix vs Xterra vortex, Xterra Vector 2 vs Xterra Vortex , Sailfish vs 2xu), sobre todo el año pasado en el que competí con el Sailfish One y el Xterra Vector Pro, (Helix vs One vs Vector) que es donde de verdad se nota con qué neoprenos vas mejor. No puedo afirmar con rotundidad que el Helix sea el mejor neopreno del mercado, porque no he tenido la oportunidad de probar unos cuantos como el Huub Archimedes (del que estuve cerca esta año), el  Sailfish G-Range, el TYR del los 1000$. Pero estoy seguro de que si no es el mejor, no estará muy lejos, ya que es lo más parecido a nadar sin neopreno en los brazos que he probado, pero con la flotabilidad de piernas que aportan casi todos los neoprenos. No hay más que echar un vistazo a cualquiera de las salidas de carreras de PROs del mundo, para ver cuál es mayoritario. Sin embargo, en España no se ve demasiado.

Este año, después de marear bastante, he conseguido un descuento por parte de Blueseventy en su material y lo primero que he comprado ha sido, como no podía ser de otra manera, el nuevo Helix.

Pensaba que era prácticamente igual al de 2010 que ya tenía, pero cuanto me llegó, comprobé que tiene bastantes diferencias.

 

 

La más importante creo que está en los paneles interiores de los antebrazos. Han sustituido el ya fino neopreno que tenía en esa zona por una tela en la parte interior y un neopreno más fino en el exterior, que supongo que hará más fácil todavía el movimiento del brazo por debajo del agua. Para mí, esto es lo más importante en un neopreno. Todos los neoprenos ayudan en la flotabilidad, pero tienen que modificar lo menos posible la técnica de la brazada subacuática.

 

 

 

Otro punto diferente, y que normalmente suele pasar desapercibido es el forro interior. Me parece que es mucho más suave y agradable al tacto y tiene pinta de que será muy fácil de quitar. También se puede ver como la distribución de paneles se ha modificado, dividiendo el pecho en tres paneles diferentes y dividiendo el tronco de las piernas, lo que creo que hace que se adapte mucho mejor al cuerpo.

 

También han cambiado el panel de detrás de las rodillas siendo ahora más amplio, lo que supone que ayudará a correr con él. En este punto, tengo que decir que de talla (MT) sigue estándome algo cortito y la cremallera me tira un poco al correr con él, pero en el agua estoy muy cómodo, así que he repetido.

 En la parte trasera, se repite  la división de paneles de la parte superior, como ocurría con la parte delantera.

 

Por otro lado, los paneles de la parte delantera, los que siempre están en contacto con el agua, tienen unos agujeritos como los de las pelotas de golf. En éstas crean pequeñas turbulencias para redireccionar los flujos de aire y crear presiones en la parte trasera de la bola, con lo que la resistencia total disminuye y la bola llega más lejos. No he tocado casi nada de Mecánica de Fluidos desde 3º de Carrera, (hace mucho de eso ya), y tengo bastantes dudas de que el efecto pueda trasladarse a un fluido diferente con una geometría diferente, pero bueno, el neopreno es así y por lo menos queda bastante chulo.

 

Otro detalle, curioso al menos, es una cuerdita para meter las llaves. No sé si tiene mucho sentido en un neopreno que no puedes atarte tú sólo por tener la cremallera invertida, pero puede venir bien si vas un día a nadar a la playa sólo, engañas a alguien para que abrocharte la cremallera y no te atreves a dejar la llave escondida detrás de la rueda del coche.

Por un día de retraso, no lo pude estrenar en Abu Dhabi, así que estoy deseando llegue Arenales para competir con él y poder sacar a la luz el resultado de todo lo que he trabajado en la piscina desde octubre.