Análisis casco MET Drone

Sigo subiendo al blog datos de pruebas que he ido haciendo durante esta temporada. Ahora le toca al casco aero MET Drone que he llevado este año.

Hasta este año mi único casco aero había sido un Giro Advantage que compré hace unos cuantos años de segunda mano. No sabría decir cuándo, pero al menos en 2010 ya lo llevaba por la carretera del mítico Triatlón de Elche.

Triatlón de Elche 2010. Razesa, tapas de plástico…

Luego lo pinté de negro y le puse un visor de LG. Era el casco que mejor me encajaba y que mejores datos me había dado en el velódromo como ya publiqué en varias entradas:

Comparación cascos: Giro Advantage – Bell Javellin – Kask Mojito

Prueba aerodinámica de cascos Giro: Advantage vs Atmos vs Selector

Pero en Eurobike 2015, donde creo que me probé todos los cascos aero que vi, le eché el ojo al Drone.

Poco más tarde me di cuenta de que era el casco que llevaba Frodeno cuando ganó en Kona en 2015 aunque con pegatinas de Canyon,

y el que le dio el famoso problema con el visor en la transición de Lanzarote en 2016.

No fui capaz de conseguir que me lo dejaran probar en velódromo, pero después de que Rubén me pasara un artículo de una revistar con una comparación de drag respecto al Selector, al final hubo que comprarlo. Estos datos aerodinámicos de cascos, como siempre digo, no son extrapolables a cualquier otra persona y son muy dependientes de cómo le encaje a cada uno el casco en la chepa.

En el caso del Drone, además, al ser muy ancho (de hecho se llama wide body) y presentar mucha área frontal, creo que es muy importante que quede lo más bajo posible. El fundamento del diseño de este casco, es reducir la superficie frontal “plana” que se enfrenta al aire. Es decir, esconder todo lo que se pueda el tronco, que es una pared plana para el aire, detrás de una superficie aerodinámica.

Por lo tanto, si el casco queda completamente por encima de los hombros, probablemente no funcione bien, ya que al final estamos opiniendo al aire mayor área que por ejemplo con el Advantage. Pero como este año había hecho una apuesta por la aerodinámica, bajando 1 cm el manillar a la vez que levantaba las manos, creía que podía conseguirlo (link anterior, ruedas?)

Así que nada más recibirlo, me fui al velódromo a probarlo. La sensación era de algo más de comodidad que el Advantage, me ajustaba algo mejor (la ruedita trasera para apretar es bastante accesible) y tener la pantalla algo más lejos de la cara ayudaba. Pero sigo siendo un casco aerodinámico y la ventilación es justita.

Pero vamos a lo importante, los datos.

La primera prueba fue con la cabra y ruedas Hed Jet Black de 60. Como se ve, la forma en planta es prácticamente idéntica.

Y los resultados fueron los siguientes, siguiendo mi protocolo habitual:

En casos tan ajustados, donde la diferencia es tan pequeña, más que el error del sistema de medición, y con variables que no tengo completamente controladas (principalmente el viento) creo que hay que considerar que el resultado es de empate. Sin embargo, tengo el ejercicio hecho de cuánto supondría en seg/ 40 km si diéramos esa diferencia por válida.

Diferencia vs Advantage

Advantage

Dif

Cda

0,336

0,005

Potencia (w)

233,0

3,5

seg/40 km

1515

23

Casi siempre repito las pruebas, por lo menos dos veces, pero esta vez, ante lo apretado del resultado, estaba claro que había que repetir. Era ya finales de junio y para entonces ya tenía la bici en configuración de carrera. Cabra con Rueda Hed Jet Black de 90 delante y 60 detrás con Laminar Cover. Ambas ruedas con cámaras de látex.

El promedio resultó todavía más apretado que en mayo.

Que se traduce en

Diferencia vs Advantage

Advantage

Dif

Cda

0,304

0,003

Potencia (w)

211,3

1,8

seg/40 km

1373

12

Conclusiones: la diferencia es prácticamente nula. El Giro Advantage sigue confirmándose como un muy buen casco (al menos para mi postura) y sigue siendo de los mejores de cola larga a pesar del paso de los años.

El MET Drone, de momento es el mejor casco que he probado y por eso es con el que he competido (a pesar de que tengo que tener más cuidado con el visor cuando esté dentro de una bolsa en una transición o pensar algún otro sistema de sujección) y de momento seguiré con él, al menos hasta que encuentre algo mejor.

Análisis de trajes de triatlón y bañadores.

Una de las cosas que he estado haciendo este verano ha sido comprobar y medir en el agua (mientras entrenaba) diferencias de material, pero en este caso no de neoprenos, sino de bañadores y monos de triatlón.

En el caso de los bañadores, el interés surgió tras experimentar una espectacular mejora en mis tiempos de competiciones máster en piscina desde que empecé a usar el Blueseventy Nero14. Tenía curiosidad por saber cuánto de esa mejora se debía al bañador y cuánto a mí, tanto por lo entrenado como por el hecho de aprender a competir en las diferentes distancias, principalmente en el 400.

En el caso de los monos, porque este año hemos cambiado a ORCA en el equipo y desde el primer triatlón pudimos ver que en bici y corriendo el mono se sentía muy bien, pero no habíamos tenido la oportunidad de nadar con él en carrera. Sin embargo, sí iba a ser así en el Campeonato de España de Banyoles en el que tenía previsto participar hasta que surgió mi pubalgia, pero justo en los 200 últimos metros del triatlón de Getxo me enganché con un arbusto y lo desintegré. En el triatlón de Colindres tuve que correr con el antiguo Sural, con la mala suerte de que encima nos llovió bastante en la bici, y entonces sí que pude ver lo que se nota correr con un material hidrófugo o con otro que no lo es.

De ahí que las pruebas que he hecho no se reducen sólo a diferencias en el tiempo de la natación que podían haber sido muy importantes si hubiera competido en Banyoles y que son las que más tiempo me han llevado, sino también de absorción de agua, que pueden tener mucha más influencia en el sector a pie tanto por peso/lastre, como por riesgo de que se te pueda quedar la tripa fría si llevas el mono mojado.

1.- Pruebas de ritmo en piscina.

Las pruebas en piscina han consistido en varios días en los que hacía 4x(5×100), algunos en piscina de 25, otros en piscina de 50 m, saliendo cada 1’45”. Tras algunas pruebas iniciales, me marqué una frecuencia de 66 bpm en el Tempotrainer de Finis que es un ritmo ligero en el que aguanto bastante bien esa distancia, de forma que el traje que me pusiera en último lugar no se viera perjudicado excesivamente por el cansancio.

Como en el caso de los neoprenos, saco los promedios de las 5 series realizadas con cada uno de ellos y también los promedios quitando el primer 100 y los dos primeros 100s, para quitar el “efecto embalamiento inicial”.

Con una frecuencia de brazada constante marcada por el TempoTrainer, pretendo mantener un esfuerzo constante y ver con cuál de los bañadores o trajes se va más rápido. Llevo el HRM-Swim de Garmin para controlar el pulso, y comprobar que no me he acelerado o frenado demás en ninguna de las tandas.

Creo que el objetivo de ir constante está cumplido, ya que la diferencia entre cada uno roza aproximadamente las 2 ppm como máximo. No obstante, en la primera columna de cada tabla indico cuál es el orden en el que me puse cada uno.

Creo que en las tandas con el Turbo, el pulsómetro me ha penalizado un poco porque se me movía por no llevarlo lo suficientemente apretado y por tanto, la diferencia de los monos contra este no es real del todo.

También incluyo las braz. por largo, pero creo que en este caso no aportan demasiado.

Bueno, pues ahí van los datos:

Creo que lo más sencillo es analizar todos los tiempos respecto al Turbo, y a partir de ahí sacar más diferencias.

Se ve que, como era de esperar, lo más rápido es el traje trampa de Xterra. El hecho de ser de Poliuretano hace que, además de no coger agua, aporte una flotabilidad extra. Esta característica es la que hizo que este material se prohibiera tanto por la FINA como en triatlón.

El siguiente en la clasificación sería el Back Zip Pro de Orca, a no más de 0,6 s/100. Un resultados que sinceramente, me sorprendió. Tanto que hice la prueba dos días diferentes. Lo notaba muy bien, pero no me esperaba que fuera tan rápido. En el primero, prácticamente me salieron igual y en el segundo la diferencia fue de esos 0,6-0,7 s, siendo el ORCA el último en ponerme.

El siguiente traje en la clasificación, sería el Front Zip Club de Orca, que está entre 0,5 s y 0,8 s/100 más lento que el tope de gama de Orca.

Tras muchas comparaciones con ORCA Back Zip Pro creo que es bastante claro que el Sural sería 1,5 seg/100 más lento que éste, y por lo tanto unos 2 seg/100 más lento que el Velocity Back y 1seg más lento que el Front Zip Club.

Por último quedaría el Turbo, que sale entre uno y dos segundos más lento que el Sural, pero como he dicho anteriormente, ser creo que me penalizó bastante la cinta.

He dejado para el final el B70 Nero 14. El día de la prueba lo hice una mañana en la exterior de Mendizorrotza, con el agua bastante fresquita, y para la segunda tanda tenía los músculos bastante fríos, por lo que vamos a dejarlo como con interrogantes, y pendiente de repetir.

Si estableciéramos una tabla como resumen, a la que habría que poner unos cuantos asteriscos sería:

2.- Pruebas de absorción de agua.

Como he explicado antes, en estas pruebas se pretende cuantificar la absorción de agua y el secado de un traje. La absorción de agua puede ser importante en una natación sin neopreno por lo que puede influir en la velocidad (como se ve arriba), pero para mí lo es mucho más en la carrera a pie.

El protocolo de la prueba ha sido:

-Peso del bañador o traje en seco

-Inmersión en agua del bañador o traje durante 15 segundos.

-Escurrido sin estrujar durante 30 segundos

-Pesado del bañador

-dejar secar durante 60 minutos al aire (14ºC de temperatura ambiente.

-Pesado del bañador

Las conclusiones son claras. Los tres trajes de material hidrófugo apenas cogen agua (30-40 g) y se secan completamente en una hora. Los trajes no hidrófugos cogen prácticamente el mismo agua que su peso en seco y tras una hora a 15ºC siguen teniendo gran parte de esa agua en su interior.

Como digo siempre, ahora cada uno tendrá que ver si le compensa o no gastarse unos euros más en un material o en otro, pero las mejoras son claras y medibles.

2016-09-18-11-06-54

A petición popular, edito añadiendo el PVP de los productos probados. Tanto el Xterra Velocity como el Sural están actualmente descatalogados.

pvp-trajes

 

Cuando una hernia inguinal “se transforma” en una pubalgia

Pues eso: que lo para la médico de cabecera no era una hernia inguinal, para el médico que me hizo la ecografía era una “clara hernia inguinal y había que operar seguro”, al cirujano Dr Iñaki Fuentes le pareció que no iba a serlo y más bien se trataba de una pubalgia y me derivó a uno de los traumatólogo de la unidad de cirugia artroscópica, el Dr Nicolás Fiz , a quien tampoco le parecía que fuera una hernia. Tras un pinchazo de corticoides mezclado con anestesia local, la zona afectada dejó de molestarme, (por la anestesia, no por los corticoides), por lo que parece que sí que este puede ser el diagnóstico acertado.
De momento, reposo deportivo hasta el lunes, y luego a empezar a fortalecer esa faja abdominal-lumbar que siempre he descuidado tanto, y más todavía en los dos últimos años donde no habré sumado ni 100 abdominales ni dos planchas. ¿Cuántas veces habéis oído lo de ir al gimnasio no tanto para coger fuerza si no para fortalecer los músculos (que no es lo mismo) y evitar lesiones? Pues eso.
En tres semanas debería poder empezar a correr. Si no, más pinchazos y la cirugía como último recurso. Espero que no haya que llegar a eso para terminar de rematar este año.
Aprovecharé para dar un impulso al proyecto del trabajo que me hace levantarme todas las mañanas ilusionado, un empujón bueno al blog, aprovechando que tengo material de sobra para escribir algunos buenos articulillos, y empezar a madurar ideas para la temporada que viene, que estoy deseando que llegue.